Monstruos

El bigfoot nació el 27 de agosto de 1958; su padre se llamaba Ray Wallace

Un contratista jubilado de 84 años falleció el 26 de noviembre de 2002 en Centralia (Washington, Estados Unidos) y con él murió el yeti norteamericano. “Ray Wallace era el bigfoot. La realidad es que el bigfoot ha muerto”, sentenciaba su hijo Michael días después en The Seattle Times. “El hecho es que no existía el bigfoot en la conciencia popular antes de 1958. Estados Unidos consiguió su propio monstruo, su abominable hombre de las nieves, gracias a Ray Wallace”, coincidía entonces Mark Chorvinsky, director de la Strange Magazine, publicación dedicada a los fenómenos paranormales.

Jerry Crew, con el molde de una huella del bigfoot. Foto: 'The Humboldt Times'.Hasta hace 56 años, circulaban por la costa pacífica de Norteamérica leyendas indígenas sobre la existencia de un hombre salvaje similares a las de otras partes del mundo. Nada más. Nadie hablaba de un homínido de pie grande; eso quiere decir bigfoot. Este ser salió por primera vez del bosque el 27 de agosto de 1958. Jerry Crew, un conductor de excavadoras que trabajaba para Ray Wallace en las obras de una carretera en el condado californiano de Humboldt, descubrió aquella mañana huellas de grandes pies desnudos cerca de su excavadora. Alterado y creyendo que alguien quería tomarle el pelo, informó a Wilbur Wallace, capataz de la obra y hermano del contratista. El 21 de septiembre, la esposa de uno de los trabajadores mandó una carta a Andrew Genzoli, columnista de The Humboldt Times, el periódico de Eureka, contándole la historia de las misteriosas huellas. El 3 de octubre, Crew sacó moldes de nuevas huellas que habían aparecido junto a su vehículo de trabajo y, dos días después, The Humboldt Times publicaba en su portada una foto del trabajador con el molde y un artículo de Genzoli en el que bautizaba a la criatura autora de las huellas como bigfoot.

La del 27 de agosto de 1958 fue la primera de una larga lista de apariciones en las que el homínido de los bosques de Norteamérica ha demostrado la misma habilidad para evitar ser retratado con nitidez que el yeti y el monstruo del lago Ness. Sin embargo, Ray Wallace acumuló a lo largo de su vida gran número de fotos, películas y grabaciones sonoras de la criatura  obtenidas por él mismo, que hicieron sospechar a algunos. Pero no a los cazadores de monstruos, a quienes, en mayo de 1978, el constructor explicaba: “Los bigfoot son personas, tienen su lenguaje”. “Recurría a varias personas para las  películas”, explicaba Michael Wallace en 2002. El hijo del constructor añadía que su madre le confesó que había posado en sesiones fotográficas disfrazada de bigfoot.

Señal de advertencia sobre la posible presencia del bigfoot, en la carretera a Pikes Peak, en Colorado. Foto: Gnashes30.El vaquero de rodeos Roger Patterson consiguió en 1967 la que se ha considerado la mejor prueba de que algo se oculta en la espesura de Norteamérica: una película en la que un ser de apariencia simiesca escapa de la cámara cerca de Bluff Creek, en California. Wallace, quien cooperó siempre con los cazadores de monstruos, había indicado al vaquero dónde tenía que ir para ver al bigfoot. “Ray me dijo que la película de Patterson era un engaño y que sabía quién estaba dentro del disfraz”, aseguraba Chorvinsky hace doce años. Aunque los escépticos la consideraron fraudulenta desde el principio, los criptozoólogos han defendido la autenticidad de la grabación a capa y espada duranet décadas. En 2004, el periodista Greg Long identificó al ser humano que se ocultaba bajo el disfraz: era Bob Heironimus, un trabajador de Pepsi a quien Patterson había prometido por su interpretación mil dólares que nunca pagó.

Dale Lee Wallace, sobrino del contratista, guarda todavía las plantillas de madera que, atadas a la suela de las botas, empleó Ray Wallace para imprimir las grandes huellas en 1958. Para él, fue una broma que a su tío se le fue de las manos. John Auman, quien trabajaba en las obras, no negaba en 2002 que el contratista fuera un bromista; pero mantenía que el bigfoot había nacido por razones prácticas. Los vándalos solían cebarse con las herramientas y vehículos de obra que quedaban sobre el terreno. “Si dejabas los vehículos una noche, podías suponer que a la mañana siguiente no iban a tener ruedas”, recordaba. Wallace inventó al bigfoot para espantar a los vándalos. Y nació una leyenda.

