Dan Brown cree que el cáncer puede curarse «con la fuerza de tu pensamiento»

Dan Brown, multimillonario autor de El código Da Vinci, está como una cabra, con perdón del cuadrúpedo. Lo deja claro en la entrevista que hoy puede leerse en el XL Semanal con motivo de la publicación de El símbolo perdido. El novelista estadounidense parece que ha sufrido un vaciado cerebral equivalente al llenado de sus bolsillos. «Fui escéptico durante mucho tiempo. Ciencia noética… suena a New Age. Dediqué años a la investigación y ¿sabe qué?, la ciencia noética funciona», dice Brown en la entrevsta que firma Jan Christoph Wiechmann en el colorín de Vocento. Es sólo el principio de un diálogo increíble:

– ¿En serio? Pónganos un ejemplo.

– Coja un vaso de agua y congélelo. Luego coloque a un grupo de personas alrededor del vaso, todas con pensamientos hermosos, puros, y verá que empiezan a formarse los más bellos cristales.

– ¿Lo dice en serio?

– Completamente.

– ¿No ha perdido el juicio?

– No he perdido el juicio. Haga el mismo experimento con personas que tengan pensamientos oscuros, malvados. El hielo se llenará de grietas y cristales horribles. He investigado el tema y he encontrado pruebas. La idea de que el ser humano pueda ejercer control sobre la materia me desconcierta.

– ¡A mí también! ¿Se ha convertido en un científico aficionado?

– Sí, tengo que pensar, hasta cierto punto, como un científico. Si te concentras el tiempo suficiente mientras observas una célula cancerígena, puedes hacerla sanar.

A quien primero escuché la tontería del agua sensible fue a Valentín Romero, presidente de la Federación Española de Médicos Homeópatas (FEMH), en septiembre de 2005. Me explicó que un médico alternativo japonés, Masaru Emoto, había publicado un libro con fotos en las que se veía cómo el agua helada de un charco a la puerta de una floristería de una ciudad normal y corriente cristaliza de una forma bella, mientras que, si la imagen procede de Hiroshima, las formas de los cristales son tortuosas, retorcidas, porque el agua recuerda la tragedía de la bomba atómica de 1945. Romero me quería convencer de que el agua tienen memoria. La historia me pareció tan ridícula que la dejé fuera del reportaje que estaba escribiendo sobre la homeopatía para que no me tacharan de tendencioso. Miren por dónde, cuatro años después compruebo que un periodista considera que alguien que le cuenta eso se ha convertido en un científico aficionado y le deja que diga peligrosas estupideces, como la de que puedes curar el cáncer medante con el poder de la mente, sin desautorizarle.
No me interesa Dan Brown como literato. El código Da Vinci me pareció una novela muy mala y previsible, al igual que La hermandad de la sábana santa, de la periodista Julia Navarro, por citar un éxito de ventas español tan flojo como el estadounidense. Lo que me preocupa es que porque Brown venda muchos libros haya quien tenga en consideración su opinión respecto a asuntos tan graves como el cáncer, de los cuales sabe tanto como del interior de la Giralda de Sevilla y del Priorato de Sión. Es posible que en el pasado el novelista estadounidense fuera escéptico -cosas más raras se han visto-, pero ahora está como un cencerro y nada justifica hacer publicidad gratuita a sus locuras. Dice que, en cinco años, mucha gente le dará la razón en que podemos «cambiar el mundo con la fuerza de tu pensamiento», «crear una nueva realidad si unimos nuestros pensamientos y nos concentramos en ello». Es el mismo tipo de augurio que llevan repitiendo todos los charlatanes esotéricos desde hace décadas, y pasan los años, y pasan los años, y pasan los años…

6 comentarios

  1. Segun un premio Nobel de medicina Alexis Carrel..estaba visitando una enferma en el hospital, la mujer estaba en la cama con los brazos por encima del cobertor..Decía que había una abeja y que la picaría..de pronto dijo..¡¡ ya me ha picado ¡¡ y Alexis vio como en el brazo le salía una picadura
    La carne se enrojeció y imito lo mismo que si la hubiera picado una abeja ( desde luego en lo que parecía una picadura no había el aguijón )
    Si la mente es capaz de algo como lo explicado ¿ porque no podría curar..acelerar la curación..sanar
    pequeñas heridas ? o incluso curar..¿ Somos capaces de auto-curarnos ?
    Que creen ustedes ?

