‘El archivo del misterio’: la homeopatía

Medicina natural y con hierbas. Eso piensa mucha gente que es la homeopatía, de la que hablé en la undécima entrega de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2). Son personas que, de buena fe, creen lo que leen y escuchan en los medios sobre esa pseudoterapia. Individuos que, cuando se les explican los principios básicos de la homeopatía -que lo similar cura lo similar y que una sustancia es más potente cuanto más diluida esté-, la reconocen como un timo. Lo sé porque me ha pasado varias veces con gente a las que aprecio. Por si usted se ve en una situación parecida, le voy a dar unos consejos para convencer a alguien de que la homeopatía es un timo.

1. No tome a su interlocutor por tonto. No lo es. Recuerde que seguramente también hubo un momento en el que usted no supo lo que es la homeopatía. En mi caso, no me interesé por ella lo más mínimo hasta hace una década: Ni creía ni dejaba de creer; no me interesaba, como no me interesa la llamada información rosa. Cuando me interesé, hubo gente que respondió a mis preguntas a la que todavía estoy muy agradecido.

2. Olvídese de tecnicismos. No vaya de profesor de química, aunque lo sea. No cite el número de Avogadro ni de pasada. No hace falta para explicar lo ridículo de las diluciones infinitesimales. Si lo hace, puede que pierda a su interlocutor a medio discurso y ése no es el objetivo, ¿verdad?

3. Explique cómo se hacen diluciones homeopáticas. Sencillamente, para que lo entienda cualquiera. Eso es divulgar; lo otro es ir de listo. Explique cómo la preparación de un producto homeopático empieza con una parte del ingrediente, el principio activo, que se disuelve en 99 partes de agua, alcohol o lactosa: el resultado es una dilución 1 CH o centesimal hahnemaniano, llamado así en honor al inventor de la homeopatía, Samuel Hahneman. Luego, se toma una parte de esa primera dilución y se mezcla con otras 99 del disolvente elegido (2 CH); seguidamente, se toma una parte de esa segunda dilución y se mezcla con otras 99 del disolvente (3 CH); y así sucesivamente. En la primera dilución, tenemos una centésima parte de principio activo; en la segunda, una diezmilésima; en la tercera, una millonésima; y en la sexta, una billonésima. ¡Y no hemos hecho nada más que empezar!

4. Ponga un par de ejemplos de lo que implican algunas diluciones homeopáticas comunes en el mercado. Una dilución 13 CH equivale a disolver un tercio de una gota de agua en todos los océanos de la Tierra, así que es imposible que haya nada del principio activo en el botecito que ha comprado a precio de oro. En el Oscillococcinum, un remedio de Boiron recomendado “tanto en el tratamiento sintomático de los estados gripales como durante el periodo de exposición gripal”, el principio activo está disuelto a 200 CH, lo que equivale, según explica el físico Robert L. Park en su libro Ciencia o vudú (2000), a una molécula de principio activo por cada 10400 (un 1 seguido de 400 ceros) moléculas de agua. Como en el Universo hay sólo 1080 (un 1 seguido de 80 ceros) moléculas, tendríamos que haber disuelto esa sustancia curativa en muchísimos universos.

5. Recuerde la efectividad real de la homeopatía, cómo en más de 200 años no ha curado a nadie de nada y cómo todos los estudios científicos que se han hecho sobre ella han concluido que no tiene más efectividad que el placebo, que el “cura, cura, sana, culito de rana…”.

A estas alturas, el interesado ya suele haber asumido que la homeopatía es nada -aunque muy peligrosa si uno sufre una enfermedad seria– y sus practicantes unos ignorantes o unos estafadores. Aún así, puede recomendarle la visión del episodio de Escépticos dedicado a esta pseudoterapia y, si quiere algo más efectista, tomarse una caja entera de Sedatif PC -un somnífero homeopático- delante de sus narices. Desde niños nos han advertido por activa y por pasiva de que ingerir un montón de pastillas es  muy peligroso. Es algo que tenemos grabado en lo más profundo de nuestra mente. Por eso, cuando alguien ve a otra persona tomar un bote entero de un supuesto somnífero y que no le pasa nada, concluye automáticamente que se trata de caramelos, no de medicina. Aunque se vendan en farmacias.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

24 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hombre! se comete un error gravísimo al asegurar que la homeopatía no ha curado nada ni nadie. La homeopatía le ha curado la pobreza a los vendedores de los productos homeopáticos :)

  2. Sabia que era una chorrada…
    Soy médico y jamás me arrepiento de defender la MEDICINA que si bien tiene limitaciones, ha curado y ha salvado vidas… No lo podemos curar todo… Aceptamos la muerte como algo natural, pero vamos que viva la medicina de verdad.

  3. Magnífico post, como de costumbre.

    Además de esos cinco puntos creo que hay otros dos fundamentales: las “malvadas farmacéuticas”, y los efectos secundarios de la medicina convencional.

