Homeopatía

Los españoles y la homeopatía y la acupuntura, en M80 Radio

Juan Luis CanoMaría Gómez y yo hablamos el lunes sobre cómo la mitad de los españoles cree en la homeopatía y la acupuntura, en la trigésima entrega de la temporada de mi colaboración semanal en ¡Arriba España!, en M80 Radio. Si quiere, puede escuchar el programa completo.

La mitad de los españoles cree que la homeopatía y la acupuntura funcionan

Creencias pseudocientíficas de los españoles. Fuente: Fecyt.

Uno de cada dos españoles cree que la homeopatía y la acupuntura funcionan, según la Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). El estudio, presentado hoy en Madrid, revela que el 59,8 % de los encuestados “confía mucho bastante o algo” en la acupuntura, porcentaje que desciende al 52,7% para la homeopatía. Los autores destacan que “las personas con mayor nivel de estudios confían más que la media en estas prácticas cuya eficacia no tiene evidencia científica”, algo que encaja con la sospecha que tenemos algunos de que ciertas posturas anticientíficas están más arraigadas entre la gente con mayor formación.

Los datos confirman lo apuntado por la edición de esta encuesta de 2014, cuando uno de cada cuatro españoles (24,6%) estaba convencido de que la homeopatía es una disciplina científica y uno de cada cinco (18,6%), de que lo es la acupuntura. Hace tres años, más de la mitad de la población (50,4%) creía que la homeopatía tiene algo o mucho de ciencia, y casi la mitad (49,2%) opinaba lo mismo de la acupuntura. Entonces no se detectaban diferencias significativas ni por sexos ni por edades en cuanto a otorgar validez científica a estas dos pseudomedicinas, y no había datos segregados por formación académica. La Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España corrige ésta y otras carencias.

Creencia en la homeopatía y la acupuntura según el nivel de estudios. Fuente: Fecyt.

El informe demuestra que “hay una mayor percepción de que la acupuntura funciona y de que los productos homeopáticos funcionan entre las mujeres de 25 a 64 años, entre las personas con estudios medios de segundo ciclo, incluso entre quienes tienen estudios superiores en relación con el funcionamiento de la acupuntura, entre los residentes en poblaciones de más 500.000 habitantes, y en Canarias, Cataluña y la Comunidad Valenciana”. Además, “consideran que la acupuntura funciona y que los productos homeopáticos son efectivos en mayor medida las personas que se sitúan en el centro izquierda del espectro político, los que trabajan como representantes comerciales y administrativos. Lo hacen en menor medida quienes residen en hogares con ingresos mensuales superiores a los 3.000 euros, quienes se autoposicionan como de derechas”.

Los resultados del nuevo estudio demuestran que la creencia en la efectividad de la homeopatía y la acupuntura aumenta con el nivel académico, si bien la primera práctica tiene menos creyentes entre los universitarios que entre los bachilleres. Sólo el 16,9% de la población sin estudios o que no ha completado los básicos confía mucho o bastante en la homeopatía, pero ese porcentaje asciende hasta el 30,9% entre quienes han acabado la Secundaria para descender al 26% en los universitarios. La acupuntura tiene todavía mayor éxito entre el colectivo con estudios superiores. Un 40,1% de los universitarios confía mucho o bastante en ella, porcentaje que desciende al 32,9% en el primer ciclo de Secundaria, al 25,3% en Primaria y al 13,9% entre los encuestados sin estudios o que no han terminado los básicos.

Saber por qué se da este contrasentido -a mayor formación, más credulidad en pseudoterapias- me parece básico si lo que queremos es un sistema educativo que fomente la capacidad crítica para la ciudadanía pueda tomar decisiones basadas en pruebas y no en prejuicios, como ha sucedido en Reino Unido y Estados Unidos con el Brexit y con Trump. La mitad de los consultados (51,6%) reclama una mayor participación en las decisiones políticas sobre ciencia y tecnología, pero la mitad también cree en la efectividad de pseudoterapias: ¿se imaginan que se someta a consulta la inclusión de la homeopatía en la Sanidad pública o que un partido abogue por ello a la pesca de votos?

