Fallido suicidio homeopático con gominolas en Gijón

Cocinitas
No pudo ser. La homeopatía volvió a demostrar ayer su inefectividad. A pesar del empeño que puso Mauricio-José Schwarz, no hubo manera de que la pócima homeopática que preparó durante la charla «Homeopatía: nada a precio de oro», que dimos en el ESET Foro Internet Meeting Point, en Gijón, tuviera efecto alguno entre quienes la probamos. El brebaje era una dilución 30CH de lejía, un disolvente y fertilizante. Uno de los principios de la homeopatía establece que, cuanto más pequeña es la dosis de una sustancia, mayores son sus efectos, algo que va contra el sentido común, la experiencia cotidiana y el conocimiento científico. Una vez obtenido el preparado ante el público -como pueden ver en la foto de Javier Pedreira, Wicho-, Schwarz sacó unas gominolas a un plato; puso unas gotas de la homeopáticamente venenosa solución sobre cada golosina; Yaiza Sesé, presentadora del evento, él y yo comimos una gominola cada uno; y se ofreció el resto al público. Las golosinas se acabaron. Prácticamente todos los asistentes a los que se ofreció una, la aceptaron, si bien hubo alguno que, como el periodista científico Antonio Martínez Ron, no se comió la gominola que le tocaba porque, dice, no le gustan. Quienes nos arriesgamos, incluido el autor de la foto, seguimos vivitos y coleando. Como era de esperar, porque la homeopatía es un timo.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

36 respuestas a «Fallido suicidio homeopático con gominolas en Gijón»

  1. Yo me pregunto por qué se falta al respeto indiscriminadamente en un foro público en el que se trata de demostrar la veracidad o falsedad de un hecho concreto.

    En mi humilde opinión, lo más destructivo y que puede generar más polarización e inmovilismo es el desprecio a la capacidad intelectual de la otra parte. No se puede convencer a nadie de nada desde el púlpito de la superioridad, por muy convencido (incluso seguro) que esté uno de sus propias razones.

    No se trata de aceptar un término medio para que todos estemos felices. Cada uno tiene que ser consecuente con sus convencimientos y, a la vez, mostrar la disposición a escuchar las explicaciones de quién piensa de otra manera.

    Si nos cerramos en nuestra verdad y la utilizamos para aplastar a nuestro «contrario» lo único que conseguimos es la satisfacción espúrea de la victoria intelectual, pero no habremos convencido de nada a nadie y probablemente, por puro instinto, habremos conseguido que la otra parte se reafirme en sus posiciones, en las que siempre se ha sentido seguro y no ha sentido ni humillación ni desprecio (por muy equivocada o fraudulenta que sea esa posición).

    Todo este preámbulo lo digo porque, aunque estoy completamente de acuerdo en que la homeopatía no tiene ningún fundamento, me resulta muy difícil pedirle a quién cree en ella que venga a informarse a sitios como este, en los que se insulta y desprecia a aquel que simplemente ha sido engañado. Se le tilda de ignorante, de vago, de inculto y de miembro de una secta. Ese no es precisamente el mejor modo de abrirle a nadie los ojos.

    Por favor, señores, no se conviertan en adalides de la intelectualidad, bajen su nivel de desprecio (particularmente hacia los engañados) y suban su nivel de docencia. Expliquen, enseñen, demuestren y resulten agradables. Así conseguirán lo que se proponen, que viene a ser que todos vivamos en un mundo más cercano a la verdad y en el que los engaños no tengan cabida, con lo que yo estoy completamente de acuerdo y, además, lo conseguirán mucho antes.

  2. «Anda, cuando lo repitan 200 veces seguidas en las mismas condiciones, me avisas, ¿eh? Ah, y todo supervisado por un escribano o un funcionario público.» ¿como por ejemplo hace Boiron? Pero mira que puedes llegar a ser retrasado mental, siempre caes en el «haz lo que yo diga, no lo que yo haga».