¿Ha muerto Nessie?

Andan preocupados en las Tierras Altas escocesas. Hace muchos meses, demasiados, que nadie ha visto a Nessie. En febrero, Gary Campbell, presidente del Club de Fans del Monstruo del Lago Ness, se lamentaba en la BBC de que en los últimos dieciocho meses nadie le había informado de ningún avistamiento de la criatura. Seis meses después, las cosas siguen igual. De hecho, la última aparición registrada por Campbell data de septiembre de 2011, hace casi tres años, cuando un piscicultor fotografió una forma oscura alargada en el agua cerca del pueblo de Dores.  Después, nada…

Steve Feltham posa con el modelo de joroba de Nessie de fibra de carbono en 2011. Foto: Peter Jolly.Bueno, no es totalmente cierto. En agosto de 2012, George Edwards, un barquero que ha paseado por el lago a miles de turistas, dijo que había visto al monstruo, y lo había fotografiado, el 2 de noviembre de 2011 cuando volvía con su barca al muelle. La observación había durado entre 5 y 10 minutos, y no había querido hacer pública la imagen hasta tener un veredicto favorable de expertos. “Tengo amigos en Estados Unidos con amigos en el Ejército. Han analizado mi foto y no tienen ninguna duda de que fotografié un objeto animado en el agua”, explicaba. “Es la mejor foto [de Nessie] que nunca he visto”, sentenciaba Steve Feltham, dedicado desde hace más de 20 años a la caza del monstruo. Pero en octubre pasado el barquero confesó que todo había sido una broma y que la foto correspondía, en realidad, a una joroba de fibra de carbono hecha para The truth behind the loch Ness monster, un documental de National Geographic en el que había participado. Durante la grabación del documental, Feltham había posado para una foto en la orilla del lago junto a la joroba de pega que luego no supo identificar.

Las observaciones de Nessie se desplomaron con el cambio de milenio y desde 2001 no se han registrado más de cuatro anuales, algo inquietante para los lugareños. “Si la gente comienza a creerlo (que la criatura ha muerto), podría afectar el número de turistas. Se crea o no en Nessie, el monstruo del lago Ness es uno de los más importantes atractivos turísticos que tenemos”, reconocía Campbell en 2010. Se calcula que en 1994 el turismo monstruoso dejaba en la región unos 37 millones de dólares anuales que se redujeron a 6,5 millones en 2007, ya en plena crisis de apariciones. Cuándo acabará la sangría nadie lo sabe, pero da la impresión de que las observaciones y las fotos de Nessie siguen la misma tendencia a la baja que las de platillos volantes. Con más cámaras fotográficas que nunca y zonas del lago vigiladas por vídeo desde hace años, el monstruo no saca la cabeza del agua.

La famosa, y fraudulenta, foto de Nessie de 1934.Desde 1933, cuando fue visto por primera vez, las pruebas a favor de su existencia se han limitado a fotos y filmaciones borrosas. La imagen más famosa, la llamada foto del cirujano, fue tomada en 1934. Ilustra todos los libros y reportajes sobre el monstruo. Se ve en ella un largo cuello que emerge del agua. El adulto que de niño modeló la figura y la puso sobre una base de madera para que fuera fotografiada confesó el engaño en 1993. Otra de las mejores imágenes, la tomada en 1972 por Robert Rines, que sirvió para bautizar a Nessie en la revista Nature como Nessiteras rhombopteryx (El monstruo de Ness con aleta en forma de diamante), correspondía posiblemente, antes de los retoques fotográficos, a burbujas de aire y una aleta de algún pez o algún tipo de vegetación.

Como pasa con el yeti y el bigfoot, no basta con que haya un monstruo del lago Ness, tiene que haber una población, y todo ser vivo necesita comer y muere. Nessie tiene dos graves problemas: en su lago nunca se han encontrado restos de ninguna criatura -que pasa con los cuerpos de los monstruos muertos- ni hay la suficiente biomasa para mantener a una población sostenible de criaturas de entre 10 y 20 toneladas, tamaño que calculan los criptozoólogos. No hay restos de monstruos del lago Ness por lo mismo que no los hay de las hadas, con las que Nessie comparte reino y que también hace tiempo que nadie ve en los bosques. Tendrán que ir acostumbrándose en la Tierras Altas escocesas.

