El monstruo de la isla de Sajalín y el periodismo de clic

Imagen de la criatura publicada por 'The Siberian Times'. Foto: SakhalinMedia.Un cetáceo del Pacífico Norte ha vuelto a poner en evidencia al periodismo de clic, cuya obsesión es captar visitantes para la web que toque a toda costa. El cuerpo del animal apareció en una playa de la isla de Sajalín a principios de semana, The Siberian Times informó del hallazgo el martes y dijo que algunos internautas habían aventurado que podía tratarse de un delfín del Ganges, pero que un experto lo descartaba. Aún así, un tal Nikolay Kim, subdirector del departamento de Pronósticos del Instituto de Investigación de Pesca y Oceanografía de Sajalín, advertía de que posiblemente se trataba de algún tipo de delfín. “Sin embargo, tiene pelo. Es muy raro. Los delfines no tienen pelo”, puntualizaba.

“Con pelo en su cola y el doble del tamaño de un ser humano, nadie sabe de que animal se trata”, sentenciaba el diario ruso. A partir de ese momento, se multiplicaron -primero en la prensa sensacionalista anglosajona, luego en los medios esotéricos hispanos y, por último, en el resto- titulares del estilo de: “Rusia: extraña criatura marina desconcierta a los científicos”, «Científicos desconcertados por el hallazgo de una misteriosa criatura marina muerta en una playa de Rusia», «Hallan muerto un extraño animal marino en Sajalín»… Los medios que yo he visto se limitan a copiar lo publicado por The Siberian Times, como si no hubiera biólogos marinos en el mundo.

Identificación del monstruo en Twitter  por el zoólogo Darren Naish.Me enteré la pasada medianoche y tardé menos de cinco minutos en dar con la explicación. Una explicación de este mundo, quiero decir. Cierto es que por casos similares sospeché desde el principio de algún tipo de cetáceo. Sin embargo, sé tanto de zoología marina como de mecánica cuántica y no eran horas de llamar a ningún biólogo para preguntarle sobre un monstruo. Por fortuna, en Twitter, además de las tonterías que leemos a diario en los medios, hay quien informa con conocimiento de causa de cosas interesantes. Una de esas fuentes es el zoólogo y paleontólogo británico Darren Naish, que el jueves de madrugada publicó el tuit que reproduzco. Decía: «El animal muerto de la isla de Sajalín es un berardio de Baird, como ya se ha dicho en línea. He hecho esto: nueva muestra en la parte inferior». Y adjuntaba dos imágenes explicando cómo había que interpretar lo que se veía en una de las fotos más repetidas de la cabeza de la misteriosa criatura.

El zifio o berardio de Baird (Berardius bairdii) es un cetáceo del Pacífico Norte que –copio de la Wikipedia– mide hasta 13 metros y pesa hasta 12 toneladas. Los zifios se caracterizan por tener un prominente hocico  y, además, en éste «el maxilar inferior es más largo que el maxilar superior, y la parte delantera dientes son visibles aun cuando la boca está totalmente cerrada. El melón (se refiere a la prominencia de la frente) es particularmente bulboso”. Parece un berardio de Baird, se encuentra en territorio del berardio de Baird, un zoólogo dice que es un berardio de Baird…

Caso cerrado. En cinco minutos, repito.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

31 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. No parece que ese cadáver mida 12-13 metros. Y tampoco parece que pese las 12 toneladas que se dice por aquí que pesa (ni si quiera parece que pese 200 kilos).

  2. Ya solo la imagen de la foto de este artículo me lleva a comunicar que esta noche a las 0:00 hora en Cuarto Milenio
    ¿Llegará la sexta extinción a la Tierra? Debate
    En un futuro no muy lejano el Hombre desaparecerá de la faz de la Tierra. Un estudio de tres de las Universidades más prestigiosas de EEUU determina que nuestro planeta ha entrado en una etapa de extinción masiva. Las especies de vertebrados desaparecerán a una velocidad 114 veces superior a la normal. De ser cierto el ser humano será una de las primeras especies en extinguirse. ¿Es exagerado o conviene poner remedio ya? ¿Cuáles son las causas de esta sexta extinción masiva de la Tierra?

