Grafólogos usan fraudulentamente el nombre del CSIC para promocionar un congreso pseudocientífico

Los organizadores del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal están usando fraudulentamente el nombre del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -lo llaman Centro Superior de Investigación Científica en su publicidad- para promocionar las jornadas. El encuentro se celebrará el 25, 26 y 27 de febrero en Barcelona, y sus organizadores afirman en los anuncios que tendrá lugar en el CSIC, en el número 64 la calle Hospital. El mensaje de correo que están enviando a los medios de comunicación dice:

Los próximos días 25,26 y 27 de febrero se celebrará en Barcelona en el Centro Superior de Investigación Científica (CSIC) el primer congreso en España de lenguaje corporal, psicología del rostro y grafología como ciencia.

Cartel del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal, con la referencia al CSIC.«No cuentan con el apoyo del CSIC, ni se les ha cedido ningún local. Les hemos pedido que quiten el nombre del CSIC de la publicidad porque no queremos que aparezca vinculado a la pseudociencia», me ha comentado un portavoz de la entidad. El inmueble que acoge el encuentro es un edificio propiedad del CSIC que funciona como residencia de investigadores y gestiona una empresa privada. Fue esta última la que dio el permiso de uso a los organizadores del congreso de grafología creyendo que era un encuentro científico como otros que tienen lugar en sus locales. Sin embargo, tras enterarse de la naturaleza real de la reunión -en la que se hablará de cosas como «la simbología de la firma» y «la psicología del rostro»- y de que sus promotores estaban usando el nombre del CSIC engañosamente, se ha retirado el permiso y el encuentro pseudocientífico ya no se celebrará en la residencia de investigadores.
Los practicantes de la grafología aseguran que pueden deducir el carácter de una persona a partir de cómo escribe, de si las mayúsculas son muy grandes, las letras van separadas, las líneas se inclinan hacia uno u otro lado… En vez de leer la personalidad en las líneas de la mano, la leen en la letra manuscrita. No hay que confundirlos con los peritos calígrafos, los expertos forenses que certifican, por ejemplo, si alguien es el autor o no de un manuscrito que se le atribuye. Los morfopsicólogos, por su parte, pretenden deducir la personalidad a partir de los rasgos faciales. Grafología y morfopsicología son artes adivinatorias, como la quiromancia, la lectura de los posos del café, el tarot, la astrología y otras.
No es la primera vez que ocurre algo así. En otoño de 2012, los organizadores del congreso pseudocientífico Historia, mitos y leyendas en el arte, que se celebró en Sevilla el 1 y 2 de diciembre, promocionaron el acto en Internet como si contaran con el respaldo del CSIC. El encuentro, en el que iban a participar un zahorí, un investigador de fenómenos forteanos y el conductor de un programa de radio pseudocientífico, entre otros, no contaba con ningún apoyo del CSIC.

10 comentarios

  1. Desgraciadamente, temas que podrían ser muy interesantes quedan manchados por la superchería y la pseudociencia.
    Yo sí creo que un análisis serio de nuestros tics faciales o de nuestro leguaje corporal, puede arrojar luz sobre ciertos procesos subconscientes de nuestra mente. Claro que habría que abordarlo desde la antropología, la psicología, la anatomía y la biología evolutiva… no desde la óptica de un puñado de charlatanes.

  2. «Fraudulento», ¿cotejó Luis Alfonso Gámez con los organizadores antes de escribir su entrada? El carácter científico de la grafología (ampliamente estudiada por psicólogos y criminalistas) puede discutirse, pero juicios de valor como «son artes adivinatorias, como la quiromancia…» no son precisamente argumentos. Lo mejor es que la entrada incluye el enlace a la página del encuentro y así el lector puede hacerse un juicio propio, nunca mejor dicho, trascendiendo el prejuicio.

    1. Deberías leer las entradas en las que comentas:
      «No hay que confundirlos con los peritos calígrafos, los expertos forenses que certifican, por ejemplo, si alguien es el autor o no de un manuscrito que se le atribuye.»