    Más de dos aluden a que los ataques contra la homeopatía obedecen a los intereses de las malvadas corporaciones farmacéuticas, que se forran con las enfermedades que crean. Mostrando la diferencia de precio de un medicamento convencional con lo que cuestan los preparados homeopáticos debería ser suficiente para convencer de quién está haciendo realmente un negocio redondo. Y si no entiende eso igual sí es tonto y no vale la pena perder el tiempo.

    Pero el tema de los efectos secundarios es más peliagudo. Hay gente convencida de que la quimio o radioterapia matan a muchos enfermos de cáncer. Más que el propio cáncer. He vivido dos casos muy cercanos donde alguien intentaba convencer a un enfermo terminal de cáncer de que con zumo de naranja mejoraría. Desgraciadamente los dos terminaron fatalmente, aunque ninguno dejó el tratamiento, simplemente es que el diagnóstico era el peor posible casi desde el inicio.

    En ese caso mencionar las notables mejoras en la supervivencia de los enfermos de cáncer a veces es suficiente, pero no siempre. Es lo mismo que cuando niegan la eficacia de las vacunas aludiendo a otros factores (mejoras en la higiene o la alimentación) para que hayan prácticamente desaparecido algunas enfermedades.

    Pero el problema (y vuelve un poco al anterior punto) es que la respuesta puede ser “esos estudios los pagan las farmacéuticas, o han sobornado al gobierno de turno para publicar esos datos”. Y ahí ya hay poco que hacer, los dejo por imposibles.

    1. Respecto de su último párrafo, es la manera fácil de “derrotar” a alguien, mediante la falacia ad hominem, en la cual ya no tienen cómo vencer al argumento y atacan a la persona, llamando a uno “vendido” o al estudio.
      Enseñándole a alguien algo sobre errores lógicos, se puede.
      Yo lo logré con una persona.

  4. Desearía comentar algo puesto que se ha dado que algún remedio puntual con esa etiqueta ha funcionado pero tenía trampa etc a ver

    Aunque funcionara algún medicamento con la etiqueta de homeopático (los hay porque hay alguno que el remedio es el disolvente: agua de ampollas homeopáticas frente a gastroenteritis en falta de acceso a agua potable, el azúcar, o bien que algunas sustancias tienen efectos totalmente inversos a partir de dosis específicas para esas sustancias así por ejemplo hormonas vegetales de crecimiento que se vuelven herbicidas a mayores dosis al obligar al vegetal a un sobreerfuerzo de crecimiento que lo derrota, o incluso la toxina botulínica que en nanogramos puede usarse para tratamientos médicos, también etiquetando como homeopáticos cosas que tienen concentraciones bastante normales de principio activo con la excusa que no se especifica ninguna dilución concreta aunque a mayor dilución ya no funcionen esos medicamentos o que simplemente alguno funionara no se sabe como)

    Se ha de recordar que aunque sea así


    -hay remedios que van contra las reglas de la homeopatía y funcionan (hay remedios que no van en cajas azules y funcionan)

    -hay remedios que respetan reglas de la homeopatía y funcionan (hay remedios que van en cajas azules y funcionan)

    -hay remedios que respetan las reglas de la homeopatía y no funcionan (hay remedios que van en cajas azules y no funcionan)

    Ergo la homeopatía es pseudociencia

    (ergo que un medicamento vaya o no en caja azul no es indicativo a priori de que funcione el cajazulismo es pseudociencia)

    Y para que algo sea medicina científica el requisito es que funcione (que tenga más eficacia que el placebo en dobles ciegos) y nada más.
    —-

    La homeopatía como tal es una tomadura de pelo aunque algún remedio con esa etiqueta resultara funcionar que hay alguno últimamente después de años de infinidad de remedios que han sido siempre placebo

    No vale un pimiento fuera del placebo. Dado que además cualquier remedio que funcione será medicina en todo caso y la etiqueta de homeopatía está de más si de verdad funciona y solo sirve para engañar

    Es curio como dicen que funcionan más y mejor que cualquier tratamiento medico y sin efectos secundarios (eso quiere decir que tampoco tiene de primarios a tenor de lo intrincado que es el funcionamiento de los seres vivos si se piensa lo contrario comprueba aquí http://ctdbase.org/ las interacciones de cualquier cosa) y a la vez recomiendan que no se dejen ¿no son mejores y se usaban solo la medicina real antes?

