Antivacunas

Donald Trump contra la ciencia

Donald Trump. Autor: Donkey Hotey.El tupé de Donald Trump ha perdido mucho en los últimos años. “La laca no es como solía ser. Solía ser muy buena”, se lamentó en mayo en un mitin ante mineros en Charleston (Virginia Occidental). La culpa la tiene, según él, la sustitución como propelente de los clorofluorocarbonos (CFC), que dañan la capa de ozono, por otros compuestos. El que hoy se convertirá en el 45º presidente de Estados Unidos cree, sin embargo, que no supondría ningún riesgo medioambiental que su laca contuviera CFC porque él se la da en espacios cerrados como su apartamento, “completamente sellado”, y eso no puede tener efectos en la capa de ozono. “¡De ninguna manera, amigos! ¡De ninguna manera!”, gritó a la multitud en mayo.

donald-trump-laca El discurso del magnate da la espalda a la ciencia no sólo cuando se refiere a su laca, los CFC y la capa de ozono. “Trump ha abrazado la pseudociencia y sus tácticas, y las llevará a la Casa Blanca”, advertía en diciembre el astrónomo Michael J.I. Brown, de la Universidad de Monash, en el portal Phys.org. Entre esas tácticas, explica el astrónomo australiano a este periódico, destaca el uso del lenguaje: “Trump dice que ellos tienen la mente abierta respecto al medio ambiente, lo que suena razonable, pero no es así. Cuando los pseudocientíficos dicen que tienen la mente abierta, normalmente están rechazando la ciencia y promocionando ideas sin fundamento. De hecho, Trump ha elegido para puestos clave a individuos que rechazan la ciencia del clima”.

Cambio climático

Scott Pruitt, futuro director de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), afirmaba en mayo en National Review que hay un debate científico no sólo sobre el alcance del calentamiento global, sino también sobre si éste se debe a la actividad humana. Es cierto en la misma medida en que hay un debate sobre la esfericidad del mundo porque todavía quedan cuatro tierraplanistas. Entre los climatólogos, los negadores del cambio climático antropogénico son una especie tan rara como los antievolucionistas entre los biólogos. Además de Pruitt y de Trump –para quien el calentamiento global es un invento chino para que EEUU sea menos competitivo–, Rick Perry, secretario de Energía, y Ben Carson, de Vivienda, niegan el fenómeno, algo que admite Rex Tillerson, secretario de Estado, cuyo pasado como director ejecutivo de Exxon Mobil desde 2006 hasta el 31 de diciembre no infunde, sin embargo, esperanzas sobre que vaya a propiciar el abandono de los combustibles fósiles.

donald-trump-cambio-climaticoPor si se esfuman décadas de datos de la EPA sobre el calentamiento global con la nueva Administración, la comunidad científica estadounidense los está copiando a servidores independientes para que persistan en internet. “Entre lo más preocupante está que Trump puede dañar gravemente la ciencia climática que hace la NASA, incluyendo las misiones espaciales, al recortar fondos. Esto podría minar nuestra capacidad para discernir nuestro impacto en el clima”, dice Brown.

Fernando Cossío, director científico de Ikerbasque, la Fundación Vasca para la Ciencia, cree que “el posible daño a la investigación es comparable con el que la política climática de Trump puede infligir a la población mundial. Los expertos aseguran que en la lucha contra el calentamiento global llevamos años de retraso en la toma de medidas. Y eso con Gobiernos y organizaciones internacionales bienintencionadas que trabajan sobre bases racionales y científicas. En este nuevo contexto, todo ira a peor”. “El problema del cambio climático es especialmente preocupante porque es a largo plazo y podría ser muy tarde cuando se corrigieran las cosas”, me explicaba hace unas semanas el biólogo Richard Dawkins, a quien inquieta “la tendencia siniestra hacia el populismo ignorante y fanático” que ha puesto a Trump en el Despacho Oval y sacado a Reino Unido de la UE.

Antivacunas

donald-trump-vacunas“Que el sarampión vuelva a ser grande”, tuiteó el periodista Dan Primack el 10 de enero, cuando se enteró de que Trump había elegido a Robert F. Kennedy Jr como presidente de una futura comisión sobre la seguridad de las vacunas. Como Trump, el sobrino de JFK sostiene que la triple vírica que protege contra el sarampión, la rubeola y las paperas- causa autismo. La idea se basa en una investigación de 1998 del médico británico Andrew Wakefield considerada uno de los grandes fraudes de la historia de la ciencia. De hecho, la Organización Mundial de la Salud calcula que las vacunas evitan cada año “entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión”.