    Como ya te ha dicho Parsley, ¿por qué no te vas a buscarte una vida (y añado) y a tomar por culo de una puta vez? Mejor te iría volviendote a comerle los huevos por el culo a tu amiguete el unicejo donde te aplauden con las orejas que aquí que estás haciendo la puta risa y quedando como el patético ser que eres montando guardia para rebuznar el primero.

    Que te follen, que se te nota necesitado.

  3. Como bien predije (debo de tener poderes de esos que tu defiendes que existen), rechazas un hecho sólo porque te deja en un evidente ridículo a ti y a tus pseudo-ideas, cuando justo antes era lo que clamabas. Menudo hipócrita.

    ¿Ahora pides pruebas? ¿En qué quedamos? Pero si tú eres el primer defensor de que estas no son necesarias. ¿Por qué no te aclaras? ¿Nos puedes definir qué cosas se pueden afirmar sin pruebas y cuales no?
    Si no te lo crees es que tienes la mente más cerrada que aquellos a los que tan habitualmente críticas.

    El caso es que por más que ahora, en tu estupidez y tu desarreglo mental, llores clamando la falsedad de un hecho por el mero hecho de que éste te deja en el más patético de los ridículos -lo que no es otra cosa que una infantil rabieta por tu parte-, eso no cambia el que dicha demostración sea totalmente cierta, que sí que hay pruebas de ella y que no las va a dejar de haber por más que tú te empeñes en negarlo. Demostración que, por cierto, se ha realizado en muchos lugares del mundo.

    Pero claro, estamos en internet, el paraíso en el que trolles retrasados y dementes como tú pueden campar a sus anchas amparados en el anonimato, libres de responder de sus gilipolleces, capaces de desviar la conversación por donde les interese sin responder a toda situación incómoda que se plantee.
    En la calle, en el mundo real, no durarías una mierda -eso lo sabes de sobra-, por eso tu triste vida se reduce a dar por culo en sitios como éste, en el que al menos puedes autoconvencerte de que eres algo, mientras das rienda suelta a tú obsesión personal con el autor de este blog.

    Eres escoria. Un subproducto de la sociedad de la información. Ni siquiera sirves de bufón, pues eres tonto hasta para eso. Y por eso no merece la pena perder tiempo con gentuza como tú, más allá de desmentir puntualmente tus interesadamente falaces afirmaciones, pues hace años que perdiste la capacidad de auto-crítica.

    Lo más triste de todo esto es que la gente como tú pueda hacer lo que hace de manera tan impune.

  4. Pero mira que llegas a ser imbécil… eso ya se ha hecho varias veces, la última hace unos pocos meses, y nadie ha sufrido el más mínimo efecto: ni positivo ni negativo. ¿Te vale eso ahora de muestra?

    No, no me vale de muestra, ¿o debo creerlo sólo porque tú lo dices? Y aunque lo hubieran hecho así, no hay la más mínima prueba de que hubiesen ingerido píldoras homeopáticas en lugar de píldoras de almidón fabricadas por algún amigo, como estoy seguro que ocurrió en esas supuestas experiencias de las que hablas y de las que no has aportado la menor prueba.

    Por otra parte, este «experimento» no demuestra absolutamente nada y mucho menos la inocuidad de los preparados homeopáticos. Se nota que los que han hecho esto no son científicos ni por asomo. Un verdadero experimento científico se basa en el ensayo y error por lo tanto debe experimentarse la suficiente cantidad de veces, en las mismas condiciones experimentales, como para determinar fehacientemente que el resultado es A y no B o C o D.
    Vaya payasos, avergüenzan a la ciencia.
    Todo se resume de una farsa de imbéciles para imbéciles como tú, que van y aplauden como focas la actuación de tres retrasados. «MMFMFFMFM, bramfffmvoo, Schwarzenegger, mfmfmfm que mffmgrammfmciommfso»
    Anda, cuando lo repitan 200 veces seguidas en las mismas condiciones, me avisas, ¿eh? Ah, y todo supervisado por un escribano o un funcionario público. Mientras tanto pasa de ser una triste payasada.
    Si supiérais el lamentable papel que representáis ante el público. Dais vergüenza ajena, timadores.

