La mitad de los españoles cree que la homeopatía y la acupuntura funcionan

Creencias pseudocientíficas de los españoles. Fuente: Fecyt.

Uno de cada dos españoles cree que la homeopatía y la acupuntura funcionan, según la Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). El estudio, presentado hoy en Madrid, revela que el 59,8 % de los encuestados «confía mucho bastante o algo» en la acupuntura, porcentaje que desciende al 52,7% para la homeopatía. Los autores destacan que «las personas con mayor nivel de estudios confían más que la media en estas prácticas cuya eficacia no tiene evidencia científica», algo que encaja con la sospecha que tenemos algunos de que ciertas posturas anticientíficas están más arraigadas entre la gente con mayor formación.

Los datos confirman lo apuntado por la edición de esta encuesta de 2014, cuando uno de cada cuatro españoles (24,6%) estaba convencido de que la homeopatía es una disciplina científica y uno de cada cinco (18,6%), de que lo es la acupuntura. Hace tres años, más de la mitad de la población (50,4%) creía que la homeopatía tiene algo o mucho de ciencia, y casi la mitad (49,2%) opinaba lo mismo de la acupuntura. Entonces no se detectaban diferencias significativas ni por sexos ni por edades en cuanto a otorgar validez científica a estas dos pseudomedicinas, y no había datos segregados por formación académica. La Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España corrige ésta y otras carencias.

Creencia en la homeopatía y la acupuntura según el nivel de estudios. Fuente: Fecyt.

El informe demuestra que «hay una mayor percepción de que la acupuntura funciona y de que los productos homeopáticos funcionan entre las mujeres de 25 a 64 años, entre las personas con estudios medios de segundo ciclo, incluso entre quienes tienen estudios superiores en relación con el funcionamiento de la acupuntura, entre los residentes en poblaciones de más 500.000 habitantes, y en Canarias, Cataluña y la Comunidad Valenciana». Además, «consideran que la acupuntura funciona y que los productos homeopáticos son efectivos en mayor medida las personas que se sitúan en el centro izquierda del espectro político, los que trabajan como representantes comerciales y administrativos. Lo hacen en menor medida quienes residen en hogares con ingresos mensuales superiores a los 3.000 euros, quienes se autoposicionan como de derechas».

Los resultados del nuevo estudio demuestran que la creencia en la efectividad de la homeopatía y la acupuntura aumenta con el nivel académico, si bien la primera práctica tiene menos creyentes entre los universitarios que entre los bachilleres. Sólo el 16,9% de la población sin estudios o que no ha completado los básicos confía mucho o bastante en la homeopatía, pero ese porcentaje asciende hasta el 30,9% entre quienes han acabado la Secundaria para descender al 26% en los universitarios. La acupuntura tiene todavía mayor éxito entre el colectivo con estudios superiores. Un 40,1% de los universitarios confía mucho o bastante en ella, porcentaje que desciende al 32,9% en el primer ciclo de Secundaria, al 25,3% en Primaria y al 13,9% entre los encuestados sin estudios o que no han terminado los básicos.

Saber por qué se da este contrasentido -a mayor formación, más credulidad en pseudoterapias- me parece básico si lo que queremos es un sistema educativo que fomente la capacidad crítica para la ciudadanía pueda tomar decisiones basadas en pruebas y no en prejuicios, como ha sucedido en Reino Unido y Estados Unidos con el Brexit y con Trump. La mitad de los consultados (51,6%) reclama una mayor participación en las decisiones políticas sobre ciencia y tecnología, pero la mitad también cree en la efectividad de pseudoterapias: ¿se imaginan que se someta a consulta la inclusión de la homeopatía en la Sanidad pública o que un partido abogue por ello a la pesca de votos?

Las preguntas sobre la acupuntura y la homeopatía forman parte de un nuevo apartado de la encuesta de la Fecyt centrado en prácticas paranormales y pseudocientíficas. Además de la inclinación por ciertas pseudoterapias, las respuestas de esa sección revelan que la mayoría de los españoles no cree en el horóscopo (83,9%), los fenómenos paranormales (76,7%), los curanderos (76,3%), y los amuletos y números de la suerte (71,3%).

Para la Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, se hicieron 6.357 entrevistas personales entre el 20 de octubre y el 10 de diciembre pasados, con un mínimo de 350 individuos mayores de 15 años por cada comunidad autónoma. Los resultados tienen un margen de error de ±1,25% para un nivel de confianza del 95,5%.

Si conoce a alguien que crea en la homepatía -lo que es bastante probable-, anímele a que vea el episodio correspondiente de la serie Escépticos de ETB.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

18 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Alguien de los que realiza esta encuesta o publica estos resultados se ha planteado que si la gente con más estudios universitarios confia en la acuputura es porque algo de credibilidad tendrá, ¿no? Como bien habéis dicho la OMS reconoce desde el 79 la efectividad de la acupuntura para diferentes patologías.
    Yo soy comadrona y me he formado en un hospital de tercer nivel y junto a esto he realizado un máster universitario de 3 años de formación sobre acupuntura y medicina tradicional china en Barcelona. Hay pocos estudios publicados al respecto pero conseguiremos que poco a poco las cosas vayan cambiando, porque la practica nos demuestra los buenos resultados que conseguimos por ejemplo para las embarazadas y la inducción al parto.

