Fraudes

La mejor foto de Nessie es de un modelo hecho para un documental de National Geographic

A la izquierda, la foto que George Edwards presentó en agosto de 2012 como de Nessie. A la derecha, una imagen similar de Anna Williams del modelo de joroba sacada de la web de National Geographic.

“Es la mejor foto [de Nessie] que nunca he visto”, sentenciaba en agosto del año pasado Steve Feltham, dedicado desde hace más de 20 años a la caza del monstruo. En la imagen, tomada por George Edwards, se veía una joroba en mitad del lago Ness cerca del castillo de Urquhart. “Estoy tan convencido de que vi a Nessie como de mi creencia en esas criaturas. Demasiadas personas las han visto durante demasiado tiempo”, indicaba entonces Edwards, que ha dado una vuelta por el lago a miles de turistas en su embarcación.

Steve Feltham posa con el modelo de joroba de Nessie de fibra de carbono en 2011. Foto: Peter Jolly.Un año después, el barquero acaba de confesar que todo fue una broma y que lo fotografiado no era un ser vivo, sino una joroba de fibra de carbono hecha para The truth behind the loch Ness monster, un documental de National Geographic de 2011 en cuya grabación participó. De hecho, de las dos imágenes que encabezan estas líneas, la de la izquierda es la del fraude, mientras que la de la derecha esta tomada de la web de la productora, donde se presenta como un modelo de Nessie junto al cual, por cierto, se fotografió Feltham durante la grabación del documental.

Edwards anunció a mediados de agosto del año pasado que había visto y fotografiado a Nessie el 2 de noviembre de 2011 cuando volvía con su barca al muelle. La observación había durado entre 5 y 10 minutos, y no había querido hacer pública la imagen hasta tener un veredicto favorable de expertos. “Tengo amigos en Estados Unidos con amigos en el Ejército. Han analizado mi foto y no tienen ninguna duda de que fotografié un objeto animado en el agua. Estaba muy emocionado y estoy seguro de que algunas extrañas criaturas están al acecho en las profundidades del lago Ness”, explicaba a los medios. “Diría que [la foto] no demuestra lo que es Nessie, pero prueba lo que no es Nessie, un esturión, un pez que se ha presentado como una de las principales explicaciones de lo que Nessie podría ser, porque esto no tiene una espina dorsal serrada como el esturión”, apuntaba Feltham.

La llamada foto del cirujano, de 1934.“¿Por qué debería sentirme culpable por haberme divertido un poco?”, se preguntaba el viernes Edwards. El hombre parece, hasta cierto punto, asqueado de todo el montaje del monstruo del lago Ness; aunque él viva de ello. “Estoy harto de los denominados expertos que vienen con sus teorías sobre las grandes olas y los peces grandes, y de su centro de visitantes”, añade. Y reconoce que toda la historia de Nessie es un engaño desde el principio: “¿Qué sería del lago Ness sin el fraude más famoso, la foto del cirujano?”. Esa imagen -mundialmente famosa- data 1934, desató la fieble por la caza del monstruo y ha sido reproducida en infinidad de libros y revistas como prueba de su existencia; pero corresponde en realidad a un submarino de juguete al que pegó una cabeza de serpiente marina. La materia prima ha cambiado, pero Nessie sigue siendo lo mismo 80 años después: un monstruo prefabricado para el turismo.

Salón del timo esotérico a la donostiarra

Una vidente atiende a una clienta en el Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.

Merece la pena ojear el programa del XX Salón del Esoterismo y de Terapias Naturales de San Sebastián, que se celebra hasta el domingo en el palacio de Miramar. Es un intenso concentrado de charlatanería y timos. Hay chamanes, astrólogos, médiums, terapeutas energéticos, pseudopsicólogos, risoterapeutas, maestros de reiki, videntes, expertos en hacerte recordar vidas pasadas, grabadores de psicofonías, conspiranoicos, gente que tiene contacto con los ángeles, otros que sostienen que la inteligencia está en el corazón, expertos en el aura, alquimistas, intérpretes de sueños…

La estrella invitada ha sido, otra vez, la canadiense Marilyn Rossner, quien no falta en ningún sarao paranormal español y quien se presenta como una “médium excepcional” que “realiza demostraciones de videncia en público que causan asombro por la precisión de sus vaticinios y por los mensajes que transmite del mundo espitirual, comunicación que para ella es una fuente ilimitada de amor incondicional”. En realidad, Rossner tiene los mismos poderes que Anne Germain y John  Edward: sabe usar la lectura fría. Porque nadie habla ni ha hablado nunca con los muertos. Quienes se consideran médiums o son unos perturbados que se creen lo que dicen o unos timadores que simulan comunicarse con el Más Allá sólo para sacar dinero a los incautos. Y donde escribo médiums pueden ustedes poner cualquier otro dotado de poderes extraordinarios.

