‘Apollo 18’: ¡no saquemos las cosas de madre!

«Hay una razón por la que no volvimos a la Luna», anuncian en la web de Apollo 18, película que se estrenará en Estados Unidos el 22 de abril. La razón es que allí hay algo terrorífico que atacó a los tripulantes del Apollo 18, una misión secreta del Departamento de Defensa. Hemos sabido de ella ahora gracias a que alguien ha decidido hacer públicas las películas grabadas en la Luna por los desgraciados astronautas. Éste es el punto de partida de lo que promete ser una cinta de terror ambientada en el claustrofóbico ambiente de un módulo lunar. Un arranque similar al de cintas como The Blair witch project y Holocausto caníbal, por citar una relativamente reciente y otra de la que se acordarán los más viejos del lugar.
Me comenta el periodista Julio Arrieta que ya empieza a haber por ahí algún escéptico crítico con Apollo 18 porque puede fomentar la teoría de la conspiración lunar. Y no lo entiendo. Estamos hablando de una ficción equiparable a Alien y La cosa, pero ambientada en el satélite terrestre. ¿Que existe el riesgo de que alguien se crea que hubo una misión Apollo 18 y el programa lunar no se suspendió por recortes presupuestarios tras el Apollo 17? Pues, bueno, qué se le va a hacer si hay gente que no sabe diferenciar ficción de realidad y también se cree, porque lo va a ver este verano en la gran pantalla, que los astronautas estadounidenses se toparon con transformers en la Luna. Isaac Asimov, escéptico donde los haya, recurrió a la telepatía en su saga de La Fundación y no sé de nadie que se rasgara las vestiduras por ello.
No es lo mismo Mirlo rojo que Apollo 18. El primero es un episodio de Planeta encantado, una serie documental de Juan José Benítez que emitió TVE hace unos años. En él, hubo un intento de dar gato por liebre a la opinión pública mediante un montaje hecho en unos estudios de animación que se incluyó como si fuera parte de una cinta rodada en la Luna en la que los tripulantes del Apollo 11 exploraban edificios en ruinas dejados por seres de otros mundos. Apollo 18 es una película de ciencia ficción terrorífica. No saquemos las cosas de madre y tengamos claro que los conspiranoicos son capaces de sostener una cosa y la contraria: recuerden que Santiago Camacho defendía hace años que no pisamos a la Luna y ahora dice que sí, pero que allí se han descubierto cosas raras que nos han ocultado.