    Y respecto a si tiene pelo Faraday toca brevemente mamíferos que regresaron al agua, esto me da a pie a tocar sobre mamíferos con pasado a acuático o semiacuatico, o sea probablemente nosotros mismo; hablo de la (Teoría del Simio Acuático) que toco e mi libro (todavía si editar por problemas por derechos de imagen que espero se solucione muy pronto) ahí va….

    Oreopithecus (El Mono del Pantano) es un primate homínido datado en 9,7 millones de años que vivió en la Isla que formaba Cerdeña y cuando Cerdeña se unió a la Toscana de la península Italiana, y ahí ya tuvo el paso libre para migrar a África; Oreopithecus medía 1,11 m. y pesaba unos 33 kg. Muchos prestigiosos paleontólogos defienden que fue el primer bípedo y probable Prehumano ancestro nuestro, por eso ha dejado de ser hipótesis para ser Teoría;
    Pero muchos más son los detractores que afirman que no era bípedo, y que como mucho es una evolución paralela a la de los humanos, y que fueron exterminados por depredadores félidos, ¡si ya!, si se sabe que cuando un mono se refugia en el agua los félidos no se atrever a adentrase, y además se sabe que los chimpancés son capaces de ahuyentar a un guepardo con ramas gruesas en forma de palos o tirándole piedras y además también los chimpancés son capaces de utilizar una piedra a modo de martillo y otra a modo de yunque para romper nueces, y otras especies de monos también utilizan piedras como martillo dando muestra de una gran inteligencia primate; Los chimpancés también fabrican ramas de más de medio metro para recoger termitas, y no creo yo que un chimpancé sea más inteligente que un Oreopithecus ….., y yo pienso que muchos Paleontólogos de la Troika científica dijeron muchas barbaridades de los Neandertales como que era una bestia, retrasado mental, salvaje, rudo, poco inteligente, etc., y de los Australopithecus otro puñado de barbaridades ¿verdad?, ¿Y la Teoría que dice que podríamos ser descendientes de emigrantes Europeos que llegaron a África hace entre 7 y 10 millones de años atrás?.

    DATOS PROBADOS: Los últimos Oreopithecus vivieron al mismo tiempo que Sahelanthropus tchadensis apodado TOUMAI entre 7,2 y 7,1 millones de años.,
    -En ese momento había un puente de tierra entre el norte de África e Italia.
    -La morfología cráneo-dental de Oreopithecus y Sahelanthropus tchadensis tiene 15 similitudes.
    -Oreopithecus podía sujetar con el dedo y el indicie objetos a modo de pinza igual que los humanos
    – La pelvis de Oreopithecus se parece a la Ardipithecus que gana puntos como descendiente de Sahelanthropus tchadensis; Además, Oreopithecus es el único primate de los más antiguos que tenía la pelvis como la nuestra apta para el bipedismo.

    ENTONCES ¿ALGO GORDO DEBE DE HABER PASADO, PARA QUÉ COMO SIMIOS HAYAMOS CAMBIADO TANTO?
    La siguiente Teoría, es la que mejor repuesta da esta pregunta, se estima que este punto de inflexión sucedió a partir del Mioceno medio (hace 15,97 millones de años) hasta hace 3 millones de años, en cualquier momento de esa franja de 12 millones de años.

    TEORÍA DEL SIMIO ACUÁTICO: La teoría del Simio Acuático (AAT) fue popularizado por Elaine Morgan en sus libros sobre Antropología Evolutiva; pero antes que Elaine Morgan, la hipótesis fue propuesta por primera vez en 1942 por el Médico Patólogo y Biólogo alemán Max Westenhofer, y en 1960 por el Zoólogo y Biólogo Marino inglés Sir Alister Hardy, Sir Alister Hardy se preguntaba ¿por qué los seres humanos tienen grasa en su piel igual que los mamíferos marinos a diferencia de los demás mamíferos terrestres?, entonces se dio cuenta que los seres humano tenemos un pasado más acuático del que imaginamos.

