Prueban experimentalmente que pensar analíticamente fomenta la incredulidad religiosa hasta en los creyentes

Vidriera de la catedral de Colonia en la que se ve a Moisés en el monte Sinaí. Foto: Jan van der Crabben.Pensar analíticamente fomenta la incredulidad religiosa hasta en los creyentes, según una investigación de dos psicólogos de la Universidad de la Columbia Británica (UBC) cuyos resultados publica hoy la revista Science. «Nuestro estudio se basa en investigaciones previas que vinculan las creencias religiosas con el pensamiento intuitivo. Nuestros hallazgos sugieren que la activación del sistema cognitivo analítico en el cerebro puede socavar el soporte intuitivo para la creencia religiosa, al menos temporalmente», ha indicado Ara Norenzayan, uno de los autores del artículo.
Will Gervais y Norenzayan parten de la «vieja idea de la psicología» de que podemos procesar la información de dos maneras: una intuitiva, rápida y para la que tomamos atajos mentales; y otra basada en el pensamiento analítico, que exige un mayor esfuerzo intelectual, pararse a pensar. Ambos sistemas funcionan, a veces, en paralelo; y, en ocasiones, el pensamiento analítico se impone al intuitivo, que está demostrado que «facilita y apoya la creencia en lo sobrenatural, el aspecto central de las creencias religiosas». «Si la creencia religiosa emerge gracias a la convergencia de una serie de procesos intuitivos, y el procesamiento analítico puede inhibir o anular el intuitivo, entonces el pensamiento analítico puede socavar el soporte intuitivo de la creencia religiosa», apuntaban inicialmente los autores como hipótesis. Para ponerla a prueba, hicieron cinco experimentos.
En el primero, un grupo de universitarios tuvo que resolver tres problemas simples en los que la intuición lleva a una solución rápida y errónea, y responder después a tres series de preguntas sobre sus creencias religiosas. Los problemas eran del estilo de: «Un bate y una pelota cuestan 1,10 dólares. El bate cuesta 1 dolar más que la pelota. ¿Cuánto cuesta la pelota?». Los investigadores comprobaron que los individuos que aplicaban el pensamiento analítico -que daban con la solución correcta- tendían a mostrarse menos religiosos en el cuestionario subsiguiente. ¿Pero se trataba de una correlación o había una relación causa-efecto entre pensamiento analítico e incredulidad?
Para responder a esa pregunta, diseñaron otras pruebas en las que recurrieron a estratagemas para inducir a parte de los sujetos a pensar analíticamente. Así, descubrieron que, independientemente de sus creencias iniciales, los individuos pensaban más analíticamente si veían una figura que parecía estar haciéndolo -como El Pensador, de Rodin- que si tenían delante otra que no -como El Discóbolo, de Mirón-; si, en un juego de completar frases, las palabras entre las que podían elegir eran pensar, analizar, racional…; y hasta si se les preguntaba por sus creencias usando en el cuestionario un tipo de letra de más difícil lectura que lo normal. En todas estas pruebas, el grupo inducido a pensar analíticamente mostraba una mayor incredulidad religiosa que el de control.
En el estudio participaron 650 adultos estadounidenses y canadienses. Gervais reconoce que, aunque los resultados son «robustos», queda por explorar si el aumento de la incredulidad religiosa tras practicar el pensamiento analítico es temporal o se mantiene a largo plazo, y hacer pruebas similares en otras culturas.

9 comentarios

  1. Primero, antes que nada, habría que aceptar a la Psicología como ciencia (de lo cual tengo grandes y profundas dudas), para recién luego aceptar esta prueba «expermiental» como valedera, que de experimental tiene tanto como Messi de arquero.
    Segundo, ¿vas a citar a esta mujer (Norenzayan) cada vez publiques un artículo que supuestamente tiene como base a la pseudociencia que se conoce como Psicología?
    Búscate otras fuentes más rigurosas. Esto «experimento» es penoso. y de científico, nada.

  2. El estudio no «demuestra» nada. Solo sugiere, a través de una elegante serie de estudios cuasi-experimentales, que parece haber una relación negativa entre algo medido en un cuestionario sobre religiosidad (no validado) y algo que consideramos «pensamiento analítico». La muestra no es variada (casi todos los estudios se llevaron a cabo con estudiantes de universidad) y no se hizo un test-retest. Hace aguas.
    Hay que admitir que es un artículo ameno y brillante, pero es metodológicamente pobre. Si lo han publicado es porque hay un debate abierto -y muy violento- en EEUU sobre ciencia y religión. Más leña para el fuego.

  3. Francamente, el estudio de referencia es uno de los más absurdos y rebuscados de cuantos he tenido noticia.
    ¿Es necesario un estudio científico o de profundidad para llegar a la conclusión de que creer en la existencia de dios es simplemente eso: creer y nada más que creer?
    Analíticamente, intuitivamente… ¡Por favor!
    Desde una óptica científica, tiene el mismo valor creer en dios que creer en la reencarnación o en que la civilización inca es de origen extraterrestre.
    La «caradura», la insensatez, la ingenuidad, la ausencia de racionalidad o lo que sea de los autores de este pasatiempo «cientifista» queda retratada cuando comentan que les falta comprobar si el aumento de la incredulidad religiosa tras practicar el pensamiento analítico es temporal o se mantiene a largo plazo…

  4. Para variar siguen existiendo científicos, gastando dinero en experimentos estúpidos., igual a los que hacen pruebas con ratas gastando millones de dólares, tratando de comprender a los humanos, fraude cientifico.

  5. Los estudios sobre ratas han permitido explicar bastante sobre la parte de genética y de aprendizaje que compartimos con estos bichos. Que es bastante, aunque no todo, claro está.
    No creo que sea inútil por obvio investigar sobre las relaciones entre el pensamiento analítico e intuitivo. En especial sobre la posible interferencia de ambos, que según algunos no existe y según este trabajo parece que sí. Otra cosa es que los resultados no parezcan de largo alcance. Habría que leer con más detalle las conclusiones para discutir algunos puntos que parecen confusos. Y no pretender que experimentos psicológicos sean como la revelación de las Tablas de la Ley, que te lo den todo de una. La psicología, como otras ciencias más seguras, avanza pasito a pasito.

  6. El Pensamiento analítico, es positivo para resolver muchos de los problemas que padecemos y reduce la ignorancia. La facultad que tenemos de PENSAR Y SENTIR, es un milagro que nadie ha podido explicar; pero es un hecho tan real como la vida y la muerte.
    El amor existe, y quienes lo hemos sentido, buscamos la permanencia y el perfeccionamiento de aquello que lo provoca y eso genera felicidad y le da sentido a la vida.
    Trabajar, producir bienes y servicios, vivir y convivir de la mejor manera posible, no tiene relación con meras creencias que muchas veces hacen pelear a las personas y hasta han generado guerras, cruzadas y revoluciones
    Pensamiento analítico es un buen libro para evitar la repetición de muchos errores, y si aplicamos los consejos que contiene, resolveremos muchos problemas individuales y colectivos.
    No hay que seguir peleando por meras creencias, sino equilibrar el amor y la razón.

Los comentarios están cerrados.