Sanidad admite que la homeopatía es nada, pero no pasará nada

La homeopatía ni cura ni nada.Nada, y nada nuevo. La homeopatía es nada, corrobora el informe sobre las mal llamadas terapias alternativas elaborado por un grupo de expertos para el Ministerio de Sanidad pedido por Leire Pajín, la ministra Power Balance, quien quería regular ese tipo de prácticas. Titula, generosamente, el diario El País: «Sanidad concluye que el principal efecto de la homeopatía es placebo». Es verdad; pero una verdad edulcorada posiblemente por los mismos redactores del informe, la versión definitiva de un documento de trabajo sobre el que ya hablamos aquí. La lectura cruda sería: «Sanidad concluye que la homeopatía es nada, un timo».

Escribo estas líneas sin haber leído el texto oficial, basándome en lo que apunta en su información mi colega del diario madrileño, que es lo que era previsible. Dice sobre el invento de Samuel Hahnemann:

Sobre homeopatía, el grupo que ha elaborado el informe ha analizado nueve estudios que pueden considerarse científicos. Los ensayos se referían a un amplio abanico de supuestas utilidades, como gripe y otras infecciones, cáncer y efectos adversos de la quimioterapia, osteoartritis, inducción al parto, asma, demencia, depresión y cólico del lactante. Pero los resultados son «muy contradictorios» y muchos apuntan al efecto placebo. En cualquier caso, los medicamentos homeopáticos utilizados bajo la supervisión de profesionales se consideran «seguros», sobre todo porque se suelen preparar en disoluciones muy altas y el paciente prácticamente agua (en esta parte final parece haber desaparecido por error alguna palabra).

En esencia, es lo que apuntaba el documento de trabajo:

La homeopatía es una técnica que ha empezado a ser evaluada con criterios de medicina basada en la evidencia en los últimos años, por lo que se puede afirmar que su evaluación científica está en sus inicios. A partir de los resultados y conclusiones de las revisiones sistemáticas publicadas, no se puede emitir ninguna recomendación basada en la evidencia que pueda influir en las decisiones clínicas sobre su uso. En general, las revisiones realizadas concluyen que la homeopatía no ha probado definitivamente su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta, los resultados de los ensayos clínicos disponibles son muy contradictorios y resulta difícil interpretar que los resultados favorables encontrados en algunos ensayos sean diferenciables del efecto placebo.

Los medicamentos homeopáticos, en diluciones extremadamente altas, utilizados bajo la supervisión de profesionales se consideran seguros, la ocurrencia de efectos adversos severos es muy improbable y se han comunicado escasas complicaciones asociadas a su consumo.

Nada nuevo. La evidencia y el conocimiento científicos apuntan a que la homeopatía no funciona más allá del placebo. Esta pseudoterapia se basa en dos principios: que una sustancia que provoca los mismos síntomas que una enfermedad puede curarlos; y que, cuanto más pequeña es la dosis de una sustancia, mayores son sus efectos. Esas falsedades se traducen en unos remedios tan diluidos que no queda en ellos ni una molécula de principio activo y una muy rentable industria de venta de agua y pastillas de azúcar como si fueran medicamentos. Para defender las capacidades curativas de sus productos, los homeópatas recurren a la inexistente memoria del agua y hasta a la física cuántica. Fuegos de artificio para distraer al personal sobre la realidad de su práctica, que no les han servido científicamente de nada allí donde la ciencia ha examinado la homeopatía.

Así, la Asociación Médica Británica (BMA) y una comisión parlamentaria ya determinaron el año pasado que la homeopatía es un timo y que no había que pagarla con dinero público. El Ejecutivo británico decidió al final, sin embargo, hacer la vista gorda porque «la medicina alternativa y complementaria, incluyendo la homeopatía, tiene una larga tradición, y gente muy ruidosa tanto a favor como en contra ella». «El príncipe Carlos movió los hilos y, al final, el Gobierno decidió que había que seguir ofreciendo a los pacientes la posibilidad de elegir. Poder elegir es muy importante, pero, para hacerlo, tienes que estar bien informado: la homeopatía no tiene nada y no hace nada»,  me decía en julio Edzard Ernst , titular de la cátedra de Medicina Complementaria el mundo y coautor, junto con el periodista Simon Singh, de Trick or treatment? Alternative medicine on trial  (¿Truco o tratamiento? Juicio a la medicina alternativa).