  5. «¿Por qué no habéis comprado un somnífero homeopático e ingerido unas 200 píldoras?
    Vamos, la próxima os quiero ver lo a Schwarzenegger hacerlo con un producto producido y adquirido en una farmacia homeopática.»

    Pero mira que llegas a ser imbécil… eso ya se ha hecho varias veces, la última hace unos pocos meses, y nadie ha sufrido el más mínimo efecto: ni positivo ni negativo.

    ¿Te vale eso ahora de muestra? ¿O como siempre que se te deja en ridículo (algo que ocurre a menudo) tirarás de demagogia y «donde dije digo, digo Diego» y aquí no ha pasado nada? ¿A que mierda de excusa infantil e hilarante recurrirás ahora?

    Si es que ni siquiera hace falta buscarte las cosquillas, te evidencias tu solito. Menudo ejemplar más lamentable…

  6. Jjaja, qué pillos, ¿entonces la pócima la habéis preparado vosotros? ¿Y cómo iba a tener efecto entonces? Primero, ¿habéis llevado un escribano para que diera fe de que estábais utilizando lo que decíais que estábais utilizando? Segundo, aunque hubiéseis realmente usado tal disolución y no meramente agua (como estoy seguro sucedió), nunca os hubiese provocado nada, simplemente porque habéis usado una pequeña cantidad. Lo mismo ocurre con cualquier medicamente «verdadero». jamás podrías suicidaros, payasetes, tomando sólo un alplax, pero fíjate qué sucede si te tragas unos 50 y encima de te tomas una botella de whisky. ¿Por qué no habéis comprado un somnífero homeopático e ingerido unas 200 píldoras?
    Vamos, la próxima os quiero ver lo a Schwarzenegger hacerlo con un producto producido y adquirido en una farmacia homeopática. Si le echas agua a las gominolas con toda seguridad que no os va a pasar nada, picarones.
    Ah, y no os olvidéis la próxima, de añadir al preparado unas abundantes gotas de arsénico, y si podéis ir y hacer la experiencia todos los integrantes del Círculo Esperpéntico, mejor, la humanidad agradecida.

  7. «Pero me conforta ver que son los comentaristas escépticos quienes lo han notado y argumentado en múltiples comentarios. Como dice uno en SBM, es un recordatorio de que nadie está inmune a las distorsiones cognitivas y el error.»

    Quizá si somos los propios escépticos los que señalamos los errores de otros escépticos, será porque no somos una secta con un pensamiento único ni unos «obtusos», como dicen por ahí.

    De hecho, no hay nada más desagradecido que tratar de desenmascarar la mentira, por eso admiro el trabajo de Gámez, aun con todos sus fallos, porque es algo que requiere una auténtica vocación, porque siempre tendrás en tu contra a los defensores de la mentira, que suele ser gente muy espabilada y con la ventaja de no tener vergüenza, ni escrúpulos ni conciencia y, en ocasiones, incluso a los de tu propio bando, señalando cualquier fallo que cometas.

    Pero bueno, así debe ser, porque también es ese el motivo por el que son los propios científicos los que destapan los errores de sus colegas, no los magufos, que nunca descubren nada y como mucho se dedican a criticar errores de la ciencia que la propia ciencia ya ha reconocido. Claro, es muy fácil decir desde el maguferío, o desde la pereza intelectual de los creyentes, que la ciencia se equivoca a veces, cuando es la propia ciencia la que lo ha dectectado y reconocido y cuando ellos nunca han reconocido haberse equivocado en nada. A eso es muy fácil jugar.

  8. Estimado @LAG :)

    cordialmente y como escéptico, creo que la dos últimas entradas del blog: «A Steve Jobs le ha matado su fe en las terapias alternativas» y «Fallido suicidio homeopático con gominolas en Gijón» presentan graves deficiencias que no es necesario repetir aquí.

    Pero me conforta ver que son los comentaristas escépticos quienes lo han notado y argumentado en múltiples comentarios. Como dice uno en SBM, es un recordatorio de que nadie está inmune a las distorsiones cognitivas y el error.