“Kennedy es un hombre cuyo liderazgo del movimiento antivacunación ha generado torrentes de información errónea y pseudocientífica sobre las vacunas y sus efectos, y ha provocado brotes de enfermedades infecciosas prevenibles de otra manera, dañando especialmente a niños y ancianos y causando un gran daño a la salud pública”, destacan desde el Centro para la Investigación (CfI), organización que promueve la ciencia y la razón. “Una caída en el número de vacunados podría derivar en Estados Unidos en más brotes de enfermedades prevenibles dentro de pocos años”, avisa el astrónomo Michael J.I. Brown.

mike-pence-darwinLa investigación con células madre embrionarias puede sufrir recortes de financiación con el nuevo Gobierno, de marcado carácter ultrarreligioso. El vicepresidente Mike Pence, fundamentalista cristiano, se opone a ese tipo de estudios, además de negar la evolución, como Ben Carson, secretario de Vivienda. Entre sus excentricidades, Pence dijo en 2001 que fumar no mata porque sólo mueren por enfermedades vinculadas con el tabaco uno de cada tres fumadores. “Pence parece pensar que 33% y 0% son lo mismo”, ironizaba en noviembre el físico Lawrence Krauss en The New Yorker.

Al biólogo Francisco J. Ayala, que fue asesor científico del presidente Clinton y presidente de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS), lo que más le preocupa es que “Trump es un hombre impredecible. Se contradice a sí mismo constantemente. Miente. Dice lo que le viene a la cabeza a cada momento, sin pensarlo. Tiene ideas muy negativas contra la ciencia, pero luego no actúa de acuerdo con ellas. No sabemos lo que va a pasar”. Ayala es, sin embargo, optimista porque “la ciencia en Estados Unidos recibe tanto apoyo de la iniciativa privada como del Gobierno. Es posible que se recorte en algunos casos el apoyo del Ejecutivo. Pero, si pasa, la iniciativa privada cubrirá ese hueco”. Y advierte de que hay cosas que Trump no podrá hacer sin el apoyo del Congreso, que ya se opuso a recortes en ciencia en tiempos de George W. Bush, aunque había mayoría republicana, porque son muchos los políticos conscientes de cómo la ciencia contribuye al bienestar y la riqueza del país.

Robert De Niro veta al gurú de los antivacunas

Robert De Niro. Foto: David Shankbone.Robert De Niro decidió el sábado, después de días de polémica en los medios estadounidenses, impedir el estreno en el Festival de Tribeca del documental Vaxxed: from cover-up to catastrophe (Vacunados: del encubrimiento a la catástrofe), escrito y dirigido por el exmédico británico Andrew Wakefield, líder mundial del movimiento antivacunas. “Mi intención con la proyección de esta película era propiciar una oportunidad para la conversación en torno a un tema que es muy personal para mí y para mi familia. Pero después de verlo en los últimos días con el equipo del Festival de Cine de Tribeca y miembros de la comunidad científica, no creemos que contribuya o promueva la discusión que esperaba”, anunció el actor, que tiene un hijo autista, en un comunicado en la página de Facebook del certamen neoyorquino, creado por él en 2002. Se retractaba así de lo dicho 24 horas antes.

En cuanto la semana pasada saltó la noticia de que Tribeca iba a acoger el 24 de abril el estreno de Vaxxed, la comunidad científica estadounidense se puso en alerta ante el posible espaldarazo que podía suponer para el movimiento antivacunas. En 1998, Andrew Wakefield y sus colaboradores publicaron en la revista médica The Lancet un artículo en el que, tras estudiar doce casos infantiles de autismo, aseguraban que existía una conexión entre la administración de la triple vírica y ese desorden. El trabajo tuvo un gran impacto en Reino Unido y en otros países donde por su causa ha habido un decenso de los índices de vacunación. Sin embargo, ningún otro grupo científico logro replicar esa investigación, y el tiempo puso las cosas en su sitio.

“Deshonesto e irresponsable”

En febrero de 2010, The Lancet retiró el artículo de sus archivos por fraudulento y, en mayo de ese mismo año, el Consejo General Médico de Reino Unido prohibió a Wakefield ejercer en el país por su actitud “deshonesta e irresponsable” en ese estudio. Además, una investigación del periodista Brian Deer para British Medical Journal concluyó en 2011 que la conexión entre la triple vírica y el autismo había sido fruto de un “sofisticado fraude” perpetrado por el ya exmédico con el objeto de ganar millones sembrando el miedo a las vacunas y vendiendo sus propias soluciones. Por su trabajo sobre las vacunas y el autismo, a Wakefield se le considera hoy en día como el promotor de uno de los más grandes fraudes científicos de la Historia.

