Morfopsicología

Morfopsicología en selección de personal: discriminación laboral por la cara

La oferta de empleo de 'Infojobs' con preselección según la morfopsicología.¿Se imagina que le rechazaran para un puesto de trabajo aduciendo que tiene la nariz pequeña (o grande), los ojos muy juntos (o muy separados) o un mentón muy pronunciado (o apenas marcado)? Pues eso se está haciendo en España. Una semana después de que Javier Cárdenas hiciera en TVE un apología de la morfopsicología -una práctica tan científica como la quiromancia y la mucho más risible culomancia-, el fotógrafo y diseñador gráfico Tomás Generelo descubrió en el portal Infojobs una oferta para un puesto de comercial en la que pedían una foto del candidato para una “previa preselección morfopsicológica”. El anuncio decía en ese apartado:

Rogamos que en su oferta adjunten fotografía reciente ya que hacemos una previa preselección morfopsicológica y con ello podemos ahorrarles y ahorrarnos tiempo.

Con la preselección morfopsicológica no buscamos personas guapas, sino que tengas competencias naturales innatas para ejercer dicha función además de las aprendidas.

Ahora resulta no sólo que hay personas con competencias profesionales “naturales innatas”, sino que además ésas se reflejan en el rostro.

La morfopsicología fue inventada en 1937 por el psiquiatra francés Louis Corman (1901-1995) y está en la onda de la craneometría, usada por los nazis para diferenciar por las medidas del cráneo a arios de quienes no lo son; la frenología, que clasifica las personalidades por la forma del cráneo y las facciones; la fisiognomía, que juzga a la gente por sus rasgos faciales y de la que la morfopsicología es una versión modernizada; y la metospocopia, que determina el carácter por las arrugas, en especial las de la frente. Divide el rostro en la parte alta o de la razón, la media o de la emoción y la baja o de los instintos. Se basa en patochadas como que una boca pequeña demuestra que alguien es ahorrador y una nariz carnosa implica capacidad de afecto.

El morfopsicólogo más conocido de España es Julián Gabarre, que también practica la grafología, otra arte adivinatoria. A él han recurrido en los últimos años algunos medios para establecer por la cara las posibilidades de éxito de Fernando Alonso en la Fórmula 1 y el candidato más apto para presidir el Barça, aunque otras cabeceras han optado por otros expertos para dictaminar, por ejemplo, cómo es el rostro del poder y analizar las personalidades de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton.

Aunque preocupante y censurable, una cosa es que haya medios de comunicación que promocionen una pseudociencia y otra que las opciones de uno de optar a un empleo dependan de la opinión sobre tu cara del adivino de turno. Porque eso, y no otra cosa, es un morfopsicólogo, un Rappel con ínfulas. Si ustedes se ven en esa situación, o en que en un proceso de selección de personal tiene en cuenta la forma de su letra, denuncienlo porque es tan arbitrario como discriminar por el signo del Zodiaco, el color de piel, la tendencia sexual, el credo y las líneas de la mano.

La astrología explica la inestabilidad política española, según ‘El Mundo’

Arranque del reportaje astrológico de 'El Mundo' sobre la situación política española.Una doble página dedicaba el domingo el diario El Mundo a analizar la situación política española desde el punto de vista de la astrología. Sí, ha leído bien, de la astrología. En 2016, un periódico español consulta las estrellas para ver cuándo tendremos un nuevo Ejecutivo. “No habra Gobierno ¡¡por Saturno!!”, se titula el disparate, firmado por el astrólogo Vicente Cassanya. “El triángulo que configuran Neptuno, Saturno y la Tierra marca un tiempo de alta inestabilidad política”, afirma el augur, quien añade que “habrá crisis hasta final del 2017”, cuando Rajoy pasará a la Historia. “Podríamos decir que Mariano Rajoy encarna a Saturno, Pedro Sánchez a Neptuno y Albert Rivera a la Tierra… Todo ellos y el líder de Podemos nacieron marcados por el ciclo Saturno-Neptuno, algo excepcional“, escribe Cassanya. Para él, “estamos en el ciclo maldito de los planetas”.