    No lo leeras, estarás muy ocupado como para participar y años de ver comentarios de todo tipo deben causar hastío. Pero pensé que debía escribirlo.

    Esperando las próximas entradas,

    http://www.sciencebasedmedicine.org/index.php/the-death-of-steve-jobs/

  9. Tiene que ser muy duro y muy depresivo vivir en mentes tan obtusas, retrógradas como las vuestras. Tiene que ser un suplicio, así que luego se ven por aquí fobias, traumas y algún que otro fanático enfurecido que si tuviera un revolver seguro que se cargaría a algún magufo u homeópata.

    Lo bueno es que no os hacen ni puñetero caso por más payasadas que haga los Gámez, Swarz y compañía que hace tiempo ya pasaron la frontera del ridículo.

    Seguid así, majos.

  10. El agua comun y corriente posee vida interna y esta mas que demostrado , a parte de que el agua es un conductor segun algunos estudios hay vida microbacteriana y microscopica ,que en si es lo que injerimos los seres humanos cuando bajamos a la pila a beber de la llave , el agua es tan escencial que podria usted estar 2 meses sin probar alimento ,pero estar salvado gracias a las propiedades del agua , hace poco salio a la luz un estudio innovador acerca del agua como forma de energia renovable pero todo indica que los hidrocarburos estan dominando los mercados .

  11. «El pensamiento mágico y la pseudociencia no son más que verdaderas ciencias que aun están por estudiar.»

    Y esto ¿No es una verdad «absoluta»? Porque hasta que no se demuestre que una pseudociencia en particular es cierta, no es más que cuestión de fe. La ciencia, precisamente, no se basa en verdades absolutas, ni siquiera en verdades «verdaderas», sino en aproximaciones cada vez más precisas a la realidad. Si quieres revolucionar un campo de la ciencia o convertir una pseudociencia en ciencia, no tienes más que ir y demostrarlo. La fama y la gloria te esperan.

    A ver, TODOS los grandes científicos buscan constantemente la forma de revolucionar la ciencia, o hacerla avanzar tratando de demostrar sus propias teorías, pero es evidente que no van a permitir que alguien haga trampas y se lleve un inmerecido reconocimiento delante de sus narices y por la patilla. Por eso los verdaderos científicos son escépticos por naturaleza, no les vale con un «se me ha ocurrido algo nuevo y revolucionario», te dirán, «sí, bueno, muy bonito, a nosotros también se nos han ocurrido un montón de cosas que al final han resultado en fiasco, de modo que ¿Qué pruebas tienes de lo que dices?»

  12. Veo que lo del Oscillococcinum tiene las mismas pegas que cualquier otro preparado homeopático, pensaba que se referían a algo más emocionante.

    Tal vez la culpa sea de Boiron, que proporciona diferentes informaciones a sus alumnos, porque claramente los conocimientos de quien impartió la charla difieren con los mios (tampoco me arriesgaré a afirmar cuales son los acertados, porque quién lo sabe).

    Estoy de acuerdo con que escasea la cultura y el sentido común en esta sociedad, así nos va. Pero también hay cierto exceso de posesión de la verdad absoluta. El pensamiento mágico y la pseudociencia no son más que verdaderas ciencias que aun están por estudiar. La historia demuestra un continuo cambio de teorias con cada nuevo descubrimiento científico, no sería la primera vez que se destrozan todas las leyes universales conocidas. Pero siempre ha sido más fácil quemarlo todo en la hoguera y olvidarse de la posibilidad. Es mucho mejor comerse unas gominolas y decir con voz muy alta que es un timo que intentar descubrir por qué la homeopatía tiene el inconveniente de que, aunque no se sepa como, hay casos en los que funciona.

    Y para finalizar quiero dejar claro que no estoy defendiendo la homeopatía, que no soy una creyente ni nada parecido, de hecho tengo mis propios experimentos a prueba porque no me acaba de convencer. Lo que critico es la mente cerrada y prepotencia de los anti-cosas (antihomeopatía en este caso, pero muchas características son compartidas por anti-otrascosas), o escépticos, como parece que les gusta ser llamados al ser la palabra de moda.

