About Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Posts by Luis Alfonso Gámez:

George Adamski, el emisario de los hermanos del espacio

George Adamski, con un recorte de prensa sobre sus encuentros con los extraterrestres. 

Hubo un tiempo en que marcianos, saturnianos y venusianos caminaban entre nosotros. Fue en Los Ángeles a principios de los años 50 del siglo pasado. Y allí estaba para hablar con ellos un tipo que cocinaba hamburguesas en un restaurante en la carretera del observatorio astronómico de Palomar. Se llamaba George Adamski (1891-1965) y el 18 de febrero de 1953 se encontró en el angelino hotel Clark con dos hombres que decían venir de Marte y Saturno. Indistinguibles de un humano vulgar y corriente, le llevaron en coche hasta un platillo volante estacionado en el desierto de California, a bordo del que viajó a una nave nodriza que estaba en órbita terrestre…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El inocente juego de la güija

La pequeña Regan le muestra a su madre cómo funciona la güija, en ‘El exorcista’. 

Seguro que ha oído hablar de la güija o, como les gusta decir a los traficantes de misterios, el “mal llamado juego de la güija”. Es más, posiblemente hasta haya jugado con ella y se haya sorprendido con los movimientos del puntero entre las letras y los números del tablero. ¿Qué lo empuja? ¿Se comunica alguien con nosotros? ¿Jugar con la güija puede ser peligroso, como sostienen muchos expertos en lo paranormal? Si le pica la curiosidad, siga leyendo. Si prefiere confiar en el Más Allá, despliegue el tablero, ponga el dedo índice sobre el puntero, haga las preguntas y espere a que le respondan…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Triángulos volantes sobre Bélgica

Ovni triangular supuestamente fotografiado sobre Petit-Rechain en abril de 1990.

Miles de testigos y centenares de avistamientos. Desde finales de 1989 hasta mediados de 1991, Bélgica sufrió una invasión de triángulos voladores. Es lo que se conoce en el mundillo ufológico como la oleada de ovnis belga. Los objetos se veían de noche y en una ocasión dos F-16 despegaron a su caza. Sin éxito. La Sociedad Belga para el Estudio de los Fenómenos Espaciales (SOBEPS) registró durante dieciséis meses 450 casos que reunió en dos gruesos volúmenes. Al final, los triángulos volantes se fueron como habían venido, de repente, y 30 años después todavía no está claro lo que pasó. Es un caso abierto…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El caso del aristócrata madrileño que decía tener rayos X en los ojos

Undécimo marqués de Santacara, caballero de la Orden de Malta y director general de Cinematografía y Teatro de 1952 a 1955, Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio (Madrid, 1905-Bilbao, 1987) protagonizó en su juventud uno de los episodios más chuscos de la parapsicología española. Solo equiparable al tardofranquista de las caras de Bélmez, que todavía colea en el siglo XXI por la necesidad de hacer caja de los que Carl Sagan llamaba traficantes de misterios, pícaros cuyo éxito popular es inversamente proporcional al rigor con que se aproximan a los supuestos enigmas…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 464, enero de 2020).

¿Qué pasará el año que viene según los videntes?

Los videntes Rappel y Octavio Aceves, en una foto de 1999.

La Tercera Guerra Mundial y las muertes del papa de turno y de Fidel Castro. Siempre que sale un vidente en un medio de comunicación haciendo predicciones, me vienen a la mente esas tres. Según creo recordar, y mi memoria es tan traicionera como la de cualquiera, estaban entre las habituales en los años 70 y 80, cuando cada diciembre los adivinos hacían sus vaticinios para el año entrante en periódicos, revistas, radio y televisión. A veces, decían vaguedades del estilo de que iba a ser un año turbulento; otras, pronosticaban hechos tan concretos que doce meses después quedaban en evidencia. Por fortuna para ellos, nadie se preocupaba cada fin de año de comprobar si las predicciones anteriores se habían cumplido, así que, doce meses después, el brujo volvía a hacer de las suyas y la rueda seguía girando…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).