Para Podemos, la espiritualidad es patrimonio de la religión

Podemos, ese partido nacido a caballo entre la calle y las tertulias televisivas, parece entender que la espiritualidad es algo exclusivo de la religión. Sólo así se explica uno el programa del Primer Encuentro Podemos Espiritualidad, una reunión donde gente de la formación de Pablo Iglesias va a intercambiar ideas con miembros de diferentes credos para intentar responder a una pregunta: “¿Qué aporta la espiritualidad a la construcción de una sociedad plenamente laica, justa y democrática?”. El encuentro se publicita como una “jornada de convivencia y diálogo entre distintas culturas espirituales, religiones, filosofías y creencias, desde una espiritualidad plural e inclusiva, que haga posible la unidad en la diversidad”, y se celebrará -y no es un chiste- en la parroquia madrileña de Santo Tomás de Villanueva el 11 de abril.

Programa del Primer Encuentro Podemos Espiritualidad.El programa del acto -del que me he enterado gracias al periodista César Coca- se lo reparten integrantes de Podemos y representantes de varias confesiones que tratarán de “exponer y difundir los valores que aporta la espiritualidad a la construcción de una sociedad nueva fundada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los valores más progresistas de la Carta de la Tierra: respeto y cuidado de la comunidad de la vida; integridad ecológica; justicia social y económica; democracia, no violencia y paz; educación; religiones y sociedad; y espiritualidad-consciencia-subjetividad. También será un espacio de actuación conjunta para participar en el proceso social y político del país porque Otra Democracia y Otra Política -en mayúsculas en el original- son posibles. Lo que proponemos es vivir la espiritualidad unida al compromiso con la ética y la justicia, en particular con los más desfavorecidos y empobrecidos, promoviendo acciones políticas que potencien al ser humano de modo integral”. Estas son las bases de un encuentro, para mí, sin sentido. Voy a intentar explicarme.

No hay visión más erónea de la espiritualidad que la que la vincula exclusivamente con sentimientos religiosos y místicos, desde los del cristiano dándose golpes en el pecho hasta los del practicante de cualquier credo de la Nueva Era. La espiritualidad va mucho más allá que los dioses, a quienes no necesita para nada. Yo la vivo en multitud de situaciones: viendo un cuadro, escuchando una pieza musical, mirando al mar o a un árbol, disfrutando de manjares en buena compañía, leyendo un libro, contemplando el cielo… No es propiedad de las religiones -como tampoco lo es la ética-; es algo personal que cada ser humano vive a su modo. Lo que a mí me emociona y sobrecoge puede que no le emocione y sobrecoja a usted, y viceversa. Y tampoco sentimientos como la justicia, la igualdad, la fraternidad, la compasión y otros son propios de las religiones, que si por algo se han caracterizado es por vulnerar los derechos humanos de numerosos colectivos para imponer su verdad.

Como ateo, nada van a aportar a mi vida espiritual ni las religiones tradicionales ni las prácticas nuevaeristas del Primer Encuentro Podemos Espiritualidad, que parece una reunión propiciada sobre todo para pescar votos entre los creyentes de cualquier color y condición. Una sociedad hija de la Ilustración ha de ser laica y respetar la libertad de creencias, pero no tiene por qué acordar ni tener influencias de ningún credo, ni mayoritario ni minoritario. Basta con que garantice que todo ciudadano pueda creer en lo que le dé la gana sin que nadie le pueda perseguir por ello y quede impune. La religión es algo propio del ámbito privado, como mi devoción por los huevos fritos con patatas. Si Pablo Iglesias y sus chicos dicen que debo incluir en mi dieta los huevos duros, que se los coman ellos. Que Podemos defienda que las religiones tienen algo que aportar a una sociedad laica, como se deduce del programa de este encuentro, demuestra que ese partido vive anclado mentalmente en el más rancio pasado. Resulta muy decepcionante esa debilidad que tiene la izquierda española por arrodillarse a las primeras de cambio ante papas y popes.

Como dice Mauricio-José Schwarz en su magnífico libro ¡No, por Dios! (2015), que hoy voy a tener el placer de presentar en Bilbao, “el único lugar razonable de las creencias preternaturales es el del dominio privado, personal, subjetivo. El mismo en el que ponemos otras creencias como la de que tal compositor es mejor que tal otro, que tal equipo deportivo merece nuetsro apoyo más que todos sus adversarios, que Van Gogh nos emociona más que Pissarro. Es el espacio de la apreciación personal que no puede, y no debe interferir con la realidad, especialmente la social y política”.