  13. «No olvides Parsley, que el agua tiene la curiosísima propiedad de recordar única y exclusivamente lo que al homeópata vende-humo de turno le interesa que recuerde. El resto lo olvida cual paciente grave de Alzheimer. Como no podía ser de otra forma.»

    Sí, bueno, eso ya lo he comentado muchas veces, pero ahora me viene a la memoria un comentario que le hice a un amigo: «¿Para cuándo memorias USB consistentes en una cantimplora con agua y un cable?». Si una gota de agua sabe curar enfermedades, imagínate una cantimplora…

  14. Lo que pasa es que eres un cerrado de mente, negone. Ser abierto de mente significa creérselo sin cuestionar nada, si parece «guay» y «alternativo», ya vale. Hacer preguntas es de ser un amargado, un triste, un cenizo y un siniestro, como le decía la pitonisa aquella a Gámez.

    Pues, al menos yo, Paco, sí soy un cenizo pesimista, pero sólo en aquellos ámbitos que no han cesado nunca de decepcionarme, como la política o las pseudociencias, por lo que contento tampoco me pongo al hablar de ello. Y procuro no amargarme demasiado, la verdad, aunque resulta harto difícil viendo el panorama…

  15. No olvides Parsley, que el agua tiene la curiosísima propiedad de recordar única y exclusivamente lo que al homeópata vende-humo de turno le interesa que recuerde. El resto lo olvida cual paciente grave de Alzheimer. Como no podía ser de otra forma.

    Por supuesto, esto ocurre porque es agua pura, y siempre lo ha sido. Sí, incluso cuando no tenían medios ni conocimientos para purificarla y empleaban agua con la que ahora nos daría escalofríos hasta lavarnos las manos. Sin olvidar que ni siquiera ahora es posible obtener agua cuya pureza se tal que la concentración del compuesto activo sea mayor que la de las impurezas presentes en dicho agua.

    ¡Como mola eso de ser magufo! Por alguna extraña razón la realidad siempre se amolda, por difícil -o imposible- que resulte, a sus más absurdas afirmaciones, incluso cuando estas se contradicen.

  16. No olvides Parsley, que el agua tiene la curiosísima propiedad de recordar única y exclusivamente lo que al homeópata vende-humo de turno le interesa que recuerde. El resto lo olvida cual paciente grave de Alzheimer. Como no podía ser de otra forma.

    Por supuesto, esto ocurre porque es agua pura, y siempre lo ha sido. Sí, incluso cuando no tenían medios ni conocimientos para purificarla y empleaban agua con la que ahora nos daría escalofríos hasta lavarnos las manos. Sin olvidar que ni siquiera ahora es posible obtener agua cuya pureza supere

  17. Pos sí Parsley, tienes razón, pero ya ves, el que nace optimista, como yo, muere optimista.

    La verdad es que sería sencillísimo para toda esta caterva de homeópatas del tres al cuarto demostrar de una vez por todas la eficacia de la homeopatía y callarnos la boca a todos. Por ejemplo, yo sé que la vacuna de la viruela funciona y es eficaz. Como estoy vacunado contra ella, siguiendo los principios de la medicina alopática vendida a las diabólicas farmacéuticas, no tengo ningún inconveniente en que me inyecten el virus de la viruela. Cuando quieran, donde quieran. O esporas del tétanos, que también estoy vacunado. Sé que funciona, porque se ha demostrado de sobra, de modo que no tengo ningún problema.

    Ahora, cojamos a cualquier médico homeópata o hooligan de la homeopatía y que se prepare una dilución 12 CH, o 30 CH o lo que le dé la gana de esporas de tétanos, o de viruela, o de cualquier enfermedad que pueda después inocularse. A continuación, que se la inocule, y después que trate de curarse con su medicina homeopática. Si no se muere, no solo habrá demostrado que la homeopatía funciona, sino que, además, ganará el millón de dólares que ofrece James Randi. Y se apuntará el tanto de haber callado la boca a miles de escépticos que sabemos que la homeopatía no funciona.

