Gracias a todos, por ‘Escépticos’

Ha sido un lujo. Lo vuelvo a decir, y no me cansaré de repetirlo: participar en Escépticos, cuyo último episodio se estrenó ayer Internet y emitirá ETB 2 en la noche del jueves al viernes, ha sido un privilegio. El producto está ahí y seguirá ahí para que lo vea quien quiera y cuando quiera. Y, próximamente, la serie saltará a un canal nacional, pero no sabemos nada de una posible segunda temporada, así que pueden ahorrarse las preguntas en ese sentido. Lo que sí sabemos es que hay material, del bueno, no para una ni para dos, sino para varias temporadas más de Escépticos. Pero que se hagan realidad no depende de nosotros, sino de que una cadena apueste por el proyecto, como lo ha hecho ETB.

Jose A. Pérez, Aitor Gutiérrez y Jon D. Domínguez, director de fotografía, preparando la grabación de mis escenas al volante de mi viejo Ford Fiesta. Foto: Laura Esteban.Pero hoy no es día de hablar de posibles futuros, sino del pasado. El jueves, hará un año que empezamos a grabar el episodio piloto de Escépticos en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco. Iba de la conspiración lunar. Treinta y tantas jornadas de trabajo y seis meses más tarde, me subía con Xabier Elkorobarrutia, Txabi, y su cámara en un globo para la última escena del episodio dedicado al cambio climático, el último de la serie. Desde tierra, nos seguían José A. Pérez, Aitor Gutiérrez y Germán Valledor, director, realizador y productor de la serie, respectivamente. Aquel día no nos acompañaban ni Nerea Bilbao, ayudante de producción; ni Jon D. Domínguez, director de fotografía; ni Carlos Padilla, operador de cámara; ni Jokin Ramos, jefe de sonido; ni Juanma Franco, ni Xabier Agirre, ni Urtzi Arrieta, ayudantes de sonido. Y en la redacción ya no estaban ni Beatriz Manzanares, ni Iratxe del Palacio, ni Jon Santamaría, quienes habían hecho lo imposible durante meses por concertar citas y cuadrar horarios en una pizarra que a mí me parecía indescifrable cada vez que me asomaba a ella. A finales de junio, en los estudios de K 2000, todavía quedaba trabajo. Allí tenía que montarlo todo Eneko Zalduondo; trastear con la música Israel Santamaría; con el vídeo, Juan Antonio Sáez; con el audio, Gorka Lara; y con los grafismos, Mikel Ramírez. Todos, coordinados por Kike Blázquez.

El producto final ya lo han visto. Para mí, ha sido increíble participar en algo así y sé a quiénes tengo que agradecérselo: a Jose A. Pérez, creador de la serie; a Blanca Baena, productora ejecutiva de K 2000; y a Jose Luis Blanco, director de Programación de ETB. Ellos tres creyeron que, además de estar detrás de las cámaras, debía ponerme delante. Y yo, inconsciente, dije que sí. Lo hice por la misma razón por la que he hecho otras locuras y que espero seguir haciéndolas: porque los retos están para enfrentarse a ellos. Estoy profundamente agradecido a ellos tres, como lo estoy a mis compañeros de grabación por su paciencia y cariño, y a todos y cada uno de los científicos y amigos que han accedido a salir ante las cámaras y revisar guiones. La lista es larga, muy larga y, por eso, no citaré a ninguno porque no me gustaría dejarme a ninguno. Ellos saben quiénes son y que sin su colaboración, sin su buena disposición a hablar de todo tipo de creencias e ideas con un lenguaje sencillo, Escépticos no sería lo que es. Tener a investigadores, pensadores y divulgadores de primera línea hablando de ovnis, astrología, supersticiones, productos milagro, ciencias ocultas, homeopatíatransgénicos, antenas y salud, y medicinas alternativas no es algo precisamente común en la televisión española. Mención especial merece Juan Ignacio Pérez, titular de la cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco y que ha estado en el ajo desde el principio hasta el final. Gracias a todos por vuestro ejemplo y confianza. Espero no haber defraudado a ninguno.

