Los españoles consideran la homeopatía y la acupuntura más científicas que la historia y la economía

“La homeopatía y la acupuntura son percibidas (por los españoles) como más científicas que la historia y la economía”, advierten María Fernández-Mellizo y Marta Romero, socióloga y politóloga de la Universidad Complutense de Madrid, respectivamente, en el estudio Percepción social de la ciencia y la tecnología en España, hecho público ayer por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). Basado en los datos de la Séptima encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España 2014, según los cuales más de la mitad de los españoles (50,4%) cree que la homeopatía tiene algo o mucho de ciencia, y casi la mitad (49,2%) piensa lo mismo de la acupuntura, el nuevo trabajo confirma que esas dos prácticas son las pseudociencias que más confunden a los ciudadanos.

Percepción como científicas de una serie de disciplinas. / Fecyt

Las autoras creen que la percepción de la homeopatía y la acupuntura como disciplinas científicas por parte de los españoles “no tiene por qué atribuirse a un bajo nivel de conocimiento en la población, sino al estatus y valoración social de los que gozan las diferentes disciplinas. Al aparecer la homeopatía y la acupuntura como medicinas alternativas, y teniendo en cuenta que la medicina es la disciplina percibida como más científica, es comprensible que una considerable parte de la población opine que son muy o bastante científicas (y que esta opinión sea compartida por casi el 30% de los encuestados con estudios universitarios)”. En el resumen final del estudio, una obra firmada por una veintena de expertos, se indica que a la hora de percibir como científica una disciplina no hay apenas variaciones por sexo y edad, “lo único destacable es la menor consideración como científica de la acupuntura por parte de las personas de 15 a 24 años, algo menos aún por los hombres, y la mayor consideración como científicas de la homeopatía y de los horóscopos por parte de las mujeres mayores de 64 años”.

¿Cómo es posible que los españoles vean la homeopatía y la acupuntura como disciplinas más científicas que la historia y la economía? Las investigadoras dicen que “hay que tener en cuenta el efecto del márquetin y la consideración de éstas como medicinas alternativas (atribuyéndose, por ende, el calificativo de científico al considerarlas medicinas). Desde este planteamiento no es de extrañar que, entre las personas con mayor nivel de formación (estudios universitarios), haya un amplio porcentaje que considere que la acupuntura (28,1%) y la homeopatía (27,3%) son muy o bastante científicas. Una percepción que, por otra parte, no tienen las personas con mayor nivel formativo sobre los horóscopos, ya que no llegan al 4% los que consideran que estos son bastante o muy científicos”.

En el caso de la economía, Fernández-Mellizo y Romero creen que su menor rigor que la homeopatía y la acupuntura de cara el público “puede estar relacionado con la pérdida de prestigio que ha sufrido en los últimos años la economía como ciencia social y los economistas como profesionales, al calor de la crisis económica y del debate sobre los fallos de las previsiones económicas. En esta línea, encontramos que en 2004 los españoles consideraban que la economía era más científica de lo que lo hacen ahora”. Es una explicación plausible. Respecto a la historia, no apuntan nada. Personalmente, no descartaría que, como nos encontramos ante una de las denominadas disciplinas de letras, se vea perjudicada por no asociarse popularmente con batas blancas y laboratorios.

Una ventaja añadida para la homeopatía y la acupuntura sería también la complicidad de los colegios profesionales de medicina, farmacia y enfermería, además del apoyo de algunas universidades, lo que les otorga a ojos del ciudadano un rigor del que experimentalmente carecen. Las organizaciones profesionales de médicos, farmacéuticos y enfermeros confunden a los ciudadanos con su compadreo con las llamadas medicinas alternativas y están haciendo un lado favor a la salud pública porque la fe en las pseudoterapias puede pagarse con la vida.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

18 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Algo tendrá que ver que se venda homeopatía en farmacias. Este hecho es suficiente para que muchos le den un valor de «real».

    Me llama la atención que la medicina sea considerada la más ciencia.

    Con respecto a la economía, nunca le he visto característica científicas a la misma.

  2. A mí lo que me asombra no es que la homeopatía esté mejor valorada que la economía (tentaciones me dan a veces, viendo las cosas que dicen los economistas), sino que la medicina esté considerada más exacta que las matemáticas, que son las ciencias exactas por definición.
    Estas cosas se enseñaban antes en la escuela. Dado que parece que enseñar en la escuela no tiene ninguna repercusión en la cabeza de los que responden encuestas, propongo que se suprima la escuela o las encuestas sobre estas opiniones. Que son deprimentes, caramba.

  3. Pues a mi me encanta leer articulos cientificos. Y estoy muy al dia de todo esto. El problema es que mi novia si que cree en estas cosas, con lo cual, si hablamos de ello, tenemos la guerra asegurada. Cree en esto, en la grafologia, en los horoscopos menos, en el reiki…etc
    me tiene negro. Además no es la única. Tiene un numeroso grupo de amigas, y todas creen en ello.
    A lo mejor se deberían hacer mas programas de ciencia, explicando la poca base lógica que tienen estos temas, en vez de tanta programación absurdamente basura.
    Mis amigos se rien, y me dicen que es un castigo divino. Que algo muy malo debo haber hecho en otra vida. !

