La Comisión Federal de Comercio urge a la FDA a que regule la homeopatía en defensa de los consumidores

Viñeta sobre la homeopatía de Jon A.U.La Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos ha recomendado a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) que «reconsidere el marco legal que regula los medicamentos homeopáticos porque entra en conflicto con la doctrina de demostración de las afirmaciones publicitarias de la FTC de un modo que puede resultar perjudicial para los consumidores y causar confusión entre los anunciantes». La agencia gubernamental encargada de la defensa de los derechos de los consumidores ha enviado esta sugerencia en respuesta a la petición de la FDA de que todo individuo u organización que lo quiera aporte «información pertinente» sobre la homeopatía de cara a la revisión de su marco regulatorio, una iniciativa puesta en marcha en abril.

La FTC recuerda que la actual regulación de los productos homeopáticos data en EE UU de 1988 y ya entonces era demasiado generosa con esa pseudoterapia. La denominada Guía de Política de Cumplimiento (CPG), explican los responsables de la FTC, «permite la elaboración y distribución de productos homeopáticos sin la aprobación de la FDA» y «sin demostrar su eficacia -a diferencia de los medicamentos normales y los suplementos dietéticos-«, además de que los fabricantes pueden incluir en el etiquetado afirmaciones sobre su idoneidad para tratar ciertas dolencias. «Para afirmaciones sobre la salud, la seguridad o la eficacia, la FTC ha requerido generalmente que los anunciantes presenten «evidencia científica competente y confiable», considerada como tal «pruebas, análisis, investigaciones o estudios hechos y evaluados de manera objetiva por personas cualificadas aceptadas en la profesión como fuentes de resultados precisos y fiables»», dice el documento enviado a la FDA.

La agencia gubernamental sugiere tres posibles vías para resolver una situación que «perjudica a los consumidores» y puede llevar a algunos fabricantes de suplementos dietéticos a presentarlos como homeopáticos para eludir la ley: derogar las medidas de 1988 y someter a los productos homeopáticos al mismo marco legal que los medicamentos -lo que implicaría que cada preparado debería probar su eficacia-; suprimir la exigencia de que esos preparados incluyan indicaciones de uso en el etiquetado; o mantener esas indicaciones, pero exigir que estén respaldadas por pruebas.

Mejoras en el etiquetado

Los autores del documento advierten de que el riesgo de que los consumidores opten por productos homeopáticos frente a la medicina científica se ve incrementado, además, por la exposición de esos remedios en los comercios junto a otros de efectividad probada y la terminología usada en el etiquetado, donde pone 2C en vez de 0,01% y 30C en vez de 0,0000000000000000000000000000000000000000000000000000000001%, que resultaría mucho más informativo para el consumidor. La FTC presenta  en apoyo de su tesis los resultados de un estudio de su División de Prácticas Publicitarias que demuestra que la mayoría de los consumidores estadounidenses no sabe lo que es la homeopatía, cómo la regula la FDA o el nivel de evidencia científica en el que se apoyan sus afirmaciones.

En más de dos siglos, la homeopatía no ha demostrado nunca su efectividad más allá del placebo. No ha curado jamás ninguna enfermedad. A pesar de eso, en los países de nuestro entorno la política hacia ella es permisiva por las presiones de los llamados laboratorios homeopáticos -auténticas multinacionales de la venta de agua y azúcar a precio de oro- y la complicidad de los profesionales sanitarios -en particular, los farmacéuticos- que ganan dinero con esta pseudomedicina. Así, en España los productos homeopáticos se venden en farmacias, y los colegios de médicos y farmacéuticos amparan a quienes los prescriben y comercializan, aunque pongan en peligro la vida de los pacientes y en 2011 un grupo de expertos concluyera, en un informe para el Ministerio de Sanidad, que el principal y único efecto de la homeopatía es el placebo. A la misma conclusión han llegado en los últimos años  la revista The Lancet, la Asociación Médica Británica -para cuyos miembros “es brujería”-, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes británica y el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia.

Si usted no sabe lo que es la homeopatía, le ayudará a hacerse una idea real el episodio que le dedicamos en la serie Escépticos de ETB:

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

10 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Por cierto, no conocía el progra, pero me ha parecido que está muy bien enfocado y no deja lugar a dudas… a no ser que uno crea en la influencia esotérica de los 7 planetas, claro XD

  2. Hay que ver cuánto iluminado y cuánto ignorante hay por ahí suelto en pleno siglo XXI… A partir de ahora, cuando salga de marcha voy a hacer una disolución 100CH de güisqui, ¡¡¡así me pondré mucho más pedo prácticamente gratis!!! ;)

  3. Volvemos a repetida polémica de siempre.

    La homeopatía funciona, y un gran porcentaje significativo de médicos europeos la utilizan.
    «Algo tendrá este agüita cuando la bendicen»
    O sea, que digan lo que digan cualquier «Lobby» esto no ira a misa.

    Ya pegue videos e informes es este blog en el pasado sobre la validez de la Homeopatía que sobra repetirlo.