Para acabar, quiero dar las gracias a todos los colegas, blogueros y críticos que nos recibieron tan bien hace un año y nos han tratado con tanto cariño durante estos meses. Y, por supuesto, a toda esa gente que no conozco, que ha visto la serie y la ha disfrutado. O que la va a ver… Escépticos ya es historia.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

15 respuestas a «Gracias a todos, por ‘Escépticos’»

  1. Maldita la inopia del que busca culpables fuera del planeta o en esos círculos de poder de rancio abolengo, asi se libera de su propia responsabilidad a la vez que de la carga moral para mejor aprovechamiento del sistema que brinda la opción que elegimos de entre los rematadamente inútiles y los rematadamente psicópatas, a los cuales tampoco les molesta la situación actual, es decir, que la televisión con programas de pseudoperiodismo y pseudoinvestigación o blogs de opinión de chalados y sinvergüenzas que afirman que la universidad es un lavadero de cerebros estén ganándole terreno a la formación intelectual de nuestra generación.

    Aunque uno pudiera parecer ser más feliz subiendose a este carro dejando que otro soportara la carga de tomar las decisiones por él, esta suerte de placebo social no lleva más que a sistemas totalitaristas en los que un Ummoalewii o un Lato cualquiera se convertiríam de «subversivos» (muy entre comillas) en agentes del régimen, lo que en el fondo desean: disponer de las herramientas para imponer su ideología.

    A ver si hay suerte y este comentario no desaparece también.
    Sun saludo.

  2. «A propósito, no irás a pensar que tenéis algo que ver con la ciencia tampoco, ¿no?»

    Por el simple hecho de ser escéptico, uno tiene tanto que ver con la ciencia como tiene que ver con la medicina alguien que te aconseje que no fumes. No se trata de generar la información ni de especializarse, sino de saber analizarla y filtrarla, de hacerse preguntas y pedir respuestas acerca de lo que se afirma sin más. Eso es el escepticismo. Y es una herramienta que a todo el mundo le resultaría útil y debería aprender a usar, ya seas físico o panadero. La prueba es que al emplearlo la ciencia el conocimiento ha avanzado como nunca antes en la historia. Y no deberíamos dejar que avance sólo la ciencia, y limitarse a esperar que venga luego a mitigar y compensar nuestras estupideces o que por nuestra estupidez sea mal comprendida y mal empleada o desaprovechada. Deberíamos tratar de avanzar nosotros también… de estar a la altura de los tiempos. De lo contrario somos meros «salvajes» ingenuos e ignorantes a merced de quienes usan estas herramientas en su único beneficio. Que ya se preocuparán en lo sucesivo aquellos que sólo piensan en su beneficio de hacer cada vez más difícil el acceso a ellas, puesto que ahora les da por decirle a todo el mundo lo que le conviene, después de haberlo jodido todo hace dos días para forrarse en el proceso e irse luego de rositas, y lo jodido es que en vez de encerrarlos a cal y canto les hacemos caso… pues eso… que viva el espíritu crítico…

  3. URI percibo cierta melancolia en tu texto xDD
    que pasó ? algun exceptico se sobrepaso contigo, sin darte tiempo de respuesta ?
    En su programa pediria cabeza fria si la cosa lleva para mas.. ustedes al despojarse de «sublimes creencias» estupidas creo yo aunque doy por hecho que llenan el alma.
    «ciertas veces» los hace asumir posturas de «Dios» eso es malo para su salud, no creen ni en su madre xDD

  4. No vayas a creer, Conde, Íker estaba preocupadísimo cuando se supo que finalmente Escépticos iría al aire. En Cuarto Milenio temblaban. Y ni te cuento El Juanjo, transpiraba por la inquietud.
    XDDDDD

    Qué suerte que España esté llena de Uri Gellers y no de personas que se hacen pasar por escépticos, personas éstas completamente ajenas a esa loable corriente filosófica y cercanas más bien a una secta religiosa de fanáticos creyentes.
    A propósito, no irás a pensar que tenéis algo que ver con la ciencia tampoco, ¿no?