Hubo el viernes una ceremonia de paz con una exhibición de tai-chi-chuan, “terapia para el cuerpo y la mente” cuya “práctica se basa en el control y equilibrio del chi, nuestra energía interna”. El chi es una de esas energías chiripitifláuticas indetectables para todo aquél que no crea en ellas que esta semana llenan el palacio de Miramar. ¿Se imaginan que hubiera que creer en la ley de la gravedad para permanecer pegados al suelo? Esa misma tarde, la naturópata Lourdes Moratinos, especializada en medicina tibetana, habló de “cómo activar nuestra propia fuerza vital”, que seguro que para ella es otra diferente al chi.

Energías por todas partes

Uno de los puestos de productos mágicos del Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.Xevi Guitart, “estudioso de las terapias energéticas” que -¡ojo!- “conoce al chamán tolteca Agustín Orea”, y Dori Bermúdez, “instructora de la técnica intensi”, avisaron a los asistentes de la pérdida de energía vital. “Nacemos con una cantidad de energía limitada, buena parte se pierde en lo que llamamos fugas de energía: enfados, quejas, pensamientos obsesivos, vicios, mentiras, ego… Todas esas acciones y pensamientos crean un agujero en nosotros por donde nuestra energía se escapa, agotándonos y limitándonos nuestra capacidad de actuar y de luchar por nuestros objetivos.  Filosofía, herramientas chamánico-toltecas y una técnica de movimiento y respiración intensi para la acumulación y el uso adecuado de tu energía, aplicables a tu vida cotidiana”, dice el programa. Y, mañana, Xavier Rosique, psicólogo y “especialista en al cámara Kirlian”, les alertará sobre “cómo incide el vampirismo en el aura y los chacras, observando en directo el aura”. Supongo que la energía de la que habla Rosique no es la misma que la de Orea y Bermúdez, y que ésta no es la misma que la de Moratinos, que, a su vez, tampoco es el chi.

El sábado, Fede Vishnu, un bioarquitecto -el bio significa que cree en energías mágicas; otras, diferentes a las anteriores-, enseñó “cómo sentir y elevar almas perdidas a la luz” porque, agárrense, “muchas almas se quedan atrapadas en lugares y personas, pudiendo provocar problemas de salud”. Así que, ya sabe, la próxima vez que enferme igual es porque está poseído. Teófilo Calvo, farmacéutico, bioquímico y director de Laboratios Taxon, alimentó la histeria electromagnética y la quimiofobia, al hablar de cómo “la continua exposición a agentes tóxicos de tipo químico y electromagnéticos que nos rodean en el aire, agua y alimentos, toxicidad informativa: todo en aras del progreso, en un mundo mal llamado civilizado“. “Este supuesto progreso viene aparejado con un alarmante aumento de enfermedades nuevas, enfermedades autoinmunes, mentales, procesos degenerativos, alergias…”. Palabra de vendedor de complementos vitamínicos.

La astrología estuvo representada el domingo por Rubén Jungbluth, de quien en el programa se dice que es un “reputado cosmobiólogo” que “ha estudiado profundamente cómo el Universo y su composición inciden, alteran e impactan en el destino de las personas”; es decir, la influencia de los astros en nuestras vidas. “Espectacular investigación sobre cómo las diferentes horas en que se producen los nacimientos y los abortos describen el curso de los progresos y fracasos de los padres y madres en la sociedad”, sentencia el folleto. No busquen sus resultados fuera de las revistas astrológicas porque no los encontrarán. La jornada se cerró con un ritual hindú que sirve “para purificar lugares, proteger o liberar a personas de malas energías, y para consagrar talismanes” -un todo en uno-, oficiado por Krishna Kripa Dasa, conocido en su casa como Juan Carlos Ramchandani y que asegura ser “sacerdote hindú vaishnava”.

Médiums y seres cristalinos

Mikel Lizarralde, rodeado de piedras con las que dice que es capaz de curara la gente. Foto: Elena Viñas.Una sesión de risoterapia abrió el lunes, día en el que Luis Ayza, maestro de reiki y creador de su propio sistema de meditación -la innovación está al alcance de cualquiera en Paranormalandia-, dirigió una “sesión guiada de dinámica mental”. Después, actuó la estrella local, Mikel Lizarralde, vidente y médium euskaldún -el primero, como él alardea-, y discípulo de Marilyn Rossner. Le conocí durante la grabación de Escépticos y me dio la impresión de creerse lo que dice, que es capaz, entre otras cosas, de comunicarse con “nuestros guías y seres queridos”. Entonces, me quedé con las ganas de que me pusiera en contacto con algún familiar muerto. Cuando se lo pedí delante de las cámaras, me respondió que él no hacía espectáculo de la mediumnidad y que tendría que ser en privado. El lunes hizo en el palacio de Miramar una “demostración de videncia con el público” que asistió a su conferencia-taller, a la que la entrada costaba 20 euros.