    Es normal que a veces con eso alguna gente se los deje y ocurran desgracias por culpa exclusiva de haber dejado un tratamiento efectivo en pos de otro que no lo era en absoluto. Claro que ocurren efectos secundarios etc con todo tratamiento pero eso no justifica nada evidentemente ni cambia el resto de realidad a como uno le gustaría que fuera

    1. Me olvidaba de decir que eso que algunas sustancias tienen efectos radicalmente diferentes según la dosis por ejemplo hormonas de crecimiento que al subir un poco los vegetales se vuelven muy lustrosos pero al subir un poco más acaban dañando al vegetal hasta la meurte al forzarlo demasiado, se llama hormesis. Hay cara duras pro-homeopáticos que están diciendo que la hormesis es una formulación del principio de similitud. Evidentemente no tiene nada que ver solo que se da la coincidencia lógica que sí hay cosas que varían mucho según la dosis (incluso uno se puede matar si se bebe 7 litros de agua seguidos) para volver esa aparente coincidencia de alguna cosa en una equivalencia absoluta del todo falsa y manipuladora… Y están usando ejemplos de hormesis como verificación de la homeopatía y por tanto cualquier cosa que la cumpla usar eso como excusa para poner la etiqueta de preparado homeopático alegando que tampoco se dice nada de la dilución de cada preparado

      Puesto que hasta el agua o lo que sea es malo a altas dosis y al bajarlas se puede volver aceptable. Se puede usar eso como excusa para etiquetar absolutamente todo de remedio homeopático, hasta la pizza (si te comes demasiadas te puedes indigestar, si te comes una se te cura el hambre, ergo)

  5. No soy muy dado a escribir, pero el problema no acaba en la inexistente eficacia de la homeopatía, la aemps lo quiere equiparar (o lo ha equiparado, no sé por dónde anda el proceso) a los medicamentos, cuando estos últimos han necesitado estudios que corroboren su eficacia, tiempo y dinero, cosa que no se puede decir de los productos de homeopatía.

    Pero esto es solo un principio, muchos farmacéuticos se tachan de homeópatas, afirmando que han hecho un curso de no se sabe qué índole, y menos aún la validez del mismo, y le “recetan” a los pacientes sustancias que en el mejor de los casos no les beneficia, y que en muchas patologías, la falta de tratamiento adecuado puede agravar el problema.

    Ya que he empezado a escribir, os voy a contar porque funciona este tema. Los médicos tenemos un tiempo muy limitado para atender a los pacientes, en cambio los homeópatas les puede dedicar más tiempo del estrictamente necesario a cada paciente, ganándose su confianza y dejando que se desahoguen, cosa que muchos necesitan y les alivia enormemente. Esa confianza, consigue que el paciente se sugestione de tal manera que el efecto placebo se haga más patente. Otra cosa por lo que los pacientes siente que funciona es que muchas de las enfermedades se curan solas, solo les hace falta tiempo, y la medicina sólo puede paliar los síntomas. Si la evolución de una enfermedad es que al día 30 se cure, tras pocos días de dolencia va al médico, le receta algo para aliviarla y la paciente se va contenta a casa. Después de dos o tres semanas sin sentir que se ha resuelto su problema, le hablan muy bien del brujo del 5º, la pitonisa de no se sabe dónde o el homeópata del pueblo perdido de heidi, consiguiendo para el día 25 una cita con alguno de ellos, le dan unas cápsulas de no se sabe que y que casualidad que el día 30 ya está curada gracias a esas pastillitas que le han dado. Pero no os equivoqueis, la culpa no es de la paciente, la culpa la tiene el médico por no explicarle correctamente y de manera que lo entendiera cuál era el curso normal de su enfermedad.

    Otra cosa a parte son el tema de herboristerías, no nos equivoquemos que sea una planta no significa que no sea un medicamento, la colchicina es uno de tantos medicamentos procedente de plantas y tienen sus efectos secundarios. Por ser natural no significa que sea sano, es más, muchos medicamentos son derivados de plantas que han mejorado la fórmula para reducir los efectos secundarios de la misma. Muchos van a estos sitios, piden hierba de san juan para la depresión mientras está tomando otro medicamento para la epilepsia (para poner un ejemplo), cuando interaccionan entre sí y puede tener desagradables consecuencias. Y lo peor es que después van al médico, le preguntas si están tomando otra medicación, o incluso tienes la osadía de preguntarle si estan tomando algo de herbolario, y te responden con un contundente NO. Ello hace que tengas que cambiarle la medicación, cambiar la dosis o retirársela, con todas las consecuencias que puede tener realizar esto.

    Ya me he desahogado un poco, y creo que me ha quedado algo extenso y un poco desordenado. Me acaban de recomendar esta web, y por ende, es la primera vez que entro, espero que no sea la última.

    Un saludo
    accdl

  6. Estaba esperando este vídeo que sabía no tardaría en llegar, gracias por tu trabajo. Por cierto, ¿puedes haber confundido RMN con espectrometría?

    1. Hola,

      Si te refieres al análisis de Sedatif PC realizado en ‘Escépticos’, fue mediante resonancia magnética nuclear.

      Saludos.

      1. Interesante, no sabía que se podía utilizar la resonancia para analizar composiciones. Veo que le llaman espectroscopia de resonancia nuclear.

  7. Felicidades Luis por tu trabajo. sólo un comentario , 5 Universos serían 5*10^80 átomos, todavía muy lejos de 10^400. Saludos

  8. Interesante este comentario sobre la homeopatìa de como hay personas que juegan con la salud, solo les interesa el dinero,hay que estar muy alerta a estos individuos que engañan.