El CSIC respalda a un ‘piramidiota’

Invitación del CSIC a la conferencia de Miquel Pérez-Sánchez.El arquitecto Miquel Pérez-Sánchez dará la conferencia “La Gran Pirámide, clave secreta del pasado” el martes en Sevilla en la Casa de la Ciencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En la mejor tradición piramidiota, el autor sostiene que la pirámide de Keops se construyó en conmemoración del primer milenio del Diluvio y que estaba originalmente coronada por una esfera, entre otras ideas que los egiptólogos no dudan en calificar de absurdas. La charla servirá de presentación del libro del mismo título, que es a su vez un resumen de la tesis con la que obtuvo en 2008 el doctorado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Pérez-Sánchez ha conseguido hasta el momento que sus ridículas ideas sean reconocidas con un doctorado por la UPC, que el Ministerio de Cultura subvencione la web donde vende su obra, que la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Ateneo de esa ciudad apadrinen la presentación del libro en la capital de España, y que el CSIC haga lo propio en Sevilla. Además, Gabriel Ferraté, exrector de la UPC y presidente del tribunal que otorgó un excelente cum laude a la tesis piramidiota, me mandó en su día una larga carta en la que mantiene que “todo lo que expone el doctor arquitecto Pérez-Sánchez está fundamentado en datos objetivos y parametrizables”, y concluye que la Gran Pirámide es “una gran matriz de datos espacio-temporales”. Al igual que su protegido, Ferraté carece de formación académica en egiptología.

Anticiencia con doctorado

Ignoro qué conexiones tiene Pérez-Sánchez, pero han de ser muy fuertes para que dos universidades, un ministerio y el propio CSIC avalen sus estupideces. Porque, sí, lo que sostiene el doctor arquitecto son bobadas y su obra merece estar en las bibliotecas junto a las de Erich von Däniken, Juan José Benítez y otros apóstoles de la piramidiotología. En la invitación al acto del martes que me ha facilitado un compañero del Círculo Escéptico, el CSIC dice que el libro del arquitecto “tiene como objetivo divulgar el conocimiento sobre los logros científicos -matemáticos, geométricos, astronómicos, geodésicos…- que permitieron a la civilización del Antiguo Egipto la realización de obras tan grandiosas como la Gran Pirámide de Khufu (Keops) hace más de 4.500 años”. No es así.

El trabajo de Pérez-Sánchez es basura pseudocientífica. Aunque la anticiencia se premie con un doctorado -lo que dice mucho del tribunal que lo otorgó-, anticientia se queda. El egiptólogo José Miguel Parra, autor del libro Las pirámides: historia, mito y realidad (2001), considera que la tesis del doctor arquitecto “no tiene desperdicio en cuanto a la cantidad de tonterías y sinsentidos que contiene, casi ninguno de los cuales es original, por cierto”. “No da ni una. No hay nada de cierto en lo que dice Miquel Pérez-Sánchez”, coincide la también egiptóloga Mara Castillo Mallén.

El mismo CSIC que lidera el proyecto Djehuty apadrina a un autor que defiende que la tumba de Keops es “el monumento conmemorativo de una gran destrucción, del Diluvio Universal, de su milenario”; que es “una especie de enciclopedia del saber de su tiempo”; que estaba coronada por una esfera que simbolizaba el ojo de Horus; que la altura de la estructura fue, original e intencionadamente, una milmillonésima parte de la distancia entre la Tierra y el Sol; que los egipcios conocían los números Pi, Phi, e y plásticos; que sabían que la Tierra era redonda; que Osiris fue un extranjero o la personificación de un pueblo que llevó la agricultura a Egipto…

¿Qué piensan de esto los historiadores y arqueólogos que trabajan en proyectos del CSIC? ¿Les da tanta vergüenza como a mí?

¡Meta la sábana santa en clase de ciencias y enseñe física y pensamiento crítico!

Vista frontal de la imagen de la sábana santa.Enrique García, profesor de física y química de Secundaria en Madrid, tuvo una idea a principios de abril tras leer un tuit: ¿por qué no plantear un problema a sus alumnos de 2º de Bachillerato a partir de los resultados de las pruebas de radiocarbono a las que se sometió la sábana santa en 1988? Dicho y hecho, preparó un ejercicio, disponible para quien quiera usarlo en clase. “Aparte de la física, creo que aporta una visión científica de un tema controvertido, que permite tener ideas claras a los alumnos de cómo hacer una afirmación científica a prueba de dudas y, por supuesto, que tengan claro que la sábana santa es un timo”, me ha explicado.