Visitación Merino disertó ayer del “desarrollo y evolución espiritual a través de los seres cristalinos”. Discípula también de Rossner, es maestra espiritual, médium, clarividente y maestra de Reiki, entre otras cosas, y sostiene que los cristales no son cristales, sino “seres de gran luz, en su mayoría, abandonados por los seres humanos conscientemente por temor a su gran sabiduria”. Ella tiene, por supuesto, la capacidad de comunicarse con esos seres cristalinos. José Ignacio Carmona y la médium Ángela Ghislery hablaron de las psicofonías y, después, Enrique de Vicente, director de Año Cero y conspiranoico mayor del reino, de los “escándalos anunciados por las profecías” y “de la revolución en el Vaticano”. De Vicente es nuestro Charles Fort. Su mente está llena de extraterrestres, conspiraciones, poderes paranormales y conocimiento secreto que en su discurso se mezcla caóticamente. Cree, por ejemplo, que “la Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica” y auguró en su día que el 21 de diciembre de 2012 “podría suponer el fin de nuestra civilización y el despertar de una nueva conciencia”. Ya lo saben: vivimos en Matrix.

Antonio Cerdán, cristaloterapeuta y cromoterapeuta, enseñará hoy “cómo realizar los milagros de sanación”, a conocer “todas las energías que el universo pone a nuestra disposición para curar y conectarnos con nuestro ángel”. Y el ingeniero industrial Rafael Saiz  Gamarra, director de la Escuela Superior de Coherencia Cardiaca, y Gema Martíz, investigadora de la conciencia, explicarán que, “en estos tiempos de inestabilidad y desconcierto, hay un lugar donde refugiarse. Un lugar sincero y digno, donde nace la inteligencia y los buenos sentimientos: nuestro corazón. Hoy la ciencia no hace más que demostrar lo que la sabiduría ancestral siempre supo: que el corazón es el emperador del cuerpo y lo que dicta nos lleva siempre por el mejor camino”.  Amén.

El viernes , un alquimista, Julio L. Tzotar, hablará de la ascensión a la quinta dimensión. “Al coger las manos a una persona conecta y transmite los mensajes de los guías y de los maestros ascendidos que cada persona tiene en ese momento. También a través de la numerología se acerca a las vidas pasadas de muchas personas”. Habrá una demostración pública. Y el parapsicólogo Ricard Bru centrará su intervención en la reencarnación y los “recuerdos de otras vidas mediante la hipnosis”. Ya el sábado, la médica Alicia Abellán, hablará de una “técnica hawaiana de curación celular instantánea”.

Antes de que los brujos abandonen San Sebastián, habrá más comunicaciones con el Más Allá, sueños y energías desconocidas para la ciencia. Según adelantaba la organización, más de 40 profesionales del tarot, la videncia, la astrología y la quiromancia tienen estos dían instalado su negocio en el palacio de Miramar, donde también se venden todo tipo de amuletos y productos mágicos. Lo llaman fería esotérica; en realidad, es un salón del timo consentido: los asistentes están siendo engañados mediante falsas promesas y esperanzas, a la luz del día y sin que nadie haga nada por evitarlo. Paradojas de la vida, el palacio de Miramar es también la sede de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco.

“La Contra” de ‘La Vanguardia’ promociona la peligrosa idea de que hay dietas que curan el cáncer

“Me despedí de la vida… y me curé con la dieta anticáncer”, decía el lunes Odile Fernández en “La Contra” de La Vanguardia. Tiene 34 años, es médico de familia del Sistema Andaluz de Salud y sufrió un cáncer de ovarios que, al parecer, ha superado. Me alegro. Cada vez más gente sobrevive al cáncer, como recordaba en febrero de 2011 el bioquímico Sergio Pérez Acebrón en “Estamos curando el cáncer (de verdad)”. Este investigador español, que trabaja en el Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ), explicaba hace dos años que la causa del “notable incremento en la supervivencia al cáncer en las últimas décadas es múltiple”, pero la conclusión única: la ciencia está curándolo. La ciencia. Sin embargo, el mensaje que transmite el titular de la entrevista de Víctor-M. Amela a Odile Fernández no es ése, sino que la mujer ha superado la enfermedad gracias a un simple cambio de dieta. ¿En serio? Analicemos lo que nos cuenta la interesada.

