Ovnis

“Desmontando los ovnis”, en V Televisión

Xavier Fonseca me entrevistó el viernes para su espacio Historias del tiempo, en V Televisión, minutos antes de dar una charla sobre pensamiento crítico a un grupo de alumnos del Instituto de Educación Secundaria Lamas de Abade, de Santiago de Compostela. Aquí tienen el resultado, Desmontando los ovnis, una breve explicación sobre el porqué de la identificación de los platillos volantes con naves de otros mundos y cómo nunca ha tenido sentido. Horas después, ya por la noche, di una charla dedicada al mito ovni, titulada ¿Hay ‘alíen’ ahí? De Klaatu a ET, en la decimoctava edición de los encuentros Escépticos en el Pub de Santiago de Compostela, organizada por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, el Círculo Escéptico y el citado instituto. Disfruté mucho del tiempo que compartí con los escolares y con todos los escépticos que conocí o desvirtualicé. Gracias.

‘¿Hay ‘alien’ ahí?’, una charla sobre visitas extraterrestres el 26 de septiembre en Santiago de Compostela

Fotograma de la película 'La Tierra contra los platillos volantes' (1956).A mediados del siglo XX, empezaron a visitarnos seres de otros mundos a bordo de platillos volantes. Primero, vimos objetos o luces en el cielo; luego, las naves aterrizaron, dejaron huellas y se estrellaron; y, al final, los visitantes dieron la cara, bien como mensajeros de buena voluntad, bien como siniestros científicos dispuestos a experimentar con nosotros. Aunque preponderaban los humanoides, al principio los extraterrestres eran de diversas formas. Hace décadas que eso cambió: ahora sólo interesamos a pequeños cabezones grises de ojos almendrados. ¿Pero de verdad nos han visitado alienígenas alguna vez o ha sido todo un sueño? ¿Por qué iban los Gobiernos de medio mundo a dedicar medios a la investigación de los ovnis, como han hecho, si éstos no existieran? ¿Es posible que haya seres de otros mundos estudiándonos y, al mismo tiempo, esquivándonos para no interferir, al estilo de Star trek?

De esto y más cosas hablaré el 26 de septiembre a las 21 horas en Kunsthalle (Rúa da Conga, 8), en la decimoctava edición de los encuentros Escépticos en el Pub de Santiago de Compostela, organizada por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, el Círculo Escéptico y el Instituto de Enseñanza Secundaria Lamas de Abade. La charla, titulada ¿Hay ‘alien’ ahí? De Klaatu a ET, será un recorrido por la historia de los platillos volantes, un mito apasionante en el que se mezclan historia, ciencia, religión, política y conspiraciones. El coloquio posterior se prolongará hasta las 22.30 horas y, después, algunos seguiremos de tertulia durante una cena que costará unos 20 euros por cabeza. Por motivos de organización, me han indicado que todos aquéllos que quieran quedarse a la cena deberán indicarlo al inicio del acto. Les espero.

Los misterios del Área 51, en Radio 5

América Valenzuela y yo hablamos el domingo de los misterios del Área 51, en la primera entrega de Una crónica desde Magonia, mi colaboración mensual en Ciencia al cubo, en Radio 5. Si quieren escuchar el programa entero, pueden hacerlo aquí.

¿Misteriosas luces en el mar en Tailandia? No, barcos de pesca de calamares

Las luces verdes de los pescadores de calamar de Tailandia. Foto: Reid Wiseman

“Bangkok es la ciudad brillante. ¿Las luces verdes de fuera de la ciudad? Ni idea”, escribía ayer el astronauta Gregory Reid Wiseman en Twitter desde la Estación Espacial Internacional. La imagen que acompañaba el tuit es espectacular y, claro, ha faltado tiempo antes de que algunos se lancen a hablar de luces misteriosas al estilo cuartomilenario. ¿Misteriosas? No, ni misteriosas ni algo nuevo. Hace décadas que las luces de las embarcaciones de los pescadores de calamar del Sureste asiático provocan imágenes similares, como sabe cualquier interesado en el fenómeno ovni. En febrero, por ejemplo, la NASA publicó el vídeo que pongo al pie, en cuyo arranque se presencia el fenómeno.

“Los pescadores de América del Sur y el Sureste asiático iluminan el océano con potentes lámparas para atraer a las especies de plancton y peces de las que se alimentan los calamares. Éstos siguen a sus presas hacia la superficie, donde los pescadores los atrapan con las poteras fácilmente. Cada b rco de pesca puede llevar más de un centenar de lámparas y generar hasta 300 kilovatios de luz”, explica el biólogo Michael Carlowicz en la web del Observatorio de la Tierra de la NASA, donde recuerda que los científicos descubrieron este fenómeno cuando hacían los primeros mapas de la apariencia de la Tierra de noche a finales de los años 70 del siglo pasado .

En diciembre de 1978, ovnis vistos desde Nueva Zelanda resultaron ser embarcaciones japonesas de ese tipo y, en 2005, luces de barcos argentinos de pesca de calamar intrigaron al astronauta Leroy Chiao durante un paseo espacial.

¡Ya están aquí!

Tormenta de baja precipitación o 'supercélula', fotografiada por Marko Korošec en Colorado en mayo de 2013.

Ha sido verla y venirme a la cabeza las nubes spilbergianas que sirven de camuflaje a los alienígenas que secuestran al pequeño Barry en Encuentros en la tercera fase. Pero no, ni hemos vivido un primer contacto ni la invasión ha comenzado. Pueden estar tranquilos. La imagen corresponde a una tormenta de baja precipitación o supercélula, fue tomada el 28 de mayo del año pasado por Marko Korošec cerca de Julesburg (Colorado, Estados Unidos) y ha ganado el primer premio del concurso de fotografia de la revista National Geographic Traveler. “Las tormentas de baja precipitración a menudo exhiben una apariencia imponente; la torre principal a menudo tiene forma de campana, con apariencia de sacacorchos que sugiere rotación. Son capaces de producir tornados y pedrisco muy grande”, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense.

“Cuando [los jueces] la vimos por primera vez, intuimos que el fotógrafo probablemente había dedicado mucho tiempo a perseguir tormentas para capturar una escena increíble. Pero lo que hace esta imagen particularmente potente es que, a excepción de la nube, el resto es muy normal. La loca forma de ovni da la impresión de que el paisaje va a ser succionado como un mantel por una aspiradora. La tensión sin resolver de la imagen hace que quiera verla una y otra vez”, ha explicado Dan Westergren, director de la revista y uno de los jueces del concurso. El autor, que tiene otras muchas fotos espectaculares, dice que aquel día se sintió como en Independence Day. ¿Qué pensarían los automovilistas que circulaban por la carretera de la izquierda al ver ese monstruo en las inmediaciones?