National Geographic Oferta

Ovnis

EE UU no ha volcado ahora en Internet sus documentos secretos sobre ovnis; están ahí desde hace años

Muchos medios de comunicación españoles informan a sus lectores desde ayer de que Estados Unidos acaba de hacer públicos “los documentos y toda la información que posee sobre avistamientos de ovnis después de la Segunda Guerra Mundial”. Hay algunos que atribuyen la iniciativa al Gabinete de Barack Obama, que habría levantado, por fin, el secreto sobre los informes del llamado Proyecto Libro Azul. “Estos documentos -explican, por ejemplo, en La Vanguardia- se encontraban en los Archivos Nacionales de Washington. Ahora, décadas después, el Ejecutivo ha decidido volcarlos en Internet para que todo el mundo pueda acceder a ellos. Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos han revelado que el Libro Azul incluye 12.618 informes, con 701 de los cuales que quedaron como no identificados”. Los titulares son del estilo de: “Estados Unidos pone a disposición su documentación sobre avistamientos de ovnis”, “EE UU publica en Internet documentación clasificada sobre avistamientos de ovnis”, “Estados Unidos cuelga en Internet sus archivos sobre ovnis” y “EE UU difunde parte de su historia ovni”. ¿Un notición? Para nada, a no ser que usted haya vivido en otro mundo desde finales de los años 70 del siglo pasado.

El mayor Héctor Quintanilla, último director del Proyecto Libro Azul, con su equipo.A raíz de los primeros avistamientos de platillos volantes, la Fuerza Aérea estadounidense se puso a investigar el tema ante el temor de que los misteriosos objetos que se veían en los cielos fueran armas soviéticas. Tras sucesivos proyectos -con nombres como Signo, Rencor y Libro Azul- y después de veintiún años de pesquisas oficiales, los militares dieron en 1969 carpetazo a la investigación sobre ovnis al concluir que ni eran producto de una tecnología avanzada ni suponían un peligro para la seguridad nacional. Desde finales de los años 70, la CIA y el FBI han hecho pública gran cantidad de información clasificada sobre el fenómeno de los platillos volantes, incluidos los archivos del Proyecto Libro Azul. Parte de esa documentación llegó al gran público en obras como Proyecto Libro Azul (1976), de Brad Steiger, y Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) y Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos (1980), del ufólogo español Andreas Faber-Kaiser. Desde los comienzos de Internet, esas mismas agencias gubernamentales han ido colgando en la Red toda la documentación oficial sobre avistamientos de ovnis, material que se encontraba hasta ahora disperso por sitios oficiales y de aficionados, y podía consultarse íntegramente en forma de microfilme en los Archivos Nacionales de Washington. Así pues, no es cierto que haya salido a la luz algo hasta ahora oculto.

Tampoco lo es que el Gobierno estadounidense haya hecho en las últimas semanas o meses nada respecto a la documentación ovni. Ni el Ejecutivo de Obama, ni la Fuerza Aérea, ni la CIA, ni el FBI, ni ningún organismo oficial ha volcado nada nuevo en Internet desde hace tiempo. Lo que ha pasado es que un aficionado a los ovnis, John Greenewald, se ha tomado el trabajo de reunir todo el material sobre ovnis de los Archivos Nacionales en un sitio, The Black Vault, de modo que puedan hacerse búsquedas sobre esos documentos. “Estoy muy emocionado de anunciar que, después de meses de la recolección, programación y conversión, he completado una base de datos de 130.000 páginas, que reúne más de 10.000 casos, de los archivos del Proyecto Libro Azul (incluyendo, los proyectos Signo y Rencor). Aunque existen algunos sitios por ahí con algunos de estos archivos, muchos no están completos ni tienen los registros en un formato PDF para búsquedas. Este nuevo sitio lo tiene todo, es de fácil navegación y búsqueda, y gratis”, explicaba hace unos días en esa página web. En una entrevista publicada el lunes en Open Minds, Greenewald dice que comenzó el proyecto hace casi 20 años, cuando era un adolescente.

Si a estas alturas se pregunta cómo es posible un patinazo periodístico así, bienvenido al club de los sorprendidos. Mi sospecha es que los medios españoles tienen una única fuente: la información publicada ayer por el Daily Mail, diario que la mayoría cita. Les hubiera bastado echar una ojeada a The Black Vault para comprobar que estamos ante una iniciativa privada, que se trata de una recopilación de material oficial sobre ovnis ya conocido -aunque no por eso el trabajo de Greenewald no sea digno de elogio- y que EE UU no acaba de poner ninguna documentación secreta en el escaparte.

Historia de una confusión: la CIA reconoció en 1997 que la mitad de los ovnis de los 50 y 60 fueron sus aviones espía

Un tuit de la CIA del 29 de diciembre ha sido malinterpretado por varios medios de comunicación como el reconocimiento de que vuelos de aviones espía fueron la causa de más de la mitad de los avistamientos de ovnis en Estados Unidos durante los años 50 y 60 del siglo pasado. La realidad es que la agencia confesó tal extremo nada menos que en agosto de 1997, con la desclasificación de un estudio titulado CIA’s role in the study of ufos, 1947-90 (El papel de la CIA en el estudio de los ovnis. 1947-1990), del historiador Gerald K. Haines, y lo confirmó en agosto de 2013, al publicar otro estudio, titulado The Central Intelligence Agency and overhead reconnaissance (La Agencia Central de Inteligencia y el reconocimiento aéreo).