No merece la pena pararse a analizar nada. Son dos páginas de sinsentido astrológico, como lo serían si estuvieran dedicadas a la firma de los líderes políticos o la forma de sus caras. Cito la grafología y la morfopsicología porque son las dos artes adivinatorias, junto con la astrología, con las que más frecuentemente hacen el ridículo los grandes medios en periodos electorales. Supongo que el diario madrileño no ha consultado las entrañas de aves por miedo a la reacción de los animalistas.

Hubo un tiempo en el que El Mundo se llamó El Mundo del siglo XXI. Está claro que le sobraba una equis.

Grafólogos usan fraudulentamente el nombre del CSIC para promocionar un congreso pseudocientífico

Los organizadores del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal están usando fraudulentamente el nombre del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -lo llaman Centro Superior de Investigación Científica en su publicidad- para promocionar las jornadas. El encuentro se celebrará el 25, 26 y 27 de febrero en Barcelona, y sus organizadores afirman en los anuncios que tendrá lugar en el CSIC, en el número 64 la calle Hospital. El mensaje de correo que están enviando a los medios de comunicación dice:

Los próximos días 25,26 y 27 de febrero se celebrará en Barcelona en el Centro Superior de Investigación Científica (CSIC) el primer congreso en España de lenguaje corporal, psicología del rostro y grafología como ciencia.

Cartel del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal, con la referencia al CSIC.“No cuentan con el apoyo del CSIC, ni se les ha cedido ningún local. Les hemos pedido que quiten el nombre del CSIC de la publicidad porque no queremos que aparezca vinculado a la pseudociencia”, me ha comentado un portavoz de la entidad. El inmueble que acoge el encuentro es un edificio propiedad del CSIC que funciona como residencia de investigadores y gestiona una empresa privada. Fue esta última la que dio el permiso de uso a los organizadores del congreso de grafología creyendo que era un encuentro científico como otros que tienen lugar en sus locales. Sin embargo, tras enterarse de la naturaleza real de la reunión -en la que se hablará de cosas como “la simbología de la firma” y “la psicología del rostro”- y de que sus promotores estaban usando el nombre del CSIC engañosamente, se ha retirado el permiso y el encuentro pseudocientífico ya no se celebrará en la residencia de investigadores.

Los practicantes de la grafología aseguran que pueden deducir el carácter de una persona a partir de cómo escribe, de si las mayúsculas son muy grandes, las letras van separadas, las líneas se inclinan hacia uno u otro lado… En vez de leer la personalidad en las líneas de la mano, la leen en la letra manuscrita. No hay que confundirlos con los peritos calígrafos, los expertos forenses que certifican, por ejemplo, si alguien es el autor o no de un manuscrito que se le atribuye. Los morfopsicólogos, por su parte, pretenden deducir la personalidad a partir de los rasgos faciales. Grafología y morfopsicología son artes adivinatorias, como la quiromancia, la lectura de los posos del café, el tarot, la astrología y otras.

No es la primera vez que ocurre algo así. En otoño de 2012, los organizadores del congreso pseudocientífico Historia, mitos y leyendas en el arte, que se celebró en Sevilla el 1 y 2 de diciembre, promocionaron el acto en Internet como si contaran con el respaldo del CSIC. El encuentro, en el que iban a participar un zahorí, un investigador de fenómenos forteanos y el conductor de un programa de radio pseudocientífico, entre otros, no contaba con ningún apoyo del CSIC.

La grafología, la morfopsicología y la dactilopsicología, en Radio Nacional de España

Toni Garrido y yo hemos hablado hoy de la grafología, la morfopsicología y la dactilopsicología, en la decimotercera de mis colaboraciones semanales en Asuntos propios, en Radio Nacional de España.

La dactilopsicología, en Punto Radio Bizkaia

Patxi Herranz y yo hablamos el 8 de febrero en Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bizkaia, de la dactilopsicología, en la decimonovena entrega del curso 2011-2012 de Magonia, mi espacio semanal dedicado al pensamiento crítico en la emisora de Vocento.