‘El archivo del misterio’: el horóscopo

Ha sido un día duro, pero al final ha merecido la pena. Ya me lo había avisado el horóscopo: “No te dejes agobiar por asuntos que parecen complicados, verás que se resolverán favorablemente. Tendrás oportunidad de solucionar los problemas con quien se alejó de ti”. Supongo que uno de cada doce de ustedes se habrá visto en las mismas. ¿Ridícula suposición? Pues, claro. Según la astrología,  de la que he hablado en la octava entrega de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2), la posición de los astros cuando nacemos condiciona nuestra vida y los seres humanos nos dividimos en doce tipos de personas, correspondientes a los doce signos del Zodiaco. Aún así, hay gente inteligente que cree en el horóscopo y, con frecuencia, hay quien le pregunta a uno el signo zodiacal como si revelara algo de nuestra personalidad. Yo suelo responder que soy (adivínelo) y que los (adivínelo) no creemos en la astrología.

El psicólogo estadounidense Bertram Forer hizo en 1948 un test de personalidad a sus alumnos y luego, a partir de los resultados, entregó a cada uno una descripción de su carácter y le pidió que puntuara su grado de identificación con el texto de 0 (nada) a 5 (total). De 39 universitarios, 25 concedieron al perfil psicológico un 4 y 13, un 5. La nota más baja fue un 3. Pero Forer se la había dado con queso. Todas las descripciones eran la misma, una que había redatado a partir de frases tomadas de un libro de astrología. El experimento se ha repetido desde entonces en numerosas ocasiones, y se llama efecto Forer a la tendencia que tenemos los humanos a identificarnos con una descripción tan general en la que encajaría cualquiera si nos dicen que el análisis ha sido personalizado.

Carta astral individual.Le propongo un experimento para esa comida familiar o de amigos en la que siempre hay alguien que cree en el horóscopo. Meta la astrología en la conversación en un momento dado y deje que la gente hable con total libertad. Después de un rato, anuncie que como regalo para los presentes ha encargado a un astrólogo un horóscopo individualizado de cada uno de ellos y entregue a cada comensal su carta astral metida en un sobre con su nombre. El texto, basado en el original de Forer con un par de añadidos astrales, puede descargarlo pinchando aquí. El archivo incluye dos versiones que sólo se diferencian en el género de algunas palabras, así que elija la variante que corresponda al sexo de cada comensal. Pida a cada participante que lea su horóscopo privadamente y puntúe su precisión. Se sorprenderá con las altas notas. Pero lo mejor llegará al final, cuando le pida a uno que lea la primera fase de su carta astral, a otro la segunda, a otro la tercera… No se desespere si,a pesar de todo, los creyentes en el horóscopo de la reunión siguen en sus trece. Como decía el filósofo Paul Kurtz, padre del movimiento escéptico y del humanismo moderno, “la astrología es la religión más popular del mundo”, y un cerebro en el que manda la fe suele resistirse a la evidencia científica que la contradice.

Por cierto, mi horóscopo no me avisó ayer de nada. La predicción que encabeza estas líneas la elegí al azar en internet y no corrresponde a mi signo del Zodiaco. O sí.