    Más pruebas que dan validez a esta TEORÍA:
    -De las más de 100 especies de primates, los humanos somos la única en la cual el pelo corporal no cubre todo el cuerpo, igual que los elefantes y los rinocerontes que sí tuvieron un pasado acuático.
    -Los humanos somos los únicos mamíferos bípedos existentes.
    -Somos de los pocos mamíferos terrestres que mejor controla la respiración conscientemente y voluntariamente y el único en zambullirse conscientemente para volver a la superficie, solo los mamíferos acuáticos pueden hacerlo, como zambullirse y volver a la superficie por más aire.
    -Los seres humanos tenemos 10 veces más grasa corporal que un animal terrestre de nuestro tamaño.

    Además añado esta siguiente Hipótesis de mi parte como autor del libro:
    Candidatos como el Oreopithecus no solo cogieron su posición bípeda para andar sobre el agua, si se redujo la vegetación en la zona que vivía, esto hizo que se vieran obligados a explorar y explotar los recursos marinos como nueva fuente de alimentación, y al hacerlo se vieron obligados a nadar para ver mejor que había debajo del agua, y al nadar corrigieron en un proceso de cientos de miles de años la posición de la pelvis y la cadera, al descubrir que podrán nadar, y propulsarse con las piernas, eso ayudo a que cogiéramos la posición bípeda y recta columna vertebral-piernas; Y esa posición para nadar también hizo que corrigiéramos la posición del agujero occipital del cráneo, Esta nueva Hipótesis que planteo no está escrita en ninguna parte de las que investigue, por lo tanto, permítanme ser el autor de esta Hipótesis. Ese proceso evolutivo no solo pudo pasar con Oreopithecus como defiendo aquí, sino también en otras partes del mundo a la vez como el Valle del Rift con Nakalipithecus o Samburupithecus, o un Ramapithecus de la India probablemente, o probablemente también con Ouranopithecus en zonas de islas de Grecia, o en cualquier lugar donde haya tenido que estar mucho tiempo aislado por el agua, o en mucho contacto con ella obligados a explotar sus recursos.

    Para el Zoólogo y Biólogo Marino inglés Sir Alister Hardy, “algo parecido a la telepatía podría influir en el proceso de la evolución” en que ciertos animales comparten “mente de grupo”, “una especie de anteproyecto síquico entre los miembros de una especie”. Además sugirió que todas las especies podrían estar vinculadas en una “mente cósmica” capaz de llevar la información y códigos evolutivos a través del espacio y el tiempo.

    En fin, así andan siempre los Paleoantropólogos, siempre modificando la evolución de los linajes a través del tiempo cada vez que se descubre un fósil nuevo, que si hay convergencia adaptativa, que si divergen, que si hay trayectos paralelos y luego convergen, que si hay caminos evolutivos compartidos o diferentes en todo este proceso de diferenciación morfológica.

    No, si al final en un futuro lejano va ser que no ha desparecido ningún Prehumano y ningún Homo, y que han evolucionado de forma independiente y paralela todos los linajes y han convergido en un solo (Género-Homo) (Especie-Homo Sapiens), que son más los rasgos compartidos que nos igualan, que los que nos diferencian, que no todo era tan heterogéneo, sino más homogéneo de lo que pensábamos. Que no desapareció ningún género o linajes, todo lo contrario, evolucionaron todos ellos, y de esas evolución fusionada somos descendientes de todo ellos, Que convergieron en varias fases en el transcurso de 10 millones de años y porque solo de esas convergencias puede salir un linaje o genero más fuerte y adaptado para poder llegar hasta donde hemos llegado; Además, ya se sabe que las mesclas de razas nos hace más bello y genéticamente más fuerte, y menos inmune a las enfermedades. Concretando, divergieron para adaptarse a según qué ecosistema del planeta, y convergieron para compartir información y a la vez con ello lograron ser genéticamente menos inmune.

