Los extraterrestres invaden ‘Órbita Laika’

Vuelve Órbita Laika. Esta noche (22 horas) regresa a La 2 el ya veterano programa de ciencia con un nuevo formato, conductor y colaboradores. Cada entrega estará dedicada a un tema y el del estreno serán los extraterrestres. Y, claro, no hay programa sobre alienígenas que se precie sin ovnis. De ellos hablaré, en calidad de invitado, con el matemático el conductor del programa, Eduardo Sáenz de Cabezón. Espero que la conversación que tuvimos les resulte interesante y que se lo pasen tan bien  viéndola como me lo pasé yo en el plató, porque, como ya saben, me apasiona el tema ovni. Para que vayan calentando motores, les dejó aquí la entrega sobre el origen de los platillos volantes de la sección El archivo del misterio, en la segunda temporada de Órbita Laika, allá por 2015.

El ‘efecto Scully’

La agente del FBI y patóloga forense Dana Scully practica un autopsia en 'Expediente X. Foto: 20th Century Fox.

“¿Debo entender que quiere que desacredite el proyecto de los Expedientes X, señor?», preguntó a sus superiores la joven pelirroja. “Agente Scully, confiamos en que hará el análisis científico apropiado”, le respondieron. Patóloga forense y agente del FBI, Dana Scully fue asignada en 1993 como compañera de Fox Mulder, un colega obsesionado con lo paranormal sobre cuyo trabajo tenía que redactar informes para sus jefes. Antes de que le viéramos a él en la pantalla, ella nos lo presentó en la misma escena del episodio piloto de Expediente X del diálogo anterior, después de que la preguntaran si le conocía: “Es un psicólogo educado en Oxford que escribió una monografía sobre asesinos en serie y ocultismo, que ayudó a atrapar a Monty Propps en 1988. Se le considera el mejor analista en la sección de crímenes violentos. Tenía un apodo en la Academia: Mulder El Siniestro“….

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Luces extrañas sobre el Bilbao de 1881

El 'Saladin', con Walter Powell en la barquilla, se adentra en el canal de la Mancha tras haber tocado tierra bruscamente en los acantilados de Bridport.

No abundan las referencias a España en la obra de Charles Fort, el considerado inventor de lo paranormal y primer ufólogo, aunque murió en 1932, quince años antes de la visión de los primeros platillos volantes. Autor excéntrico donde los haya, nació en Albany (Estados Unidos) en 1874 y malvivió gracias a trabajos esporádicos -el periodismo, incluido. hasta que en 1916 una pequeña herencia le resolvió la vida. A partir de ese momento, se dedicó exclusivamente a visitar bibliotecas para rebuscar en revistas y periódicos viejos el rastro de fenómenos anómalos. Hechos condenados por la ciencia, los llamaba él. Recopiló sin orden ni concierto en cuatro volúmenes desde lluvias de ranas y piedras hasta luces extrañas en los cielos. Y una oleada de avistamientos de objetos aéreos le acercó hasta el Bilbao de 1881, aunque solo mentalmente, porque era un ratón de biblioteca…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El superbulo de la superluna

Da igual cuándo y dónde lea esto. Puede guardarse estas dos páginas y sacarlas del cajón cada vez que se dé el fenómeno llamado superluna, para poner las cosas en su sitio. Porque desde hace unos años televisiones, radios y prensa nos presentan la superluna de turno como algo extraordinario, cuando en realidad lo es tanto como el partido de fútbol del siglo de cada trimestre. Nos dicen: “No habrá otra luna llena igual hasta… (ponga aquí la fecha que le venga mejor)”. Y hay quien asume que, si esa noche no levanta la mirada a nuestro satélite, estará perdiéndose algo único. No es así. Además, por si lo del concepto de superluna no fuera bastante, últimamente se ha empezado a hablar de superluna de sangre y, en algún caso, de superluna azul de sangre. Pero ¿de qué estamos hablando?…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 454, marzo de 2019).