La orígenes del hombre moderno, en los actos del Día de Darwin de Bilbao

Tarjetón del Día de Darwin 2016 de Bilbao.¿Cuál es el origen de nuestra especie? ¿Qué ha hecho que tengamos tanto éxito? ¿Por qué somos los únicos seres sobre la Tierra con arte? A estas preguntas y otras relacionadas con el nacimiento y la esencia del hombre moderno intentarán responder en Bilbao dos expertos de primera línea en el marco de los actos del Día de Darwin, que la capital vizcaína celebra por décimo año consecutivo. La Biblioteca de Bidebarrieta acogerá el viernes, a partir de las 19 horas, sendas conferencias de Diego Garate, del Museo Arqueológico de Vizcaya, y Carmen Manzano, profesora de Antropología de la Universidad del País Vasco (UPV), que hablarán, respectivamente, de los primeros artistas y de lo que sabemos del origen del género Homo después de un año, el pasado, en el que los científicos han descubierto, entre otras cosas, en el Sudeste asiático arte rupestre contemporáneo del francocantábrico y que las primeras herramientas las pudieron hacer Australopithecus.

La participación desde 2007 de destacadas figuras de la ciencia y la divulgación -como Juan Luis Arsuaga, Francisco J. AyalaJosé María Bermúdez de Castro, Pilar Carbonero y Manuel Toharia, entre otros- ha convertido la celebración del Día de Darwin en Bilbao en una cita obligada para los amantes de la ciencia y la cultura en general. La organización de los actos de la capital vizcaína corre a cargo de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV, el Círculo Escéptico y la Biblioteca de Bidebarrieta, y cuenta con la colaboración del Aula Espazio Gela, el CIC bioGUNE, el diario El Correo y la Fundación Biofísica Bizkaia.

A la modelo Katie May la ha matado la quiropráctica

Katie May. Foto: Instagram de Katie May.Tres días después de la muerte de la modelo de Playboy Katie May a los 34 años a consecuencia de un derrame cerebral, los medios han pasado por alto la que, según todos los indicios, parece ser la causa del accidente cerebrovascular: el tratamiento quiropráctico al que la joven se sometió para acabar con un dolor de cuello. “Por lo que sabemos en la familia, y estamos bastante, pero no totalmente, seguros, Katie no buscó atención médica antes de la noche del lunes. Si lo hubiera hecho, parece razonable concluir que los días siguientes se hubieran desarrollado de otra manera”, ha declarado su hermano Stephen a People. “Ella no necesitaba que la ajustaran el cuello; eso la mató. Y lo que da miedo es que la enfermera me dijo que pasa todo el tiempo”, ha declarado una amiga de la fallecida, Christina Passanissi, a The New York Daily News. Passanissi también cree que la muerte de la modelo fue consecuencia de que acudió a un quiropráctico en vez de a un médico.

El 28 o 29 de enero, durante una sesión fotográfica en Los Ángeles, May -muy popular en Instagram y Snapchat- sufrió una caída que le produjo un fuerte dolor de cuello. Según el portal de cotilleos TMZ, fue ese mismo día a un centro médico a que la atendieran y, poco después, la dieron el alta. Ella dijo en Twitter el 29 de enero por la noche: “Se me pinzó un nervio en el cuello durante una sesión fotográfica y me lo arreglaron esta mañana. ¡Es realmente doloroso! ¿Algún remedio casero? Besos y abrazos”. El dolor siguió y, en respuesta al interés por su salud de un seguidor, el lunes dijo en Twitter: “¡Gracias, amor! Todavía duele; volveré al quiropráctico mañana. Besos y abrazos”. Ese día, la modelo acudió al Centro Médico Cedars-Sinaí porque apenas podía moverse y, ya en el hospital, sufrió uno -algunas fuentes que dicen que varios- derrames. Los médicos certificaron el martes su muerte cerebral y el jueves la desconectaron del respirador que la mantenía viva.

Tuits de Katie May.Aunque TMZ apuntó al principio que May había recibido en un primer momento atención médica, no fue así. Además de las declaraciones de los familiares y amigos al respecto, los tuits de la modelo dejan claro que fue al quiropráctico a que le ajustara el cuello y que iba a volver a una segunda sesión que no sabemos a estas alturas, con certeza, si tuvo lugar. Lo que prácticamente también es casi seguro es que el derrame no se lo causó la caída durante la sesión fotográfica, como decía el viernes TMZ, sino que fue consecuencia de las manipulaciones vertebrales de su quiropráctico. Y es que relación entre esta pseudoterapia y los derrames cerebrales es, por desgracia, bastante frecuente, como dice la amiga de la fallecida que le comentó una enfermera.

