Salón del timo esotérico a la donostiarra

Una vidente atiende a una clienta en el Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.

Merece la pena ojear el programa del XX Salón del Esoterismo y de Terapias Naturales de San Sebastián, que se celebra hasta el domingo en el palacio de Miramar. Es un intenso concentrado de charlatanería y timos. Hay chamanes, astrólogos, médiums, terapeutas energéticos, pseudopsicólogos, risoterapeutas, maestros de reiki, videntes, expertos en hacerte recordar vidas pasadas, grabadores de psicofonías, conspiranoicos, gente que tiene contacto con los ángeles, otros que sostienen que la inteligencia está en el corazón, expertos en el aura, alquimistas, intérpretes de sueños…

La estrella invitada ha sido, otra vez, la canadiense Marilyn Rossner, quien no falta en ningún sarao paranormal español y quien se presenta como una «médium excepcional» que «realiza demostraciones de videncia en público que causan asombro por la precisión de sus vaticinios y por los mensajes que transmite del mundo espitirual, comunicación que para ella es una fuente ilimitada de amor incondicional». En realidad, Rossner tiene los mismos poderes que Anne Germain y John  Edward: sabe usar la lectura fría. Porque nadie habla ni ha hablado nunca con los muertos. Quienes se consideran médiums o son unos perturbados que se creen lo que dicen o unos timadores que simulan comunicarse con el Más Allá sólo para sacar dinero a los incautos. Y donde escribo médiums pueden ustedes poner cualquier otro dotado de poderes extraordinarios.

Hubo el viernes una ceremonia de paz con una exhibición de tai-chi-chuan, «terapia para el cuerpo y la mente» cuya «práctica se basa en el control y equilibrio del chi, nuestra energía interna». El chi es una de esas energías chiripitifláuticas indetectables para todo aquél que no crea en ellas que esta semana llenan el palacio de Miramar. ¿Se imaginan que hubiera que creer en la ley de la gravedad para permanecer pegados al suelo? Esa misma tarde, la naturópata Lourdes Moratinos, especializada en medicina tibetana, habló de «cómo activar nuestra propia fuerza vital», que seguro que para ella es otra diferente al chi.

Energías por todas partes

Uno de los puestos de productos mágicos del Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.Xevi Guitart, «estudioso de las terapias energéticas» que -¡ojo!- «conoce al chamán tolteca Agustín Orea», y Dori Bermúdez, «instructora de la técnica intensi», avisaron a los asistentes de la pérdida de energía vital. «Nacemos con una cantidad de energía limitada, buena parte se pierde en lo que llamamos fugas de energía: enfados, quejas, pensamientos obsesivos, vicios, mentiras, ego… Todas esas acciones y pensamientos crean un agujero en nosotros por donde nuestra energía se escapa, agotándonos y limitándonos nuestra capacidad de actuar y de luchar por nuestros objetivos.  Filosofía, herramientas chamánico-toltecas y una técnica de movimiento y respiración intensi para la acumulación y el uso adecuado de tu energía, aplicables a tu vida cotidiana», dice el programa. Y, mañana, Xavier Rosique, psicólogo y «especialista en al cámara Kirlian», les alertará sobre «cómo incide el vampirismo en el aura y los chacras, observando en directo el aura». Supongo que la energía de la que habla Rosique no es la misma que la de Orea y Bermúdez, y que ésta no es la misma que la de Moratinos, que, a su vez, tampoco es el chi.

El sábado, Fede Vishnu, un bioarquitecto -el bio significa que cree en energías mágicas; otras, diferentes a las anteriores-, enseñó «cómo sentir y elevar almas perdidas a la luz» porque, agárrense, «muchas almas se quedan atrapadas en lugares y personas, pudiendo provocar problemas de salud». Así que, ya sabe, la próxima vez que enferme igual es porque está poseído. Teófilo Calvo, farmacéutico, bioquímico y director de Laboratios Taxon, alimentó la histeria electromagnética y la quimiofobia, al hablar de cómo «la continua exposición a agentes tóxicos de tipo químico y electromagnéticos que nos rodean en el aire, agua y alimentos, toxicidad informativa: todo en aras del progreso, en un mundo mal llamado civilizado«. «Este supuesto progreso viene aparejado con un alarmante aumento de enfermedades nuevas, enfermedades autoinmunes, mentales, procesos degenerativos, alergias…». Palabra de vendedor de complementos vitamínicos.