    Respeto a Paracelso, un experimentador nato y un genio tapado por la pesada sombra de Leonardo. El padre de la ciencia moderna para algunos.

    Respeto la astrología, «los siete “planetas” es mas que una tradición, son muchísimos los astrólogos que trabajan solo con los 7 planetas. Para Investigadores astrológicos como Tito Masía, es suficiente para explicar cualquier acontecimiento en (Astrología Global) o (Astrología Mundial)

    No hay un solo método astrología hay miles de métodos desde sus inicios hace mas de 5000 años, son como caminos, todos llevan a Roma.

    1. Hombre, que Leonardo fuera un genio no lo convierte en padre de la «ciencia moderna». Primero porque no hay UN padre, segundo porque en ningún manual básico (o avanzado) de filosofía de la Edad Moderna te vas a encontrar a Leonardo entre Francis Bacon, Galileo, Kepler o Newton… Así que no sé quién pone a Leonardo como nada más que como genio de la técnica, que es algo diferente.

      Por otra parte, aunque existen muchas astrología, la nuestra, la occidental, procede de Mesopotamia y tiene su origen en el pensamiento mágico de que el mundo es un espejo (como es arriba es abajo dirá la tabla esmeralda mucho tiempo después, que no es más que una excrecencia platónica teñida de religiones orientales). Lógicamente la única vida de importancia de aquellas culturas antiguas era la del rey. Así que era lógico pensar que las estrellas debían reflejar los asuntos más trascendentales del reino, es decir del Rey de turno. Luego con el helenismo y el Imperio romano se «democratiza» esa pretensión y el universo no estaba ya solo pendiente del acontecer en la vida de un animal biológico con una corona en la cabeza, sino en la de cada uno de los insignificantes habitantes de este minúsculo planeta situado en la periferia galaxia sin nada en particular entre millones de ellas. Y sí, a posteriori la astrología explica muy bien lo que ya ha ocurrido, igualito que con las profecías. Solo hay que crear las suficientes reglas que puedan decir una cosa y la contraria y hacer vaticinios oscuros que puedan reinterpretarse después del fenómeno. Pero ¿A que reconforta creer que el universo está pendiente de uno?

  4. Hay una errata:
    «laboratorios homeopáticos -auténtica multinacionales de la venta de agua y azúcar a precio de otro»
    Se entiende que sería «a precio de oro», pero mejor no dar munición a los magufos

    1. Errata corregida. El problema de ser uno el escritor y editor es que lee lo que quiere leer, no lo que pone. Gracias, Luis.

  5. Pues a pesar de todo yo creo que Paracelso tenía buenas razones para haber sido el precursor de la homeopatía y pensar que podía funcionar en su faceta más tradicional. Pienso que puede ser un poco como la astrología que hoy en día es algo pleno de superchería pero que en la gran Tradición tenía sus fundamentos ( por ejemplo se utilizaban únicamente los siete «planetas»). No defiendo la actual homeopatía, sólo digo que hay cosas que todavía desconocemos y hay preparados que elaborados con «sabiduría» es muy posible que puedan dar buenos resultados. En general todo es cuestión de dosis, es verdad, y las dosis de la homeopatía son ridículas y el método arbitrario, pero insisto en que Paracelso fue un genio a pesar de sus supersticiones y sus zonas oscuras y equivocadas. Dicen que era un fanfarrón, pero un fanfarrón inteligente.

    1. Ah, que obsesión de hacer de lo desconocido la razón para dudar de lo que ya sabemos que no funciona y no puede funcionar. Tan sensato como hacer cimientos en el aire. Insisto, lo que ya sabemos contradice la homeopatía o el pensamiento de Paracelso.

      Claro que hay cosas que desconocemos pero por eso mismo no sirven de punto de partida de un argumento lógico o investigación, que pueden partir de lo conocido a lo desconocido.

      Pero por lo que sí conocemos, que no es poco, sabemos que Paracelsus mezclaba esoterismo, religión y alquimia, que son inútiles, con medicina y que la homeopatía tampoco funciona.

    2. En una cosa te voy a dar la razón. Ciertos autores antiguos defendieron ciertas ideas porque eran más o menos «lógicas» a la luz de los conocimientos e ideas comunes en la época en que las escribieron. Por ejemplo, el argumento ontológico de San Anselmo tenía sentido en un momento concreto en el que se creía que las «Ideas» de Platón existían plenamente, y en un posicionamiento de «realismo radical» en la controversia de los Universales. Claro, luego llega Kant y nos hace ver que la existencia no es una propiedad de la esencia, así que el argumento se desmorona como un castillo de naipes. El argumento de Anselmo era muy brillante, pero lógicamente no es válido hoy en día (sobre la existencia de Dios ni afirmo ni dejo de afirmar, que en eso yo soy muy kantiano). Por eso hay que tener mucho cuidado con el argumento de autoridad, primero porque por sí mismo no vale nada, y segundo porque lo que tenía sentido afirmar en una época (dados los conocimientos e ideas que se tenían) no lo tiene probablemente en otra diferente.