Las autoridades sanitarias deben actuar

Si no tiene nada, como ya demostramos también en el episodio de Escépticos dedicado a la homeopatía, lo lógico es que ni se considere acto médico, ni la practiquen los médicos, ni se venda en farmacias. Y no vale escudarse en el placebo. «Los homeópatas suelen argumentar que, si el placebo funciona, lo que ellos hacen tampoco está tan mal. No es verdad. Cuando te doy un remedio real, además del placebo, funciona el medicamento. Si sólo te doy placebo, te privo del poder curativo de la medicina», me advertía Ernst. Y añadía, respecto al papel de los farmacéuticos en esta farsa: «Nos están timando. Mantengo una lucha constante con los farmacéuticos, a quienes acuso de actuar como meros vendedores y no como profesionales sanitarios con ética. Como vivimos en una economía de libre mercado, pueden vender lo que quieran, pero deberían advertir a la gente de que los productos homeopáticos no tienen nada y no hacen nada».

No vale, ahora, con que Sanidad haga simplemente público este informe. Las autoridades deben emprender campañas informativas que alerten a la población de que la homeopatía es nada, de que los productos homeopáticos no funcionan más allá del «cura, cura, sana, culito de rana»; de que confiar en la efectividad de las diluciones homeopáticas tiene tanto sentido como hacerlo en la timopulsera Power Balance; de que la venta de homeopatía en farmacias tiene la misma base -hacer caja- que la de pulseras magnéticas… Si alguien quiere que le sigan timando, allá él. Pero la ciudadanía tiene derecho a una información veraz y más todavía cuando hablamos de salud. Lamentablemente, soy escéptico respecto a que nuestras autoridades vayan a dar un paso en ese sentido. Ojalá me confunda.

El informe de Sanidad también habla de otras pseudoterapias y no encuentra en ninguna pruebas suficientes que demuestren su eficacia más allá del placebo. Como dice el periodista científico, y compañero del Círculo Escéptico, Mauricio-José Schwarz, «ahora los promotores de la pseudomedicina dirán que «hacen falta más estudios». ¿Cuántos? Todos los que sean necesarios hasta que alguno les sea favorable. ¿Y si los estudios siguen indicando que no, las terapias alternativas no curan nada de lo que dicen curar (y aquí hablamos de curación en sentido clínico, mediante pruebas objetivas y no sólo dependiendo de que el paciente diga «me siento mejor» porque le complace que lo atiendan, que placebo significa precisamente complaceré en latín)? Pues dirán que hay un complot de la medicina basada en evidencias, la industria farmacéutica, la ciencia malvada o todas las personas que se niegan a aceptar sus afirmaciones sin pruebas».

Yo añado, que digan lo que quieran, pero que las autoridades sanitarias obliguen a etiquetar los productos homeopáticos con una leyenda que advierta de que carecen de principio activo y que sólo curan cuando el paciente se lo cree, y prohiban de una vez su venta en farmacias. Si no lo hacen, serán cómplices conscientes de este fraude al ponerse del lado de quienes engañan a los ciudadanos y les venden inútiles remedios milagrosos. Yo me seguiré suicidando homeopáticamente cuantas veces sea necesario para dejar claro que la homeopatía es nada.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

14 respuestas a «Sanidad admite que la homeopatía es nada, pero no pasará nada»

  1. Luis, te he de felicitar por toda tu actividad divulgativa que creo que ha hecho saltar la chispa escéptica en España entera, ya que supongo que sabrás que «Escépticos» no sólo se ve en el País Vasco.

    Creo que este paso que ha dado el Ministerio, supone un paso adelante para la Ciencia y por ello al pensamiento crítico.

    Desde luego que espero con ansias la nueva temporada de tu espléndido programa, a mi parecer, es lo mejor que hay hoy en día en la televisión en España.

    Muchas gracias por todo Luis y felices fiestas desde Galicia.

  2. ¿Por qué los informes sobre pseudomedicinas son siempre esquizofrénicos? Es decir, constatan su ineficacia con datos en la mano, pero concluyen con palabras conciliadoras sobre un hipotético futuro, sobre su inocuidad o similares.

    ¿Es sólo «talante» conciliador o hay algo más?

    Fdo: Mo, sólo Mo.