“¡Es espantoso!”, dijo Michael Specter, periodista de The New Yorker y experto en el movimiento antivacunas cuando le preguntaron qué pensaba de la proyección de Vaxxed en Tribeca. “Es un criminal (por Wakefield) responsable de que muera gente. No es alguien que tenga un punto de vista. Es comparable a Leni Reifenstahl haciendo una película sobre el Tercer Reich o a Mike Tyson con una sobre la violencia contra las mujeres”, declaró a Los Angeles Times el 22 de marzo. Tres días después, De Niro emitía su primer comunicado. “En los quince años desde que nació el Festival de Cine de Tribeca nunca he pedido que se proyecte una película ni me he involucrado en la programación”, decía. Añadía que en este caso era algo “muy personal” y que él ni apoyaba el filme ni es antivacunas, pero quería fomentar el debate.

“A menos que el Festival de Cine de Tribeca planee desenmascarar definitivamente a Andrew Wakefield, será un capítulo desalentador más en el que sigue prestándose atención a un fraude científico y se pasa por alto el daño que ha hecho al minar la (percepción pública sobre la) seguridad y el éxito de las vacunas”, apuntaba Mary Anne Jackson, profesora de Pediatría de la Universidad de Missouri, en The New York Times el sábado. El movimiento antivacunas está detrás del aumento en Occidente de casos de enfermedades evitables, a veces con trágicos desenlaces. Así, en junio del año pasado un niño de 6 años murió por difteria en España, donde no se había registrado ningún caso de esa enfermedad desde 1987, porque sus padres no habían querido vacunarle. Según la Organización Mundial de la Salud, las vacunas evitan cada año en el mundo “entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión”.

Wakefield, que ha pronosticado que por culpa de las vacunas en quince años “el 80% de los niños estadounidenses serán autistas”, achaca el veto de Robert De Niro a su película al poder de las farmacéuticas. Intenta vender la idea de que todos conspiran contra él cuando lo que realmente está demostrado es que él conspiró para extender el miedo a las vacunas y ganar millones gracias a la histeria.

‘El archivo del misterio’: el movimiento antivacunas

Una investigación publicada en la revista The Lancet achacó en 1998 a la triple vírica -vacuna contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis (paperas)- el desarrollo del autismo. Los resultados del estudio nunca se confirmaron, la mayoría de los autores retiró su nombre del trabajo, la revista acabó borrando el artículo de sus archivos -formalmente es como si no se hubiera publicado- y una investigación del periodista Brian Deer, para British Medical Journal, concluyó en 2010 que todo había sido un “sofisticado fraude” perpetrado por Andrew Wakefield, autor principal del artículo y médico que por ello fue inhabilitado en Reino Unido, para ganar millones a través de negocios basados en el miedo a la vacuna. En 2012, la revista Time consideró el trabajo de Wakefield uno de los más grandes fraudes científicos de la historia.

A pesar de todo eso, el movimiento antivacunas, del que hablo en la tercera entrega  de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2), goza de una preocupante buena salud. En el Occidente rico, claro, porque en el mundo en vías de desarrollo las vacunas son bienvenidas. Como pasa con los transgénicos, sectores del mundo rico rechazan ahora un avance que, precisamente, les ha llevado a distrutar de unas cotas de bienestar envidiadas por sus contemporáneos menos afortunados. Rechazar la vacunación en un país como España supone un pequeño riesgo para la salud siempre que los índices de vacunación sean altos y, por tanto, las posibilidades de que nos contagien la enfermedad, bajas. Hacer eso en algunos países de Asia y áfrica es jugarse la vida porque hay mucha gente no vacunada y algunos patógenos campan a sus anchas.