Las preguntas sobre la acupuntura y la homeopatía forman parte de un nuevo apartado de la encuesta de la Fecyt centrado en prácticas paranormales y pseudocientíficas. Además de la inclinación por ciertas pseudoterapias, las respuestas de esa sección revelan que la mayoría de los españoles no cree en el horóscopo (83,9%), los fenómenos paranormales (76,7%), los curanderos (76,3%), y los amuletos y números de la suerte (71,3%).

Para la Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, se hicieron 6.357 entrevistas personales entre el 20 de octubre y el 10 de diciembre pasados, con un mínimo de 350 individuos mayores de 15 años por cada comunidad autónoma. Los resultados tienen un margen de error de ±1,25% para un nivel de confianza del 95,5%.

Si conoce a alguien que crea en la homepatía -lo que es bastante probable-, anímele a que vea el episodio correspondiente de la serie Escépticos de ETB.

Nace en España la primera asociación de farmacéuticos contra las pseudoterapias

FarmaCiencia.El colectivo FarmaCiencia se convirtió el pasado miércoles en una asociación cuyo principal objetivo es “erradicar de la profesión (farmacéutica) cualquier terapia que no haya demostrado su eficacia”. “Nuestra prioridad es que la legislación deje de considerar los preparados homeopátícos medicamentos, porque con los colegios de farmacéuticos vemos que no hay nada que hacer. Pero lo más importante es dar a conocer al usuario que la homeopatía y otras prácticas llamadas alternativas son terapias fantasiosas y ridículas, que no curan ni han curado a nadie de nada desde que se inventaron. Porque será finalmente el usuario el que destierre estos engaños, como pasó con las pulseras del equilibrio”, explica el farmacéutico madrileño Suso Fernández, impulsor de la iniciativa y presidente de la recién fundada asociación.

Seis meses después de su nacimiento como grupo informal y tras haber conseguido que las tres sociedades científicas farmacéuticas españolas rechacen la homeopatía, FarmaCiencia ha dado el paso de constituirse en asociación porque la ausencia de “sostén legal” suponía ya un freno a su empuje, enorme en las redes sociales, pero no tanto fuera precisamente por esa razón. “Debido a nuestro carácter de movimiento espontáneo e informal que operaba principalmente a través de las redes sociales, nos veíamos muy limitados a la hora de ejercer nuestra actividad y emprender nuevas acciones. Se ha rechazado nuestra presencia en mesas de debate y no hemos podido presentar formalmente algunas iniciativas debido a que no estabas constituidos como asociación”, indica en su web.

No tengo conocimiento de que haya en el mundo otra asociación similar. “No sabemos de organizaciones como la nuestra fuera de España -coincide Fernández-. Indagaremos y, si no existen, intentaremos ser el núcleo de algo importante a nivel internacional. Lo que sucede es que en países como Reino Unido estas iniciativas salen de organismos oficiales como el Real Colegio de Farmacéuticos”. En España ocurre todo lo contrario. “Los colegios oficiales siguen en su búnker, apoyando a los homeópatas con sus cursos, sus vocales de homeopatía y su presencia en muchas actividades de defensa de esta práctica. Seguimos sin entender cómo el Consejo General de Colegios Farmacéuticos acoge esta pseudoterapia a pesar de que las tres sociedades científicas farmacéuticas se han posicionado claramente en contra. Si ni siquiera el 3% de los médicos la prescribe, ¿cómo la vende el 99,9% de las farmacias?”, se pregunta el presidente de FarmaCiencia.

