‘Pseudociencia’, el cómic de Darryl Cunningham sobre fraudes y timos, llega a las librerías en español

'Pseudociencia', de Darryl Cunningham.Mi primer contacto con la obra de Darryl Cunningham se remonta a julio de 2010, cuando publicó en Internet un borrador de un cómic crítico sobre la homeopatía. Me encantó y me hice eco aquí de ello. Con el tiempo, según fui disfrutando de otras creaciones suyas dedicadas al movimiento antivacunas y la conspiración lunar, me enganché a su estilo de divulgación y deseé que, en algún momento, reuniera en un libro todas esas historias sobre pensamiento mágico y pseudociencia. Lo hizo en 2012, en una obra titulada Science tales. Lies, hoaxes and scams (Historias de ciencia. Mentiras, fraudes y estafas), de la cual en 2013 se publicó la versión estadounidense: How to fake a Moon landing. Exposing the myth of science denial (Cómo simular un alunizaje. Exponiendo el mito del negacionismo científico). Poco después, mi amigo el escéptico y librepensador Douglass Smith me regaló un ejemplar dedicado por Cunningham que guardo como un tesoro.

Pseudociencia sale mañana a la venta en España por iniciativa de José Antonio Menor, director de Léeme Libros. Hablamos de la obra de Cunnigham en noviembre del año pasado en Sevilla y él se propuso publicarla en nuestro país. Dicho y hecho. Como todos los títulos de su sello, la edición es exquisita. Está a la altura de un contenido accesible a cualquiera y riguroso. Si yo tuviera responsabilidades educativas, este libro sería de lectura obligatoria para los escolares españoles, porque el autor expone con gran sencillez conceptos e ideas que todo ciudadano debería tener claros. “Darryl resume en una viñeta lo que otros autores explican en libros enteros”, ha dicho Jon Ronson, autor de Los hombres que miraban fijamente a las cabras. Tiene razón, por eso, envidio al dibujante británico.

Fragmento de 'Pseudociencia', de Darryl Cunningham.La obra de Darryl Cunningham es tan limpia, desde un punto de vista gráfico, como instructiva y divertida. Por eso, es para mí un honor firmar el prólogo de su versión española. Gracias, José Antonio. Como digo en la presentación, “si mañana un político propone incluir la homeopatía, la quiropráctica, la acupuntura o el reiki en el sistema público de salud o relajar la política de vacunaciones, ¿le votaría? Lea este libro y sabrá por dónde van los tiros, científicamente hablando, en esos asuntos y en otros. Lo que nos jugamos. Pero no se quede ahí. No crea algo porque lo diga alguien en un medio de comunicación, en Internet o en un libro. No crea a Darryl Cunningham; no me crea a mí. Piense, dude, pregunte, busque información basada en la evidencia”. Dé el primer paso, acérquese a una librería y compre este libro. Merece la pena.

Cunnigham, Darryl [2012]: Pseudociencia. Mentiras, fraudes y otros timos [Science tales. Lies, hoaxes and scams]. Prologado por Luis Alfonso Gámez. Traducción de Mara Vázquez. Léeme Libros. Madrid 2014. 208 páginas.

‘¿Hay ‘alien’ ahí?’, una charla sobre visitas extraterrestres el 26 de septiembre en Santiago de Compostela

Fotograma de la película 'La Tierra contra los platillos volantes' (1956).A mediados del siglo XX, empezaron a visitarnos seres de otros mundos a bordo de platillos volantes. Primero, vimos objetos o luces en el cielo; luego, las naves aterrizaron, dejaron huellas y se estrellaron; y, al final, los visitantes dieron la cara, bien como mensajeros de buena voluntad, bien como siniestros científicos dispuestos a experimentar con nosotros. Aunque preponderaban los humanoides, al principio los extraterrestres eran de diversas formas. Hace décadas que eso cambió: ahora sólo interesamos a pequeños cabezones grises de ojos almendrados. ¿Pero de verdad nos han visitado alienígenas alguna vez o ha sido todo un sueño? ¿Por qué iban los Gobiernos de medio mundo a dedicar medios a la investigación de los ovnis, como han hecho, si éstos no existieran? ¿Es posible que haya seres de otros mundos estudiándonos y, al mismo tiempo, esquivándonos para no interferir, al estilo de Star trek?

