Ted Danson, la nueva estrella de ‘CSI: Las Vegas’, habla con su padre muerto gracias al médium James Van Praagh

Ted Danson. Foto: Tobin T.Ted Danson, la nueva estrella de CSI: Las Vegas, serie a la que se ha incorporado en su undécima temporada como supervisor del laboratorio del añorado Gil Grissom (William Petersen), cree desde hace años que los muertos no lo están en realidad y pueden comunicarse con los vivos. El camarero de Cheers se convirtió al espiritismo a principios de la pasada década de la mano del médium televisivo James Van Praagh, una especie de Anne Germain con bigote y sin un Jordi González que le traduzca.
Antes de que Danson interpretara al espiritista en la miniserie Living with the dead (Viviendo con los muertos, 2002), él y su mujer, la también actriz Mary Steenburgen, vivieron con Van Praagh dos o tres «experiencias notables». «Entras por la puerta como escéptico y luego se te desencaja la mandíbula», explicaba el intérprete en Larry King Live el 25 de abril de 2002. «Tenía una sensación de pérdida y nostalgia de mi padre, que había fallecido unos seis meses de antes. Y, después de aquella tarde con James, siento como si ahora tuviera una relación con mi padre. No es que pueda hacer lo que James hace, pero me es suficiente. Siento que en la actualidad tengo una relación con mi padre». Meses antes, el actor había dicho en los medios: «Estoy seguro de que no pasará mucho tiempo antes de que todos hablemos con personas que han fallecido. Es una tendencia creciente». Ahí están Telecinco y su Más Allá de la Vida para demostrarlo. ¿O no?
La entrevista de la CNN empezó con una puntualización de Danson a cómo había sido presentado por King en el sumario. «Lo primero, quiero decir algo sobre tu afirmación inicial de que yo he contactado con mi padre, con mi padre muerto. Es una completa tontería. Él ha contactado conmigo». ¡Como si hubiera alguna diferencia para el resultado final: que es un crédulo de tomo y lomo! A partir de ahí, la conversación discurrió por los derroteros previsibles de loa al médium, también en el plató y que en la última parte del programa simuló que contactaba con los muertos de los espectadores que llamaban por teléfono. Danson cree que los muertos se quedan en espíritu a nuestro alrededor. «Casi todas las culturas tribales del mundo se relacionan con su antepasados», explicaba a Larry King hace nueve años. Y se mostraba convencido de que «el don de James es muy raro. Pero el fenómeno [se refiere a la mediumnidad] creo que es de sentido común». Alguien tendrái que explicarle los trucos que usan los médiums como Van Praagh en programas como Más Allá de la Vida y en el mundo real.

El protagonista de ‘Frasier’ crea una red social para médiums y aficionados a lo paranormal

Kelsey Grammer. Foto: Getty Images.«Siempre me ha parecido que hay una energía de fácil acceso y no evidente para los cinco sentidos», ha declarado el actor Kelsey Grammer a la revista New York. El protagonista de la serie de televisión Frasier cree en lo paranormal y asegura haber vivido «algunos episodios alucinantes. No hablo de ellos mucho porque hay otras personas involucradas y quiero respetar su privacidad. Pero voces, momentos, presencias y personalidades de hace miles de años todavía están disponibles a través de la energía psíquica». Tanta fe le ha llevado hace poco a abrir un portal de Internet con su amigo Ron Bard, psíquico y asesor espiritual.
El sitio se llama el Channel Channel (Canal canal) y aspira a convertirse en el lugar de encuentro de dotados y aficionados a lo paranormal. «Los médiums -explica Grammer en la nueva web- son personas que tienen un don especial que permite a los espíritus mandar mensajes desde el Más Allá. El objetivo del trabajo de los médiums es demostrar la supervivencia de la personalidad humana después de la muerte y ayudar a los familiares a asumir su pérdida. Como usted sabe, produzco Médium [la serie protagonizada por Patricia Arquette] en la CBS y soy tan afortunado que he trabajado con médiums reales, lo que me ha dado la idea de crear una red social como KelseyLive [su red personal] donde la gente pueda relacionarse e intercambiar experiencias. Traeremos a este canal a médiums reales y exploraremos experiencias espirituales en las que usted pueda participar. Así que únase a nosotros para hacer juntos este viaje sobrenatural».
Parece que algo daban en el bar de Cheers -¿quizá vodka del de Dan Aykroyd?- porque tanto el camarero como el psiquiatra de guardia del local son apasionados del espiritismo. Ted Danson se convirtió a esa fe cuando preparaba su papel para un telefilme sobre el médium James Van Pragh y está convencido de que puede comunicarse con el espíritu de su padre. Y ahora sabemos que no se solucionaría nada mandándole al consultorio radiofónico de Frasier porque éste tampoco tiene los pies en la Tierra.