Gana 60.000 dólares en un mes con una exposición de un bigfoot de látex y pelo de camello

Rick Dyer con su bigfoot de pega. Foto: BigfootTracker.com.Rick Dyer, vendedor de coches de segunda mano, ha ganado 60.000 dólares en un mes con una exposición itinerante por Estados Unidos de un cuerpo de un bigfoot que en realidad habían hecho para él con látex, gomaespuma y pelo de camello. El fraude ha salido a la luz después de que uno de sus socios, Andrew Clacy, discutiera con él sobre la autenticidad de la pieza. “Me enfrenté al señor Dyer en Daytona por mis sospechas, y él admitió personalmente que el cuerpo de Hank [nombre del bigfoot] no era real, sino que lo había fabricado una compañía del estado de Washington”, declaraba el domingo Clacy al San Antonio Express-News.

El cuerpo del bigfoot, de 2,4 metros lo hizo el artista Chris Ruseell, dueño de la tienda de disfraces Twisted Toy Box de Spokane, quien en noviembre recibió el encargo del estafador. “Me dijo que el cuerpo se iba a usar en una película sobre matar al bigfoot”, explicó a Seattlepi.com. El muñeco debía  tener un aspecto deslucido, como si no se hubiera conservado bien. Hacerlo le llevó dos semanas. El precio no ha trascendido, pero algunos medios calculan que el muñeco pudo costar alrededor de 700 dólares, a cambio de los cuales Dyer ha conseguido unos 60.000, a 10 dólares la entrada a la exposición.

El estafador ha asegurado en Facebook que sus colaboradores lo sabían todo desde el principio y ha reiterado que él mató un bigfoot a las afueras de San Antonio (Texas) en septiembre de 2012, después de atraer al hombre-bestia con unas costillas de cerdo compradas en Walmart. Dyer ya anunció en 2008 que él y otro socio habían encontrado un cadáver de un bigfoot en los bosques de Georgia. Sin embargo, cuando presentaron el cuerpo congelado a la Prensa, resultó ser un disfraz de mono. Visto su historial, es cuestión de tiempo que vuelva a sacar los cuartos a los creyentes en el hombre mono americano.

Una caza del bigfoot acaba en Oklahoma con un herido de bala y tres detenidos

Una caza del bigfoot acabó el sábado en Oklahoma (Estados Unidos) con un herido de bala y tres detenidos, uno por imprudencia con arma de fuego, otro por intentar destruir pruebas y una tercera por obstrucción a la Justicia. Aunque la Policía no está convencida de que el accidente se produjera como sostienen los implicados, en medio de una búsqueda del homínido de los bosques norteamericanos, sí cree que todo podía haberse resuelto sin arrestos. “Un hecho a consecuencia del cual probablemente nadie hubiera ido a la cárcel si se hubiera dicho la verdad desde el principio ha derivado, con el tiempo, en tres detenidos y uno en el hospital”, ha dicho Scott Walton, sheriff del condado de Rogers.

El 911 recibió en la noche del sábado una llamada desde una gasolinera en la cual se alertaba de que un hombre había resultado herido de bala en la espalda en una zona arbolada, al este de Tulsa, cerca de la Interestatal 44. Los servicios de emergencia se trasladaron al lugar y evacuaron al herido, Joseph Smalley, a un hospital, donde fue operado. Su vida no corre peligro. Según la primera versión de los hechos, él y su amigo Omar Pineda estaban en la zona, con sus escopetas, cuando una tercera persona disparó contra ellos. Durante la investigación, la Policía averiguó, sin embargo, que a los dos amigos les acompañaba la esposa del segundo, Lacey Jane Pineda. Al ser posteriormente interrogada, la mujer ofreció a los agentes varias versiones de lo ocurrido, por lo que acabó detenida.

Los tres detenidos a consecuencia del accidente durante la caza del bigfoot: Omar Pineda, Perry Don James y Lacey Jane Pineda.Cuando le arrestaron, Omar Pineda dijo que él y su amigo habían salido a cazar el bigfoot y que en ello estaban cuando se asustó al oír una especie de ladrido entre la maleza, disparó y le pegó el tiro a Smalley. Pineda fue detenido. Poco después, la Policía arrestaba a su suegro, Perry Don James, por lanzar la escopeta a un estanque para deshacerse de ella. “El agravante de esta historia es que su deshonestidad [la de los implicados] ha hecho que perdiera varias horas de trabajo no sólo el personal de la oficina del sheriff del condado de Rogers, sino también nuestros colegas del condado de Tulsa”, ha indicado el sheriff Walton.

