el-peligro-de-creer

La ingeniera Zaloa Campillo dice que el hombre llegó a la Luna y que se la malinterpretó en la Euskal Encounter

Zaloa Campillo, la ingeniera que el sábado dio una charla sobre tecnología espacial en la Euskal Encounter, asegura que la malinterpretaron los miembros del público que dedujeron de sus palabras que cree que el hombre no pisó la Luna el 21 de julio de 1969 y que todos los satélites artificiales llevan sistemas de espionaje. Admite que hizo comentarios en esos sentidos -aunque no la literalidad de la citas-, pero asegura que siempre fueron en broma. Sostiene que su única intención, con ese tipo de bromas, era “llamar la atención” de los asistentes. “No hay una frase que yo haya dicho literalmente”, me ha indicado por teléfono en referencia a mi anotación sobre el tema. Las frases que niega haber dicho son: “Yo no me creo que hayamos llegado a la Luna. Es muy complicado”; ”Todos los satélites llevan sistemas espía, porque es como una especie de pago”; y “Las capas superiores de la atmósfera están muy calientes y, por eso, se calientan tanto las naves al entrar en la Tierra o Marte”.

Después de hablar con ella, creo que Campillo, ingeniera de telecomunicación y máster en ciencia y tecnología espacial por la Universidad del País Vasco,  es sincera. No me ha parecido una conspiranoica, ni mucho menos, y he hablado con muchos. Pero también creo que cometió un error: recurrir a bromas sin que quedara lo suficientemente claro que lo eran. Yo soy incapaz de contar un chiste. Bueno, miento: los cuento, pero muy mal. No tengo ninguna gracia. Puedo destrozar el mejor chiste del mundo. También soy muy consciente de lo difícil que es transmitir la ironía. Ella está convencida de que era evidente que, cuando hablaba de la no llegada del hombre a la Luna y de la ubicuidad de los satélites espía, lo hacía en broma. Yo no, a pesar de no haber estado allí. Varios miembros del público, y no sólo Jorge Aranda, compañero del Círculo Escéptico, se escandalizaron por las palabras de Campillo, las tomaron por opiniones sinceras y han confirmado la literalidad de las frases. ¿Miente ella? No lo creo. Simplemente, no se acuerda de sus palabras exactas. Es algo que me pasa cada dos por tres después de charlas e intervenciones en radio y televisión.

Una de mis primeras preguntas a quienes asistieron y se sorprendieron por las afirmaciones de Campillo sobre los alunizajes fue si no podían ser bromas. Tajantes, me respondieron que no bromeaba o que, al menos, no lo parecía. A no ser que uno sea un genio -y hay muy pocos-, las bromas no etiquetadas claramente como tales pueden acabar tomándose como cosas dichas en serio. Es lo que creo que ocurrió en la charla de Zaloa Campillo en la Euskal Encounter. Seguramente, si yo hubiera estado sentado entre el público, me habría ocurrido lo mismo. La ironía es muy peligrosa si no se domina ese arte. Cuando alguien de mi confianza lee uno de mis textos y no entiende algo o lo malinterpreta, no creo que lo haga de mala fe, sino que muy probablemente no he sido lo suficientemente claro.

El alunizaje del ‘Apollo 11′ se grabó en un desierto, dice una ingeniera espacial en la Euskal Encounter

Buzz Aldrin en el mar de la Tranquilidad, junto al seismómetro, con el módulo lunar y la bandera al fondo. Foto: NASA.“Yo no me creo que hayamos llegado a la Luna. Es muy complicado”. Es posible que usted haya escuchado algo parecido la semana pasada con motivo del 46º aniversario del alunizaje del Apollo 11, pero dudo de que se lo haya oído decir a alguien con un mínimo de formación científica. A no ser, claro, que estuviera el sábado en la Euskal Encounter, la reunión de aficionados a la informática más veteranana de España, que celebró su vigesimotercera edición en el Bilbao Exhibition Center (BEC). La frase -literal- la soltó Zaloa Campillo, ingeniera de telecomunicación y máster en ciencia y tecnología espacial por la Universidad del País Vasco, durante un taller que impartió en el encuentro informático, a parte de la cual asistió el ingeniero Jorge Aranda, miembro del Círculo Escéptico.