“No nos une nada más que el deseo de mejorar nuestra profesión y ganar valor frente al paciente. Tanto órganos colegiales como asociaciones científicas, algunas facultades y la mayoría de los titulares de oficinas de farmacia defienden esta mancia. Están contaminados por las empresas de homeopatía, que son las que dictan lo que tienen que hacer y no la ciencia, como debería ser”, me explicaba en septiembre Fernández. Ahora, la nueva asociación tiene que hacer músculo, reunir a todos aquellos licenciados y profesionales de farmacia que apuestan por la ciencia frente a la superchería, por los medicamentos testados científicamente frente al agua con azúcar milagrosa. Si usted es uno de ellos, puede ponerse en contacto con FarmaCiencia a través de Twitteer, su página de Facebooksu web o su correo electrónico, o escribirme a través de la página de contacto de este blog y yo les remitiré su mensaje.

Richard Dawkins y el populismo, en M80 Radio

Juan Luis CanoMaría Gómez y yo hablamos el lunes sobre Richard Dawkins y el populismo, en la decimoséptima entrega de la temporada de mi colaboración semanal en ¡Arriba España!, en M80 Radio. Si quiere, puede escuchar el programa completo.

“Me preocupa la tendencia siniestra hacia el populismo ignorante y fanático”, dice Richard Dawkins

Richard Dawkins, en la Conferencia de Ateos Estadounidenses de 2008. Foto: Mike Cornwell.“En Bruselas, el corazón de la Europa ilustrada, me avergüenzo de ser inglés después de la catástrofe del Brexit“, dijo el biólogo y divulgador científico Richard Dawkins (Nairobi, 1941) hace unas semanas en la biblioteca del Parlamento Europeo. Azote de la religión desde la publicación de su libro El espejismo de Dios (2006) -traducido a 35 idiomas y del que se han vendido más de 3 millones de ejemplares-, visitó la capital belga para intervenir en Euromind, un foro sobre ciencia y humanismo creado por la europarlamentaria Teresa Giménez Barbat. “Estoy en contra de la religión porque nos enseña a estar satisfechos con no entender el mundo”, ha escrito este científico educado en la fe anglicana que recuerda que “todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la Humanidad ha creído alguna vez. Algunos simplemente vamos un dios más allá”.

Dawkins tiene una extraordinaria capacidad para contagiar su pasión por la ciencia a través de sus libros, vídeos y conferencias, y aborrece las respuestas falsas a la curiosidad humana. Por eso lucha desde hace décadas contra la pseudociencia y la superstición, como en su día hicieron su admirado Carl Sagan -de cuya muerte acaban de cumplirse 20 años-, Isaac Asimov y Martin Gardner, miembros como él del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), una organización que promueve el pensamiento crítico. La Fundación Richard Dawkins para la Razón y la Ciencia, que nació en 2006, acaba de fusionarse con el Centro para la Investigación (CfI), del que depende el CSI y que promueve “la ciencia, la razón, la libertad de investigación y los valores humanistas”. “No saber es bueno; es algo con lo que podemos trabajar”, dice el biólogo en alusión al objetivo último de la ciencia: explicar la realidad. Recuperado de un ictus que sufrió en febrero en su casa de Oxford y recientemente separado de su tercera esposa, el pensador inglés habla en esta entrevista de algunos de los temas que más le preocupan.

– ¿Las victorias del Brexit y de Donald Trump son accidentales o nos indican por dónde van a ir las cosas en el futuro?

– Son representativas de una tendencia siniestra, que me preocupa, hacia el populismo y la desconfianza en los expertos. Uno de los líderes del Brexit, Michael Gove, dijo a la gente: “No confíen en los expertos; ustedes son los expertos”. No es así. El pueblo británico no es experto. Y en Estados Unidos ha pasado lo mismo. Me preocupa esta tendencia siniestra hacia el populismo ignorante y fanático, un problema que espero que sea temporal.

– Pero puede extenderse a otros países europeos.

– Sí. A Francia, Holanda… Espero que no pase.