Oklahoma no es una zona caliente de avistamientos del bigfoot, cuyas apariciones se concentran en la costa norteamericana del Pacífico. La Policía no descarta que la caza del monstruo fuera una coartada inventada por los detenidos y el herido para ocultar otras actividades, pero no tiene pruebas.

¿Comparte el yeti ADN con un oso polar primitivo? De los titulares espectaculares a la cruda realidad

El genetista Bryan Sykes, de la Universidad de Oxford, sostiene que una especie hasta ahora desconocida de oso está en el origen de leyenda del yeti, según han publicado en las últimas horas muchos medios. Al parecer, al examinar pelo de dos animales no identificados de la región india de Ladakh y de Bután para una serie documental de Channel 4 que se estrena el domingo, el científico británico ha encontrado “una coincidencia genética exacta” con el ADN de un oso polar primitivo. Y la conclusión mediática ha sido: “¿Se ha resuelto el misterio del yeti? Una nueva investigación descubre que ADN del ‘bigfoot’ encaja con el de un raro oso polar”; “El ADN conecta al misterioso yeti con un primitivo oso polar“; “El pelo del yeti… finalmente es un híbrido de oso pardo y polar”; “El misterioso yeti podría ser un oso”; “El ‘abominable hombre de las nieves’, un pariente del oso polar”; “Resuelven el misterio del abominable hombre de las nieves”; “¿Fin del misterio? Afirman que el yeti es una subespecie de oso”; “Recientes investigaciones en el ADN del Yeti revelan grandes parecidos con el oso polar”

El genetista Bryan Sikes con una muestra de ADN de uno de los animales del Himalaya hasta ahora desconocidos. Foto. Channel 4.En Channel 4 tienen que estar encantados con la atención periodística recibida por el estreno del primer episodio de Bigfoot Files, dedicado precisamente al yeti, pero lo que ha trascendido del estudio de Sykes no demuestra lo que sostienen esos titulares. Ni mucho menos. Demuestra, eso sí, la gran habilidad de la cadena de televisión para vender a los medios gato por liebre. Porque de la lectura de la información facilitada por Channel 4 se concluye que lo que ha hecho el genetista es descubrir una nueva especie de oso, algo, sin duda, importante, pero que no iba a merecer tantos titulares, ni tan grandes, como la pretendida identificación con el yeti.

Sykes analizó muestras de dos animales desconocidos: una de una criatura abatida hace 40 años en Ladakh (India) por un cazador, que la guardó porque el animal le parecía raro, y un pelo hallado por un equipo de rodaje en un bosque de bambú de Bután hace 10 años. Al comparar su ADN con los de otros animales almacenados en GenBank, la base de datos de secuencias genéticas de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos, comprobó que ambos encajaban al 100% con el genoma de una mandíbula de oso polar primitivo encontrada en Svalbard (Noruega), que tiene entre 40.000 y 120.000 años. Es decir, que, como él ha explicado, data de la época en la cual el oso polar y el pardo se estaban separando como especies. Sykes, para quien los resultados han sido “completamente inesperados”, cree que la explicación no es que haya “primitivos osos polares merodeando por el Himalaya”, sino más bien que existe allí una subespecie de oso pardo, hasta ahora desconocida, emparentada con ellos. Hasta aquí, las pruebas, que serán más detalladas cuando el investigador publique el artículo de rigor en una revista científica.

El hombre de las nieves y el oso pardo del Himalaya

Lo que han hecho algunos medios es tan ridículo como si, cuando el genetista Daniel Coltman identificó en 2007 un presunto mechon de pelo del bigfoot como de bisonte, alguien hubiera titulado: “El bigfoot está genéticamente emparentado con el bisonte americano”. La relación de la investigación de Sykes con el yeti es completamente circunstancial: se basa en que el nuevo oso vive en un hábitat que lo haría susceptible de ser tomado por el llamado hombre de las nieves. Nada nuevo, por otra parte. La identificación del yeti con un plantígrado es casi tan antigua como el mito. “Los llamados hombres salvajes peludos son, evidentemente, grandes osos pardos de las nieves (Ursus isabellinus), que son muy carnivoros y, a menudo, matan yaks”, escribía en 1899 el militar y explorador británico Laurence A. Waddell en Among the Himalayas. Si ahora se añade otro tipo de oso al pardo del Himalaya como protagonista de algunas observaciones del yeti, sólo significa que hay más de una causa natural del mito. Algo que también se apunta desde hace años en la literatura crítica, como van a poder comprobar.

