La astrología explica la inestabilidad política española, según ‘El Mundo’

Arranque del reportaje astrológico de 'El Mundo' sobre la situación política española.Una doble página dedicaba el domingo el diario El Mundo a analizar la situación política española desde el punto de vista de la astrología. Sí, ha leído bien, de la astrología. En 2016, un periódico español consulta las estrellas para ver cuándo tendremos un nuevo Ejecutivo. «No habra Gobierno ¡¡por Saturno!!», se titula el disparate, firmado por el astrólogo Vicente Cassanya. «El triángulo que configuran Neptuno, Saturno y la Tierra marca un tiempo de alta inestabilidad política», afirma el augur, quien añade que «habrá crisis hasta final del 2017», cuando Rajoy pasará a la Historia. «Podríamos decir que Mariano Rajoy encarna a Saturno, Pedro Sánchez a Neptuno y Albert Rivera a la Tierra… Todo ellos y el líder de Podemos nacieron marcados por el ciclo Saturno-Neptuno, algo excepcional«, escribe Cassanya. Para él, «estamos en el ciclo maldito de los planetas».

No merece la pena pararse a analizar nada. Son dos páginas de sinsentido astrológico, como lo serían si estuvieran dedicadas a la firma de los líderes políticos o la forma de sus caras. Cito la grafología y la morfopsicología porque son las dos artes adivinatorias, junto con la astrología, con las que más frecuentemente hacen el ridículo los grandes medios en periodos electorales. Supongo que el diario madrileño no ha consultado las entrañas de aves por miedo a la reacción de los animalistas.

Hubo un tiempo en el que El Mundo se llamó El Mundo del siglo XXI. Está claro que le sobraba una equis.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

7 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Un horóscopo en la sección de pasatiempos puede ser divertido, pero hacerlo pasar por una noticia y a doble página da un poco de vergüenza ajena… XD

  2. «Impresionante» predicción, tras dos elecciones fallidas, la desaparición de las amplias mayorías parlamentarias y un año complicado políticamente nadie hubiera imaginado esa posibilidad, algún uzbeco despistado estará sorprendido.

    En el universo puedes encontrar triángulos, si fuese cierto, y cualquier otra figura. Las semejanzas y diferencias, irrelevantes o no, entre objetos son casi infinitas, a gusto de consumidor. Hechos históricos y tamaño de la nariz, sesgo de selección.

    Neptuno, quizás el más citado ejemplo de las únicas predicciones que han demostrado ser eficaces habitualmente: las científicas, no los babilonios o los cretinos [habitantes de Idiocia]. Fue gracias a la astronomía y la matemática, no a la astrología que no ha aportado ningún nada desde su divorcio, salvo un campo de estudio a la antropología cultural y un tema de debate al escepticismo.

    Si estamos gobernados por dioses/planetas, como marionetas,la responsabilidad se diluye sin libertad de acción. La astrología, puerta a la ignorancia y fanatismo. ¿Y si los planetas dicen que eres una mala persona?

    1. ¿Y qué opina Nostradamus de todo esto? Opinaría que existía un conocimiento valioso y elitista relacionado con los astros y al alcance de muy pocos y menos de los charlatanes de nuestros días. Seguramente opinaría eso. Y sino que alguien discuta su predicción certera acerca del final del reino de la Luna.

      1. Me parto y me troncho viendo las interpretaciones a posteriori que hacen muchos caraduras con las pendejadas sin sentido que escribí.

        1. Creo que debes haberle dado hoy un poco al vinillo. Bueno, cuando se te pase ya verás que lo que escribiste es todo real y verdadera profecía, no te engañes hombre, que eras uno de los pocos y verdaderos y últimos profetas de Occidente. Gracias por lo que dices que son pendejadas; me han proporcionado gran solaz y un aviso importante sobre lo que pronto se cierne sobre esta infumable civilización. Gracias de verdad, Nostradamus.