Campillo dijo que no cree que Neil Armstrong y Buzz Aldrin pisaran la Luna el 21 de julio de 1969. Según ella, la tecnología entonces no era lo suficientemente avanzada. Sin decirlo abiertamente, dio a entender que las misiones posteriores sí fueron reales. Sorprendente que en julio de 1969 no hubiera la capacidad tecnológica para poner al ser humano en la Luna y en noviembre del mismo año, cuando alunizó el Apollo 12 con Alan Bean y Pete Conrad, sí. ¿Revelaron seres extraterrestres las claves tecnológicas a la NASA o fue inspiración divina? Hubiera estado bien preguntárselo a la conferenciante. En su opinión, las escenas transmitidas desde el Mar de la Tranquilidad fueron rodadas en un desierto. No aclaró si las dirigió Stanley Kubrick.

No fue la única afirmación extravagante de la ponente, integrante de la AeroEspazio Eskola-Space School. Esta entidad se presenta en su web como “una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la divulgación, el impulso y la promoción del sector aeroespacial en Euskadi, desde un punto de vista tanto científico como tecnológico” y dice que cuenta con la colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA), que figuraba como patrocinadora en el anuncio de la charla del sábado. De hecho, Campillo repartió entre los asistentes folletos de la ESA, como pueden ver en la foto adjunta. Sin embargo, la ESA me ha confirmado que no patrocina a AeroEspazio Eskola y que el material divulgativo que distribuyó es el que suele mandar la agencia para muchos cursos y actividades. Los participantes en el taller El espacio: ciencia y tecnología. Oportunidades y curiosidades también se enteraron, gracias a la joven, de que ”todos los satélites llevan sistemas espía, porque es como una especie de pago”, y de que “las capas superiores de la atmósfera están muy calientes y, por eso, se calientan tanto las naves al entrar en la Tierra o Marte”.

Folletos de la ESA que entregó Zaloa Campillo. Foto: Jorge Aranda.Lo dice alguien con un máster en ciencia y tecnología espacial -es decir, con formación-, en representación de una asociación dedicada a la divulgación científica y en el marco de un encuentro -la Euskal Encounter- al que acuden miles de jóvenes. ¿En cuántos niños, jóvenes y adultos habrá sembrado la semilla de la duda sobre la hazaña lunar y su visión conspiranoica de los satélites artificiales esta ingeniera en los cursos y talleres que organiza su asociación en colaboración con otras entidades?

PS. La ingeniera Zaloa Campillo dice que el hombre llegó a la Luna y que se la malinterpretó en la Euskal Encounter.

La noche que la Ertzaintza, la Cruz Roja y la DYA persiguieron un ovni por las carreteras Guipúzcoa

Así contó 'El Diario vasco' la persecución del ovni por Guipúzcoa.En la noche del 10 al 11 de julio de 1985, Guipúzcoa fue escenario de una persecución de un ovni similar a la de Encuentros en la tercera fase en la que unos coches patrulla siguen a juguetonas naves alienígenas por las carreteras de Indiana. En el caso vasco, del que acaban de cumplirse treinta años, los ovnis no eran varios ni volaban a ras de asfalto, pero a su caza llegó a ir una caravana de ambulancias de la DYA y la Cruz Roja, coches de la Ertzaintza y de varias policias locales, y vehículos particulares. Al día siguiente, El Diario Vasco calificaba la comitiva de “auténtica procesión” y advertía de que todo parecía indicar que se trataba de “una falsa apreciación”. El culpable de la confusión, apuntaba el autor del reportaje, habría sido Júpiter. El lunes pasado, sin embargo, El Diario Vasco recordaba el episodio diciendo que “hace treinta años cientos de guipuzcoanos pasaron la noche en vilo pendientes de una misteriosa luz que parecía una nave extraterrestre”. ¿De verdad pasó algo misterioso aquella noche?

