Homeopatía

Más de 2 millones de españoles usan pseudoterapias en sustitución de tratamientos médicos

Creencias pseudocientíficas de los españoles. Fuente: Fecyt.

Uno de cada dos españoles cree que la homeopatía y la acupuntura funcionan, y uno de cada tres (30,6%) que lo hace el reiki, según la Novena encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). El estudio, presentado hoy en Madrid, revela que el 58,7% de los encuestados “confía mucho, bastante o algo” en la acupuntura, porcentaje que desciende al 49,5% para la homeopatía, y que un 5,2% de la población -más de 2,3 millones de personas- usa pseudoterapias en sustitución de tratamientos médicos. Los porcentajes de adeptos a la acupuntura y la homeopatía apenas han descendido uno y tres puntos, respectivamente, respecto a la encuesta de 2016, cuando los creyentes en la primera suponían el 59,8% y los de la segunda, el 52,7%.

Uno de cada cinco encuestados (19,6%) ha recurrido alguna vez a la homeopatía o la acupuntura, y -lo que es más grave- un 5,2% ha optado por esas pseudoterapias en sustitución de tratamientos médicos reales. Las mujeres (24,7%) son más propensas a estas prácticas que los hombres (14,7%) y también a reemplazar con ellas tratamientos médicos (6,7% frente a 3,5%), con todos los riesgos que eso conlleva. Uno de cada cuatro españoles (23,3%) cree que la acupuntura es una disciplina científica y uno de cada cinco (21,6%), que lo es la homeopatía. Hace cuatro años, uno de cada cuatro españoles (24,6%) estaba convencido de que la homeopatía es una disciplina científica y uno de cada cinco (18,6%), de que lo es la acupuntura,

A falta de datos más detallados, la encuesta refleja que esas dos pseudoterapias apenas han sufrido una merma de creyentes a pesar del aparente deterioro de su imagen desde la suspensión del máster en homeopatía de la Universidad de Barcelona en marzo de 2016. Esa decisión académica supuso un cambio radical en el tratamiento que recibían las pseudoterapias por parte de los medios de comunicación: la mayoría son ahora críticos, cuando hasta hace dos años impulsaban estas pseudociencias. Sin embargo, eso no parece haber llegado a la opinión pública. El fenómeno merece, sin duda, ser analizado por expertos.

Por otro lado, llama la atención que un nada despreciable 6,4% de la población crea que los riesgos de las vacunas infantiles superan sus beneficios.

Para la Novena encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, se hicieron 5.200 entrevistas personales entre el 14 de mayo y el 2 de julio pasados, a mayores de 15 años. Los resultados tienen un margen de error de ±1,36% para un nivel de confianza del 95%.

Indefensos ante las pseudoterapias


¿Sabe qué tienen en común el magnate de la electrónica Steve Jobs, los actores Peter Sellers y Kevin Sorbo, y la yudoca olímpica Kim Ribble-Orr? Que han sido víctimas de la llamada medicina alternativa. Murieron prematuramente o su salud se resintió gravemente por confiar en ella. Jobs rechazó una intervención quirúrgica con la que podría haber superado un cáncer de páncreas, siguió una dieta macrobiótica; la enfermedad se extendió y le mató. Sellers renunció a la cirugía para solucionar sus problemas cardiacos, se puso en manos de los cirujanos psíquicos -unos tipos que mediante trucos de ilusionismo simulan hacer operaciones sin bisturí y sin dejar cicatriz- y murió de un infarto…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 450, noviembre de 2018).

El Ayuntamiento de Portugalete promociona la homeopatía para el embarazo

Cartel de la charla sobre homeopatía y embarazo en la que colabora el Ayuntamiento de Portugalete.El Centro Cultural Santa Clara de Portugalete acogerá el jueves (19 horas) una conferencia titulada Homeopatía en la búsqueda del embarazo, me ha alertado el sociólogo y escéptico Aitor Cabezas. El acto está organizado por Beitu!, una asociación de mujeres que pretende que las parejas regulen “su fertilidad mediante el empleo de los denominados métodos naturales”, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Portugalete, en una nueva demostración de la irresponsabilidad con que algunas Administraciones gestionan sus instalaciones.

No me extraña que un colectivo que aboga por lo natural caiga en el timo homeopático; es más, diría que es lo normal y animaría a las socias de Beitu! a danzar desnudas a la luz de la Luna para propiciar la fertilidad. Es igual de efectivo para quedarse embarazada y para evitar el embarazo que la homeopatía, pero tiene una gran ventaja: es gratis. Que a estas alturas una institución pública respalde la homeopatía resulta, sin embargo, indignante. Que el Ayuntamiento de Portugalete ceda locales municipales para un acto en el que se va promocionar el uso de esta pseudoterapia para la fertilidad, el embarazo y la crianza -como reza la publicidad de la charla- y que lo publicite en su agenda cultural no sólo es un insulto a la inteligencia, sino también un ataque a la salud pública. Y da igual que haya solicitado el uso del local una asociación de la villa vizcaína y que las ponentes sean médicos; eso no hace a la homeopatía ni efectiva ni digna de crédito.

El Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes dictaminó en 2010 que “no existe ninguna prueba de que (la homeopatía funcione) funcione más allá del placebo”. En España, la Real Academia Nacional de Farmacia y las tres sociedades científicas farmacéuticas existentes se han manifestado en los mismos términos, y la Organización Médica Colegial coincide en que la homeopatía es un proceso “ilusorio y engañoso” sin base científica. Un grupo de expertos elegido por el Ministerio de Sanidad español concluyó en un informe en 2011 que la homeopatía “no ha probado definitivamente su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta”. Y 27 academias científicas nacionales europeas alertaron en septiembre pasado de que “la promoción y el uso de productos homeopáticos conlleva riesgos importantes” para la salud pública.

Alguien en el PSOE debería informar a su compañero Mikel Torres, alcalde de Portugalete, de que la homeopatía no es medicina, de que no sirve para tratar nada y de que, además, es peligrosa. Alguien tendría que contarle que en más de 200 años no hay en la literatura científica registrado ni un caso de curación de ninguna dolencia gracias la homeopatía. Alguien tendría de decirle que, si ni sus más fervorosos practicantes piden anestesia homeopática a sus dentistas, es por algo. Alguien tendría que recordarle que, si no existen anticonceptivos homeopáticos, es porque Samuel Hahnemann, inventor de esa pseudoterapia, tendría a estas alturas tantos hijos como Ogino. O más. Alguien debería animarle a ver el capítulo de Escépticos dedicado a la homeopatía.

La homeopatía es una estafa de venta en farmacias, señor Torres. Y su Ayuntamiento está fomentándola, generando falsas expectativas en parejas con problemas de fertilidad y poniendo en peligro la salud de madres y niños.