  3. Negone: «Tu no has soltado aquí una crítica fundamentada en tu vida»

    ¿Que nunca he hecho una crítica fundamentada? Todas mis críticas han sido fundamentadas. Bueno, puede que alguna sólo haya sido para tontear un rato pero la mayor parte de las veces suelo señalar cosas con todo fundamento. Ahora, todo depende de qué consideres tú fundamentar algo.
    Y no lloro nada, sólo me asombra ver que nadie se ruborice ante la censura. Después de todo ¿cuál es el problema en cruzar un par de insultos? ¿No estamos entre hombres?

  4. «La evidencia homeopática ha sido diluida, por lo tanto es más poderosa, ¿no es así como funciona?»

    En efecto, la ausencia de evidencia les hace aun más creyentes y les refuerza en su fe. O quizá hace que sólo la sigan defendiendo los más fanáticos y los más ignorantes, aquellos a los que la evidencia les trae sin cuidado o sólo escuchan lo que quieren oír.

    Como ya comenté en otro lado, quizá si en un millón de años aun no hay evidencia clara de la efectividad de la homeopatía quizá se den por vencidos, aunque con la existencia de Dios llevamos ya miles de años discutiendo y ahí siguen… Si los homeópatas quieren perdurar a través de los siglos quizá deberían levantarle altares y templos a la Sagrada Memoria del Agua y ponerse a adorarla. Es el método que ha demostrado ser más efectivo por ahora.

  5. Tu no has soltado aquí una crítica fundamentada en tu vida, así que ese miedo que según tú tiene Gamez a las críticas en ningún momento se sustenta en el hecho de borrar tus comentarios, que no son otra cosa que gilipolleces y diarreas puramente trollescas, por lo que hace bien en borrarlas.

    El día que hagas una crítica justificada y te la borren, me pongo de tu parte.

    Deja de llorar, pedazo de troll.

  6. Este comentario es simplemente sólo para que te tomes el trabajo de censurarlo como has hecho con todos mis comentarios anteriores. Y de paso que todos tus lectores sepan que en este blog de pseudopensamiento crítico se le tiene miedo a las críticas.
    A propósito, ¿se puede decir culo, caca, pis y esas cosas?

  7. «Sanidad admite que la homeopatía es nada, pero no pasará nada»

    Es decir que si no pasa nada, ¿dónde está la noticia entonces? Qué post de mierda.

  8. Un problema es la medicina basada en la evidencia, como hemos repetido hasta la suciedad o saciedad, ya no sé cómo era, debido a los errores estadísticos y para un nivel de significación si se quiere hallar estudios favorables es cuestión de repetir los ensayos unas cuantas veces.

    Por eso es superior la MEDICINA BASADA EN LA CIENCIA porque la física, química, biología y farmacología coinciden en apoyar la idea de que es una pérdida de tiempo y dinero continuar con la charada de evaluar y reevaluar la homeopatía.

    http://www.sciencebasedmedicine.org/

    Y de paso, ayer acudí al Hospital de mi ciudad, haciendo cola vi unas revistas distribuidas por la planta. Tomé una, en este número trataba el Alzheimer, en ella encontré entre otros:

    Un fisioterapeuta titulado además en osteopatía (aunque creo que no la menciona o usa en su artículo), un médico tratando sobre acupuntura, y finalmente uno (probablemente naturópata) que trataba sobre el Gingko Biloba.

    Qué contraste entre la enorme carga de conocimiento (salvo en método científico por lo que se ve) y responsabilidad que recae sobre un médico con la monumental majadería que es la acupuntura.

  9. Me he leído buena parte del documento de trabajo. Me parece que es un documento muy benevolento con las terapias alternativas. Según el informe, todas ellas, por poca evidencia científica de su eficacia son «prometedoras» para aliviar o curar algunas dolencias.

    También me ha sorprendido la avaluación positiva de la Acupuntura sobre nauseas y en algunos casos de dolor, cuando por otras fuentes he leído que es controvertido que haya una evidencia efectiva superior al placebo para estos casos. Además, no hablan de la base de la acunptunra, que es donde están los principios más pseudocientíficos. La acupuntura, según sus proponentes, es mucho más que algo para aliviar el dolor de espalda: se supone que a través de el «qi» que fluye por «meridianos» se pueden curar y prevenir todas las enfermedades.

    No sé si Gámez responde los comentarios de su blog, pero sería interesante saber que opina sobre la acupuntura y una explicación profunda sobre los estudios científicos y su evidencia, o no, de eficacia.

    Saludos

  10. Gracias por poner el link para descargar el informe. Lo utilizaremos en la AECC para justificar y respaldar nuestra postura en contra de las pseudociencias.

Los comentarios están cerrados.