    Lo que ocurre es que ellos también lo saben. Por eso nadie se va a prestar a hacer la prueba.

  18. «Pero bueno, quedémonos con lo positivo: al menos esos 2 millones de euros servirán para demostrar a los cuatro políticos colgados que se creen que eso puede funcionar que la homeopatía es el timo de la estampita. »

    Pues yo no soy tan optimista, a mí me parece que a los políticos (los que tenemos ahora y los que vamos a tener) les importa tanto que investigar terapias «alternativas» sea tirar el dinero como que lo sea tener de «consejero» a su primo segundo por parte de madre.

    Los políticos se limitarán a decir: «Estamos investigando cosas guays, como la homeopatía y las flores de Bach, porque, ante todo, somos gente guay, como vosotros, que sois superguays». Y la gente aplaudirá con las orejas.

  19. Pero vamos a ver, es una cuestión de simple lógica:

    Si según los principios de la homeopatía similar cura similar, y cuanto más diluida está la sustancia, mayor efecto tiene, una dilución homeopática de cafeína sería un somnífero. Para provocar una sobredosis de «somnífero homeopático», debería diluirse aun más dicho somnífero, y llevándolo al límite, es decir, con la concentración de cafeína igual a cero, sería mortal con un 100% de seguridad (o, en todo caso, no te iba a despertar ni la Tercera Guerra Mundial). Vamos, que bebiendo agua sola uno ya se está «suicidando» homeopáticamente de lo que quiera.

  20. Señor negone no insulte mi inteligencia, su forma de expresarse se caracteriza porque es nauseabunda, descalificadora, burda y barriobajera. A ver si se piensa que somos aquí tan mentestrechas como usted.

  21. Es indignante que en la situación tremenda de crisis que estamos viviendo, el Parlamento Europeo decida tirar por el sumidero 2 millones de euros en una investigación que sobra, pues investigar si funciona o no la homeopatía es tan espúreo como investigar si a un caballo le pueden crecer alas y volar. Algo que va contra las leyes de la física, de la química y del puro sentido común, no hace falta investigarse. Lo que tendrían que hacer es emplear esos 2 millones de euros (o lo que haga falta) en erradicar la lacra que es para la sociedad el tener cosas como la homeopatía, en meter en la cárcel a ese hatajo de estafadores, comenzando por Boiron.

    Pero bueno, quedémonos con lo positivo: al menos esos 2 millones de euros servirán para demostrar a los cuatro políticos colgados que se creen que eso puede funcionar que la homeopatía es el timo de la estampita. Con suerte, a raíz de eso se acaban las subvenciones y la permisividad de los gobiernos para con estos timos. Por soñar…

  22. Homeopatía y animales: estudio del Parlamento Europeo con un presupuesto de 2 millones de Euros

    Bruselas – El Parlamento Europeo invierte dos millones de Euros en una investigación sobre la homeopatía para animales. La Comisión de Agricultura ya aprobó el presupuesto del proyecto piloto con animales de granja. Voces críticas con la homeopatía como el médico y periodista Dr. Ben Goldacre, y el europarlamentario Richard Ashworth cualificaron esta decisión como “locura” e “insulto” a los contribuyentes.

    http://www.homeopatia-online.com/2011/09/27/homeopatia-y-animales-estudio-del-parlamento-europeo-con-un-presupuesto-de-2-millones-de-euros/

  23. ¿Negone-Swarz? ¿Tan limitada es tu mente de troll que necesitas creer -o al menos insinuar, para poder dar algo de peso a tu postura- que somos la misma persona?

    Los trolls ya no son lo que eran. Al menos antes su patetismo hacía gracia, ahora no dan más que pena… :(

  24. El concepto de la «memoria» del agua no es sino una más de las histriónicas justificaciones que los defensores del engaño homeopático han ido esgrimiendo conforme el avance científico los ha ido dejando en la más lamentable evidencia. Una desesperada búsqueda de argumentos que disfrazar de científicos para darle a su mentira visos de credibilidad.