  5. Enhorabuena por el programa Gamez, a mi me parece cojonudo y ojalá lo emitan en alguna cadena a nivel nacional. Por desgracia la gente prefiere la telebasura ficticia de Iker y Jeta Jeta, y es que España está llena de Uri Gellers

  6. Más que «Escépticos ya es historia», yo diría «Escépticos ha pasado a la historia», y agregaría que sin pena ni gloria.
    Qué lástima un programa tan bueno que me ha hecho reír tanto. Lo voy a extrañar. ¿Alguien sabe si finalmente alcanzó los 0,000000002 puntos de rating? Dicen que casi llegó a esa fabulosa cifra en el episodio donde se defiendían los intereses de Monsanto, ese de los transgénicos, parece que había muchos gerentes de la multinacional mirando el programa para supervisar que no se desviaran del libreto.
    Bueno, hasta nunca, goodbye!!!!!! No se les ocurra volver, ¿eh?

  7. Muchas felicidades por el programa, me ha encantado y espero que sigan habiendo iniciativas parecidas!
    Me atreveria a decir que es el Cosmos de Carl Sagan de nuestro país!

  8. No creo que esté el horno para fomentar el espíritu crítico de la gente, sólo hay que ver las cadenas autonómicas donde gobierna el PP (o CiU, que en TV3 del violento desalojo de Plaça Catalunya no se dijo ni «mu», sólo se hablaba del Barça de los cojones, y eso siendo una de las cadenas más potables, para mí, y de momento…) o recordar la «fantasbulosa» TVE de «Ánsar» con «cé-cé-o-o-Urdaci» y demás fauna, para darse cuenta de que en medio de la bazofia que nos espera poco pinta un programa como Escépticos, y eso si no privatizan las cadenas públicas y se convierten todas en «Telecirco» o en vulgares púlpitos para que los predicadores de una u otra persuasión ideológica (ya sean los de la ceja, los del toro, los del gato o su p… madre) se dediquen al puro despotrique y al lavado de cerebro de los pocos interesados que queden en algo que no sea el fútbol, la caspa, los «realitys», el sensacionalismo barato, los tarots, los concursos-estafa o el corazón.

    Por ello os deseo mucha suerte, o más bien un milagro… aunque lo que más temo es que os acaben imponiendo o censurando los temas a criticar y el modo de hacerlo en base a criterios «empresariales» o de «corrección política» (supongo que el programa sobre la religión fue un «piloto», a su manera, del que podría ser el nuevo tono aséptico y «buenrollista» de un posible salto a una cadena de ámbito estatal). Y lo temo porque después de recibir una buena pasta por complacer a los peces gordos se suele ver todo desde un prisma mucho más relajado y relativista…

    Aun así, y dejando de lado mi últimamente habitual pesimismo (y creo que no es para menos, ya me gustaría a mí estar en la inopia), mi enhorabuena y mis felicitaciones por este valiente y pionero proyecto que habéis conseguido llevar a cabo de una forma más que digna y aceptable. Considero que habéis marcado un hito, que no es poco. A ver si creáis escuela…

  9. Gracias a ti por un programa tan bueno. Se ha notado enormemente la mejora con respecto al piloto y que con cada episodio cogiais mas experiencia. A ver si teneis suerte y conseguis que se emita a nivel nacional. Programas como este hacen muuuucha falta.

  10. Felicidades por el programa, me ha encantado. Genial que el escepticismo pueda llegar a la tele y que lo hayas subido, o sino no habría podido verlo desde mi país, donde he recomendado bastante el programa.

  11. Buen trabajo a todos, a más de uno se le han abierto los ojos. Sí que es raro ver en España un programa con este tipo de contenido, y quizá sea esa la traba más importante para una segunda temporada, una «tele» que apueste por lo contrario que predica.
    No obstante… Segunda temporada YA!!! =P

Los comentarios están cerrados.