Medios y anticiencia

Lo de las ‘fake news’ no es de ahora

“¡Qué escándalo! He descubierto que aquí se miente”, alertaron a toque de silbato algunos analistas políticos tras el referéndum del Brexit del 23 de junio de 2016. Poco después, lo volvieron a hacer a consecuencia de la victoria electoral de Donald Trump el 8 de noviembre del mismo año y, ya en España, tras la consulta ilegal sobre la independencia de Cataluña del 1 de octubre de 2017. Vivimos rodeados de gente que, como el capitán Renault de Casablanca, de pronto se ha dado cuenta de que hay individuos y colectivos que crean y difunden mentiras, medios de comunicación que las amplifican y gente que se las cree. En algunos casos, los mismos medios que nos previenen frente a algunos engaños son los que propagan otros…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 458, julio de 2019).

Alienígenas ancestrales

Pinturas rupestres de los wandjina, espíritus de la lluvia y las nubes de los aborígenes australianos, en las que Erich von Däniken y sus seguidores ven seres extraterrestres. Foto: Claire Taylor.Hubo un tiempo en que canales como National Geograhic, Historia y Discovery eran la última trinchera de la razón frente a lo sobrenatural. Las apariciones de fantasmas y alienígenas, los poderes paranormales, los videntes y los misterios del pasado eran diseccionados y explicados por psicólogos, sociólogos, biólogos, historiadores, físicos y un largo etcétera de expertos que los analizaban a la luz de la ciencia. Normalmente confinados en la televisión de pago, hasta llegaron a verse episodios de series como Is it real? (National Geographic) a modo de relleno en algún canal generalista de esos que solo por error emiten un programa cultural…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Txumari Alfaro, de entrañable curandero a peligro público

Txumari Alfaro firma libros el día de Sant Jordi de 2009. Foto: Dovidena del Campo.Se ha paseado desde 1996 como un gurú de la salud por las principales cadenas de televisión, radios y periódicos españoles. En los últimos veinte años, Txumari Alfaro ha recomendado a mis conciudadanos desde comer rabos de pasa y llevar una nuez en el bolsillo para mejorar la memoria –dado el parecido entre este fruto seco y el cerebro– hasta beber la propia orina. Pero no ha sido hasta ahora que los mismos grandes medios que le han promocionado acríticamente durante dos décadas han puesto el grito en el cielo: se han enterado de que aconseja a las enfermas de cáncer de mama renunciar a cualquier tratamiento médico si quieren curarse. ¿Pero qué se pensaban que ha hecho siempre?

El curandero navarro Txumari Alfaro intervino el 13 de enero en Barcelona en el congreso Un mundo sin cáncer: lo que tu médico no te cuenta. Antes de la celebración del encuentro, en el que participó lo más granado de la comunidad pseudomédica, el Colegio de Médicos de Barcelona pidió la intervención del Departamento de Salud catalán porque se ponía en duda “de manera explícita, el papel de los médicos a la hora de informar de manera veraz sobre el cáncer a los pacientes y los ciudadanos en general”. Y el Gobierno catalán envió un observador al congreso, que se celebró con gran éxito de público en el hotel Barceló Sants, donde Alfaro y sus colegas difundieron, ante gente desesperada, sus peligrosas ideas sobre el cáncer…

… Sigue en “¡Paparruchas!”.