  3. Mmm «Fue esta última [la residencia de Investigadores] la que dio el permiso de uso a los organizadores del congreso de grafología creyendo que era un encuentro científico como otros que tienen lugar en sus locales. »
    O sea.. que lxs directivxs de la residencia «CREYERON» que era un encuentro científico y por eso lo autorizaron…? Me parece que este crítico tan CIENTIFICO sí cree en paranormalidades X)…
    Y que las instituciones científicas andan un poco paranoicas.. Creo que ya todxs experimentamos la cabezonería histórica de la ciencia…que primero una cosa, que luego la opuesta… es fácil encontrar ejemplos de que lo que las «pseudo-ciencias» saben desde hace mucho tiempo y luego-mucho tiempo mas tarde- la ciencia lo termina «corroborando»..
    A mi este foro internacional me resulta muy interesante! Tienen ponentes serixs.
    Gracias por publicar el link!

    1. María dices:…
      » es fácil encontrar ejemplos de que lo que las “pseudo-ciencias” saben desde hace mucho tiempo y luego-mucho tiempo mas tarde- la ciencia lo termina “corroborando”..»
      ¿Nos puedes ilustrar con algun ejemplo de esos tan fáciles de encontrar? porque, por más que lo pienso no recuerdo ningún caso en el que una Pseudociencia haya sido corroborada por la ciencia.
      Muchas gracias

  4. Siempre con la misma retahíla entre la diferencia entre la grafología y la pericia caligráfica. A ver si cambias un poquito el discurso, que ya repite como el ajo… Si quisieras enterarte un poco más de las cosas, que ya se ve que no, sabrías que la clasificación morfológica que utiliza la grafística en la actualidad para su cotejo y análisis, está basada precisamente en los aspectos grafonómicos y gestos tipo que estudia la grafología. La diferencia es que ésta interpreta psicológicamente los rasgos escriturales, pero la clasificación es la misma en muchos aspectos. Precisamente lo que permite a los peritos calígrafos determinar una autoría es que ninguno escribimos igual. Y si realmente tuvieras curiosidad científica esto podría darte que pensar, por ejemplo, que si es así, como queda demostrado por la tan aplaudida por ti pericia caligráfica o análisis forense de la escritura, es precisamente por que nadie es igual a otro. Y de ahí el ver correlaciones entre la forma de escribir y cómo somos, creo que no resulta tan raro de entender (aunque los pseudoescépticos seguiréis con la misma retahíla, por supuesto). Buenos días.

    1. Tampoco ninguno tenemos la misma huella dactilar y eso no significa que a través de ella podamos averiguar algo sobre la personalidad de cada uno. No se puede «interpretar psicológicamente» a alguien viendo su huella.
      Una cosa es identificar a una persona según su caligrafía (peritos caligráficos) y otra muy diferente es deducir su forma de ser o personalidad.

      1. Ya… pero es que sobre la huella dactilar no tenemos ninguna responsabilidad; vienes con ella. Sin embargo, la escritura la haces tú a lo largo de la vida. Y si quieres pensar un poco sobre ello no tienes más que ver a una clase de niños donde se les enseña una determinada caligrafía (todos la misma), y al cabo de los años verás que sus escrituras son totalmente diferentes, luego existe un correlación clara entre tú y tu escritura, se quiera o no. Y otra cosa más: la huella dactilar no cambia nunca; la escritura sí. Y vuelvo a insistir: si el perito calígrafo es capaz de descubrir al autor de un escrito, es que esa escritura tiene que ver con él, y es única (casualmente como único es cada individuo). Es imposible que una escritura sea igual a otra, como es imposible que una persona sea igual a otra. Y mira que han pasado millones de personas por el mundo…

  5. La grafología no es siempre pseudociencia, y la comparación que haces con la lectura de la mano no es acertada. Las líneas de la mano, como las huellas dactilares, son algo biológico y por tanto no van a hablarte ni de la personalidad ni del futuro.
    Sin embargo escribir, al igual que hablar, es algo humano. No me parece justo comparar la forma de escribir, que ha ido configurando la propia persona, a una huella dactilar configurada por factores exclusivamente biológicos.
    Hablas de la forma de escribir de cada uno como si fuera algo aleatorio o por lo menos ajeno a nuestra personalidad, cuando no es así; escribir no es un acto reflejo biológico, es algo que configuramos nosotros (como personas y no animales) y por tanto tiene sentido que diga algo sobre nosotros.
    Dicho lo cual, estoy de acuerdo en que habrá gente que utilice la grafología como pseudociencia, también supongo que quizá la cantidad de variables a tener en cuenta para que realmente aporte información fiable quizá sea muy elevada como para que realmente pueda arrojar resultados fiables (no lo sé, no soy grafólogo).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *