El ‘trailer’ en español del filme de John Carter de Marte, el héroe que hizo soñar a Carl Sagan con explorar otros mundos

La ciudad de Helium, también conocida como La Joya de Barsoom, es el hogar de la la princesa Dejah Thoris. Foto: Disney.

«Recuerdo haberme pasado, de niño, bastantes horas con los brazos resueltamente extendidos en un campo solitario implorando a lo que creía que era Marte para que me trasladara hasta allí. Nunca dio resultado. Tenía que haber otros sistemas», decía Carl Sagan en Cosmos. La excentricidad se debía a que así conseguía llegar al planeta rojo John Carter, el héroe de las once novelas marcianas que Edgar Rice Burroughs escribió entre 1911 y 1943.
La primera fue Una princesa de Marte, de cuya publicación se cumplirá el centenario el año que viene con el estreno cinematográfico de John Carter, dirigida por Andrew Stanton, responsable de Buscando a Nemo y WALL-E. Será la primera película de Pixar con personajes de carne y hueso. «Viaje con John Carter, caballero aventurero de Virginia, hasta Barsoom, el nombre que daban a Marte sus habitantes. Seguí a manadas de bestias de carga con ocho patas, los thoat. Y conseguí la mano de la bella Dejah Thoris, princesa de Helium. Me hice amigo de un luchador verde de cuatro metros, llamado Tars Tarkas. Me paseé por las ciudades en aguja y por las abovedadas estaciones de Barsoom, y a lo largo de las verdes veredas de los canales de Nylosirtis y Nephentes», recordaba Sagan, quien aseguraba que las novelas de Burroughs hicieron «que generaciones de niños de ocho años», como él, vieran «la exploración de los planetas como una posibilidad real» y se preguntaran si podrían llegar a «volar algún día hasta Marte».
¿Conseguirá Pixar trasladar esa magia a la gran pantalla cien años después? En la película, que se estrenará en marzo de 2012, John Carter (Taylor Kitsch), un veterano confederado de la Guerra de Secesión, se encontrará en un Marte al borde del colapso con Tars Tarkas (Williem Dafoe) y la princesa Dejah Thoris (Lynn Collins). “Marte es, en la historia, un planeta desierto y en agonía. Utilizamos locaciones reales con una geografía que simule eso, como la antigua ciudad de Petra y otros lugares de Jordania, y después las modificamos levemente, fotográficamente hablando. Cuando uno ve esos lugares, percibe ese maravilloso sentido de historia antigua que se siente impregnado allí. Evoca la historia construida sobre la historia y a la gente que ha vivido allí, en capas, como un sedimento», ha dicho Stanton. Por de pronto, aquí les dejo el trailer en español.

5 comentarios

  1. Bueno, finalmente las fotos de la base marciana que tú adjudicabas a los habituales rayos cósmicos que habitualmente afectan las fotografías de las habituales sondas enviadas a Marte, pudiera ser que al fin de cuentas sea, nomás, una base de marcianos.

  2. Leí hace ya bastantes años muchas de las novelas de John Carter y tengo que decir que son tremendamente divertidas. Carter es una especie de Tarzán (el personaje más famoso de Burroughs) que en vez de pasearse por la selva se pasea por un Marte (Barsoom para los aborígenes de allí) lleno de criaturas a cual más fantástica y violenta. Espero que la película tenga algo de la magia que tenían las novelas.
    Lo que no me cuadra es lo de Dafoe haciendo de Tars Tarkas. Supongo que le habrán digitalizado los gestos en plan Avatar y el resto será ordenador porque si no recuerdo mal, Tarkas tenía 4 brazos, unos colmillos de impresión y además de ser verde medía como 3 metros y medio.

  3. Es muy interesante el tema de la relación entre la ciencia ficción y las vocaciones científicas, buscando en la red encontré que nuestro mayor científica Ramón y Cajal había escrito varias obras del género, firmadas como Dr. Bacteria -no confundir con el dr. Bacterio de Mortadelo y Filemón 😉
    En inglés, http://www.lablit.com/article/226
    Mientras estudiaba medicina escribió una obra acerca de las aventuras de un hombre en Júpiter que entraba en el flujo sanguíneo de unos seres gigantes donde contempló «épicas combates entre leucocitos y parastitos».
    Más tarde escribió otras obras, la mayoría parecen haberse perdido. En «La casa maldita», su favorita, un joven doctor compra una casa encantada termina hallando que los extraños sucesos se deben a una bacteria.
    Según Javier Coria las historias de RyC tienen un tono satírico e ingenuamente pedagógico. En «El pesimista corregido» defiende la confianza e independencia del investigador y condena la retórica inúitl y la obediencia sumisa.
    Escribe Coria «En La casa maldita, la moraleja es simple, no caer en las supersticiones.», en la obra RyC cita a Allan Kardec «sistematizador» del espititismo según la Wikipedia.
    http://javiercoria.blogspot.com/2010/02/ramon-y-cajal-escritor-de-ciencia.html
    Por los enlaces citados, parece -no he podido leer ninguna- que RyC planteaba muchas de sus obras como una lucha contra la superstición y lo sobrenatural.

  4. Carl Sagan Se le ve feliz de enviarme los 9999 nueves de dodecallones de libras esterlinas a:
    YUGUEROS ALONSO VALENTIN
    C/ANTONIO MIRANDA 15 4º D.D.
    48902(BARAKALDO-BIZKAIA)

  5. Que pesado el plasta este del Uri Geller. Si no te gusta el blog de Magonia ¿para que cojones entras a diario? Vete a blogs magufos a leer historietas sobre anillos mágicos y piedras hechas por extraterrestres

Los comentarios están cerrados.