Según recogen Daniel Loxton y Donald R. Prothero en Abominable science! Origins of the yeti, Nessie and other famous cryptids (2013) basándose en trabajos del alpinista Reinhold Messner. “Yeti -dicen- es la mala pronunicación del nombre sherpa para la criatura, ye-teh (animal de lugares rocosos) o, posiblemente, una derivación de meh-teh (oso hombre). Los tibetanos también lo llaman dzu-teh (oso del ganado), nombre también que dan al oso pardo del Himalaya (Ursus arctos isabellinus), que puede caminar sobre sus patas traseras, o mi-go (hombre salvaje). La palabra tibetana chemo o dremo es muy comunmente usada para ambos, el yeti y el oso pardo del Himalaya”. Messner, que ha participado en expediciones de búsqueda del yeti y en 1986 creyó haberlo visto, está convencido de que el abominable hombre de las nieves no es tal: “Todas las pruebas apuntan a una especie de oso pardo de hábitos nocturnos”.

Una de las presuntas huellas del yeti descubiertas por Eric Shipton y Michael Ward en 1951.En 1956, el antropólogo William L. Strauss, de la Universidad Johns Hopkins, dijo en la revista Science que el yeti “sería, sobre la base de la mejor evidencia disponible, no otro que el oso pardo del Himalaya”. Las pruebas a las que aludía eran testimonios de testigos y huellas descubiertas en la nieve. Las mismas que tenemos en la actualidad. “Hay que reconocer que las huellas no tienen semejanza con las de un primate y, por otro lado, podrían también ser de un oso. Esta alternativa no es tan extraña como puede parecer a primera vista: el parecido superficial de los pies de osos y de primates lo reconocen desde hace tiempo los naturalistas y especialistas en anatomía comparada”. Strauss recordaba que, en su libro Hallmarks of mankind (Los hitos de la Humanidad. 1948), el naturalista y antropólogo Frederic Wood Jones destacaba que la huella animal más habitualmente confundida con la humana es la del oso y cómo una famosa huella atribuida al orang pendek, el legendario hombrecillo de las selvas de Sumatra, acabó siendo de un oso malayo.

De la misma opinión que Strauss sobre el yeti era el religioso indio Srimat Swami Pranavananda, para quien las apariciones del yeti tenían detrás al oso pardo del Himalaya. Este estudioso apuntaba, respecto a los rastros de la criatura, que las huellas dejadas en la nieve cambian mucho con el tiempo y no sólo por la exposición al Sol, sino también por el viento. Había comprobado, personalmente, cómo las huellas de un lama crecían en veinticinco días hasta los 53 centímetros de longitud y una anchura proporcional. Estaba convencido de que ese proceso había causado el famoso rastro del yeti descubierto por Eric Shipton y Michael Ward en 1951, del que pueden ver una huella junto a estas líneas y que desató la fiebre por la caza de la criatura. Las huellas tenían el tamaño de las de un elefante joven. Pranavananda sospechaba que originalmente habían sido dejadas por un leopardo de las nieves o un lobo.

Lo que ningún antropólogo ni biólogo contempla como posible son disparates como los que este mes sostiene Bruno Cardeñosa en la revista Enigmas. En 2001, este ufólogo publicó un delirante libro, titulado El código secreto. Los misterios de la evolución humana, en el que tomaba como guías a antievolucionistas confesos como Michael A. Cremo y Richard L. Thompson. Así, suscribía que “los mecanismos primigenios que dieron origen a la vida estuvieron regidos por unas leyes ajenas a la evolución” y “aquellas primitivas formas de vida tenían en su soporte interno algo parecido a una orden: evolucionar hacia formas más complejas. Disponían, en suma, de un código secreto que señala que el objetivo último de la evolución es el Homo sapiens”. Es decir, se mostraba partidario de la evolución teledirigida. Y decía que homínidos que creemos extintos siguen habitando entre nosotros: neandertales serían los abominables hombres de Rusia y Asia Central, pero también algunas poblaciones de Marruecos; Homo erectus serían “los hombres salvajes de algunas islas asiáticas”; Australopithecus, los monstruos humanoides africanos; y Gigantopithecus, el yeti y otros. Esto último vuelve a repetirlo este mes en Enigmas, que ha recuperado un reportaje que Cardeñosa publicó en 2001, de lo que deduzco que éste que sigue convencido de que -copio de un sumario- “algunos yetis serían neandertales y Homo erectus que han logrado sobrevivir en regiones altas, como los Himalayas”. Lo llaman periodismo del misterio.