    1. Bueno, al menos tienes la diversión asegurada. Las guerras incruentas entre bandos amigos pueden ser también muy divertidas. Por cierto, yo también creo en el reiki pero sólo como herramienta personal y nunca para dejarse «contaminar» (entre comillas) por manos y energías ajenas a uno… Y más que creer es que estoy convencido que con uno mismo y dependiendo realmente de tu propia conciencia puede funcionar.

      1. «Las guerras incruentas entre bandos amigos pueden ser también muy divertidas»
        Siempre podremos reunir los antónimos y echar unas risas de llanto.

          1. «Et vidi angelum descendentem de caelo …»

            ¿Profeta? ¿Esperas que la Guerra traiga algo nuevo o simplemente el fín de una agonía personal? Contamos con al menos 2500 años de literatura apocalíptica. En 950-1050 era la pasión. No acertaron, no tenían especial conocimiento. No existen los profetas.

            Tópico pero cierto hay que vivir cada día, muy probablemente la última estación es la muerte solitaria, individual, personalizada no colectiva. Otros vendrán y continuará como en la canción.

            Se puede abrazar la vida y superar el miedo a vivir con su complejidad, incertidumbre, sufrimiento y alegría. Disfrútarla éticamente. No hay más ni mejor.

            Te deseo una buena vida Anónimo.

          2. Y existen los profetas, sr. Faraday. Yo soy uno, humilde, pero profeta, y otros muchos me han precedido. Existe la profecía y existen los profetas o como mínimo existieron.

          3. Los profetas no existen,por supuesto.

            Lo que siempre ha existido son chalados y caraduras ( y bobos que los siguen).

  4. Madre mía Pedro, cuesta bastante enterarse menos de por dónde van los tiros. Si quieres saber todos esos datos, consulta los enlaces directos que hay en la notícia. Por otro lado, me parece muy pertinente comparar la percepción social de las pseudociencias con el de las ciencias verdaderas, de esa manera podemos comprender donde está el problema.

  5. Homeopatía, acupuntura y horóscopos son pseudociencias: merecen un 1.

    Medicina no es una ciencia sino una técnica (una aplicación práctica de la ciencia): ¿un 4,5?

    Las otras siete disciplinas son ciencias: todas merecen un 5. Sin embargo, las siete difieren mucho en capacidad predictiva.

  6. El gráfico tiene un error: si la puntuación mínima es 1, ¿por qué las barras comienzan en cero? Puede parecer un detalle, pero provoca que los horóscopos tengan una barra mucho más larga de lo que les corresponde.

  7. También es curioso que la Medicina sea la primera, incluso por delante de la Física. La investigación médica sí es claramente científica, pero con otros ámbitos de aplicación de la medicina…ya no lo tengo tan claro. Es una disciplina claramente técnica, creo que equiparable a algunas ingenierías. El prestigio social de los médicos, mucho mayor que el de la propia medicina, y el desconocimiento de lo que realmente es la física, química…pueden explicar el resultado.

  8. Buenos días.
    Pedro. Probablemente si pinchas en las letras azules tengas todos esos datos . Igual ya lo has hecho.

    No me extraña nada el dato. Si lo trasladamos a la actualidad sociopoliticocorrupta de nuestro país, tenemos el caso reciente de la abogada del estado diciéndonos que hacienda no somos todos. Flaco favor hace a la institución . Pues lo mismo con esto. Si hay universidades que dan títulos, cátedra y demás solvencias oficiales a estas cosas generando confusión , es muy comprensible que la gente entre en barrena cerebral y acabe haciendo lo que no debe. O cuando menos aceptando por bueno lo que no lo es. Personalmente procuro sacar el tema en diferentes ambientes socioculturales, y he comprobado que no hay grandes diferencias de aceptación o rechazo en los mismos. 50/50. aprox.
    Es más, no suele gustar hablar del asunto a los consumidores, no es agradable asumir errores . Nada como un suicidio homeopático como muestra.

  9. Ya se que es solo un resumen periodistico, y con todo el respeto a la labor de la Fecyt, pero para darle valor a la encuesta deberia especificarse el calculo de la muestra, la muestra real, si se contabilizaban abandonos a la gente que se negaba a responder, si se hacia verbalmente o por escrito por el propio entrevistado. Hubo algun tipo de sesgo (edad, sexo, estratificacion, situacion socioeconomica, nivel cultural, tiempo suficiente para rellenar la encuesta pudiendo meditar las respuestas, metodologia, se hizo solo una estadistica descriptiva de frecuencias relativas o no nos muestran la de valores absolutos, estaba validada la encuesta ya que es de elaboracion propia, con otras similares, porque se incluyeron una serie de ciencias y no otras, existen encuestas previas similares y comparacion entre ellas y podria seguir. De todas formas al integrar la homeopatia y ,la acupuntura en una lista de areas cientificas, estamos dando a entender implicitamente que estas tambien son ciencias, influyendo en la respuesta de los entrevistados. Valorar dentro de una escala numerica continua una ciencia es un peligro, porque la poblacion española conoce unas ciencias mas que otras o generan mas simpatia o rechazo social unas que otras, lo que implica otro sesgo de percepcion. Atentamente