‘El archivo del misterio': el origen de los platillos volantes

Los primeros platillos volantes no tenían forma de platillo, sino de bumerán, cuento en la segunda entrega  de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2). Los vio Kenneth Arnold, un hombre de negocios, el 24 de junio de 1947 cuando viajaba en su avioneta por las cercanías sobre las montañas Cascade (Estados Unidos). Nada más aterrizar en Pendleton (Oregon), intentó informar de los hechos en la oficina local del FBI, pero estaba cerrada y acabó a la mañana siguiente en la redacción del diario East Oregonian. Allí contó a dos periodistas, Nolan Skiff y Bill Bequette, que había visto cerca del monte Rainier una formación nueve extraños objetos que “volaban erráticos, como un platillo si lo lanzas sobre el agua”.

Skiff escribió apresuradamente la información sobre el suceso, y Bequette la editó y tituló. El 26 de junio, el segundo párrafo del texto de la primera página del East Oregonian comenzaba diciendo: “Él [Arnold] dijo haber visto a las 15 horas de ayer nueve aeronaves con forma de platillo que volaban en formación, muy brillantes -como si fueran de níquel- y volando a inmensa velocidad”. Nada más acabar con la noticia del periódico, Bequette preparó para la agencia AP otra versión, que dio la vuelta al mundo y empezaba: “Nueve objetos brillantes con forma de platillo volando «a increíble velocidad» a 10.000 pies de altura han sido vistos hoy por Kenneth Arnold, de Boise (Idaho), piloto que ha dicho que no puede aventurarse a decir qué eran”.

Portada del número 1 de la revista 'Fate'.El de 1947 fue un verano intenso, platillísticamente hablando. Pocos días después, el Roswell Daily Record informó de que el Ejército había recuperado los restos de un platillo volante en las cercanías de un pueblo perdido de Nuevo México, Roswell, y se registraba el caso de la isla Maury, el primer gran fraude de la historia de la naciente ufología. El 7 de enero de 1948, el capitán Thomas F. Mantell murió mientras perseguía en su caza Mustang P-51 otro de esos ingenios cerca de la base aérea de Godman (Kentucky). En primavera de 1948 nació Fate, la primera revista dedicada a lo paranormal, con una portada dedicada al caso de Arnold. Y en enero de 1950 un militar retirado, Donald Keyhoe, estableció las bases del mito ovni: que los platillos volantes eran naves alienígenas que nos estaban estudiando y que el Gobierno estadounidense ocultaba la verdad. ¿Les suena?

Durante los dos años siguientes a la visión de los primeros platillos volantes que no eran tales, prácticamente nadie relacionó los extraños objetos con posibles ingenios extraterrestres. En aquella época, el ciudadano medio y el Gobierno estadounidenses temían que se tratara de algún tipo de arma enemiga, pero terrestre. Lo curioso, sin embargo, es que, el error de Bequette al confundir el modo de vuelo con la forma de los objetos hizo que todo el mundo empezara a ver el cielo platillos volantes. El periodismo había inventado la realidad, y la gente veía lo que decían los medios que tenía que ver.