De esto y más cosas hablaré el 26 de septiembre a las 21 horas en Kunsthalle (Rúa da Conga, 8), en la decimoctava edición de los encuentros Escépticos en el Pub de Santiago de Compostela, organizada por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, el Círculo Escéptico y el Instituto de Enseñanza Secundaria Lamas de Abade. La charla, titulada ¿Hay ‘alíen’ ahí? De Klaatu a ET, será un recorrido por la historia de los platillos volantes, un mito apasionante en el que se mezclan historia, ciencia, religión, política y conspiraciones. El coloquio posterior se prolongará hasta las 22.30 horas y, después, algunos seguiremos de tertulia durante una cena que costará unos 20 euros por cabeza. Por motivos de organización, me han indicado que todos aquéllos que quieran quedarse a la cena deberán indicarlo al inicio del acto. Les espero.

‘La ilusión de lo increíble’, el vídeo de mi charla en TEDxSevilla 2014

Aquí tienen el vídeo de La ilusión de lo increíble, la charla que di el 27 de marzo en TEDxSevilla 2014, un acto organizado por Luis Rull y Joaquín López en la Escuela de Organización Industrial de Sevilla bajo el lema I+D (Ideas + Divulgación). Fue un reto porque nunca había tenido que ceñirme en una exposición a un tiempo tan reducido: 18 minutos. Como me lo pasé bien, ya tengo en la recámara algunas ideas para minicharlas sobre temas muy diferentes. Al igual que en el caso de El peligro de creer, mi intervención ante el plenario del EBE 2011, mi participación en TEDxSevilla 2014 tengo que agradecérsela Luis Rull.

Arthur Conan Doyle y sus espíritus contra Harry Houdini

'Sherlock Holmes contra Houdini'.Uno de los episodios más fascinantes de la historia del espiritismo es el de la amistad de Arthur Conan Doyle y Harry Houdini. El primero fue un creyente desde su juventud, si bien no alardeó abiertamente de su fe hasta después de la Primera Guerra Mundial, momento a partir del cual fue el principal apóstol del espiritismo. El segundo, que en sus inicios incluyó la mediumnidad en sus espectáculos, pasó a la denuncia activa de la comunicación con los muertos después del fallecimiento de su adorada madre, pérdida que le hizo ver a los fradulentos intermediarios con el Más Allá como unos individuos de extrema crueldad que se aprovechan del dolor ajeno.

El novelista y el mago se admiraban mutuamente a pesar de sus posturas irreconciliables sobre la comunicación con los muertos. Se conocieron en persona en abril de 1920 y, durante unos años, mantuvieron una intensa relación, plasmada en correspondencia privada y, también, en cartas y declaraciones que se cruzaban en la prensa de la época con el espiritismo como telón de fondo. Ninguno consiguió convencer al otro de que estaba confundido: Doyle recibía demasiado consuelo del Más Allá como para cuestionar su realidad; Houdini sabía demasiado de trucos como para que los médiums se la dieran con queso.

El libro Sherlock Holmes contra Houdini explora esa peculiar relación a partir de tres textos del novelista, procedentes de su obras La Nueva Revelación (1918) y El mensaje vital (1919), y el capítulo que el ilusionista dedicó a su amigo en A magician among the spirits (Un mago entre los espíritus, 1924). La recopilación no defrauda, como es lógico teniendo en cuenta a los protagonistas y la historia, y la edición está muy cuidada. Sólo echo en falta una entre las muchas imágenes que acompañan al texto: la foto de las dos familias en la playa de Atlantic City, el 17 de julio de 1922, horas antes de que la segunda esposa del novelista, la médium Jean Leckie, intentara poner en contacto al mago con su madre muerta. Una sesión espiritista que acabó con la amistad entre dos genios.

Doyle, Arthur Conan; y Houdini, Harry [2014]: Sherlock Holmes contra Houdini. Arthur Conan Doyle, Houdini y el mundo de los espíritus. Prologado por Charles Taylor. Traducción de Raquel Duato y Eduardo Fonseca. La Felguera Editores (Col. “Zodiaco Negro”). Madrid. 235 páginas.