La astrología estuvo representada el domingo por Rubén Jungbluth, de quien en el programa se dice que es un «reputado cosmobiólogo» que «ha estudiado profundamente cómo el Universo y su composición inciden, alteran e impactan en el destino de las personas»; es decir, la influencia de los astros en nuestras vidas. «Espectacular investigación sobre cómo las diferentes horas en que se producen los nacimientos y los abortos describen el curso de los progresos y fracasos de los padres y madres en la sociedad», sentencia el folleto. No busquen sus resultados fuera de las revistas astrológicas porque no los encontrarán. La jornada se cerró con un ritual hindú que sirve «para purificar lugares, proteger o liberar a personas de malas energías, y para consagrar talismanes» -un todo en uno-, oficiado por Krishna Kripa Dasa, conocido en su casa como Juan Carlos Ramchandani y que asegura ser «sacerdote hindú vaishnava».

Médiums y seres cristalinos

Mikel Lizarralde, rodeado de piedras con las que dice que es capaz de curara la gente. Foto: Elena Viñas.Una sesión de risoterapia abrió el lunes, día en el que Luis Ayza, maestro de reiki y creador de su propio sistema de meditación -la innovación está al alcance de cualquiera en Paranormalandia-, dirigió una «sesión guiada de dinámica mental». Después, actuó la estrella local, Mikel Lizarralde, vidente y médium euskaldún -el primero, como él alardea-, y discípulo de Marilyn Rossner. Le conocí durante la grabación de Escépticos y me dio la impresión de creerse lo que dice, que es capaz, entre otras cosas, de comunicarse con «nuestros guías y seres queridos». Entonces, me quedé con las ganas de que me pusiera en contacto con algún familiar muerto. Cuando se lo pedí delante de las cámaras, me respondió que él no hacía espectáculo de la mediumnidad y que tendría que ser en privado. El lunes hizo en el palacio de Miramar una «demostración de videncia con el público» que asistió a su conferencia-taller, a la que la entrada costaba 20 euros.

Visitación Merino disertó ayer del «desarrollo y evolución espiritual a través de los seres cristalinos». Discípula también de Rossner, es maestra espiritual, médium, clarividente y maestra de Reiki, entre otras cosas, y sostiene que los cristales no son cristales, sino «seres de gran luz, en su mayoría, abandonados por los seres humanos conscientemente por temor a su gran sabiduria». Ella tiene, por supuesto, la capacidad de comunicarse con esos seres cristalinos. José Ignacio Carmona y la médium Ángela Ghislery hablaron de las psicofonías y, después, Enrique de Vicente, director de Año Cero y conspiranoico mayor del reino, de los «escándalos anunciados por las profecías» y «de la revolución en el Vaticano». De Vicente es nuestro Charles Fort. Su mente está llena de extraterrestres, conspiraciones, poderes paranormales y conocimiento secreto que en su discurso se mezcla caóticamente. Cree, por ejemplo, que «la Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica» y auguró en su día que el 21 de diciembre de 2012 «podría suponer el fin de nuestra civilización y el despertar de una nueva conciencia». Ya lo saben: vivimos en Matrix.

Antonio Cerdán, cristaloterapeuta y cromoterapeuta, enseñará hoy «cómo realizar los milagros de sanación», a conocer «todas las energías que el universo pone a nuestra disposición para curar y conectarnos con nuestro ángel». Y el ingeniero industrial Rafael Saiz  Gamarra, director de la Escuela Superior de Coherencia Cardiaca, y Gema Martíz, investigadora de la conciencia, explicarán que, «en estos tiempos de inestabilidad y desconcierto, hay un lugar donde refugiarse. Un lugar sincero y digno, donde nace la inteligencia y los buenos sentimientos: nuestro corazón. Hoy la ciencia no hace más que demostrar lo que la sabiduría ancestral siempre supo: que el corazón es el emperador del cuerpo y lo que dicta nos lleva siempre por el mejor camino».  Amén.

El viernes , un alquimista, Julio L. Tzotar, hablará de la ascensión a la quinta dimensión. «Al coger las manos a una persona conecta y transmite los mensajes de los guías y de los maestros ascendidos que cada persona tiene en ese momento. También a través de la numerología se acerca a las vidas pasadas de muchas personas». Habrá una demostración pública. Y el parapsicólogo Ricard Bru centrará su intervención en la reencarnación y los «recuerdos de otras vidas mediante la hipnosis». Ya el sábado, la médica Alicia Abellán, hablará de una «técnica hawaiana de curación celular instantánea».

Antes de que los brujos abandonen San Sebastián, habrá más comunicaciones con el Más Allá, sueños y energías desconocidas para la ciencia. Según adelantaba la organización, más de 40 profesionales del tarot, la videncia, la astrología y la quiromancia tienen estos dían instalado su negocio en el palacio de Miramar, donde también se venden todo tipo de amuletos y productos mágicos. Lo llaman fería esotérica; en realidad, es un salón del timo consentido: los asistentes están siendo engañados mediante falsas promesas y esperanzas, a la luz del día y sin que nadie haga nada por evitarlo. Paradojas de la vida, el palacio de Miramar es también la sede de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.