– Al día siguiente del referéndum sobre el Brexit y de las elecciones estadounidenses, muchos no nos podíamos creer los resultados.

– Yo tampoco.

– Es increíble que EE UU vaya  a ser gobernado por antievolucionistas, negacionistas del cambio climático y supremacistas blancos.

– Sí. Trump parece ser tan voluble que no es posible saber hacia dónde va a saltar. Lo veo como una especie de delincuente juvenil, un narcisista irresponsable, una broma como presidente… No es posible saber qué políticas va a seguir. Puede cambiar de opinión en cualquier momento.

– ¿No está perdiendo la razón demasiado terreno en Occidente?

– Creo que es algo temporal. Hay que mirar al largo plazo, en el que nos movemos en la dirección correcta, aunque ahora hayamos dado  un paso en la errónea. El problema del cambio climático es especialmente preocupante porque es a largo plazo y podría ser muy tarde cuando se corrigieran las cosas. En Estados Unidos, el otro problema a largo plazo es el Tribunal Supremo porque sus miembros no se jubilan y, por eso, cubrir una vacante (algo que Trump tiene ahora en sus manos) tendrá efectos durante muchos años.

La pseudociencia

– ¿Cómo explica que ahora que disfrutamos de más esperanza de vida que nunca gracias a la ciencia y la tecnología haya mucha gente en las sociedades desarrolladas que confíe en la medicinas alternativa y los remedios mágicos?

– Entiendo su preocupación, pero no soy psicólogo ni sociólogo, ni soy un experto en por qué la gente cree en disparates.

– ¿Qué le parece que la legislación europea permita que los productos homeopáticos se vendan como medicamentos sin tener que demostrar que curan nada?

– Los fármacos de verdad tienen que demostrar que funcionan, deben someterse a rigurosos test antes de recibir el visto bueno de las agencias nacionales de medicamentos, mientras que la medicina alternativa no tiene que hacerlo. Es evidente la doble vara de medir. Los efectos de la homeopatía y otras prácticas similares pueden explicarse por el placebo. Además, los médicos de verdad están sobrecargados de trabajo, deben atender a un paciente cada pocos minutos y carecen de tiempo para sentarse con él y decirle cosas reconfortantes, como hacen los homeópatas.

Las tres sociedades científicas de farmacéuticos españolas han reconocido hace poco que la homeopatía no funciona. ¿La comunidad científica no tarda demasiado en reaccionar ante la anticiencia?

– Sí. En el caso de los productos homeopáticos, no es que no funcionen, es que no pueden funcionar porque no tienen nada. La única posibilidad de que funcionaran sería que el agua tuviera memoria, algo que es un disparate y nadie ha demostrado. Si alguien lo demostrara, ganaría el premio Nobel de Física.

– Pero sería muy, muy peligroso que el agua tuviera memoria, ¿no?

– Jajajaja… Sí. Este vaso de agua -dice apuntando el que tiene en la mesa- contiene al menos una molécula que pasó a través de la vejiga de Julio César o de Oliver Cromwell.

– Divulgadores como Carl Sagan, Martin Gardner y usted han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la lucha contra la pseudociencia. Alguien puede pensar que no hay nada malo en creer en el espiritismo, los platillos volantes y los poderes paranormales.

– Algunas personas han destacado que creer en esas cosas puede tener efectos perjudiciales directos. Yo soy más partidario de la aproximación al problema de Carl Sagan: esa gente se está perdiendo muchas cosas porque la realidad es tan maravillosa y fascinante que creer en tonterías resulta empobrecedor. Como educador, creo que es terrible que haya gente que malgaste su tiempo así cuando podría estar estudiando ciencia de verdad.

– ¿Explicar por qué creemos en cosas increíbles sirve para saber más sobre nosotros mismos?

– Supongo que sí. No soy psicólogo, pero me gustaría saber por qué a la gente le seducen esas cosas. La respuesta podría estar en la educación. Necesitamos más educación.

