Lecturas marcianas: ‘La vida en Marte’, de Giovanni Schiaparelli

'La vida en Marte', de Giovanni Schiaparelli.Marte nos obsesiona desde que, a finales del siglo XIX y principios del XX, Percival Lowell lo llenó de canales artificiales construidos por una civilización agonizante. El astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli fue quien primero vio las supuestas vías de agua en el planeta rojo, pero la atribución a extraterrestres se la debemos al estadounidense. La vida en Marte reúne, por primera vez en español, tres artículos sobre el mundo vecino publicados por Schiaparelli en la revista Natura ed Arte en 1893, 1895 y 1909. Los acompaña un estudio del historiador José Carlos Hernanz que sitúa los hallazgos del investigador europeo en su época. En su textos, el astrónomo se muestra cauto a la hora de hablar de los canales como algo más que formaciones naturales, aunque no descarta totalmente su artificialidad.

«La red formada por los mismos probablemente fue determinada en origen por el estado geológico del planeta, y se ha venido lentamente elaborando en el curso de los siglos. No es preciso suponer aquí la obra de seres inteligentes; y, a pesar de la apariencia casi geométrica de todo su sistema, por ahora nos inclinamos a creer que los mismos se han producido por la evolución del planeta, igual que en la Tierra el canal de la Mancha o el de Mozambique», escribe Schiaparelli en 1893. Dos años más tarde, aunque sigue sin abrazar la artificialidad de los supuestos cursos de agua, dice que «no puede ser considerada como absurda» la idea de que haya de por medio «una raza de seres inteligentes».

Schiaparelli está en el arranque de la obsesión marciana de la que he hablado aquí en repetidas ocasiones y con diferentes ejemplos. «La prensa, la literatura, luego la radio y el cine, se encargaron de crear un mundo misterioso, fascinante o peligroso, pero siempre más o menos análogo a la Tierra, un mundo del que si Schiaparelli fue el Colón, Lowell sería su Vespucio; Colón y Vespucio de un mundo imaginado y creído como verdadero por muchos, hasta que se desvaneció, de manera total, cuando los satélites artificiales mostraron con detalle la atormentada pero aparentemente yerma y desierta superficie marciana…», escribe Hernanz en su estudio.

Por eso, este libro me parece el más apropiado para el arranque de una pequeña serie de lecturas recomendadas sobre el planeta rojo en un año en el que un ingenio humano, el Laboratorio Científico Marciano de la NASA, llegará al mundo vecino para seguir desentrañando sus secretos.

Giovanni Schiaparelli: La vida en Marte. Traducido y comentado por José Carlos Hernanz. Prologado por Marcio Ares-Stella. Interfolio Libros (Col. «Leer y Viajar Imaginario», nº 3) . Madrid 2009. 281 páginas

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

11 respuestas a «Lecturas marcianas: ‘La vida en Marte’, de Giovanni Schiaparelli»

  1. Tremendo invento que se han montao con eso del monolito ,igual con los platillos volantes y como siempre el hombre le da acceso a toda esa parafernalia que mas bien le aparta de dios y del Cristo , no creo en ninguna teoria esa del monolito , El Odyssey saco del fondo del mar los restos de un buque de la armada espanola que trasnportaba oro y plata ,? no creen ustedes logico que de esos 500 millones ,la mitad se reparta entre las familias pobres del mundo ? , o se le den a Parsley a ver si pone una ONG humanitaria .

  2. @nikos
    La idea que expones me parece totalmente correcta ya que es el principio de las pareidolias (imagenes vagas o borrosas que nuestro cerebro relaciona con una imagen conocida) y mas teniendo en cuenta el precedente de la imagen de la peli para muchos.

  3. @Adamski

    Me lo pareceria si solo vemos una imagen borrosa tomada con un satelite de un objeto que parece ergido en solitario, pero si me dices (recordando la peli) que tiene caras perfectamente pulidasa a 90° a pesar de las tormentas de arena marcianas y es de un material totalmente ajeno al del sitio tal vez pensaria que si puede ser «algo mas» pero hasta entonces solo es para mi una formacion geologica curiosa como hay miles en la tierra…

  4. «¿Copia exacta? El monolito marciano se parece al de Kubrik como yo me parezco a tu abuelita.»

    Lo suscribo completamente. De hecho mi abuela y tu perteneceis a la misma especie del mismo planeta, y ambos monolitos parecen poliedros exagonales pétreos, ambos extraterrestres y salvando escalas, se parecen mucho, como tu abuela y yo, por ejemplo.

  5. Thaddeus66 «@Adamski Conozco el monolito que mencionas y la verdad se me hace algo demasiado pobre como para afirmar que es producto del trabajo de una civilizacion extraterreste…»

    ¿Te parece también el monolito ideado por Kubrik también muy «pobre»?

    nikos «En las creencias sobre civilizaciones extraterrestres es recomendable buscar siempre precedentes en la filmografia de Hollywood. En este caso es fácil, el monolito de Marte es una copia casi exacta del que ideó Stanley Kubric para 2001 Odisea en el espacio en 1968 y por tanto muy anterior a esta foto marciana. »

    ¿Copia exacta? El monolito marciano se parece al de Kubrik como yo me parezco a tu abuelita. En todo caso si fuera una copia exacta el monolito está ahí quién sabe hace cuántos millones de años, por lo cual tu teoría de buscar en las películes de Hollywood es una soberana tontería. Y, en todo caso, si fuera acertada lo más probable es que los extraterrestres hayan captado alguna de las emisiones de «2001 Odisea del espacio» y se hayan hecho los graciosos dejando un monolito en Fobos.

  6. En las creencias sobre civilizaciones extraterrestres es recomendable buscar siempre precedentes en la filmografia de Hollywood. En este caso es fácil, el monolito de Marte es una copia casi exacta del que ideó Stanley Kubric para 2001 Odisea en el espacio en 1968 y por tanto muy anterior a esta foto marciana. Creemos ver lo que ya habíamos visto con anterioridad y en este caso, como en la de la famosa cara de Marte, es necesario repetir que nuestros sentidos nos engañan permanentemente y que no hay que fiarse de ellos en absoluto.

  7. La primera evolucion de vida provino del agua , seguramente que los extraterrestres » si existen » ni se dieron cuenta.

  8. Pero cómo eres tan cuadriculado, Thaddeus? Es evidente que todo lo que nos sabemos de dónde ha salido es porque lo ha dejado ahí una civilización extraterrestre… o era Dios? o era un mago? bueno, que es evidente… eso… algo de eso hay… evidentemente…

    por ejemplo, quién coño ha dejado ésto en mi mesa? … mierda!!!… ya están aquí!!! están entre nosostros!!!

  9. @Adamski
    Conozco el monolito que mencionas y la verdad se me hace algo demasiado pobre como para afirmar que es producto del trabajo de una civilizacion extraterreste…

  10. «cuando los satélites artificiales mostraron con detalle la atormentada pero aparentemente yerma y desierta superficie marciana»

    Yo no estaría tan seguro de esto. Hay un grupo de científicos estadounidenses buscando probables dispostivos extraterrestres en el sistema solar. Un buen indicio de ello podría ser el monolito de Fobos, inexplicable aún para gente como Buzz Aldrin. Decir que es sólo una piedra allí erguida (¿totalmente solitaria y sin restos de rocas que obligatoriamente deberían circundarla?), es negar lo evidente a priori.

Los comentarios están cerrados.