¿Por qué los tripulantes de los ovnis son grises, cabezones y de grandes ojos almendrados?

La serie de ciencia ficción 'Stargate SG-1' convirtió a los grises de la ufología en protectores de la Humanidad.

Gris, cabezón y de grandes ojos almendrados. Es el retrato robot del tripulante de los platillos volantes. No siempre ha sido así. El dominio de los grises entre los ovninautas es muy reciente. Si hubiera que poner una fecha al inicio de su ascenso al Olimpo ufológico, sería el 15 de noviembre de 1977. Aquel día se estrenó en Nueva York Encuentros en la tercera fase, la gran película de Steven Spielberg sobre el fenómeno ovni. Y fue en el desembarco de la Torre del Diablo, musicado por John Williams, cuando los frágiles humanoides macrocéfalos empezaron a instalarse con fuerza en el imaginario colectivo…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

‘El loco mundo de la medicina alternativa’, el 20 de mayo en Bilbao, en el festival Pint of Science

Viñeta sobre la homeopatía de Jon A.U.“Hay más locuras en la medicina alternativa, Horacio, que las que sospecha tu filosofía”. Que Shakespeare nos perdone por citarle en vano. Nunca tantos seres humanos vivimos tan bien y durante tanto tiempo como ahora. Y es gracias a los avances del último siglo en higiene, nutrición y medicina. Gracias a la medicina científica se han erradicado enfermedades, se curan y mejoran otras muchas, y se está prolongando nuestra vida hasta límites que parecían impensables. Sin embargo, vivimos tiempos extraños en los que parte de la población ve a la medicina científica como un lastre del que hay que librarse. Esas personas abogan por la denominada medicina alternativa, complementaria o integrativa. Apuestan por la magia, las energías indetectables y hábitos contrarios a la razón y el conocimiento científico que presentan en muchos casos como naturales.

De El loco mundo de la medicina alternativa, donde todo tiene cabida, hablaremos Guillermo Quindós, catedrático de Microbiología de la Universidad del País Vasco, y yo en Bilbao el 20 de mayo en el Hika Ateneo, a las 19 horas, en el marco del festival Pint of Science.

Este no es el rostro de Jesús de Nazaret

El rostro del hombre de la sábana santa, que algunos identifican con el de Jesús de Nazaret.

El turrón es a la Navidad lo que el sudario de Turín a la Semana Santa. No hay año en que por estas fechas los adoradores de esa reliquia, que supuestamente habría envuelto el cadáver de Jesús de Nazaret, no nos sorprendan con una nueva afirmación en apoyo de su autenticidad. No importa lo estrafalaria que sea. En 2014, por ejemplo, tres sindonólogos -así se llaman los estudiosos de la sábana santa- italianos plantearon en la revista Meccanica que una emisión de neutrones consecuencia de un terremoto registrado en Jerusalén grabó la imagen y alteró la cantidad de carbono 14 del lino, lo que explicaría, según ellos, que parezca medieval a ojos de la ciencia. No explicaban por qué no hay ningún otro objeto de la época con el C-14 alterado ni miles de santos sudarios coetáneos y posteriores, con todos los terremotos que han pillado a alguien entre las sábanas…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).