La Universidad Politécnica y el Ateneo de Madrid apadrinan un libro ‘piramidiota’

La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Ateneo de esa ciudad apadrinarán el martes la presentación de La Gran Pirámide, clave secreta del pasado, libro en el que el arquitecto catalán Miquel Pérez-Sánchez sostiene que la tumba del faraón Keops es “el monumento conmemorativo de una gran destrucción, del Diluvio Universal, de su milenario” y “una especie de enciclopedia del saber de su tiempo”. El trabajo es, según su autor, producto de 12 años de estudios, y obtuvo con él en 2008 el doctorado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Anuncio de la presentación de Miquel Pérez-Sánchez en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid .Según egiptólogos consultados, “no hay nada cierto en lo que dice Miquel Pérez-sánchez” (Mara Castillo Mallén) y la síntesis que publicó en su día del trabajo “no tiene desperdicio en cuanto a la cantidad de tonterías y sinsentidos que contiene, casi ninguno de los cuales es original, por cierto” (José Miguel Parra). Pérez-Sánchez se jacta de haber reconstruido “por primera vez” el monumento en su forma original y sostiene que estaba coronado por una esfera en honor a Horus, idea que, como el resto de las postuladas por él, carece de base documental. Parra, quien considera el libro un conjunto de “gilipolleces piramidales”, destacaba en su día cómo las tesis del arquitecto catalán se fundamentabana en las de “John Taylor, el creador de la piramidiotología; el primero en inventarse que la Gran Pirámide estaba llena de información oculta. Lo bueno es que al afirmarlo se descalifica a sí mismo, y con ello todos sus supuestos descubrimientos, porque desde nada menos que 1893 se sabe que lo de Taylor no eran más que patrañas inventadas por un iluminado”.

Pérez-Sánchez, que carece de formación académica en historia, vende desde hace semanas su obra en una web que ha creado al efecto y que está subvencionada por el Ministerio de Cultura. Al mismo José Ignacio Wert que practica todo tipo de recortes en el sistema educativo español no le duelen prendas a la hora de destinar dinero público a la difusión de la obra de un piramidiota, como se conoce desde hace décadas a quienes sostienen bobadas anticientíficas sobre la Gran Pirámide, desde que fue construida por extraterrestres hasta que es la clave de un saber oculto. Tonterías que, en la mayoría de los casos, parte de un presupuesto racista: que algunos pueblos de la Antigüedad fueron incapaces de levantar sus grandes monumentos sin la ayuda de alienígenas y atlantes. Ahora, la UPM y el Ateneo de Madrid se suman al festival de tergiversación de la historia protagonizado por Pérez-Sánchez con dos actos de cuya celebración me he enterado gracias a un colega del Círculo Escéptico.

A las 12 horas de martes, el arquitecto Carlos Ferratier, catedrático de la UPC y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi, y el arqueólogo Fernando Vela, subdirector de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM), presentarán el libro de Pérez-Sánchez en el Ateneo de Madrid. Y, a las 16 horas, lo harán en la ETSAM los arquitectos José Miguel Merino y Guillermo Cabeza.

El Gobierno de España, dos universidades y una institución cultural de prestigio avalan disparates que firmarían Erich von Däniken y Juan José Benítez. Ésta es la España en la que vivimos, señores.