    1. ¡Estupendo! ¿Y también ha estudiado los beneficios del uso del cuerno de rinoceronte y los huesos de tigre?
      Estoy seguro que la palabra «placebo» no le es ajena.

  2. Alguno de ustedes a estudiado medicina alopática y medicina tradicional china en profundidad, o hablan por hablar? Háganme caso, aprendan y luego opinen. No hablen «de oídas».

    1. ¿Has estudiado bioquímica, fisiología, anatomía y química analítica o hablas por hablar?
      ¿Puedes dar explicación científica al poder «energético» del cuerno de rinoceronte o hablad por hablar»?
      ¿Has investigado los mecanismos de acción del hueso de tigre o hablas por hablar?
      ¿Has investigado el poder curativo de una molécula en medio de un trillón de moléculas de agua o hablas por hablar?
      Antes de dar lecciones piensa si sabes suficiente de Ciencia o hablas por hablar.

    2. ¿Es la opinión del subconjunto de personas que han estudiado [medicina y] acupuntura el que representa la postura más informada y sensata sobre su validez? O ¿es simplemente un [reducido y] autoseleccionado grupo de «estudiosos de medicina alopática y medicina tradicional china» [sea lo que sea eso] en el que hay relativamente más defensores de la acupuntura porque los no creyentes simplemente no quieren perder el tiempo?

      Lógica aparte, la cuestión clave de su validez se basa en hechos no elucubraciones, ¿dónde están los datos que soportan su utilidad?

  3. Voy a hacer un poco de abogado del diablo. Dejó enlace de la web de la OMS http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr44/es/

    «Existen pruebas empíricas y científicas que avalan los beneficios de la acupuntura, las terapias manuales y diversas plantas medicinales en diversas afecciones crónicas o leves. Por ejemplo, la eficacia de la acupuntura, tratamiento popular para aliviar el dolor, ha sido demostrada tanto en numerosos ensayos clínicos como en experimentos de laboratorio. Por ello, el 90% de los servicios de tratamiento del dolor del Reino Unido y el 70% de Alemania incluyen la acupuntura entre los tratamientos que dispensan. Asimismo, algunas plantas medicinales han demostrado su eficacia contra afecciones potencialmente mortales; se considera que las combinaciones medicamentosas que contienen la hierba china Artemisia annua son uno de los remedios más eficaces contra la malaria.»

    1. «Existen pruebas empíricas…» O se citan fuentes o eso es papel mojado. El efecto placebo es poderoso y no se menciona. Por otra parte nadie niega el poder curativo de las plantas medicinales (sean tradicionales o no). De hecho un enorme porcentaje de las medicinas procede de las plantas.

  4. Yo estuve hablando con una enfermera que creía en pseudociencias. Cuando le rebatía diciendo que no tenían base científica me soltaba: «si se aplican en hospitales o se venden en farmacias, por algo sera».

    1. El «por algo será» es el argumento del ignorante. Esa enfermera demuestra que es un distribuidora de pastillas y pone inyecciones. No sabe o ha olvidado que su profesión pertenece a la Ciencia.

  5. Personalmente no creo que el pensamiento pesudocientífico haya cambiado mucho entre las clases medias-altas o con estudios a lo largo de los años. Simplemente hay cosas que se ponen y otras se pasan de moda.

    Por ejemplo, según el estudio, la creencia en los fenómenos paranormales o los horóscopos vive sus horas bajas, cuando en décadas anteriores (70-80-90) era relativamente común la creencia de que la parapsicología y la astrología tenían base real.

    Aunque también es cierto que la pseudomedicina es más peligrosa, y es la que está más de moda.

  6. Pues yo tengo una amiga médico, recién licenciada, que se ha hecho un máster en acupuntura por la Universidad Complutense de Madrid. Cuando le dije que eso era una pseudociencia, ella me recordó que lo daba la Universidad. Cuando le mandé un metaestudio sobre el tema, ella me dijo «a mi me funciona». Así que…

    Así que no solo tiene un problema el «ciudadano crédulo», sino el mundo académico. Si la Universidad está podrida ¿qué se puede esperar?

    Y algo parecido ocurre con la Quiropráctica. Se da en forma de pseudoGrado por la Universidad Maria Cristina del Escorial.

    1. Que un médico diga «a mi me funciona» demuestra que hay médicos que no saben que son científicos en lugar de recetadores de ibuprofeno.

  7. Lo que demuestra que ningún grupo es ajeno a la gilipollez. No es sorprendente que cuanto más nivel académico (y debemos sospechar que económico) más se cree en estas zarandajas. Recordemos que estas cosas son caras y no se las puede permitir todo el mundo. No nos engañemos, estas filfas suenan a «cool» y por tanto los más «cool» se lo tragan crudito.
    En serio, ¿alguien se sorprende por esto? Hay muuuchos médicos que recetan y se tragan estos cuentos de viejas. ¿Por qué la gente que no es médico no se lo va a tragar?
    La pregunta del millón es por qué no se empapela a todos estos médicos por mala praxis. Mientras un tipo con bata detrás de una mesa y delante de un título en la pared lo defienda, los críticos no tenemos nada que hacer.

    1. Totalmente. A mi, como medico de familia que soy, me dan vergüenza ajena esos «compañeros»….por llamarlos de alguna manera…