El médium de ‘Cheers’

Ilustración: Iker Ayestarán.«Ser capaz de hablar con los muertos es un don maravilloso», afirma Ted Danson. El actor, famoso por su papel de camarero en la serie Cheers, cree que mantiene comunicación con el espíritu de su padre. Se dio cuenta de ello cuando preparaba su papel para Living with the dead (Viviendo con los muertos, 2002), telefilme en el que interpreta al médium James Van Praagh. «Estoy seguro de que no pasará mucho tiempo antes de que todos hablemos con personas que han fallecido. Es una tendencia creciente», declaraba el actor hace siete años.
Danson asegura que no creía en el espiritismo hasta su primer encuentro cara a cara con Van Praagh, quien sostiene que puede contactar con el Otro Lado a voluntad. Recuerda el actor que aquel día se sintió muy próximo a su padre, fallecido seis meses antes. «Tuve la experiencia más asombrosa». Mucha gente ha sentido lo mismo desde que Van Praagh saltó de la consulta privada a los platós de la televisión estadounidense. Michael Shermer, especialista en psicología del engaño y columnista de Scientific American, considera «moralmente censurable» lo que hace el médium, pero reconoce su talento teatral y comprensión de la naturaleza humana.
En sus sesiones, Van Praagh pregunta mucho a sus clientes y hace muchas afirmaciones vagas -procedentes de los espíritus, según él- para acertar unas pocas y dar el pego. Es el mismo mecanismo que lleva a un ludópata a confiar en ganar en las tragaperras, aunque pierda casi siempre. También obtiene información de sus víctimas antes del programa para luego devolvérsela en el plató debidamente aderezada. Entre bastidores se interesa, por ejemplo, por la profesión del muerto con el que cada uno quiere contactar y, ante las cámaras, si alguien le ha hablado de un bombero, dice ver un uniforme o una profesión relacionada con el fuego. «Es un tipo listo», admite Shermer. Van Praagh, coproductor ejecutivo de la serie Entre fantasmas, sabe que la pérdida de un ser querido es siempre terrible y se aprovecha de ello.
Un soltero y un fantasma
Ted Danson ya había vivido un episodio fantasmal sin enterarse durante el rodaje de Tres hombres y un bebé (1987). En un momento en el que su personaje y su madre están en su apartamento, asoma detrás de unas cortinas una silueta humana. Fue descubierta cuando la película salió en vídeo, y los expertos en fantasmas la atribuyeron al espíritu de un niño asesinado en la casa donde se había rodado.
«Esta escena es la clara demostración de que, gracias a una cámara de cine, pueden registrarse presencias y manifestaciones que el ojo humano no está capacitado para detectar», sentenciaba el ufólogo español Bruno Cardeñosa en Antena 3 TV en 2001. Sin embargo, ya en 1990 la revista People y otros medios habían desvelado que la escena se había rodado en un estudio -y no en un piso encantado- y que el fantasma correspondía a un standee de Danson, un silueta de cartón a tamaño natural creada como parte de un trabajo de su personaje -un actor de publicidad- y que se ve con claridad en otro momento posterior del filme.
Publicado originalmente en el diario El Correo.