 Ariane Sherine, creadora de la campaña del autobús ateo, con Richard Dawkins en su lanzamiento en Londres en 2009. Foto: Zoe Margolis.

Ciencia y religión

– Usted considera que ciencia y religión no pueden ser compatibles.

– Muchos científicos piensan que sí. Yo no. Es importante distinguir entre creencias evidentemente ridículas como el creacionismo, en las que podemos ver una incompatibilidad clara, y la incompatibilidad más sutil que para mí existe entre la ciencia y la religión más respetable. Hasta cuando no se trata de un creacionismo ingenuo, cuando la creencia es solo en un dios que creó el Universo, hay incompatibilidad.

– Hay quien cree en un dios que puso en marcha el Universo y no hizo nada más. Ese dios no explica nada, ¿no?

– No, no es necesario. La evolución explica cómo la ilusión compleja de un diseño es producto de mecanismos naturales. El darwinismo explica la vida, que es el gran ejemplo de ilusión compleja de diseño. Llevarse al creador al origen del Universo no solo resulta innecesario, sino que además socava la tarea científica, cuyo objetivo es explicar cómo se produce la ilusión de diseño.

– Si hay un dios, no hay por qué buscar explicaciones a nada.

– Exactamente.

– ¿Cree que todo en la realidad se va a poder explicar desde un punto de vista naturalista, científico?

– No lo sé. Es una pregunta abierta. Puede haber preguntas que nunca podamos responder. Lo que sí podemos decir es que, si hay algo que la ciencia no puede explicar, no se podrá explicar de otro modo. Es totalmente ilógico pensar que, si la ciencia no puede explicar algo, lo podrá explicar la religión. Yo creo que algún día la física lo explicará todo, pero, incluso si no lo hace, la religión nunca lo hará.

– ¿La religión es siempre el camino equivocado para explicar las cosas?

– Sí.

– Europa es un crisol de gente de diferentes orígenes, culturas y creencias. ¿Cómo puede protegerse frente a los fundamentalismos sin violar los principios de igualdad y libertad que están en su esencia?

– En general, somos personas buenas y tolerantes que no quieren ser elitistas. ¿Cómo podemos protegernos de la locura sin convertirnos en exclusivistas y elitistas? Yo he empezado a pensar que no me importa que me llamen elitista. La gente necesita educación.

– Con gente mejor educada, ¿Trump no sería presidente y el Brexit habría fracasado?

– Sí.

– Si un fundamentalista musulmán potencialmente peligroso estuviera a las puertas de Europa, ¿deberíamos dejarle entrar?

– Somos personas buenas y tolerantes; no debemos discriminar a nadie por su credo. Para mí es importante distinguir entre los musulmanes, la mayoría buenas personas, y el islam en sí, que creo que es una doctrina perniciosa y malvada.

– ¿Y el cristianismo?

– También, pero menos peligrosa.

– Incluso en Occidente, ser ateo en Europa no es lo mismo que serlo en EE UU. ¿Veremos pronto a un ateo en la Casa Blanca?

– Hoy es algo imposible. Ningún miembro del Congreso de EE UU, y son 535, admite abiertamente ser ateo, cuando obviamente muchos lo son. En este sentido, las estadísticas en EE UU se están moviendo en la dirección correcta. Más del 20% de la población no abraza ninguna religión. Eso no significa que todos sean ateos, pero muchos lo son. Sospecho que puede haber habido ya un presidente ateo en EE UU, pero no lo ha podido admitir. Creo que eso llegará, pero ahora es imposible. En EE UU mi fundación apoya una campaña, llamada Abiertamente laico, para animar a los no creyentes a que salgan del armario y se muestren públicamente orgullosos de su ateísmo con el objetivo de que eso lleve a otros -especialmente, a los políticos- a seguir sus pasos.

– Ahora mismo, ¿es más fácil en EE UU ser un homosexual declarado que un ateo declarado?

– Sí, lo es.