En 2012, había en la literatura médica “más de 500 [casos] documentados de pacientes que han sufrido un derrame cerebral tras la manipulación del cuello [por un quiropráctico] y muchos han muerto posteriormente”, destacaba entonces el medico Edzard Ernst, especialista crítico en las denominadas terapias alternativas. En 1997, por ejemplo, el actor Kevin Sorbo, entonces muy popular por interpretar a Hércules en una serie de televisión, sufrió un aneurisma y tres trombos por las manipulaciones vertebrales de su quiropráctico. Su calvario por creer en la medicina alternativa, del que a día de hoy no se ha recuperado totalmente, le llevó en 2011 a la portada de la revista Neurology Now.

La quiropráctica es una de las mal llamadas medicinas alternativas. La inventó el apicultor y tendero canadiense Daniel D. Palmer. Apasionado del espiritismo y la anatomía, en la década de 1890 se dedicó a la sanación magnética y, años después, concluyó que las enfermedades las causan los bloqueos en la columna, que llamó subluxaciones, al flujo de la energía vital, que llamó inteligencia innata. Todavía hoy, sus seguidores dicen cosas como que “la quiropráctica ayuda a la inteligencia innata a expresarse, dejándola fluir por todo el organismo”. La energía vital de Palmer es tan indetectable, e inexistente, como todas las que dicen controlar acupuntores, reikiólogos, reflexoterapeutas y demás charlatanes.

Flaco favor hacen los medios que pasan por alto cuál fue la causa real de la muerte de la joven Katie May: que la medicina alternativa mata, como le pasó a Steve Jobs, que confío en dietas milagrosas cuando la cirugía podía haber sido útil contra su cáncer de páncreas; a Penelope Dingle, que prefirió la homeopatía a la cirugía y la quimioterapia; y en España, recientemente, a Maribel Candelas, enferma de cáncer víctima de la estafa de la neuroemoción. El caso de la modelo de Playboy es más que la muerte de un personaje popular de Internet, es la demostración del peligro que tienen las terapias pseudocientíficas, del peligro de creer.

Grafólogos usan fraudulentamente el nombre del CSIC para promocionar un congreso pseudocientífico

Los organizadores del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal están usando fraudulentamente el nombre del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -lo llaman Centro Superior de Investigación Científica en su publicidad- para promocionar las jornadas. El encuentro se celebrará el 25, 26 y 27 de febrero en Barcelona, y sus organizadores afirman en los anuncios que tendrá lugar en el CSIC, en el número 64 la calle Hospital. El mensaje de correo que están enviando a los medios de comunicación dice:

Los próximos días 25,26 y 27 de febrero se celebrará en Barcelona en el Centro Superior de Investigación Científica (CSIC) el primer congreso en España de lenguaje corporal, psicología del rostro y grafología como ciencia.

Cartel del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal, con la referencia al CSIC.“No cuentan con el apoyo del CSIC, ni se les ha cedido ningún local. Les hemos pedido que quiten el nombre del CSIC de la publicidad porque no queremos que aparezca vinculado a la pseudociencia”, me ha comentado un portavoz de la entidad. El inmueble que acoge el encuentro es un edificio propiedad del CSIC que funciona como residencia de investigadores y gestiona una empresa privada. Fue esta última la que dio el permiso de uso a los organizadores del congreso de grafología creyendo que era un encuentro científico como otros que tienen lugar en sus locales. Sin embargo, tras enterarse de la naturaleza real de la reunión -en la que se hablará de cosas como “la simbología de la firma” y “la psicología del rostro”- y de que sus promotores estaban usando el nombre del CSIC engañosamente, se ha retirado el permiso y el encuentro pseudocientífico ya no se celebrará en la residencia de investigadores.

Los practicantes de la grafología aseguran que pueden deducir el carácter de una persona a partir de cómo escribe, de si las mayúsculas son muy grandes, las letras van separadas, las líneas se inclinan hacia uno u otro lado… En vez de leer la personalidad en las líneas de la mano, la leen en la letra manuscrita. No hay que confundirlos con los peritos calígrafos, los expertos forenses que certifican, por ejemplo, si alguien es el autor o no de un manuscrito que se le atribuye. Los morfopsicólogos, por su parte, pretenden deducir la personalidad a partir de los rasgos faciales. Grafología y morfopsicología son artes adivinatorias, como la quiromancia, la lectura de los posos del café, el tarot, la astrología y otras.

No es la primera vez que ocurre algo así. En otoño de 2012, los organizadores del congreso pseudocientífico Historia, mitos y leyendas en el arte, que se celebró en Sevilla el 1 y 2 de diciembre, promocionaron el acto en Internet como si contaran con el respaldo del CSIC. El encuentro, en el que iban a participar un zahorí, un investigador de fenómenos forteanos y el conductor de un programa de radio pseudocientífico, entre otros, no contaba con ningún apoyo del CSIC.