La FDA va a revisar el marco legal de la homeopatía

Anuncio de la audiencia pública sobre la homeopatía que celebrará la FDA.La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos va a celebrar “una audiencia pública para obtener información y comentarios de las partes interesadas sobre el uso de medicamentos y productos biológicos etiquetados como homeopáticos, así como el marco normativo de la agencia para tales productos”. El objetivo de la entidad es revisar el marco legal de la homeopatía después de un cuarto de siglo y sería conveniente que los críticos con esa práctica le hicieran llegar sus opiniones.

El encuentro se celebrará el 20 y 21 de abril en la sede de la FDA en Silver Spring (Maryland) y están invitados a participar en él “consumidores, pacientes, cuidadores, profesionales de la salud, grupos de pacientes y la industria”, así como cualquiera que lo desee y pueda aportar “información pertinente le gustaría compartir”. El Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC) de Australia concluyó hace unos días, después del análisis de 225 estudios científicos, que “no hay evidencia de buena calidad para apoyar la afirmación de que la homeopatía funciona mejor que el placebo” y que su uso puede poner en peligro la salud de los consumidores de esa pseudoterapia “si rechazan o retrasan tratamientos [científicos] sobre cuya seguridad y eficacia hay evidencias sólidas”. En líneas generales, esa es la opinión de la comunidad científica, desde la revista The Lancet y la Asociación Médica Británica hasta el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes británica y un grupo de expertos consultado por el Ministerio de Sanidad español.

Homeopatía y asma

La propia Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU emitió la semana pasada una alerta sobre la venta libre de preparados homeopáticos contra el asma. “La seguridad y eficacia de estos producos no ha sido evaluada por la FDA”, advertía. La agencia explicaba que el asma es una “grave afección pulmonar crónica” que, si no es adecuadamente tratada, puede poner en peligro la vida de quien la padece. La FDA está preocupada porque los productos homeopáticos contra el asma se venden libremente en tiendas e internet, y muchos se publicitan como naturales y seguros y eficaces -cuando nada de eso ha sido probado-, e incluyen “indicaciones que van desde el tratamiento para los síntomas agudos del asma hasta el alivio temporal de los leves”.

Los dos principios de la homeopatía son que lo similar cura lo similar -un preparado homeopático de cafeína, que provoca insomnio, sería somnífero- y que, cuanto más pequeña es la dosis de una sustancia, mayores son sus efectos. Estos presupuestos van contra el sentido común, la experiencia cotidiana y el conocimiento científico. La homeopatía no ha demostrado nunca su efectividad más allá del placebo, a pesar de lo cual en España se vende en farmacias y los colegios de médicos protegen a los facultativos que la practican, aunque se ponga en peligro la vida de los pacientes. Desde marzo de 2012, el etiquetado de los productos de la multinacional homeopática Boiron debe incluir en EE UU la advertencia de que la FDA no ha verificado su efectividad y una explicación del disparatado método de dilución del principio activo.

¿Dinero público para un consultorio de homeopatía en Tenerife? ¿Por qué no para uno de videntes?

Nuria Vera, concejala del PSOE, con los promotores de la iniciativa en la rueda de prensa. Foto: Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo.El Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo (Tenerife) va a apoyar la creación de un consultorio homeopático para “atender de forma gratuita a personas [del pueblo] con escasos recursos”, anuncia el periódico local El Día. La iniciativa ha partido de la Asociación Canaria de Usuarios y Amigos de la Homeopatía (Acuahom), la Asociación Médico Homeopática de Santa Cruz de Tenerife y la Sociedad Canaria de Homeopatía, y la Corporación la respalda “al tratarse de un proyecto asistencial, social y gratuito, enfocado a la mejora de la salud y de la calidad de vida de las personas con menos recursos”, según puede leerse en la web municipal.

Álvaro Estévez García, quien me alertó el viernes de este despropósito, está indignado porque una “administración pública preste apoyo -supongo que económico- a prácticas pseudocientíficas”. Comparto su enojo. El respaldo institucional a un consultorio homeopático transmite a la población la idea de que esa pseudoterapia funciona, de que se trata de una práctica eficaz que está fuera de la sanidad pública únicamente por criterios políticos. No es así: doscientos años después de su nacimiento, la homeopatía no ha curado a nadie ni ha demostrado más efectividad que el placebo. Sólo es un lucrativo negocio en manos de multinacionales de la venta de agua y azúcar como medicina y de profesionales de la salud con escasos conocimientos científicos y pocos o nulos escrúpulos.

