Telegramas a Marte a 18 peniques por palabra

Hugh Mansfield Robinson, de pie con auriculares, intentando captar un mensaje de Marte en octubre de 1928. Abajo a la izquierda agachado, el ingeniero Archibald Low, uno de los pioneros de la televisión.

“A las doce y cuarto de esta madrugada se ha enviado al planeta Marte un mensaje radiotelegráfico por conducto de la estación de Rugby. Hasta las tres, según noticias particulares, no se ha recibido contestación”, informaba El Pueblo Vasco en su primera página el 25 de octubre de 1928. El telegrama, contaba el periódico bilbaíno con 24 horas de demora, lo había puesto el “físico e investigador” Hugh Mansfield Robinson, que aseguraba no solo tener “frecuentes comunicaciones con Marte”, sino también haber viajado allí. En la estación de Rugby permanecieron a la espera de respuesta de nuestros vecinos, sin éxito. Aunque, según contaba La Vanguardia aquel mismo día, un tal doctor Low había interceptado un mensaje marciano “en una estación particular de Chiswick”. Era indescifrable hasta para “el doctor Robinson”, advertía el diario barcelonés… 

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

‘Homo curiosus’, una gran fiesta de la divulgación el 14 de diciembre en Bilbao

El palacio Euskalduna de Bilbao acogerá el 14 de diciembre la primera edición de Homo curiosus, una gran fiesta de la divulgación en la que veinte expertos hablarán del cambio climático, la vida extraterrestre, el teletransporte, la sexta extinción, la inteligencia artificial… Cada conferencia estará precedida por un adelanto de documentales que emitirá próximamente el canal de televisión Odisea, junto con la revista Muy Interesante, organizador de una jornada que cuenta con el apoyo de la Fundación BBK, la Diputación de Vizcaya, el Ayuntamiento de la villa y Orange. La lista de ponentes no está cerrada, pero, entre otros, ya hemos confirmado nuestra participación el bioquímico J.M. Mulet, el astrofísico Javier Armentia, el físico José Miguel Viñas, la matemática Clara Grima y yo, que hablaré de ovnis.

Además de los fragmentos de documentales y las charlas correspondientes –diseñadas para todos los públicos y no para expertos, como es lógico–, Homo curiosus incluirá numerosas experiencias prácticas. El público que se acerque al palacio Euskalduna podrá disfrutar, por ejemplo, de los trucos con los que los cineastas engañan a nuestro cerebro, conocer los alimentos del futuro, viajar a tiempos de los dinosaurios y comprobar cómo funciona un exoesqueleto. Como cierre de la jornada, y ya en el Museo Guggenheim, se entregarán los Premios Jóvenes Científicas, con los que Muy Interesante y Odisea quieren dar visibilidad y reconocer el trabajo de las investigadoras menores de 45 años.

La entrada es gratis y se puede descargar en la web de Homo curiosus. Aunque el palacio de congresos de Bilbao tiene un gran aforo, yo no me dormiría y solicitaría la mía antes de que se agoten.

Disculpen la brevedad, pero tengo que ponerme a preparar mi intervención.

Los extraterrestres de Michio Kaku

Objeto no identificado captado por un avión militar estadounidense.

Sostiene el científico y divulgador Michio Kaku que el 95% de los avistamientos de ovnis puede explicarse convencionalmente, pero que hay un 5% de las observaciones protagonizadas por los militares estadounidenses que desafía las leyes de la física y eso demuestra que hay algo raro ahí fuera. Para él, hay dos posibilidades, que estemos ante vehículos no tripulados de otras potencias o ante naves extraterrestres. Kaku dijo estas cosas a principios de septiembre en Barcelona, en el marco de un congreso mundial de ufología. Nada particularmente sorprendente, aunque a buena parte del periodismo científico español se le haya caído un mito…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Tunguska, el Roswell siberiano

Una extraña luz iluminó la medianoche inglesa el 30 de junio de 1908. “Estaba al Noreste y era del color del fuego brillante, como la luz del amanecer y del anochecer. A cierta distancia por encima de la luz, que parecía estar sobre el horizonte, el cielo era azul como durante el día, con bandas de nubes luminosas rosáceas atravesándolo a intervalos”, contaba el 2 de julio Katharine Stephen, vecina del pueblo de Huntingdon, en una carta publicada en The Times. La mujer, que había presenciado el espectáculo con su hermana desde su casa, aseguraba que a las 1.30 horas su habitación “estaba iluminada como si fuera de día”. “Nunca había visto algo como esto en Inglaterra y sería interesante que alguien explicara la causa de una visión tan extraña”, concluía…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 461, octubre de 2019).

Presentación en Bilbao del libro ‘Nuestra mente nos engaña’, de la psicóloga Helena Matute

Helena Matute, catedrática de Psicología Experimental de la Universidad de Deusto, y yo conversaremos el martes (18.30 horas) en la librería Elkar (c/ Iparraguirre, 26; Bilbao) sobre cómo nos engañamos a nosotros mismos. La científica bilbaína atesora una larga trayectoria investigadora en la rama de la psicología que estudia nuestra predisposición al autoengaño y cómo otros se aprovechan de ello, desde los brujos hasta los pseudoterapeutas y las industria farmacéutica. Y acaba de publicar Nuestra mente nos engaña: sesgos y errores cognitivos que todos cometemos (Shackleton Books), un ensayo en el que cuenta, por ejemplo, cómo esa memoria infalible de la que algunos hacen gala simplemente no existe, podemos recordar cosas que no han sucedido e incorporar inconscientemente invenciones a nuestros recuerdos. Si quieren conocerse un poco mejor a ustedes mismos y se conscientes de sus limitaciones por muy inteligentes que sean, acudan el martes a la presentación en Bilbao del libro de una investigadora que, además, es una extraordinaria divulgadora.