Muy Interesante

El viejo mito de la influencia alienígena


La tercera ley de Clarke dice: “Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. La formuló el escritor británico de ciencia ficción Arthur C. Clarke en 1973, en la edición revisada de su libro Perfiles del futuro. Cinco años antes, él (como guionista) y Stanley Kubrick habían llevado este concepto al cine en 2001: una odisea del espacio, película sobre la que mucha gente tiene aún una idea errónea.

Seguro que conoces a alguien para quien el famoso monolito de la historia es una suerte de instrumento divino. Y lo es, pero no en el sentido clásico de divinidad, sino en el de quienes proponen que nuestros antepasados fueron ayudados en su desarrollo por extraterrestres a los que luego elevaron a los altares…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 451, diciembre de 2018).

Indefensos ante las pseudoterapias


¿Sabe qué tienen en común el magnate de la electrónica Steve Jobs, los actores Peter Sellers y Kevin Sorbo, y la yudoca olímpica Kim Ribble-Orr? Que han sido víctimas de la llamada medicina alternativa. Murieron prematuramente o su salud se resintió gravemente por confiar en ella. Jobs rechazó una intervención quirúrgica con la que podría haber superado un cáncer de páncreas, siguió una dieta macrobiótica; la enfermedad se extendió y le mató. Sellers renunció a la cirugía para solucionar sus problemas cardiacos, se puso en manos de los cirujanos psíquicos -unos tipos que mediante trucos de ilusionismo simulan hacer operaciones sin bisturí y sin dejar cicatriz- y murió de un infarto…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 450, noviembre de 2018).

Cuando la ciencia puso en su sitio las historias de platillos volantes

Edward Condon era uno de los físicos más distinguidos del mundo cuando en el otoño de 1966 aceptó dirigir el primer estudio científico sobre el fenómeno ovni. La iniciativa pretendía resolver de una vez por todas la controversia sobre los platillos volantes, vistos por primera vez en los cielos de Estados Unidos en junio de 1947. Tras revisar toda la documentación recogida hasta entonces por la Fuerza Aérea, el llamado Panel Robertson había concluido en 1953 que los ovnis no suponían una amenaza para la seguridad nacional y que no había pruebas de que fueran naves de otros mundos…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 449, octubre de 2018).

El timo de las medicinas alternativas

“No hacer nada”. Ésa es la mejor terapia contra el cáncer de mama. Lo dijo el pasado mes de enero el mediático naturópata Txumari Alfaro en el congreso Un mundo sin cáncer: lo que tu médico no te cuenta, celebrado en Barcelona. Su audiencia estaba compuesta mayoritariamente por mujeres a las que también contó que si un niño tiene un tumor maligno es porque no fue deseado por su madre. Cuando estas y otras barbaridades -como que el origen de esta enfermedad es emocional y que el tamaño del tumor resulta proporcional al conflicto que la ha causado- trascendieron gracias a vídeos colgados en YouTube, los medios de comunicación estallaron en indignación. Las cadenas de radio, canales de televisión y periódicos que habían promocionado durante décadas a Alfaro como un entrañable curandero lo tildaron de repente de peligroso charlatán, aunque no decía nada nuevo…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 449, octubre de 2018).

‘Muy Interesante’ dedica un número extraordinario a los misterios de lo paranormal

Portada del número extraordinario de 'Muy Interesante' dedicado a los fenómenos paranormales.Monstruos, extraterrestres, civilizaciones perdidas, poderes sobrenaturales, sociedades secretas, leyendas urbanas, enigmas arqueológicos, fantasmas, espíritus… De todo esto y mucho más trata un número extraordinario de Muy Interesante que llega hoy a los quioscos y en el cual colaboran once expertos y yo.

“La evolución ha cableado las neuronas de nuestro encéfalo, con la insustituible asistencia de los genes, para que nos sintamos atraídos por lo inexplicable, lo desconocido, lo sospechoso, lo intangible, lo enigmático, lo incomprensible…”, dice Enrique Coperías, subdirector de la revista, en un editorial titulado “Los enigmas, con la ciencia”. Nada hay más humano que la curiosidad. Está en la esencia del ansia humana por conocer. Arieh Warshel, flamante premio Nobel por sentar las bases de las simulaciones informáticas que se emplean hoy en química, fue ayer contundente cuando le preguntaron por su motivación para investigar: “En mi caso, la curiosidad”.

La curiosidad también se encuentra en la raíz del éxito de la pseudociencia, un cajón de sastre -como indica Coperías- donde conviven creyentes sinceros y falsarios. Generalmente, los primeros son los receptores del mensaje -el público- y los segundos, los emisores, los expertos en cualquiera de las logías que forman el árbol de la pseudociencia. Por fortuna, de unos años a esta parte, hay quienes desde la ciencia y el periodismo intentan responder a esa legítima curiosidad popular por lo llamado paranormal desde la racionalidad, marcando marcar distancias con el desprecio de otras épocas. Algunos de ellos son los colaboradores de este Muy especial, gente como Luis Miguel Ariza, Carlos Chordá y Miguel Ángel Sabadell.

Mis dos aportaciones a este número son sendos estados de la cuestión sobre el fenómeno ovni y los poderes paranormales titulados, respectivamente “El timo cósmico de los alienígenas” y “¡Qué débiles! Los milagros el cuerpo”. El mayor reto ha sido ceñirme a las dimensiones establecidas, sobre todo en lo que respecta al mito de las visitas extraterrestres en la Antigüedad y en el actualidad, acerca del cual algún día me gustaría escribir un libro.

del número extraordinario de 'Muy Interesante' dedicado a los fenómenos paranormales.