Gabriel Green: el candidato de los extraterrestres a la Casa Blanca

Publicidad de Gabriel Green en revistas y periódicos en 1960.Gabriel Green tenía 35 años cuando el 9 de agosto de 1960 anunció en el hotel Biltmore de Los Ángeles que visitantes de otros mundos le habían elegido como su candidato a la Presidencia de Estados Unidos. Aseguraba que, a pesar de su apariencia humana, sus asesores procedían de Alfa Centauri, y que los alienígenas eran buena gente. “Podrían conquistar el mundo entre el desayuno y el almuerzo cualquier día del año; pero eso supondría una violación de sus principios”, contó a los periodistas, según la información que publicó Los Angeles Times al día siguiente.

Green era un contactado. Sostenía que se comunicaba con seres de otros planetas que le transmitían mensajes de amor y paz. Los visitantes querían que creyéramos en ellos antes de enseñarnos a vivir en paz, armonía y prosperidad. Nada nuevo. Desde el estreno de Ultimátum a la Tierra en 1951, un larga lista de chiflados y espabilados intentó ganar notoriedad y dinero vendiendo como reales variantes del mensaje apocalíptico-mesiánico de Klaatu, el extraterrestre interpretado por Michael Rennie.

Físico de pacotilla

El candidato de la era espacial había nacido en la localidad californiana de Whittier en 1924 y se presentaba como un científico que había hecho importantes contribuciones al modelo estándar de la física de partículas. Era mentira, claro. En realidad, se ganaba la vida como fotógrafo de anuarios escolares en Los Ángeles.

Ninguno de los contactados era un genio científico. El primero, George Adamski, cocinaba hamburguesas en un puesto de la carretera del observatorio de monte Palomar; Orfeo Angelucci y George Van Tassel trabajaban como obreros en una línea de montaje de Lockheed, en Burbank; Truman Benthurum era operario de la construcción; Eugenio Siragusa trabajaba en una oficina de impuestos…

Así informó 'Los Angeles Times' de la presentación de la candidatura de Gabriel Green a la Presidencia de Estados Unidos.Como Adamski, Green se había encontrado con los extraterrestres cara a cara y decía que llevaban tiempo interfiriendo en nuestros asuntos. “Son más avanzados que nosotros mental, espiritual y científicamente”, contó en la rueda de prensa de presentación de su candidatura a la Casa Blanca por los Clubes de Platillos Volantes Amalgamados de EE UU.

Aquel día, después de decir que no esperaba que mucha gente le creyera, soltó la habitual diatriba contra los escépticos: “No creyeron (los escépticos) que el mundo era redondo. No creyeron que podíamos romper la barrera del sonido, y la rompimos. Los periodistas ni siquiera informaron de los primeros vuelos de los hermanos Wright”. Y añadió que no le creerían ni aunque llevara a un marciano o un venusiano ante las cámaras. Por si acaso, no lo hizo.

Jesús, en un platillo volante

Green estaba convencido de que la ayuda de sus amigos de otros mundos le iba a reportar millones de votos. Aseguraba haber visto más de 75 platillos volantes y que las extraterrestres eran de una belleza extraordinaria. “Uno de mis amigos contactó con una de ellas hace no mucho. Dijo que era realmente una mujer de otro planeta”. No consta en la crónica que los periodistas se carcajearan, aunque tampoco lo contrario.

Fracasó en su primer asalto al Despacho Oval y, cuando dos años después optó al Senado por California, logró unos 171.000 votos. Insuficientes para su objetivo, pero demasiados si uno piensa en toda esa gente respaldando a un iluminado. Escribió un libro con sus fantasías y volvió a presentarse como candidato presidencial, esta vez por el Partido Universal, en 1972 con un vicepresidente a su altura, el también contactado Daniel Fry, doctorado por correo en cosmismo. Volvió a fracasar. Tampoco esta vez le sirvió de nada el apoyo alienígena: consiguió menos de 200 votos.

Al final de su vida, canalizó mensajes según los cuales estaba próxima la Segunda Venida, en la que Jesús bajaría a la Tierra a bordo de un platillo volante. Considerado “uno de los más coloristas de los primeros contactados”, murió el 9 de septiembre de 2001, a los 76 años.