    Los occidentales tenemos esa costumbre de fragmentarlo todo en partes, no se extrañen que más de Paleoantropólogo tenga un “empanada mental” tremenda para ordenar todo ese “cajón de sastre” de miles de fósiles y supuestos linajes.

    1. Vaya, vaya… Qué raro! Siempre hay una troika científica académica que no acepta las delirantes ideas de Cary Lowel, ya sea en el terreno de la Física como en el de la Biología nuestro amigo Cary nos ilumina con su saber múltiple en la mejor tradición renacentista. Y yo perdiendo el tiempo en la Facultad con los trasnochados conceptos de la paleoantropología (donde ya sabemos que sólo hay dogmáticos que intentan ocultar el verdadero conocimiento)

      Gracias Cary, gracias.

  3. No sé nada. Sólo conjeturo que muy probablemente sean las barbas, el animal está en descomposición y sólo presentan unas fotos no muy buenas, se echa en falta una foto un poco más amplia de la supuesta “cola”. Como curiosidad es algo posible que tuvieran pelo 30 millones de años atrás, son mamíferos que regresaron al agua. Hay fetos de ballenas con pelo. Y esa noticia me parece una tomadura de pelo de Siberian Times, los medios rusos son … sólo hay que ver Pravda. Un comentario en favor de la libertad de prensa en Rusia me parece importante.

      1. ¿Cola vestigial? He leído que quizás el ambulocetus natans, precursor de las ballenas hace 50 ma, podría haber estado cubierto de pelo.

        1. Eso es. No obstante, los «pelos» de la foto tienen pinta de ser girones de piel putrefacta. A no ser que venga algún empresario cuartomilenario de mente cerrada y nos diga que es pelo de Yeti, que pasó por allí y se depiló las pelotas.

          1. Conjeturo que lo que sale en alguna foto es el «mostacho» de la boca de una ballena [misticeto] que érroneamente afirman es su «cola». Por la vaga forma de «pelo mojado» que parece tener en la foto, dado que son resistentes a la descomposición [se usaban en corsetería] y por la forma triangular alargada con el cateto corto insertado en la encía donde se insertan y que por ello puede tomarse por una aleta.

            En esto puedo estar equivocado, por supuesto, pues no soy más que un ignorante y nótese que fue lo primero que escribí como aviso. Sin embargo, no creo que se deban considerar por igual hipótesis verificables [en teoría al menos se puede examinar por expertos el cadáver] y algo razonadas, con afirmaciones disparatadas como «el monstruo de» o cinismos del tipo «el primo del yeti sin depilar».

          2. Faraday: no sale «reply» en tu comentario, así que lo hago en el mío.

            ¡Claro que el final de mi comentario es cínico!: es lo más amable que se puede hacer con el mundo de los misterios criptozoológicos y quienes se han puesto a hablar de «monstruos» y otros habitantes de los mares con playas artificiales de las revistas de misterios y cuartomileniantes. ¿Qué vas a esperar? ¿Que la peña espere a que un biólogo marino diga algo y se les revuelva el estómago? Si ya han apuntado la solución y les ha importado una m….a. El zifio de Baird para esta gente es tabú de ahora en adelante. No se trata de una creencia privada en una realidad trascendente sino de unos restos físicos que un experto que ha estudiado, que sabe y que conoce ha identificado. La sobrevaloración de la opinión propia, convertida en soberbia incapaz de ponerse límites, lleva a muchos a seguir creyendo que es algo raro. El problema no es creer en fantasías, sino en seguir creyendo en ellas cuando hay pruebas físicas obvias de que los cripto-cuentistas deberían taparse un poco.

          3. Parecer que usted «abrió su mente a la especulación lisérgica»

            No hay ningún estudio ciéntifico respecto al animal de marras. Ninguno, asbolutamente nada, esto es sólo especulación dura y cruda. Su opinión no se sustenta con ninguna prueba cientifica válida.

            Yo que usted me guardo los comentarios insultantes de muy mala clase, y espero paciente hasta conocer más datos y resultados. Por ahora sea escéptico y calme esa ansiedad propia de fanático-religiosos.

            Saludos

  4. No sé nada pero conjeturo que muy probablemente sean las barbas, el animal está en descomposición y sólo presentan unas fotos no muy buenas, se echa en falta una foto un poco más amplia de la supuesta «cola». Como curiosidad es algo posible que tuvieran pelo 30 millones de años atrás, son mamíferos que regresaron al agua. Hay fetos de ballenas con pelo. Y esa noticia me parece una tomadura de pelo de Siberian Times, los medios rusos son … sólo hay que ver Pravda. Un comentario en favor de la libertad de prensa en Rusia me parece importante.

    http://marinelife.about.com/od/cetaceans/f/whaleshair.htm
    https://es.wikipedia.org/wiki/Barbas_de_ballena
    https://en.wikipedia.org/wiki/Freedom_of_the_press_in_Russia

  5. ¿Y cómo es que tiene pelo en la cola? Los cetáceos marinos no tienen pelo. ¿Cuál es la explicación del biólogo?

    1. Seguro te dirán que lo del pelo no es tal, que se debe a errores de la camara, que lo razonable es pensar en que dichos animales no tienen pelo, fotoshop, o derechamente que es una falsificación.

    2. el «pelo» son filamentos de colágeno en semidescomposición, la familia Ziphiidae es rara de aspecto de por sí, sus cadáveres aún más

    3. Marcelo (yo te tuteo): me parece muy bien que quieras esperar a estudios científicos sobre el «animal de marras» (debe ser el sobrenombre de lo que tiene todas las papeletas de ser un zifio de Baird). Otra cosa es que se destinen fondos para hacer una autopsia y análisis genético a una carroña que tiene todas las papeletas -las mismas de antes- de ser un zifio de Baird, nada más verlo el zoólogo británico (que debe saber un poco más que los periodistas de la revista Enigmas sobre el tema).

      En todo caso, si yo tengo un toque «fanático-religioso» me vas a permitir que te llame hipócrita. El peso histórico de los bocazas del misterio no reside en los escépticos, sino en todos aquellos que se han lanzado cuesta abajo y sin frenos en centenares de ocasiones antes de obtener una opinión científica y acreditada al respecto. Y cuando la han obtenido, lo habitual es mirar para el techo y silbar. Si esa espera a análisis científicos que solicitas hubiese sido la norma no se hubieran escrito, por ejemplo, tantas novelitas ufológicas en España desde los años 70, ni tanta basurilla paranormal. No existiría mercado de lo oculto, de lo misterioso, enigmático y cuartomilenario. Ni cripto-cuentos de monstruos marinos podridos que tienen todas las papeletas -otra vez las mismas- de ser alguno de los más de 2.000 cetáceos que todos los años encallan y mueren en las playas de todo el planeta.

      1. Excelente, pero acá no estamos discutiendo sobre basura paranormal, ovnis o burradas por el estilo.

        Tenemos un aninal X, y no existen estudios serios que acrediten que sea zifio de Baird, tan sólo la opinión de un especialista, que por lo exuesto no ha examinado muestras del cádaver, tan sólo se ha limitado ha observarlo en fotografías.

        A donde quiero llegar, por dogmatismos como este cabe la remota posibilidad, o grande, según lo estime cada uno, de impedir el descubrimiento de un animal que no estaba en los registros, o si bien lo está, podría ser información relevante y desconocida a la fecha de esta especie (¿cómo fue a dar a esa remota isla?, corrientes marinas dirán algunos, o quizás exista población de cetaceos en dicho lugar, cuestión no menos importante).

        Lo del presunto pelo, no lo sé, más arriba han dicho una serie de opiniones bastante acertadas, y que en ningún caso corresponden a tonterías del mundo paranormal, que de ser ciertas, este hallazgo podría corresponder el Celacanto del siglo XXI, especie que como usted bien sabe los dogmaticos de antaño consideraban extinta e imposible en esta era. Lo mismo ocurrió con el Ornitorrinco, una criatura extraña, que, sin embargo, ahí está.

