Txumari Alfaro, de entrañable curandero a peligro público

Txumari Alfaro firma libros el día de Sant Jordi de 2009. Foto: Dovidena del Campo.Se ha paseado desde 1996 como un gurú de la salud por las principales cadenas de televisión, radios y periódicos españoles. En los últimos veinte años, Txumari Alfaro ha recomendado a mis conciudadanos desde comer rabos de pasa y llevar una nuez en el bolsillo para mejorar la memoria –dado el parecido entre este fruto seco y el cerebro– hasta beber la propia orina. Pero no ha sido hasta ahora que los mismos grandes medios que le han promocionado acríticamente durante dos décadas han puesto el grito en el cielo: se han enterado de que aconseja a las enfermas de cáncer de mama renunciar a cualquier tratamiento médico si quieren curarse. ¿Pero qué se pensaban que ha hecho siempre?
El curandero navarro Txumari Alfaro intervino el 13 de enero en Barcelona en el congreso Un mundo sin cáncer: lo que tu médico no te cuenta. Antes de la celebración del encuentro, en el que participó lo más granado de la comunidad pseudomédica, el Colegio de Médicos de Barcelona pidió la intervención del Departamento de Salud catalán porque se ponía en duda “de manera explícita, el papel de los médicos a la hora de informar de manera veraz sobre el cáncer a los pacientes y los ciudadanos en general”. Y el Gobierno catalán envió un observador al congreso, que se celebró con gran éxito de público en el hotel Barceló Sants, donde Alfaro y sus colegas difundieron, ante gente desesperada, sus peligrosas ideas sobre el cáncer…
… Sigue en «¡Paparruchas!».

3 comentarios

  1. Tiene cojones este tema de la gentuza que juega con la desesperación y el miedo. Todos podemos reir las gracias de los charlatanes que hablan de ovnis, del yeti o de las apariciones marianas, pero estos desgraciados que se permiten jugar con la vida y la salud deberían verse en serios problemas con la justicia para que se les vayan las ganas de aprovecharse de las personas desesperadas por una enfermedad tan grave y penosa como el cáncer, o de sus familiares consumidos por la impotencia y la pena.

    1. Seguro de que LAG está a favor de poner señales cuando hay peligro. Qué vergüenza. Con lo bonito que es ir estrellándose uno mismo y contarlo si puede.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *