Ovnis y extraterrestres

El aviador que se llevó los platillos volantes a otros mundos

Fotograma de ‘La Tierra contra los platillos volantes’, película inspirada en un libro de Donald Keyhoe.

“El Gobierno niega todo conocimiento”. ¿Se acuerda de esta sentencia? Era una de las de cabecera de Expediente X, la serie noventera de Chris Carter protagonizada por una pareja de agentes del FBI que investiga fenómenos sobrenaturales. El secretismo gubernamental alrededor de las visitas alienígenas obsesionó al agente Fox Mulder, generalmente para desesperación de su compañera Dana Scully, durante nueve temporadas entre 1993 y 2002, además de en dos películas y en una reciente resurrección televisiva. Expediente X popularizó el Área 51, los grises, las abducciones, los Hombres de Negro y una conspiración de la que quien primero habló fue un exmilitar estadounidense en 1950…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Casi todo lo dijo antes Charles Fort

Una “cosa negra” que parecía “un cuervo de terroríficas dimensiones” se posó sobre la Luna el 27 de junio de 1912. Gigantes que visitaron nuestro planeta en el pasado levantaron Stonehenge. En 1829, al cortar en placas un bloque de mármol extraído de una cantera de Filadelfia, se descubrieron inscritas en su interior las letras i y u. En la medianoche del 24 de febrero de 1885, una “enorme bola de fuego” salió del mar en el Pacífico Norte y sobrevoló el buque Innerwich antes de sumergirse en el océano “con un ruido ensordecedor”. “Trozos de una sustancia que parecía carne de vaca” llovieron sobre Olympian Springs (Kentucky) el 3 de marzo de 1876…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 465, febrero de 2020).

George Adamski, el emisario de los hermanos del espacio

George Adamski, con un recorte de prensa sobre sus encuentros con los extraterrestres. 

Hubo un tiempo en que marcianos, saturnianos y venusianos caminaban entre nosotros. Fue en Los Ángeles a principios de los años 50 del siglo pasado. Y allí estaba para hablar con ellos un tipo que cocinaba hamburguesas en un restaurante en la carretera del observatorio astronómico de Palomar. Se llamaba George Adamski (1891-1965) y el 18 de febrero de 1953 se encontró en el angelino hotel Clark con dos hombres que decían venir de Marte y Saturno. Indistinguibles de un humano vulgar y corriente, le llevaron en coche hasta un platillo volante estacionado en el desierto de California, a bordo del que viajó a una nave nodriza que estaba en órbita terrestre…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Triángulos volantes sobre Bélgica

Ovni triangular supuestamente fotografiado sobre Petit-Rechain en abril de 1990.

Miles de testigos y centenares de avistamientos. Desde finales de 1989 hasta mediados de 1991, Bélgica sufrió una invasión de triángulos voladores. Es lo que se conoce en el mundillo ufológico como la oleada de ovnis belga. Los objetos se veían de noche y en una ocasión dos F-16 despegaron a su caza. Sin éxito. La Sociedad Belga para el Estudio de los Fenómenos Espaciales (SOBEPS) registró durante dieciséis meses 450 casos que reunió en dos gruesos volúmenes. Al final, los triángulos volantes se fueron como habían venido, de repente, y 30 años después todavía no está claro lo que pasó. Es un caso abierto…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Diez bonitos libros sobre platillos volantes y fenómenos paranormales para regalar estas navidades

Dibujo de un ovni sobre un círculo del cereal, del libro ‘Ufo drawings from The National Archives’.

Casi todos conocemos a alguien interesado en los fenómenos forteanos. Ya saben, los platillos volantes, los poderes paranormales, las desapariciones misteriosas, las profecías, los monstruos… A algunos nos basta con mirar al espejo para dar con el sujeto en cuestión; otros lo tienen en la familia o en su círculo de amigos. Da igual. Los Reyes Magos están a punto de montar en sus camellos para su viaje anual desde Oriente: ¿por qué no incluir en su equipaje un libro para ese amigo que está interesado en cosas raras? Aquí va una lista de diez bonitos volúmenes sobre estos temas. Algunos están en inglés -no sé por qué los editores españoles ignoran este tipo de obras, cuando tienen un indudable atractivo-, pero el idioma no es una barrera para disfrutar de ellos…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).