        No sé por qué razón me llama hipócrita, si tan sólo soy un curioso que quiere llegar a la verdad, sin prejuicios u opniones preformadas. Por mí parte espero que se le hagan los respectivos análsis a este animal, y saber con certeza de que se trata. Sea lo que sea, se debe someter a los respectivas pruebas empíricas. Si yo tuviera los medios ecónomicos, sin dudas que iría a examinarlo, sacaría alguno de los presuntos pelos, así como otras partes del animal y los mandaría a los laboratorios correspondientes a la espera de los resultados.

        Si yo ando en busca de la verdad, usted pareciera conformarse con lo que hay, sin tener la menor intención de resolver el problema, sino tan sólo imponer su opinión a costa de insultos o burlas.

        Me puede llamar hipócrita, pero usted es un «cómodo», que se sienta detrás de una pantalla y echa por tierra cualquier cosa que no le cuaje en su cerebro, me explico, no se que relación pueda tener lo paranormal, los ovnis o locuras similares con el descubrimiento de un animal palpable para todo aquél que quiera ir a examinarlo, parece una comparación bastante irracional, y una deformación de los argumentos abominable.

        Y por último, si usted es un (autodenominado) esceptico, yo vendría siendo Batman.

        1. «Lo mismo ocurrió con el Ornitorrinco, una criatura extraña, que, sin embargo, ahí está».

          No, el ornitorrinco no es una criatura extraña. No cuando estamos hablando de «monstruos» marinos putrefactos que tienen todas las papeletas de ser un zifio de Baird (ya lo apuntó un experto, cuya opinión vale más que la de cualquier cripto-cuentista). No es el ‘orni’ una criatura extraña más que culturalmente. Que produzca leche pero no tenga mamas, que ponga huevos y que tenga veneno son cosas de la biología evolutiva, no de un criptozoólogo al que se le cruzaron los cables más de la cuenta y dictó un domingo por la tarde que tal ser tenía que existir. Hablar de «monstruos» marinos varados y podridos (parece que es un zifio de Baird, ya sabe) y sacar a relucir el ornitorrinco como cosa rara que poder asociar analógicamente a la carroña de Sajalín es un poquito tramposo, digamos. Y no digamos el celacanto, del que, a no ser que me aporte una referencia, los criptozoólogos, si existían antes de que Latimer lo descubriera (bueno, los pescadores que lo pescaron), no tenían ni la menor idea de que podía existir, ni fue reclamado, ni se pusieron pesaditos al respecto, ni clamaron al cielo por ese pez negado por los malos biólogos marinos que no querían reconocer su existencia. No, sería demasiado tramposo compararlo con el «monstruo» marino varado y podrido que se parece bastante a un zifio de Baird. El celacanto fue pescado, fue analizado porque parecía una auténtica anomalía biológica, se describió y se publicó su holotipo, y los criptozoólogos no hicieron falta para nada, ni fue necesario consultarles, ni flores. El celacanto y el ornito están al mismo nivel que los avestruces, los perros callejeros y los lagartos ‘gigantes’ de El Hierro. Y que los cripto-cuentistas pongan a los primeros como ejemplos de su manía personal equiparándolos con monstruos desconocidos, yetis, nessies, mokeles-mbembes y demás) es simple hipocresía interesada.

          Luego sigo con otras cosas.

          1. No se a qué se debe su obsesión con la criptozoología, cuestión que en este caso aparece a colación por el apelativo amarilista de «Mounstro» que se le ha dado a este animal por parte de los medios de prensa. Lo anterior, me resulta totalmente desatinado, y parece ser un título dado para vender más tiradas de diarios o derechamente para hacer la noticia más impresionante. Cuestión con la cual no estoy de acuerdo, pues es sólo un animal más, conocido o desconocido, pero es eso, un animal.