Le gusta usar en sus clases ejemplos reales que luego cuelga en su web. “Tocaba ese tema [por la Semana Santa] y, al ver tu tuit, me vino la idea. Busco ideas en temas recientes. Por ejemplo, en noviembre, hice un ejercicio sobre Philae y, en abril, otro sobre el segundo ciclo de funcionamiento del Gran Colisionador de Hadrones (LHC). Tengo la idea de hacer un problema simple usando el lanzamiento de la pluma y el martillo en la Luna. A mis alumnos de la ESO les pongo el vídeo porque aporta pruebas en contra del mito de que no se fue a la Luna“. Enrique está constantemente dándole vueltas a posibles nuevos ejercicios -“los apunto en la lista infinita de tareas pendientes”- y, además, combate en el aula la quimiofobia, la homeopatía y otras ideas erróneas. Aunque él ya ha demostrado que es posible, cree que meter los fenómenos misteriosos o paranormales en el aula “es interesante, pero complicado”. No obstante, él considera que, “si se quiere y se dedica tiempo, los mismos contenidos de ciencias se pueden tratar con ejemplos reales, más atractivos, menos aburridos, y que enseñan más cosas al alumno. He tenido una referencia en mi colega Francisco Barradas“.

Me alegra que haya profesores tan innovadores y entregados, y no les voy a negar que me encanta que algo tan simplón como un tuit sobre la sábana santa derive en un ejercicio escolar que meta el pensamiento crítico en clase. Gracias, Enrique.

El Senado de California aprueba una ley que obliga a vacunar a los niños

El Senado de California aprobó ayer, por 25 votos a favor y 10 en contra, una ley que obliga a vacunar a los niños antes de entrar en el jardín de infancia e impide cualquier exención por motivos religiosos. Sólo las causas médicas se consideran validas a la hora de no inmunizar a un niño. La normativa necesita ahora la aprobación de la Asamblea Estatal de California, tras lo cual la última palabra la tendrá el gobernador del estado, el demócrata Jerry Brown, cuyo portavoz declaró en febrero a Los Angeles Times que “cree que las vacunas son muy importantes y un gran beneficio para la salud pública, y cualquier ley que llegue a su mesa será debidamente considerada”.

Niña con Sarampión. Foto: CDC / Barbara Rice.La norma fue propuesta por los senadores demócratas Richard Pan y Ben Allen tras el brote de sarampión de diciembre en Disneylandia, cuyos efectos se dispararon  gracias a los bajos índices de vacunación, según un estudio publicado en la revista Jama Pediatrics, y que superó los cien casos. El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y peligrosa. “Puede ser grave en niños pequeños y causar neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) y la muerte”, explican en su web los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que añaden que “es tan contagioso que, si alguien tiene la enfermedad, el 90% de las personas a su alrededor también se infectarán si no cuentan con protección”

“Las vacunas son necesarias para protegernos, pero esa protección se ha ido erosionando”, advirtió Pan, pediatra, en su discurso previo a la votación del jueves en el Senado de California. “Necesitamos hacer más para proteger a nuestras comunidades”. Si la ley sale adelante, California -en cuyos jardines de infancia hay en la actualidad 13.500 niños sin vacunar por  razones no médicas-, se convertirá en el tercer estado, junto con Misisipi y Virginia Occidental, que impida exenciones a la inmunización por creencias religiosas o personales.

La Organización Mundial de la Salud calcula que las vacunas, que han erradicado enfermedades como la viruela y acorralado a la poliomielitis, salvan cada año entre 2 y 3 millones de vidas. El movimiento antivacunas moderno estalló en 1998 cuando el médico británico Andrew Wakefield publicó en The Lancet los resultados de un estudio según el cual la administración de la triple vírica (SPR) -la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola- provocaba autismo. Considerado hoy en día uno de los grandes fraudes de la historia de la ciencia -el objetivo último de Wakefield era desacreditar la SPR para hacerse millonario con vacunas alternativas-, el trabajo impulsó la antivacunación, primero, en Reino Unido y Estados Unidos y, después, en el resto de Occidente, España incluida. Todos los estudios posteriores han desmontado las afirmaciones del médico británico.

