Condenada en Reino Unido una mujer por tratar a sus perros con homeopatía sin consultar al veterinario

Una vecina de Colwall (Reino Unido) ha sido condenada a una multa de 600 libras por causar sufrimiento innecesario a dos perros al tratarles de unas lesiones con homeopatía sin haberlos llevado al veterinario, según informa el Ledbury Reporter y me ha alertado Javier Ibáñez. El tribunal de Hereford que ha visto la causa ha prohibido a Susan Lambert, de 54 años, tener mascotas durante tres años.
Todo comenzó cuando la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad con los Animales (RSPCA) recibió a principios de año una llamada alertando del mal estado de los dos pastores alemanes de la mujer. Técnicos de la entidad la visitaron, y Lambert les contó que los perros habían sufrido quemaduras de ácido sulfúrico por la fumigación de unos cultivos próximos. Le aconsejaron que los llevara al veterinario. Ella se negó y dijo que los iba a seguir tratando en casa con homeopatía.
Tres meses después, K, un macho de 5 años, había perdido la mitad del pelo, y Tee, una hembra de 8, estaba prácticamente calva. La Policía requisó entonces los animales, y los veterinarios del RSPCA comprobaron que sufrían una infección de ácaros que les había provocado sarna. La semana pasada, la mujer fue considerada culpable de causar un sufrimiento innecesario a sus mascotas, una de las cuales, K, tuvo que ser sacrificada tras descubrir un tumor inoperable.
La homeopatía es maltrato
Política de la RSPCA respecto al uso de terapias alternativas en mascotas.Por la información de que dispongo, esta sentencia no es un revés a la homeopatía. Lambert fue denunciada por no llevar a sus perros al veterinario tras sufrir las quemaduras y ponerles un tratamiento por su cuenta. Aunque parezca increíble, la RSPCA ve con buenos ojos el uso de la homeopatía siempre y cuando corra a cargo de un veterinario -como puede comprobarse en el documento RSPCA pet policy (Política de mascotas de la RSPCA)-, cuando lo cierto es que se trata de una forma más de maltrato la practique quien la practique. Me explico.
Los remedios homeopáticos carecen de principio activo y no son más efecticos que el placebo, tal como concluyó en diciembre del año pasado un comité de expertos en un informe elaborado para el Ministerio de Sanidad español y, antes, la Asociación Médica Británica (BMA), el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes, la prestigiosa revista de The Lancet, la máxima autoridad científica japonesa… «Los homeópatas suelen argumentar que, si el placebo funciona, lo que ellos hacen tampoco está tan mal. No es verdad. Cuando te doy un remedio real, además del placebo, funciona el medicamento. Si sólo te doy placebo, te privo del poder curativo de la medicina», me contaba hace un año Edzard Ernst, médico que puso en marcha en 1993 la cátedra de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter y se convirtió en el primer catedrático de esa disciplina en el mundo.
Por tanto, tratar a un animal con homeopatía es maltratarle, privarle de las medicinas de verdad, que lo pueden curar o aliviar, en favor de inútiles sustancias mágicas. Y lo mismo cabe decir de otras prácticas pseudomédicas que ampara la RSPCA, como la acupuntura o la quiropráctica siempre y cuando esté implicado un veterinario o un «quiropráctico animal cualificado», respectivamente.