    Nunca se ha demostrado tal «memoria», ni siquiera indicios de la misma; quienes se han atrevido a afirmar que lo habían comprobado no han podido reproducir sus experimentos bajo controles rigurosos (que curioso…). Es más, este tema ha protagonizado uno de los mayores ridículos de la prestigiosa revista Nature, la cual se apresuró a pedir perdón por colosal su metedura de pata y a rechazar lo previamente publicado.

    http://nomehagasmuchocaso.wordpress.com/2010/03/18/memoria-del-agua-y-desmemoria-periodistica/

    Sobre el Oscillococcinum: ¿realizado con cosas que existen? Sí, desde luego que la lactosa y la sacarosa existen, pero, para empezar, su «principio activo» es un fraude de proporciones descomunales, cuya existencia no va más allá de la imaginación y la burda palabrería de sus beneficiarios, y para terminar, el nivel de dilución (200 CK) implica que para tener posibilidades de encontrar una sola molécula del mismo tendríamos que disponer de un preparado con una masa equivalente a 3 ó 4 veces la masa que se calcula que posee nuestro universo entero.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Oscillococcinum#Origen

    Por otra parte, no veo motivo para indignarse: toda ofensa y/o ataque contra este tipo de pseudociencias lamentables promovidas por ignorantes y estafadores me parece más que justificado, más aún viendo como se aprovechan de la estupidez de las personas de a pie, e incluso de los mismos gobiernos, para hacer su agosto, por no mencionar el daño no económico que ocasionan.

    Es más, quién dio la charla es homeópata titulado por los laboratorios Boiron, uno de los mayores fabricantes mundiales de dichos remedios. Si dicho organismo le da el visto bueno a sus conocimientos, no veo quien eres tú para negárselos.

    Es que ni siquiera hace falta meterse en farragosas discusiones científicas: la homeopatía cae por su propio peso ante cualquier persona con un mínimo de cultura y sentido común -algo que está visto que escasea fuertemente en la sociedad actual-.
    ¿Cómo se puede siquiera conceder un mínimo de credibilidad a una locura de tal calibre, a una barrabasada que, sin pudor alguno, contradice consolidados y demostrados conocimientos científicos sin aportar prueba, ni evidencia, ni eplicación alguna de su funcionamiento y cuyos principios se muestran claramente originarios de una sociedad ignorante y supersticiosa en la que imperaba el pensamiento mágico?

  25. Dejando a un lado si la homeopatía funciona o no, este supuesto suicidio en concreto estaba mal planteado, no fue realizado correctamente y los comentarios que lo acompañaron fueron considerablemente ofensivos. Fue un alarde de prepotencia y una demostración de tal desconocimiento que provocaron que tuviera que abandonar la sala antes de poder llevar a cabo la prueba. Además de que no veo claro la inserción de esta actividad en el programa del foro, que inocentemente creia cuando me apunte que tenia internet como temática.

    Por otro lado, me gustaría saber a que se refieren con lo del Oscillococcinum, por pura curiosidad, ya que según la información que dan, esta realizado con cosas que existen, otra cosa es que tengan sentido o no, pero existir, existen.

  26. No es que tenga especial interés, pero me surgen dudas.
    Tengo entendido que el «mecanismo» de sanación no esta basado en la concentración de moléculas en disolución, sino en una suerte de impronta en el agua, algo así como «memoria», que dichas moléculas dejarían cuando la concentración de las mismas es significativa, es decir, durante la fase de preparación de la solución homeopática.
    Saludos, y gracias por las molestias que hasta el momento te has tomado para contestar y aclararme el asunto.

  27. Sí, tengo entendido que sí se han hecho. Y si tienes verdadero interén en ellos, ahí tienes la red para encontrarlos.

    Pero tampoco serían necesarios, pues los mismos fabricantes te lo hacen saber, dado que han de mostrar la composición en la documentación que acompaña al producto.
    Bastan unos conocimientos muy básicos de química para saber el contenido molecular que puede tener un compuesto conociendo el grado de disolución del mismo.