            Ahora lo del celacanto, pues bien me haré cargo de esa observación; más arriba exponía muy acertadamente un usuario que este animal podría tratarse de algún antepasado remoto de estos cetáceos que haya sobrevivido hasta esta fecha. En ese caso, de ser posible lo dicho por el usuario, no sería para nada descabellada la idea del pelo en el animal, pues anomalías evolitivas y biologicas han existido, existen y existirán siempre. Por lo cual no se puede descartar de plano la existencia de pelo en el animal. Así como tampoco a que este se deba al estado de putrefacción del mismo. Ambas son totalmente válidas, luego, quien alega una u otra debe probarlo más allá de toda duda razonable. La especulación, en estos casos tiene el mismo valor probatorio que la opinión, vale decir, nulo. Repito, para salir de dudas, creo que se deben esperar los análisis respectivos, antes de tomar partido por alguna hipótesis. Aquí no se vale negar por negar, o creer por creer.

            Ahora, lo del ornitorrinco, cuando se planteo su existencia, los cientificos, negaron tal posibilidad, hasta el punto de creer que se trataba todo de una farsa, o una broma de muy mal gusto, y eso usted lo puede corroborar en cualquier manual o libro de ciencias naturales. No fue hasta que realmente se estudió debidamente a esta especie, para que fuera catalogada como tal. Pero de broma ni hablar el ornitorrinco ahí está.

            Y repito, no soy la voz de la criptozoología, sino la de simplemente de alguien que quiere pruebas antes de lanzarse con las hipótesis mas disparatadas o negacionistas, que en ambos casos, carecen del rigor empírico que estas cosas lo solicitan.

            Por otra parte, no sé por qué su obsesión y sacar a colación a destajo la criptozoología, respecto de un animal que ahí está, y sólo requiere más estudio, a diferencia de otros como el hombre de las nieves, el chupacabras, presuntos saurópodos del áfrica, entre otras cosas, cuya existencia me parece bastante poco probable, pero tampoco imposible, en definitiva la ciencia a futuro sabrá dar respuestas para todas estas interrogantes, dando o negando razón, y esa es la gracia de esto.

            A mí juicio la criptozoología que usted invoca, parece una trampa de argumentación, para exponerme como si yo fuera uno de estos personajes fantaseosos y romaticos de programas de dudosa reputación o revistas que son derechamente odiosas; cuestión que no es así, simplemente, repito, busco la verdad, libre de todo prejuicio y opiniones preformadas.

            Y otra vez con la hipocresía, no estimado, simplemente no me gusta su postura de echar por tierra todo, resolver el problema en cuestión de minutos sin ni siquiera tener un análisis cientifico, burlarse e insultar gratuitamente, por un asunto que se debe tomar con seriedad, sea un Zifio de Baird, otro cetáceo, o derechamente un animal no registrado: merece estudio.

          2. Sigo:

            «Tenemos un aninal X, y no existen estudios serios que acrediten que sea zifio de Baird, tan sólo la opinión de un especialista, que por lo exuesto no ha examinado muestras del cádaver, tan sólo se ha limitado ha observarlo en fotografías».

            Es probable que el zoólogo que apuntó que se trata de un zifio de Baird sepa lo que está diciendo. Para mí es más de fiar que la opinión de alguien que apunta la posibilidad de que sea un espécimen perdido de pakicetus o ambulocetus, o que quizá o que tal vez… Porque no es que la opinión del zoólogo se la sacara de la manga como por arte de magia, sino que resulta que el bicho tiene un tamaño aproximado semejante a los zifios de Baird. Su forma se asemeja a la de los cetáceos (ya degradada en este caso). Su morro se asemeja mucho al de los zifios de Baird. Y los restos se encontraron en una playa que está en la zona del planeta que habitan los zifios de Baird: https://es.wikipedia.org/wiki/Berardius_bairdii , en el sector ruso. ¿Qué podemos pensar? ¿Es sensato elucubrar que tal vez sea un monstruo marino desconocido o el primo perdido de ambulocetus? ¿Es dogmático el zoólogo que habló de un zifio de Baird sin realizar un análisis genético? ¿O es que la mente hay que tenerla un poquito cerrada de vez en cuando, en previsión de que el sentido común no salga volando? ¿Y si realizan la autopsia y el análisis genético y es una nueva especie? Pues al saco y todos felices. Pero, por ahora, la cosa se parece demasiado un zifio de Baird. Abulta como uno, tiene el morro como uno y fue hallado en la zona marina donde viven. ¿Es ‘herético’, dogmático y cerrado de mente hablar de Zifio de Baird?

