La homeopática Boiron paga 12 millones de dólares para frenar las demandas por publicidad engañosa en EE UU

Laboratorios Boiron pagará 12 millones de dólares en Estados Unidos para frenar las denuncias por publicidad engañosa en sus productos, informa The Quackometer. La compañía francesa, principal fabricante mundial de homeopatía,  indemnizará con un total de 5 millones -con un límite máximo de 100 dólares por persona- a aquellos clientes insatisfechos con sus productos para cerrar una demanda por haber violado las leyes californianas de publicidad engañosa, ya que cuatro de sus supuestos remedios no funcionan como dice, no curan lo que prometen. Entre estos falsos medicamentos,  destacan  Oscillococcinum -contra la gripe- y Arnicare -contra el dolor-, dos de los superventas de la firma francesa.

Además, a partir de ahora, el etiquetado de los productos de Boiron deberá incluir en EE UU la advertencia de que la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha verificado su efectividad y una explicación del disparatado método de dilución del principio activo. Según The Quackometer, los cambios en el etiquetado de los productos le costarán a la multinacional homeopática unos 7 millones.

Los dos principios de la homeopatía son que lo similar cura lo similar -un preparado homeopático de cafeína, que provoca insomnio, sería somnífero- y que, cuanto más pequeña es la dosis de una sustancia, mayores son sus efectos. Estos presupuestos van contra el sentido común, la experiencia cotidiana y el conocimiento científico. La homeopatía no ha demostrado nunca su efectividad, más allá del placebo, a pesar de lo cual se vende en farmacias y los colegios de médicos protegen a los facultativos que la practican, aunque el anticonocimiento ponga en peligro la vida de los pacientes.

Por si eso fuera poco, todos los productos homeopáticos de venta en las farmacias de nuestro país carecen de la autorización correspondiente de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), como explicó en su día el abogado Fernando L. Frías, miembro del Círculo Escéptico. Y, a finales del año pasado, un informe sobre las mal llamadas terapias alternativas elaborado por un grupo de expertos para el Ministerio de Sanidad español concluyó que la homeopatía es nada, un timo. Pero no se preocupen, ¡esto es España y, aquí, atamos los perros con longanizas y la homeopatía funciona!