El impacto de las vacunas en la salud de Estados Unidos. Gráfico: 'Journal of the American Medical Association'.“Yo no creo en las vacunas”, decía una madre en los informativos de ETB hace tres años. Y añadía que sus hijos estaban sanísimos. Claro, porque se beneficiaban de la situación anterior, lo que los expertos llaman inmunidad de rebaño o de grupo. Pero siempre puede haber una desgracia, como el caso del niño de 6 años de Olot que murió a finales de junio de difteria, enfermedad de la que no se había registrado ningún caso en España desde 1987, simplemente porque sus padres no habían querido vacunarle. Los antivacunas son unos insolidarios que no sólo juegan con la salud de sus hijos, sino también con la de los lactantes, la de aquellos que hayan perdido la inmunidad y la de quienes nacieron antes de la campañas de vacunación masivas. Las vacunas evitan cada año en el mundo “entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué se puede hacer ante esto? En Australia, quienes no vacunen a sus hijos perderán una serie de beneficios fiscales; en California, no podrán escolarizarlos. En España, no pasa nada, aunque haya muerto un niño. ¿Cuántos más hacen falta para que nuestros responsables políticos tomen alguna decisión? ¿Cuántos más hacen falta para que los colegios de médicos acuerden algún tipo de sanción contra los factultativos antivacunas? Seguro que se puede hacer algo para frenar a los antivacunas.

Qué podemos hacer para frenar a los antivacunas

Los riesgos de la antivacunación están ahí: un niño de 6 años murió el sábado por difteria en España, donde no se había registrado ningún caso de la enfermedad desde 1987, simplemente porque sus padres no habían querido vacunarle. El pequeño falleció después de pasar veinticinco días en la UCI del hospital Vall d’Hebron; ocho personas -siete de ellos menores- resultaron contagiados, aunque ninguno desarrolló la enfermedad porque estaban vacunados; y hay que suponer que el cerco alrededor del patógeno supuso un importante desembolso para las arcas públicas.

Andrew Wakefield, con su esposa Carmel, llegando a la sede del Consejo general Médico, en Londres en enero de 2010. Foto: AFP.Lo peor es, sin duda, la muerte del pequeño. Fue consecuencia directa de la estupidez de quienes tenían que haberle protegido. Nunca habría ocurrido si sus padres hubieran actuado sensatamente. No lo hicieron. Les engañaron los antivacunas, alguno de los cuales ahora culpa a la sanidad catalana de imprudencia. “Siempre serán posibles brotes de difteria, aunque la vacunación sea masiva como ocurrió en Rusia la década de los 90. Por eso la imprudencia del Ministerio de Sanidad y de la Conselleria de Salut de la Generalitat de Catalunya de no tener en stock ni una sola dosis de antitoxina de la difteria probablemente haya provocado la muerte del niño de Olot”, escribía el lunes el ecoterrorista, vendedor de productos milagro contra el cáncer y el sida, y antivacunas Josep Pàmies. Miente. El brote de difteria registrado en los años 90 en varios países de la antigua órbita soviética se debió a que la inestabilidad política había hecho que se dejara de vacunar a la población contra la enfermedad. Fue la caída en los índices de vacunación por lo que hubo cientos de muertos entonces. Y las autoridades sanitarias españolas no han cometido ninguna imprudencia en el caso del niño de Olot, que nunca se hubiera contagiado de haber estado vacunado.

“Lamentable muerte del niño de Olot con difteria. Algo horrible que supongo que no esperábamos”, escribió en su página de Facebook el sábado el también antivacunas Miguel Jara, de cuyo libro Vacunas, las justas siguen haciendo publicidad algunas televisiones. ¿Cómo que no lo esperábamos? ¿En qué mundo vive Jara? “Alrededor de una de cada diez personas que contraen difteria morirá como consecuencia de la enfermedad. En los niños menores de 5 años, hasta uno de cada cinco que contraen difteria morirá a causa de la enfermedad”, explican en su web los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Pàmies, por su parte, aconseja a “todas las personas que se consideren en riesgo de contagio (que) tomen cloruro de magnesio y evidentemente en esta enfermedad valorar los pros y los contras de revacunarse y hacerlo en consciencia, sabiendo a lo que nos arriesgamos en caso de vacunarse”. ¿A qué nos arriesgamos?

Los efectos secundarios graves de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina pueden ser “convulsión, espasmos o crisis de ausencia (alrededor de uno de cada 14.000 niños); llanto continuo durante tres horas o más (hasta alrededor de uno de cada 1.000 niños); y fiebre alta, 40º C o más (alrededor de uno de cada 16,000 niños)”, informa el Departamento de Salud de EE UU. La reacción alérgica grave se da en menos de un caso por cada millón de inmunizados. Es decir, en cualquier circunstancia, las complicaciones graves por vacunación son mucho menos frecuentes que los fallecimientos por difteria, que pueden llegar a un niño de cada cinco infectados. Todavía estamos esperando, por cierto, alguna reacción a la muerte del pequeño de Olot por parte de la llamada Liga para la Libertad de Vacunación, un grupo antivacunas que, cuando se conoció el caso, tuvo la desfachatez de decir que “la difteria no es una enfermedad infecciosa inicialmente severa” y animar a las familias a no vacunar a sus hijos.