Todo empezó con una llamada de un lector a la redacción del periódico a las 22.30 horas del 10 de julio. “Aunque lo parezca, no le estoy tomando el pelo. Tome nota: estoy viendo un ovni encima mío, sobre una gasolinera cerrada que se encuentra en la carretera de Urnieta, entre Hernani y Tolosa”, dijo el comunicante. Y añadió: “No llamo ni siquiera con la intención de que lo publique. Simplemente quiero señalarle que, aunque parezca mentira, veo una luz como el flash de una cámara de fotos, parte de un objeto esférico situado sobre el Adarra. El objeto se desplaza a intervalos, primero muy lento y luego rápido, a mucha más velocidad de lo que suele hacerlo un avión o un helicóptero”. El diario avisó de los hechos a la central de la DYA para comprobar si había algo de cierto en la historia y, hora y media después, empezó la fiesta.

Hacia la medianoche, el personal de una ambulancia de la DYA dijo ver “una cosa rara en el cielo” sobre Antzuola, y desde la central les ordenador: “Seguid a esa luz hasta donde os lleve”. La siguieron por el puerto de la Descarga hasta Urretxu y, en el cruce de Zumarraga con Legazpia, se les unió una ambulancia de la Cruz Roja que estaba en la zona. Ya en Legazpia, se sumaron a la persecución la Ertzaintza y la Policía Municipal, y pronto se pusieron también a ello coches particulares. Una ambulancia llegó a lanzar “destellos a aquel objeto, sin que se dignara a responder”. Cinco horas duró la caza de la nave extraterrestre. Fernando Segura, el autor del reportaje, indicaba que un astrónomo aficionado que había visto el objeto decía que se trataba de Júpiter. “Al parecer -señalaba el periodista- en esta época del año es frecuente ver el planeta sobre nuestro cielo”. Los voluntarios de la DYA que habían empezado a perseguir el ovni rechazaban tal posibilidad, y el reportero, por su parte, confirmaba que ningún radar había detectado aquella noche tráfico extraño alguno sobre Guipúzcoa.

Noticia sobre el ovni visto en Markina el 24 de julio de 1985.Un grupo de amigos preparábamos aquel verano el lanzamiento de la primera publicación escéptica española, un fanzine cuya revisión hoy demuestra lo ingenuos y osados que éramos. No existía Internet, así que arreglábamos las cosas por carta y teléfono. Por fortuna, guardo todavía la correspondencia de aquella época, de los orígenes del movimiento escéptico español.  En una de las cartas, del 8 de agosto de 1985, comentaba yo al ingeniero de telecomunicaciones Félix Ares que otro compañero, el geólogo Francisco Javier Pereda, me había mandado una recorte de periódico sobre un ovni visto en Markina. Le decía que sospechaba que se trataba de Júpiter, planeta que en julio Ares y yo habíamos visto desde Lerate (Navarra) y, después, él desde Guipúzcoa y yo varias veces desde Lekeitio (Vizcaya). Júpiter se localizaba aquellos días a medianoche hacia el Este en la constelación de Capricornio, comentaba yo ese mismo día en otra carta a Gabriel Naranjo, hoy miembro del Círculo Escéptico, a partir de lo que había visto y de las efemérides astronómicas que publicaba la revista Algo.

El ovni que persiguieron ambulancias, coches patrulla y particulares durante cinco horas por las carreteras guipuzcoanas en la noche del 10 al 11 de julio de 1985 fue Júpiter. No hay más misterio, como ya dijo un astrónomo aficionado a El Diario Vasco. Los detalles técnicos pueden comprobarlos en un textro que publicaba el miércoles Juan Carlos Victorio, autor del blog Misterios del Aire. Una vez que varias personas creyeron ver algo extraño en el cielo, la idea se contagió a otros sugestionables. Ha pasado muchas veces con Venus y también con Júpiter. Robert Sheaffer, astrónomo aficionado y crítico de la ufología, cree que el objeto que persiguió a Betty y Barney Hill, los protagonistas de la primera abducción, por las carreteras de New Hampshire (Estados Unidos) antes del supuesto secuestro fue Júpiter, excepcionalmente brillante el 19 de septembre de 1961. Aquella noche había dos luces junto a la Luna, Saturno y Júpiter, pero los Hill sólo recordaban haber visto el ovni y una estrella junto al satélite. Sheaffer sostiene que el matrimonio tomó uno de los planetas -Júpiter era el más brillante- por un platillo volante. El resto de su historia fue producto de la cultura popular, y los sueños y ansias de Betty por ver un ovni, como su hermana. Así que ya ven: Júpiter fue el culpable de la primera abducción.