Aterrizaje de emergencia de un avión de pasajeros en Valencia por un ovni

Información publicada por ‘El Correo’ el 13 de noviembre de 1979.

“Si hice un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Manises fue, única y exclusivamente, porque vi mi aparato en peligro de colisión con un objeto no identificado”, aseguraba el comandante Francisco Javier Lerdo de Tejada en el diario Abc el 13 de noviembre de 1979. Dos días antes, el vuelo chárter que pilotaba entre Salzburgo a Las Palmas, con 109 pasajeros, había tenido que hacer una escala nocturna forzosa en Valencia ante el acoso de un ovni. “Estuvo jugando con nosotros cerca de 10 minutos sin que yo pudiera hacer nada por quitármelo de encima”, se justificaba. Una hora después del aterrizaje de emergencia, despegó de la Base Aérea de Los Llanos (Albacete) a la caza del ovni un Mirage F-1 que no logró interceptarlo y sufrió durante la misión interferencias en sus comunicaciones y sistemas de defensa…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Patagonia, tierra de gigantes

Mapa de 1562 del cosmógrafo español Diego Torres, con dos gigantes en la Patagonia y dos sirenas cerca del estrecho de Magallanes.

Tierra de gigantes. Muchos europeos creyeron durante siglos que Patagonia era eso. Regio gigantum (región de gigantes) se lee en mapas como el Americae sive qvartae orbis partis nova et exactissima descriptio (Las Américas, o una nueva y precisa descripción de la cuarta parte del mundo, 1562), del cosmógrafo español Diego Gutiérrez y el grabador flamenco Hieronymus Cock. Sobre la leyenda, hay dos humanos, armados con arcos, a los que la cabeza de un tercero llega a la altura de la cintura. Los gigantes responden a la descripción que hizo de los habitantes de la bahía de San Julián, en la actual provincia argentina de Santa Cruz, uno de los primeros occidentales en pisar la Patagonia en 1520…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El hombre que reinventó la Atlántida

Cuando oye la palabra Atlántida, ¿qué es lo que le viene a la cabeza? Muy probablemente, el lugar en el que el ser humano se civilizó y adquirió unos conocimientos y habilidades que luego heredaron pueblos de ambas orillas del Atlántico. Esa visión del continente perdido como cuna cultural de la Humanidad no tiene nada que ver con Platón, el filósofo griego que primero lo cita en sus diálogos Timeo y Critias en el siglo IV antes de la era común, sino que es deudora de la reinterpretación decimonónica del congresista y escritor estadounidense Ignatius Donnelly. Los expertos consideran que su obra marca un punto de inflexión en la bibliografía atlantista, formada por miles de títulos del más variado pelaje…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 462, noviembre de 2019).

El telefilme que provocó un ‘boom’ de abducciones

Los extraterrestres llevan al platillo volante a Betty y Barney Hill, interpretados por Estelle Parsons y James Earl Jones, en ‘The ufo incident’.

Barry’s kidnapping (El secuestro de Barry) se titula la pieza musical con la que John Williams ilustra la abducción del niño de 3 años en Encuentros en la tercera fase. Demuestra que en 1977, cuando Steven Spielberg rodó la película, el término abducción no era lo suficientemente popular como para sustituir a secuestro. Cuatro décadas después, a cualquiera que oiga la palabra abducción le vienen automáticamente a la mente unos humanoides grises llevándose a alguien por la fuerza para examinarlo en su platillo volante. Pero a mediados de los años 70 los secuestros por alienígenas no solo no formaban parte de la cultura popular, sino tampoco del corpus ufológico…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Telegramas a Marte a 18 peniques por palabra

Hugh Mansfield Robinson, de pie con auriculares, intentando captar un mensaje de Marte en octubre de 1928. Abajo a la izquierda agachado, el ingeniero Archibald Low, uno de los pioneros de la televisión.

“A las doce y cuarto de esta madrugada se ha enviado al planeta Marte un mensaje radiotelegráfico por conducto de la estación de Rugby. Hasta las tres, según noticias particulares, no se ha recibido contestación”, informaba El Pueblo Vasco en su primera página el 25 de octubre de 1928. El telegrama, contaba el periódico bilbaíno con 24 horas de demora, lo había puesto el “físico e investigador” Hugh Mansfield Robinson, que aseguraba no solo tener “frecuentes comunicaciones con Marte”, sino también haber viajado allí. En la estación de Rugby permanecieron a la espera de respuesta de nuestros vecinos, sin éxito. Aunque, según contaba La Vanguardia aquel mismo día, un tal doctor Low había interceptado un mensaje marciano “en una estación particular de Chiswick”. Era indescifrable hasta para “el doctor Robinson”, advertía el diario barcelonés… 

Sigue en el diario El Correo (suscripción).