¿Qué cabe hacer ante este panorama?

Educación y medidas coercitivas

El impacto de las vacunas en la salud de Estados Unidos. Gráfico: 'Journal of the American Medical Association'.No les voy a ocultar lo que ya saben: soy partidario de la obligatoriedad de todas aquellas vacunas incuidas en el calendario de inmunizaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que las vacunas evitan cada año en el mundo “entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión”. Allí donde se han introducido masivamente la inmunización contra la difteria, el sarampión, la tos ferina, la rubeola, y otras enfermedades, las muertes por esas dolencias han desaparecido. Si en las sociedades avanzadas no hay casos de esos males, no es porque los patógenos hayan decidido retirarse, sino porque, al estar la mayoría de la población vacunada, se produce lo que se conoce como inmunidad de rebaño: el virus o bacteria no puede expandirse y contagiar a aquéllos que, por razones médicas, no puedan vacunarse o tengan sus defensas bajas. Esa inmunidad de rebaño, basada en la solidaridad colectiva, puede perderse por la actitud egoísta e insolidaria de los antivacunas, que hacen crecer el porcentaje de personas no protegidas y minarían la inmunidad de grupo. Es lo que sucedió en diciembre en Disneylandia, donde los bajos índices de vacunación dispararon un brote de sarampión en el que se registraron más de cien casos.

Nuestros políticos son partidarios de invocar principios como la solidaridad para hacer que los antivacunas entren en razón. Lamentablemente, mientras haya grupos que fomenten la antivacunación -en algunos casos, por intereses económicos; para vender sus productos milagro-, habrá padres engañados que pongan en peligro a sus hijos. De rebote, como digo en mi libro El peligro de creer, esos padres irresponsables, además de con la de sus hijos, juegan a la ruleta rusa con la salud de “los lactantes, de aquellos pequeños que no pueden ser inmunizados por circunstancias particulares, de quienes nacieron antes de las campañas de vacunación masivas y no pasaron la enfermedad, y de quienes han perdido o tienen debilitadas las defensas ante los agentes infecciosos, como los receptores de trasplantes de médula ósea, los diabéticos y los infectados por el VIH”. Si me obligan a ponerme el cinturón de seguridad en el coche -y ahí sólo pongo en peligro mi vida-, ¿por qué me permiten no vacunarme por capricho?

California acaba de aprobar una ley que prohíbe la escolarización de los niños que no estén vacunados. No podrán acceder a la enseñanza pública ni privada, a no ser que medien razones médicas para su no inmunización. Se acaba así con la exención de no vacunar por creencias religiosas o personales. Es una medida legítima para luchar contra un peligroso hábito que, si se extiende, puede se un peligro para todos. Jim Carrey, un actor tan histriónico como irracional, es culpable en parte del éxito del movimiento antivacunas en EE UU. En los programas de televisión de Oprah Winfrey, la Mariló Montero yanqui, difundió durante años junto con Jenny McCarthy, conejita Playboy y entonces su novia, la idea de que las vacunas provocan autismo.

Tuit del antivacunas Jim Carrey contra la decisión de los legisladores de California.El movimiento antivacunación contemporáneo tiene su origen en una investigación fraudulenta el médico británico Andrew Wakefield publicada en 1998 en la revista The Lancet. Tras examinar a doce niños autistas, él y sus colaboradores aseguraron que había una conexión entre la administración de la triple vírica –que protege contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis (paperas)– y ese trastorno. Aunque la comunidad científica recibió el hallazgo con escepticismo por lo pequeño de la muestra, el estudio tuvo un gran impacto mediático en el Reino Unido. Muchos padres empezaron a tener miedo de que la triple vírica convirtiera a sus hijos en autistas y, en los diez años siguientes, el índice de vacunación país cayó del 92% al 85%, y los casos de sarampión se dispararon. En febrero de 2010 The Lancet retiró el artículo de sus archivos. Oficialmente, es como si nunca hubiera existido. En mayo de ese mismo año, el Consejo General Médico del Reino Unido prohibió a Wakefield ejercer en el país por su actitud deshonesta e irresponsable en ese estudio. Y, en enero de 2011, después de siete años de investigación, el periodista Brian Deer desveló en The British Medical Journal que Wakefield había planeado una serie de negocios para obtener millones de dólares aprovechándose del miedo hacia las vacunas que su fraudulenta investigación iba a infundir al público. Nada de esto importa a Carrey, abanderado de la causa de Wakefield en EE UU.. El muy ignorante ha tuiteado hace unas horas: “El gobernador de California dice a envenenar más a los niños con mercurio y aluminio en las vacunas obligatorias. Este fascismo corporativo tiene que parar“.