Sustituir la atención médica por la homeopática es como reemplazar a psicólogos por confesores, a astrónomos por astrólogos y a geólogos por zahorís. Al secundar a los promotores de este proyecto en su presentación pública -que tuvo lugar en locales municipales-, la concejala de Sanidad de La Matanza de Alentejo, Nuria Vera, juega con la salud de los más desfavorecidos en vez de trabajar para que reciban una mejor atención médica. España tiene, aún en los tiempos que corren, un magnífico sistema sanitario y lo que deben hacer los gestores públicos es velar por él, no desviar recursos hacia prácticas inútiles por mucha gente que lo pida y aunque haya grupos de presión que lo reclamen para hacer más negocio a costa de la incultura de la ciudadanía.

Lo que dice la ciencia

La homeopatía no es más que un placebo. Es lo que han dictaminado, entre otros, la revista The Lancet, la Asociación Médica Británica -para cuyos miembros “es brujería”-, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes británica, un grupo de expertos consultado por el Ministerio de Sanidad español y, hace unos días, el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia, que ha alertado, además, de que “las personas que optan por la homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o retrasan tratamientos sobre cuya seguridad y eficacia hay evidencias sólidas”. Porque la homeopatía mata.

El PSOE, partido mayoritario en La Matanza de Acentejo, debería pedir a su alcalde, Ignacio Rodríguez,  que dé marcha. El psicólogo Eparquio Delgado ha abierto una campaña en este sentido en la plataforma Change.org. Les animo que la respalden, aunque no creo que vaya a servir para nada. Recuerden que los socialistas ya propiciaron en Jaén la creación de un museo en honor de las caras de Bélmez, uno de los más descarados fraudes de la parapsicología española. Si viviera en La Matanza de Acentejo y fuera usuario de la televidencia o de cualquier otra estupidez, me asociaría y pediría al Ayuntamiento que cubriera mis irracionales necesidades con el dinero de todos.

Una paleta de colores para detectar extraterrestres

8 de los 137 microorganismos utilizados como potenciales biofirmas en otros mundos. Foto: Hedge / Instituto Max Planck.Un grupo internacional de científicos ha elaborado un catálogo de colores de la luz reflejada por 137 microorganismos que podría servir para identificar la vida en el espectro de otros planetas, la luz de esos mundos que llega hasta nosotros. “Esta base de datos nos da el primer vistazo a lo que podrían parecer algunos mundos de ahí fuera. Nos Hemos fijado en una amplia gama de formas de vida, incluyendo algunas de los entornos más extremos de la Tierra”, ha explicado Lisa Kaltenegger, profesora de astronomía y directora del Instituto de Puntos Azules Pálidos de la Universidad de Cornell, cuyo objetivo es buscar exoplanetas -mundos alrededor de otras estrellas- habitables. Los principios de la paleta de firmas de la vida, o biofirmas, se publican esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los autores recuerdan que “gran parte de la historia de la vida en la Tierra ha estado dominada por los microbios” y es probable que la existente en muchos exoplanetas se encuentre todavía en la etapa unicelular. Por eso, su base de datos cuenta con una amplia gama de biofirmas que podrían corresponderse con las de la vida en otros mundos donde, por ejemplo, la forma predominante fueran los extremófilos. Llamamos así a los microbios que en la Tierra viven en entornos que matarían a muchas criaturas, incluidos nosotros. Son organismos capaces de desarrollarse en la oscuridad absoluta, a altas presiones, sin agua o casi, en ambientes muy ácidos o muy alcalinos, a altísimas o bajísimas temperaturas, bombardeados por radiación… Muchos son poliextremófilos; es decir, se encuentran cómodos en un ambiente que reúne varias condiciones extremas. Aunque todo es cuestión de perspectiva y, si los extremófilos pensaran, para ellos nosotros seríamos extremófilos.

“Una aproximación cuando se busca vida en exoplanetas es explorar el rango de pigmentos que han evolucionado en la Tierra”, explican los investigadores. Si un astrónomo extraterrestre viera nuestro planeta a través del telescopio, vería la luz del Sol que reflejan la vegetación y los océanos filtrada por la atmósfera y podría deducir de su color cuál es la composición química de nuestro mundo. Como en otros planetas la vida microbiana podría ser la dominante, un catálogo de la luz reflejada por microorganismos puede ser una herramienta muy útil para futuros telescopios que busquen vida en los planetas extrasolares. “Nuestros resultados muestran la increíble diversidad de vida que puede detectarse de forma remota en los exoplanetas. Hemos estudiado por primera vez las firmas de la reflexión de la luz en una diversidad de microorganismos pigmentados de diversos ambientes de la Tierra -incluyendo los extremos-, lo que proporciona una guía más amplia, basada en la vida de la Tierra, para la búsqueda de signos de vida extraterrestre”, indica Siddharth Hegde, uno de los autores.