Triángulos volantes sobre Bélgica

Ovni triangular supuestamente fotografiado sobre Petit-Rechain en abril de 1990.

Miles de testigos y centenares de avistamientos. Desde finales de 1989 hasta mediados de 1991, Bélgica sufrió una invasión de triángulos voladores. Es lo que se conoce en el mundillo ufológico como la oleada de ovnis belga. Los objetos se veían de noche y en una ocasión dos F-16 despegaron a su caza. Sin éxito. La Sociedad Belga para el Estudio de los Fenómenos Espaciales (SOBEPS) registró durante dieciséis meses 450 casos que reunió en dos gruesos volúmenes. Al final, los triángulos volantes se fueron como habían venido, de repente, y 30 años después todavía no está claro lo que pasó. Es un caso abierto…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El caso del aristócrata madrileño que decía tener rayos X en los ojos

Undécimo marqués de Santacara, caballero de la Orden de Malta y director general de Cinematografía y Teatro de 1952 a 1955, Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio (Madrid, 1905-Bilbao, 1987) protagonizó en su juventud uno de los episodios más chuscos de la parapsicología española. Solo equiparable al tardofranquista de las caras de Bélmez, que todavía colea en el siglo XXI por la necesidad de hacer caja de los que Carl Sagan llamaba traficantes de misterios, pícaros cuyo éxito popular es inversamente proporcional al rigor con que se aproximan a los supuestos enigmas…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 464, enero de 2020).

¿Qué pasará el año que viene según los videntes?

Los videntes Rappel y Octavio Aceves, en una foto de 1999.

La Tercera Guerra Mundial y las muertes del papa de turno y de Fidel Castro. Siempre que sale un vidente en un medio de comunicación haciendo predicciones, me vienen a la mente esas tres. Según creo recordar, y mi memoria es tan traicionera como la de cualquiera, estaban entre las habituales en los años 70 y 80, cuando cada diciembre los adivinos hacían sus vaticinios para el año entrante en periódicos, revistas, radio y televisión. A veces, decían vaguedades del estilo de que iba a ser un año turbulento; otras, pronosticaban hechos tan concretos que doce meses después quedaban en evidencia. Por fortuna para ellos, nadie se preocupaba cada fin de año de comprobar si las predicciones anteriores se habían cumplido, así que, doce meses después, el brujo volvía a hacer de las suyas y la rueda seguía girando…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Diez bonitos libros sobre platillos volantes y fenómenos paranormales para regalar estas navidades

Dibujo de un ovni sobre un círculo del cereal, del libro ‘Ufo drawings from The National Archives’.

Casi todos conocemos a alguien interesado en los fenómenos forteanos. Ya saben, los platillos volantes, los poderes paranormales, las desapariciones misteriosas, las profecías, los monstruos… A algunos nos basta con mirar al espejo para dar con el sujeto en cuestión; otros lo tienen en la familia o en su círculo de amigos. Da igual. Los Reyes Magos están a punto de montar en sus camellos para su viaje anual desde Oriente: ¿por qué no incluir en su equipaje un libro para ese amigo que está interesado en cosas raras? Aquí va una lista de diez bonitos volúmenes sobre estos temas. Algunos están en inglés -no sé por qué los editores españoles ignoran este tipo de obras, cuando tienen un indudable atractivo-, pero el idioma no es una barrera para disfrutar de ellos…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Hombres en guerra con dinosaurios

Dibujo promocional de ‘Hace un millón de años’, con Raquel Welch y humanos luchando con dinosaurios.

¿Convivieron nuestros antepasados con los dinosaurios? Un tercio de los españoles (30,5%) cree que sí, según la Séptima encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología (2015). Para toda esa gente, las escenas de Raquel Welch corriendo en biquini de piel delante de monstruos prehistóricos en la película Hace un millón de años (1966) son una recreación histórica. Es lo que debían de pensar también autores como Robert Charroux y Juan José Benítez, porque consideran que unos cantos rodados grabados, descubiertos en Perú a mediados de los años 60, prueban que hubo humanos que tuvieron sus más y sus menos con tiranosaurios, triceratops y demás familia, antes de que se extinguieran hace 66 millones de años…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).