    Y eso cuando no usan cosas que no existen, como en el caso del Oscillococcinum, lo que ya es el colmo del «caradurismo».
    http://www.vademecum.es/medicamento-oscillococcinum_composicion_35217_2

  28. No se, no se…
    ¿Como se sabe que los productos homeopáticos son solo agua con azúcar?
    ¿Se han realizado análisis en profundidad, de estos preparados?
    saludos

  29. Evidentemente, un preparado que no tiene efecto alguno dificilmente va a tener efectos secundarios. Como tampoco existirá conflicto en la ingesta masiva, pues no es más que agua con azucar.

  30. Tengo entendido que, precisamente, una de las mayores virtudes de los preparados homeopaticos es la ausencia de efectos secundarios indeseables, asi como la inocuidad de la ingesta masiva de estos.
    ¿O que?
    saludos

  31. Los suicidios homeopáticos se han llevado a cabo de muchas maneras, demostrando siempre que la homeopatía es un completo timo. Y lo han demostrado porque, a pesar de los lloros de los desenmascarados, se han seguido a rajatabla los principios básicos de dicha disciplina.

    Se han hecho suicidios con medicamentos homeopáticos oficiales, no produciendo estos ni efecto, ni sobredosis.
    Se han hecho, como en este caso, preparando diversas diluciones siguiendo los principios de la homeopatía, y el resultado ha sido el mismo: absolutamente nada.

    Las hilarantes excusas que los homeópatas se apuran a esgrimir cuando ven que el circo que tienen montado se les puede venir abajo si estos resultados llegan al público general son tan lamentables como previsibles.

    Aún no conozco un sólo homeópata que se atreva a demostrar la eficacia de su disciplina poniendo su vida, o al menos su integridad física, en juego en el proceso, como sería por ejemplo dejándose inocular veneno de serpiente con una dilución del mismo como único remedio o ingiriendo los compuestos con los que se preparó el «suicidio homeopático» que aquí se discute antes de tomar los productos elaborados en el mismo. Debería ser proceso obligatorio para todo aquel que pretenda defender semejante superchería.
    ¿Qué problema habría, si tan seguros están de que funciona?

  32. Como ya te han comentado se están planteando mal los suicidios homeopáticos. Para hacerlo bien hay que seguir bien sus fundamentos. La homeopatía dice que una sustancia cuanto más diluida mayores son sus efectos, pero también dice que el efecto de la sustancia diluida es el contrario al efecto de la sustancia sin diluir.
    Según la homeopatía lo que se conseguirá al diluir lejía y fertilizante podría ser un protector de estómago.
    Lo que yo me pregunto es qué pasa cuando coges una gota de agua (que quita la sed) y la diluyes muchas veces. ¿Tienes al final un agua que provoca deshidratación?

  33. Bueno, de hecho, el agua potable se desinfecta con una disolución de lejía mucho más concentrada que la de una disolución homeopática. Y la de las piscinas, ya ni hablamos…

    En cualquier caso, para demostrar que la homeopatía no funciona, el experimento habría podido consistir en tratar de hacer desaparecer la irritación de los ojos de alguien que hubiera estado mucho rato en una piscina mediante unas gotas de disolución homeopática de lejía.

    Animo a cualquiera que tenga la mente abierta (pero de verdad) a probarlo el próximo verano, o la próxima vez que bucee en una piscina. Es de esas cosas que está al alcance de cualquiera el comprobarlo.

  34. Lo siento Luis Alfonso, pero el experimento estaba mal planteado. Para demostrar que la homeopatía no sirve primero tendríais que haberos tomado un vaso de lejía y fertilizante y después beber el preparado homeopático. Si os moríais es que la homeopatía no funciona.

    Los médicos homeopáticos han hecho este experimento (con el vaso de lejía) infinidad de veces. Algunos todas las mañanas. El hecho de que no estén muertos es una prueba irrefutable de que la homeopatía funciona.

    O algo así.

    Fdo: Mo, a secas.

Los comentarios están cerrados.