Fernández tuvo un cáncer de ovarios. “¡Me extirparon un tumor de once centímetros de diámetro! Y parecía solventado. Pero no…”, le dice a Amela. Y añade que, poco después, le diagnosticaron “metástasis en vagina, pulmón y huesos. Era noviembre de 2010 y tenía sólo un 5% de posibilidades de vivir más de cinco años”. Pensó en lo peor, aunque no tiró la toalla. “Empecé quimioterapia… y algo más” , dice.  Y aquí es cuando comienza a vender su moto. El algo más que, según ella, le curó fue el cambio de hábitos dietéticos que recoge en su libro Mis recetas anticáncer y sobre el cual imparte talleres. “Sentí gran alegría… ¡y en dos meses el cáncer ya no estaba!: mi actitud y mi dieta activaron los recursos de mi organismo”. A partir de ese momento, el discurso de la mujer se centra en qué alimentos son anticancerígenos (frutas, verduras, ciertas especias…) y cuáles cancerígenos (carnes rojas, salchichas, embutidos, bollería industrial, fritos).

El discurso de Fernández es falaz. En 2010 los médicos le dijeron que tenía un 5% de probabilidades de vivir más de cinco años. Aunque todavía no ha pasado ese lustro, como ella asegura que la enfermedad ha desaparecido por completo, cabe suponer que podría estar entre el 5% de supervivientes. Si es así, ¿esa curación se habrá debido a la dieta? Ella misma reconoce que siguió quimioterapia, así que lo lógico es achacar a ésta su victoria sobre el cáncer. El plazo que da para la desaparición de la enfermedad es, a juicio de expertos,  sorprendentemente corto y es más que probable que la quimioterapia fuera acompañada de otros tratamientos que quizá la necesidad de resumir le haya llevado a no citar. Que Fernández crea que ha sido la dieta la que le ha curado tiene tanto fundamento como que, si hubiera seguido el tratamiento indicado y a la vez rezado -supongo que no lo ha hecho porque se declara agnóstica-, atribuyera su sanación a Dios.

Nutrición y prevención

Entrevista a Odile Fernández en 'La Vanguardia'.¿Puede una dieta curar el cáncer? “No hay ninguna dieta anticáncer”, sentenciaba en Abc a principios de año Andrés García Palomo, jefe de Oncología del Hospital de León. Y añadía que “la dieta tiene que respetar los criterios que siempre hemos establecido como una alimentación saludable. Es decir, tiene que haber una cantidad diaria de hidratos de carbono, muy pocas grasas y una cantidad mediana de proteínas”. Comer bien y tener otros hábitos saludables -como hacer ejercicio, no fumar y beber con moderación- es la mejor prevención demostrada contra el cáncer. Los expertos calculan que la mala alimentación está en el origen del 35% de los casos de la enfermedad. Pero, ¡ojo!, que una dieta equilibrada haga que se reduzcan las probabilidades de padecer el mal no significa que, una vez detectado, una alimentación determinada vaya a revertir el proceso. No hay ninguna dieta que cure el cáncer. Además, cuando alguien está en tratamiento, es fundamental que, para que éste tenga éxito, siga las indicaciones nutricionales de su oncólogo, no las del primer libro que encuentre por ahí, incluidos los de Fernández.

“La cirugía, la quimioterapia y la radiación pueden tener un impacto negativo directo (o mecánico) o indirecto (o metabólico) en el estado de nutrición. El éxito del tratamiento del cáncer estará determinado por la capacidad del paciente para tolerar el tratamiento, el cual, a su vez, estará afectado por el estado de nutrición anterior al tratamiento. El clínico a cargo del tratamiento debe evaluar el estado de nutrición de referencia y conocer los posibles efectos de los diferentes tratamientos. Los pacientes que reciben tratamientos agresivos contra el cáncer generalmente necesitan la gestión agresiva de la nutrición”, indican en la web el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Cualquier enfermo de cáncer que crea que por comer ciertos alimentos se va a curar puede acabar poniendo su vida en serio peligro y cualquiera que no siga las indicaciones nutricionales de su oncólogo, sufrir complicaciones durante el tratamiento.