Reportaje sobre el reconocimiento de la CIA de que usó la creencia en los ovnis para encubrir misiones de espionaje, publicado en 'El Correo' en agosto de 1997..La CIA no ha dicho, por tanto, nada nuevo. Lo sé, entre otras cosas, porque yo escribí para El Correo la historia de 1997, que titulé “Los marcianos de la CIA” y empezaba diciendo: “Ingenios ultrasecretos. Eso fueron más de la mitad de los ovnis observados en los cielos de Estados Unidos durante los años 50 y 60. Pero la Fuerza Aérea, a instancias de la Agencia Central de Inteligencia, mintió a la opinión pública: achacó todas las apariciones de estos platillos volantes “perfectamente identificados” a fenómenos naturales, para -acallar el miedo de la población y proteger un proyecto de seguridad nacional extremadamente sensible”. La CIA se sirvió de los ovnis para evitar que se filtrara al otro lado del telón de acero la existencia del U-2 y del SR 71 también conocido como Pájaro negro“.

Además, hace año y medio, a raíz de la desclasificación del segundo estudio citado, publiqué una anotación aquí que comenzaba con una frase textual de ese nuevo informe de la CIA, en el cual también se explicaba cómo se decidió la creación y ubicación del Área 51: “Los vuelos del U-2 y del Oxcart fueron responsables de más de la mitad de todos los avistamientos de ovnis de finales de los años 50 y los años 60″. La CIA prefería que el público creyera en visitantes extraterrestres a destapar la existencia de sus más sofisticadas herramientas y, durante décadas, muchos ufólogos colaboraron, sin saberlo, en ese encubrimiento al intentar convencer a la gente de que en el Área 51 se guardan restos de naves y seres de otros mundos. Fueron los tontos útiles de la CIA.

Entonces, ¿qué ha pasado ahora?, ¿a qué ha venido tanto revuelo?

El tuit de la CIA en el que dice que lo más leído de 2014 fue un informe sobr eovnis desclasificado en 1997. El 29 de diciembre, la CIA publicó un tuit sobre la historia más leída en su web durante 2014. “¿Informes de actividad inusual en los cielos en los años 50? Éramos nosotros”, decía, e incluía un enlace al informe The CIA and the U-2 program, 1954-1974 (La CIA y el programa del U-2. 1954-1975), desclasificado ¡en marzo de 1997! Poco después, empezó el festival mediático de la confusión, con titulares como “La CIA revela el misterio de los ovnis que fueron avistados durante los años 50″, “«Les ovnis dans les années 50? C’était nous!» avoue la CIA” y “CIA about ufos of the 1950s and ’60s: «It was us»”.

No, la CIA no ha desclasificado ningún documento nuevo sobre las misiones del U-2 y el SR 71 ni reconocido nada que no se supiera desde hace más de tres lustros.

“Desmontando los ovnis”, en V Televisión

Xavier Fonseca me entrevistó el viernes para su espacio Historias del tiempo, en V Televisión, minutos antes de dar una charla sobre pensamiento crítico a un grupo de alumnos del Instituto de Educación Secundaria Lamas de Abade, de Santiago de Compostela. Aquí tienen el resultado, Desmontando los ovnis, una breve explicación sobre el porqué de la identificación de los platillos volantes con naves de otros mundos y cómo nunca ha tenido sentido. Horas después, ya por la noche, di una charla dedicada al mito ovni, titulada ¿Hay ‘alíen’ ahí? De Klaatu a ET, en la decimoctava edición de los encuentros Escépticos en el Pub de Santiago de Compostela, organizada por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, el Círculo Escéptico y el citado instituto. Disfruté mucho del tiempo que compartí con los escolares y con todos los escépticos que conocí o desvirtualicé. Gracias.

‘¿Hay ‘alien’ ahí?’, una charla sobre visitas extraterrestres el 26 de septiembre en Santiago de Compostela

Fotograma de la película 'La Tierra contra los platillos volantes' (1956).A mediados del siglo XX, empezaron a visitarnos seres de otros mundos a bordo de platillos volantes. Primero, vimos objetos o luces en el cielo; luego, las naves aterrizaron, dejaron huellas y se estrellaron; y, al final, los visitantes dieron la cara, bien como mensajeros de buena voluntad, bien como siniestros científicos dispuestos a experimentar con nosotros. Aunque preponderaban los humanoides, al principio los extraterrestres eran de diversas formas. Hace décadas que eso cambió: ahora sólo interesamos a pequeños cabezones grises de ojos almendrados. ¿Pero de verdad nos han visitado alienígenas alguna vez o ha sido todo un sueño? ¿Por qué iban los Gobiernos de medio mundo a dedicar medios a la investigación de los ovnis, como han hecho, si éstos no existieran? ¿Es posible que haya seres de otros mundos estudiándonos y, al mismo tiempo, esquivándonos para no interferir, al estilo de Star trek?

De esto y más cosas hablaré el 26 de septiembre a las 21 horas en Kunsthalle (Rúa da Conga, 8), en la decimoctava edición de los encuentros Escépticos en el Pub de Santiago de Compostela, organizada por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, el Círculo Escéptico y el Instituto de Enseñanza Secundaria Lamas de Abade. La charla, titulada ¿Hay ‘alien’ ahí? De Klaatu a ET, será un recorrido por la historia de los platillos volantes, un mito apasionante en el que se mezclan historia, ciencia, religión, política y conspiraciones. El coloquio posterior se prolongará hasta las 22.30 horas y, después, algunos seguiremos de tertulia durante una cena que costará unos 20 euros por cabeza. Por motivos de organización, me han indicado que todos aquéllos que quieran quedarse a la cena deberán indicarlo al inicio del acto. Les espero.

Los misterios del Área 51, en Radio 5

América Valenzuela y yo hablamos el domingo de los misterios del Área 51, en la primera entrega de Una crónica desde Magonia, mi colaboración mensual en Ciencia al cubo, en Radio 5. Si quieren escuchar el programa entero, pueden hacerlo aquí.