Oprah Winfrey, promotora de los antivacunas y las pseudoterapias

Oprah Winfrey en Miami, en su tour ’The Life You Want’, en octubre de 2014. Foto: aphrodite-in-nyc.Oprah Winfrey se ha convertido con su discurso en la entrega de los Globos de Oro, al recibir el premio Cecil B. DeMille, en la gran esperanza de los demócratas en su intento por recuperar la Casa Blanca en 2020. O, al menos, así se ha interpretado en muchos medios la acogida a su alegato contra el acoso sexual, en el que homenajeó a todas las mujeres que lo han padecido y del que recordó que es un fenómeno que “trasciende a cualquier cultura, lugar, raza, religión, política o espacio de trabajo”. Su intervención, unánimemente aplaudida, parece haberla puesto en la antesala del Despacho Oval: una multimillonaria estrella televisiva como alternativa a un multimillonario empresario acosador y populista.

Puede que Winfrey fuera menos mala que Trump, pero santa Oprah -solo ha faltado la beatificación en las semblanzas que de ella han hecho varias televisiones españolas- es también muy peligrosa. “Cuando Oprah habla, todo el mundo se para y escucha”, dijo Reese Witherspoon al presentarla en la gala de los Globos de Oro. Por desgracia, Winfrey ha usado demasiadas veces esa capacidad de cautivar al público para promocionar la anticiencia. «Desafortunadamente, parte de la ecuación de Oprah para el éxito ha consistido en la promoción de la charlatanería y la Nueva Era», indica el oncólogo David Gorski. Es «una de las fuerzas más poderosas en Estados Unidos a la hora de socavar el pensamiento crítico y la medicina basada en la ciencia”, coincide el pediatra Vincent Iannelli. Veamos dos ejemplos de la peor Oprah.

Fue en The Oprah Winfrey show donde hace diez años Jenny McCarthy, famosa por haber posado desnuda para Playboy, y su exnovio Jim Carrey difundieron la histeria antivacunas a los cuatro vientos con el apoyo de la ahora alabada comunicadora. McCarthy sostenía que su hijo Evan, nacido en 2002, era autista por culpa de la vacuna triple vírica, aunque en realidad el niño nunca ha sufrido ese trastorno. El respaldo entusiasta de Winfrey, que destacaba que al pequeño le iban muy bien contra el autismo “una dieta estricta y suplementos vitamínicos”, ayudó a que descendieran las tasas de vacunación en Estados Unidos, con el consiguiente avance del sarampión y otras enfermedades infecciosas evitables.

Otro de los protegidos de la estrella de la tele ha sido Mehmet Cengiz Öz, conocido como doctor Oz, un cirujano cardiotorácico que fue durante cinco temporadas el médico experto de The Oprah Winfrey show. Öz defendió ante la millonaria audiencia del programa la efectividad de la homeopatía y de las llamadas terapias energéticas, además de la oración. Casado con una maestra de reiki, ya en su propio programa, The Dr. Oz show, presentó en 2012 las pseudoterapias para curar la homosexualidad. Como no podía ser menos, también vende productos milagrosos para adelgazar.

Vale, hay un acosador anticientífico en la Casa Blanca y a todos nos convendría que no siguiera ahí, pero, por favor, amigos estadounidenses, no lo sustituyan por otro anticientífico, aunque sea mujer, negra y encante a Hollywood. «Seguir los consejos de salud de Oprah podría hacerte enfermar», advertía la revista Newsweek en 2009, cuando 40 millones de personas veían su programa semanal. Ha llegado a promocionar hasta a un cirujano psíquico, Juan de Dios, un estafador que simula operar sin bisturí, sin anestesia y sin dolor, sin dejar cicatriz y extrayendo del cuerpo lo que haga falta. Salvando las distancias, me imagino a Javier Cárdenas o Mariló Montero en La Moncloa y me echo a temblar.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

9 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Parece que ser anti Trump está de moda entre quienes son progres, o los que no se atreven a dejar atrás a la corrección política, elemento imprescindible de todo progre. Pero revisando los sucesos de todo el año pasado resulta que las «fake new», inventadas por los demócratas (como la reciente del representante demócrata Dick Turbin que mintió al decir que Trump calificó de «agujeros de mierda» a Haití, Honduras y algunos países africanos (teniendo durbin un largo historial de decir mentiras sobre las reuniones privadas en la Casa blanca), y el resto de los presentes en la reunión dijeron que Trump jamás dijo ni «agujero» ni «mierda», sino que Haití es un país tradicionalmente pobre y con serios problemas. Pero nadie del periodismo actual se molesta en verificar las fuentes de información. No resulta raro que a los medios sea hot muy difícil creerles alguna noticia o algún comentario.

    1. Lo que he encontrado es que Haití fue el primer país creado por esclavos negros rebeldes, algo imperdonable y que condujo a la intervención de los US y de países europeos, sus problemas y su pobreza no son ajenos a esta opresión.

      Como candidato «Wall» Trump cortejó a haitiano-americanos en Little Haiti, pero como presidente ha hecho declaraciones ante las cámaras llenas de desprecio hacia los emigrantes mejicanos.
      En este caso concreto el WP cita como fuentes a dos de los presentes y Trump ha negado tal declaración. Con sus antecedentes de excesos verbales, haitianos con SIDA, no parece imposible pero es cierto que no hay registros sino supuestos testigos.

      https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2018/01/11/trumps-history-of-controversial-remarks-about-nonwhite-immigrants/?utm_term=.4d3f5ea3e718

      Creo que los latinos deberíamos tener en cuenta el trasfondo ultraconservador anglosajón de Trump, apenas puede ocultar su racismo hacia los non-white.

  2. mezclar la realidad con la ficcion siempre les ha cuadrado a los gringos , basta ver esos videos de Isis con mas efectos que una pelicula de accion , o la trivializacion de lo que en verdad pasa.Circo y ocultamiento, para vivir la eterna fantasia.
    mientras ellas lloran por las mujeres acosadas o humilladas, y las usan en carreras politicas , las mismas padecen desempleo , humillaciones, silencio, atropellos y privaciones.Now we are safe….

  3. Buf… ya sabemos entonces qué sigue al imfame Trump… :(

    * Tienes un par de errores:
    – indica el oncólogo el oncólogo David Gorski
    – The Dr. Oz show, presentó en 2102 las pseudoterapias