En Australia, el Gobierno ha decidido que quienes no inmunicen a sus hijos no tendrán derecho a beneficios fiscales que se aplican hasta que los menores cumplen cinco años. En España, podrían aplicarse tranquilamente esas dos medidas. Además, los colegios de médicos deberían sancionar a los profesionales que fomenten la antivacunación. Y, por último, dado que la biología permite en la actualidad identificar  el individuo origen de un brote, también podría legislarse para que, si se trata de un niño que no ha sido vacunado por voluntad de sus padres, éstos hagan frente a todos los gastos ocasionados su decisión y no se detraiga ese dinero del de todos. ¿Van a hacer nuestros políticos algo en la línea de California y Australia, o esperarán a que mueran más niños por enfermedades evitables? ¿Van a ser contundentes las sociedades científicas españolas y, como ha hecho la Asociación Médica Estadounidense, abogar por la vacunación obligatoria? La pelota está en los tejados de nuestros dirigentes y de la profesión médica.

Por su parte, los medios deberían dejar de promocionar a colectivos antivacunas como la Liga para la Libertad de Vacunación e individuos como Miguel Jara y Josep Pàmies. No hay dos bandos en el debate sobre la efectividad de las vacunas porque ese debate no existe en la comunidad científica. Esta el bando de la ciencia y el de los que maltratan a niños no vacunándoles al exponerles a graves enfermedades prevenibles. Hace falta más y, sobre todo, mejor información médica y científica para que la gente de la calle adquiera anticuerpos contra los charlatanes de la antivacunación. Las vacunas han erradicado enfermedades mortales como la viruela y están a punto de acabar con otras como la poliomielitis. Sus beneficios se cuentan por millones de vidas salvadas cada año y muchas más personas que no quedarán mutiladas o, por ejemplo, atadas a pulmones de acero de por vida. Sus riesgos son mínimos. Sn embargo, si no te vacunan tus padres, puedes acabar como el pequeño de Olot. En un ataúd.

Las vacunas ya son obligatorias en California

Comunicado del gobernador de California.El gobernador de California, Jerry Brown, ha firmado hoy la Ley 227, que obliga a vacunar a los niños antes de que entren en el jardín de infancia e impide cualquier exención por motivos religiosos o personales. La norma, aprobada por el Senado estatal el 14 de mayo y ratificada por la Asamblea de California el miércoles de la semana pasada, fue propuesta por los senadores demócratas Richard Pan y Ben Allen tras el brote de sarampión de diciembre en Disneylandia, cuyos efectos se dispararon gracias a los bajos índices de vacunación, según un estudio publicado en la revista Jama Pediatrics, y que superó los cien casos.

“La ciencia es clara: las vacunas protegen a los niños de manera espectacular contra una serie de enfermedades infecciosas y peligrosas. Si bien es cierto que ninguna intervención médica está exenta de riesgos, la evidencia muestra que la inmunización beneficia y protege a la comunidad poderosamente”, ha dicho el gobernador en un comunicado. Brown recuerda que la ley prevé la exención de la inmunización obligatoria por motivos médicos, incluido el historial familiar. A partir del 1 de julio de 2016, todos los niños deberán en California estar vacunados contra el sarampión, la tos ferina, las paperas y otras enfermedades para acceder a guarderías y el sistema educativo público y privado. Misisipi y Virginia Occidental son los únicos otros dos estados del país que impiden exenciones a la inmunización por creencias religiosas o personales.

Mientras a orillas del Pacífico se estrecha el cerco alrededor de los antivacunas, cuyo egoísmo pone en peligro a mucha gente, un niño de 6 años murió de difteria el sábado en España porque sus padres no habían querido vacunarle y, que yo sepa, los políticos siguen mirando hacia otro lado. ¿No hay nadie con sentido común en el Congreso de los Diputados?