Fernández ya ha salido en “La Contra” de La Vanguardia, el mejor trampolín para la charlatanería en la gran prensa española, y participó en septiembre del año pasado en el XIII Congreso Ciencia y Espíritu, celebrado en Sevilla y donde se habló, entre otras cosas, de psicoastrología y relaciones, el proceso de la ascensión a la quinta dimensión y las experiencias cercanas a la muerte. Puede que gane dinero con sus libros sobre dietas mágicas contra el cáncer, y hasta es posible que se haga famosa, pero hace un flaco favor a la medicina y a los enfermos de cáncer. Según Amela, su blog Mis Recetas Anticáncer ha estado encabezado por la frase: “Cuando la alimentación es mala, la medicina no funciona. Cuando la alimentación es buena, la medicina no es necesaria”.  Una doble falacia que puede llevar a algunos a pensar que basta con comer sano para curarse de la enfermedad.

En esa peligrosa estupidez, en vez de en entrar en el quirófano, depositó su fe Steve Jobs cuando le diagnosticaron un cáncer de páncreas operable. “Intentó tratarse con dietas. Fue a espiritistas. Probó con la macrobiótica y no se operó”, recordaba hace dos años Walter Isaacson, biógrafo del cofundador de Apple. El resultado lo conocemos todos: para cuando decidió ponerse en manos de los cirujanos, era ya demasiado tarde. Si todo sale como ella dice -¡ojalá!-, a Fernández le habrá curado la medicina, no seguir una dieta supuestamente anticancerígena. Vender su supervivencia como consecuencia feliz de una alimentación sana es un acto, como poco, irresponsable. Si hubiera abandonado el tratamiento médico, ni toda la verdura y fruta del mundo le habría servido para nada. Y ella, como médico, lo tiene que saber: uno puede contraer un cáncer por alimentarse mal; pero, por mucho que uno se alimente como es debido, nunca lo superará sólo así.

El fraude de la nueva autopsia al extraterrestre y la conspiración de los científicos

Como el resto de los pseudocientíficos, los ufólogos admiten el veredicto de la ciencia sólo cuando creen que les da la razón. Si no, los científicos forman parte del eje del mal. Steven Greer, un tipo convencido de que los extraterrestres nos visitan y los Gobiernos nos lo ocultan, estrenará el lunes en Los Ángeles un documental, Sirius, en el que presuntos científicos practican la autopsia a un pequeño humanoide cabezón y concluyen, tras un supuesto análisis de ADN, que se trata de un ser de otro planeta. Casi nada. En el mundo real, un descubrimiento así sería portada de las principales revistas científicas y abriría informativos de televisión; en el universo alternativo de los ufólogos, sólo sirve para vender más revistas, libros y documentales mientras el globo permanece inflado.

Es lo que pasó en 1995 con la autopsia de Roswell, un montaje del productor televisivo Ray Santilli que movió millones de dólares gracias a la colaboración de ufólogos entusiastas como el ahora novelista Javier Sierra. Los muñecos de esa película fueron obra de John Humphreys, un experto en efectos espaciales que ha trabajado en series como Doctor Who. El protagonista del documental de Greer no es un muñeco de goma, sino un feto humano momificado. Lo sabe desde hace años el propietario del pequeño humanoide, el ufólogo español Ramón Navia-Osorio, porque fue la conclusión a la que llegó en 2007 el antropólogo forense Francisco Etxeberria tras examinar la criatura, aunque tal extremo seguramente se ocultará a los espectadores de Sirius. A fin de cuentas, Etxeberria forma parte de los científicos malvados que nos ocultan la verdad.

«Es posible que Greer saque dinero de este montaje, como hizo Ray Santilli en 1995 con la falsa autopsia de Roswell, pero no va a descubrir nada que los científicos no sepan ya: el extraterrestre de Atacama es “un feto humano momificado completamente normal”», escribo en la novena entrega de ¡Paparruchas!, mi columna en español en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI). Está dedicada a la última tomadura de pelo de Greer, se titula “El feto humano de Sirius y creo que en ella dejo claro el credito que merecen el promotor del documental y el dueño del cuerpo momificado. Espero que les guste.

Radiografia del cuerpo del 'extraterrestre de Atacama'.

La verdad sobre el ‘extraterrestre de Atacama’ y el caso de Roswell, en Hala Bedi Irratia

Koldo Alzola y yo hablamos el jueves en Suelta la Olla, en Hala Bedi Irratia, del extraterrestre de Atacama y del caso de Roswell, en la primera de mis colaboraciones quincenales del curso 2012-2013 en esa radio, intervenciones que también emiten Tas Tas-Bilbao, Eguzki-Pamplona, Uhinak (Ayala), Txapa (Bergara), Eztanda (Sakana), Arraio (Zarautz), Zintzilik (Orereta), Itxungi (Arrasate) y Kkinzona (Urretxu-Zumarraga).