Medicina alternativa

Indefensos ante las pseudoterapias


¿Sabe qué tienen en común el magnate de la electrónica Steve Jobs, los actores Peter Sellers y Kevin Sorbo, y la yudoca olímpica Kim Ribble-Orr? Que han sido víctimas de la llamada medicina alternativa. Murieron prematuramente o su salud se resintió gravemente por confiar en ella. Jobs rechazó una intervención quirúrgica con la que podría haber superado un cáncer de páncreas, siguió una dieta macrobiótica; la enfermedad se extendió y le mató. Sellers renunció a la cirugía para solucionar sus problemas cardiacos, se puso en manos de los cirujanos psíquicos -unos tipos que mediante trucos de ilusionismo simulan hacer operaciones sin bisturí y sin dejar cicatriz- y murió de un infarto…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 450, noviembre de 2018).

‘El wifi me mata y la homeopatía me cura’, mañana en la Universidad del País Vasco

El wifi me mata y la homeopatía me cura. El peligro de creer en pseudociencias y pseudoterapias es el título de la charla que daré mañana, a las 15.30 horas, en el Salón de Grados de la Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad del País Vasco, en Leioa. La intervención se enmarca dentro de los seminarios científicos conmemorativos de los 50 años de esa facultad y es consecuencia de una invitación del vicedecano de Desarrollo y Ordenación de Grados, José Vicente Lafuente, y del decano de la Facultad de Medicina y Enfermería, Joseba Pineda. En la charla, expondré la realidad de pseudoterapias como el reiki y la homeopatía, además de algunas prácticas cuestionables de ciertos profesionales de la salud que fomentan la creencia en enfermedades inexistentes, como la hipersensibilidad electromagnética y la sensibilidad química múltiple, alrededor de las que se han montado negocios más que cuestionables a veces avalados por profesores universitarios.

El timo de las medicinas alternativas

“No hacer nada”. Ésa es la mejor terapia contra el cáncer de mama. Lo dijo el pasado mes de enero el mediático naturópata Txumari Alfaro en el congreso Un mundo sin cáncer: lo que tu médico no te cuenta, celebrado en Barcelona. Su audiencia estaba compuesta mayoritariamente por mujeres a las que también contó que si un niño tiene un tumor maligno es porque no fue deseado por su madre. Cuando estas y otras barbaridades -como que el origen de esta enfermedad es emocional y que el tamaño del tumor resulta proporcional al conflicto que la ha causado- trascendieron gracias a vídeos colgados en YouTube, los medios de comunicación estallaron en indignación. Las cadenas de radio, canales de televisión y periódicos que habían promocionado durante décadas a Alfaro como un entrañable curandero lo tildaron de repente de peligroso charlatán, aunque no decía nada nuevo…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 449, octubre de 2018).