Amanda Berry vio en la tele cómo la vidente Sylvia Browne convencía a su madre de que había muerto

Amanda Berry, una de las tres jóvenes secuestradas durante diez años en Cleveland por Ariel Castro, quien las sometió a todo tipo de abusos, vio en la tele cómo, diecinueve meses después del rapto, la vidente Sylvia Browne convencía a su madre de que había muerto y, por consiguiente, tenía que dejar de buscarla. La joven intentó que su captor le dejara decirle a su madre que estaba viva -nada más-, pero éste lo impidió y la muchacha vio como su madre se derrumbaba por su fe en la adivina. Lo cuenta en un libro, Hope: a memoir of survival in Cleveland (Esperanza: una biografía de supervivencia en Cleveland), que acaba de publicar y ha escrito con su compañera de torturas Gina DeJesus.

Amanda Berry, en un programa de televisión.Ariel Castro secuestró a Amanda Berry cuando iba a casa el 21 de abril de 2003, un día antes de su decimoséptimo cumpleaños. El 17 de noviembre de 2004, Louwana Miller, madre de la entonces niña desaparecida, acudió a The Montel Williams Show, un programa de la CBS del cual Sylvia Browne era colaboradora habitual. En un momento, la mujer preguntó a la vidente si su hija estaba viva. La bruja le respondió: “No está viva, cariño. Y te voy a decir por qué, aquí vamos de nuevo: tu hija no es de las que no llamarían por teléfono”.

“¿Qué? ¿Por qué ha dicho eso?”, anotó entonces Amanda en su diario. La joven estaba en su cautiverio ante el televisor y no podía dar crédito a lo que veía: su madre destrozada por la revelación de la vidente. “Estoy llorando y gritando a la tele. ¡No estoy muerta! ¡Estoy viva y estoy aquí!”, escribió. Y añadió: “Ella es un fraude. Ahora mi pobre madre va a pensar que estoy muerta porque confía en Sylvia. Esto va a destrozarla. Tiene que ignorar lo que le ha dicho y seguir creyendo que estoy viva y luchando porque vuelva a casa. Si no lo hace, ¿cómo voy a tener esperanza?”. Según cuenta Bo Gardiner, la muchacha escribió una carta a su madre diciéndole que no creyera a la vidente, se la enseñó a Ariel Castro para demostrar que no daba ninguna pista sobre su paradero y le pidió que la enviara, pero éste la rompió. Día después, el 5 de diciembre de 2014, Amanda volvió a ver a su madre en la tele y comprobó que mujer se había derrumbado. “Todo por Sylvia Browne, que es un fraude. Ella puso un cuchillo en el corazón de mi madre porque era bueno para sus índices de audiencia en televisión”, escribió en su diario.

Cartel de unas actuaciones de Sylvia Browne en Las Vegas.“Por favor, no me malinterpreten. No quiero creerlo. Quiero tener esperanza, pero, después de año y medio, ¿qué más queda por hacer? Parece que es verdad. Mi hija siempre llamaría a casa”, declaró la angustiada madre al Cleveland Plain Dealer al día siguiente de la revelación de Browne. Louwana Miller falleció en 2006 a causa de un fallo cardiaco y, según MSN News, su familia dijo entonces que las palabras de la vidente habían hecho que muriera con “el corazón roto”, creyendo que su hija había muerto. Sin embargo, el 7 de mayo de 2013, Amanda, una hija de ella y dos compañeras de cautiverio lograron escapar de su torturador, y Browne enmudeció en las redes sociales. Dio la callada por respuesta cuando se le pidieron explicaciones. La bruja murió el 20 de noviembre de 2013 a los 77 años, cuando había predicho en 2003, en una entrevista en televisión con Larry King, que iba a vivir hasta los 88 años. Montel Williams, el conductor del programa cuya complicidad con la charlatana tanto hizo sufrir a Amanda y su madre, pidió perdón vagamente a la joven hace unos días por las declaraciones de Browne en su programa.

A cuántas personas más habrá hecho daño el dúo Williams-Browne es algo que no podemos saber. Lo que sí sabemos ahora es el terrible dolor y la angustia que ambos produjeron a madre e hija. La confianza en los poderes de Browne y su infinita crueldad mataron a Louwana Miller, y de rebote infligieron un sufrimiento añadido a su hija. Son los peligros de creer.