        2. Más para Marcelo:

          «… tan sólo soy un curioso que quiere llegar a la verdad, sin prejuicios u opniones preformadas».

          No, es imposible. Todo el mundo tiene prejuicios u opiniones preformadas. Es imposible no tenerlas. Lo que diferencia a unas de otras, al margen de la consistencia interna, es que unos prejuicios u opiniones preformados están basados en lo que realmente se sabe sobre la fauna marina y otras sobre posibilidades posiblemente posibles en mi posibilidad internamente posibilística, es decir, en lo que a alguien le da la gana pensar porque le gusta y le apetece, y cataloga a un experto como dogmático porque osó, porque se atrevió a destruir el misterio por adelantado diciendo que tiene toda la pinta de ser un zifio de Baird. Si acaso el zoólogo podría ser calificado de atrevido, pero no de dogmático, porque las semejanzas con el citado zifio son bastantes. El zoólogo no estaba opinando en un artículo científico; fue consultado por un periodista y, visto el revuelo de disparates que se estaba montando, quiso arrojar un poco de luz sobre el cadáver. El dogmatismo reside en quienes cultivan el misterio y lo mantienen a pesar de las voces de quienes saben más y conocer mejor lo que están viendo, en este caso en la plaza pública. El zifio ha estado en estos días en la prensa sensacionalista (o que ejerce en ese modo en casos como este), no en una revista profesional con exigentes jueces evaluadores.

          1. La opinión del zoologo me parece bastante discutible y aventurada. El «me parece razonable pensar que es» no es prueba alguna, simplemente una opinión, y si, da un grado de sensatez para algo que la prensa catalogo como mounstro, por razones amarillistas, sensacionalistas, etc.

            Sin embargo, por mucha experiencia que tenga el susodicho profesional, si carece de las pruebas para afirmar su postura, a mí juicio, no sería viable, como juez normalmente se piede a las partes, que acompañen los medios probatorios mas idoneos para efectos de convencer, pero por mucha experiencia que tenga un abogado respecto de un tema, no podría darle la razón, aunque yo mismo lo quisiera, sin que antes sus pretensiones sean probadas en la forma debida.

            Recuerdo un caso similar, en esa misma isla, la prensa salió de inmediato con mounstros y cosas así, sin embargo, los analisis periciales, señalaron en definitiva que se trataba de los restos de una ballena, sin embargo, los estudios así lo revelaron. Caso cerrado, no era ningún animal desconocido, dragón o cosas así que se decían.

            A lo menos, poner en tela de juicio a las declaraciones de este zoologo me parece sano, pues habrá algún otro estudioso que no conforme con esta explicación, salga a una investigación de campo, y pueda darnos una respuesta mejor documentada.

    1. Posiblemente no se trate de auténtico pelo, sino de restos de la propia piel descompuesta del animal

  6. Es probable que algún cripto-cuentista con poca vergüenza te plagie la averiguación y siga apostando hacia un «extraño animal marino» (que vive en su cabeza), como me pasó a mí cuando publiqué el hallazgo de un zifio de Cuvier en 1935 en la playa tinerfeña de El Médano (la que está al lado de la popular La Tejita, esa que visitaban los extraterrestres y los ocultistas playeros en los años 70) http://ciencia.diariodeavisos.com/2014/03/11/grandes-monstruos-varados/ . La nota periodística de «La Prensa» de agosto de 1935 incluye una simpática fotografía de una señorita en bañador sentada en el cráneo pelado del Zifio. A mí me bastó una llamada a un biólogo marino de la ULL.