El protagonista de ‘Frasier’ crea una red social para médiums y aficionados a lo paranormal

Kelsey Grammer. Foto: Getty Images.«Siempre me ha parecido que hay una energía de fácil acceso y no evidente para los cinco sentidos», ha declarado el actor Kelsey Grammer a la revista New York. El protagonista de la serie de televisión Frasier cree en lo paranormal y asegura haber vivido «algunos episodios alucinantes. No hablo de ellos mucho porque hay otras personas involucradas y quiero respetar su privacidad. Pero voces, momentos, presencias y personalidades de hace miles de años todavía están disponibles a través de la energía psíquica». Tanta fe le ha llevado hace poco a abrir un portal de Internet con su amigo Ron Bard, psíquico y asesor espiritual.
El sitio se llama el Channel Channel (Canal canal) y aspira a convertirse en el lugar de encuentro de dotados y aficionados a lo paranormal. «Los médiums -explica Grammer en la nueva web- son personas que tienen un don especial que permite a los espíritus mandar mensajes desde el Más Allá. El objetivo del trabajo de los médiums es demostrar la supervivencia de la personalidad humana después de la muerte y ayudar a los familiares a asumir su pérdida. Como usted sabe, produzco Médium [la serie protagonizada por Patricia Arquette] en la CBS y soy tan afortunado que he trabajado con médiums reales, lo que me ha dado la idea de crear una red social como KelseyLive [su red personal] donde la gente pueda relacionarse e intercambiar experiencias. Traeremos a este canal a médiums reales y exploraremos experiencias espirituales en las que usted pueda participar. Así que únase a nosotros para hacer juntos este viaje sobrenatural».
Parece que algo daban en el bar de Cheers -¿quizá vodka del de Dan Aykroyd?- porque tanto el camarero como el psiquiatra de guardia del local son apasionados del espiritismo. Ted Danson se convirtió a esa fe cuando preparaba su papel para un telefilme sobre el médium James Van Pragh y está convencido de que puede comunicarse con el espíritu de su padre. Y ahora sabemos que no se solucionaría nada mandándole al consultorio radiofónico de Frasier porque éste tampoco tiene los pies en la Tierra.