  2. El ser humano puede realizar todo cuanto su mente pueda imaginar. Pero de su capacidad mental, actualmente el ser humano apenas si utiliza un 1%. ¿Qué hay del resto de la mente dormida?
    Si comenzáramos a desarrollar un poco más el poder de la mente, podríamos comenzar a actuar con una capacidad extraordinaria sobre la realidad y sobre nuestro cuerpo, podremos tener dominio de facultades como la telepatía (transmisión del pensamiento de mente a mente) , la psicocinesis (capacidad de mover objetos con la fuerza mental),la percepción sensible para predecir sucesos, la clarividencia, una creatividad aguda, y, entre muchas otras cosas, la capacidad de poder sanar el cuerpo en un instante.
    ¿Cómo despertar este poder de la mente para curar?
    Todos estos fenómenos antes mencionados superan a la física moderna, la ciencia aún no ha podido demostrar dichos fenómenos, no los puede interpretar ni comprender, incluso hay algunos científicos que los rechazan y no los aceptan, mientras por otro lado existen aquellas mentes de la ciencia que los investigan cuidadosamente, y ya se comienza a hablar y a reconocer de una energía mental, de un poder extraordinario proveniente de la mente.
    En el caso de la capacidad de curar el cuerpo, hay muchas pruebas que cada vez son más evidentes. En el caso de Edgar Cayce, un gran paranormal, la experiencia de la curación ha sido una experiencia personal que ha transmitido así: “… Para curar hay que permitir que la fuerza vital fluya, de forma que su acción estimule y despierte cada célula del cuerpo incitándola a cumplir su cometido”.
    Por otro lado, la sanadora Olga Worrell se sometió a una prueba moderna y científica, un aparato creado por los físicos nucleares para hacer visible el desplazamiento de las partículas de alto nivel energético. La sanadora energética colocó sus manos sobre el aparato, de la misma forma que si estuviera sanando a una persona, y el resultado fue una visible, significativa y sorprendente alteración en el uniforme ambiente del vapor de la cámara. Al mover sus manos, las ondas aparecidas por la emisión de energía seguían el desplazamiento de las manos. Cuando los científicos intentaron hacer lo mismo, no sucedió nada sino un desconcierto.
    Poco a poco la ciencia comprueba cada vez más que la mente, efectivamente, puede recuperar el equilibrio celular y sanar el cuerpo. Pero no se necesita ser científico ni un especialista en alta tecnología para comenzar a comprobar este poder extraordinario de la mente. Podemos comprobar de una forma muy sencilla esto que a decir verdad, es una facultad evidente.
    Si fueras un poco observador podrías darte cuenta como alguien que está enfermo puede recuperarse más rápido si posee un pensamiento positivo, y como alguien que posee un pensamiento negativo tarda mucho más tiempo en recuperarse, incrementando, de hecho, su debilidad o afección.
    En realidad, tú puedes comprobarlo por ti mismo si comienzas a enfocar un pensamiento positivo sobre alguna área de tu cuerpo que te moleste. Ni la ciencia podrá convencerte del poder sanador que posees si tú no comienzas a experimentarlo y lo pones en práctica por ti mismo.
    Este espacio es breve para comenzar una descripción más detallada acerca del como puedes comenzar a desarrollar este poder curativo de la mente. Sin embargo esta es la introducción a una serie de artículos que se estarán publicando es este espacio y que esperamos que sean de tu interés. Por lo pronto, si esto te interesa, puedes comenzar a por saber que un pensamiento negativo es aquel que genera duda, temor, culpa, remordimiento, etcétera, mientras que uno positivo es aquel que genera lo contrario, digamos, un sentimiento de confianza, del bienestar, de entendimiento, de curiosidad, etcétera. Puedes comenzar con la tarea de enfocar un pensamiento positivo en cualqueir área de tu cuerpo que desees sanar, enviar gratitud, amor, aprecio, etcétera, insistir en esto hasta que empieces a ver como se recupera el cuerpo sorprendentemente.
    Tags: capacidad mental curar

  3. Puedes quedarte tranquilo Luis Alfonso, yo leo los libros de Dan Brown (no, no son obras maestras) y no me creo todas esas tonterias

  4. Luz: los «experimentos» con agua de Emoto están totalmente desacreditados, ¿sabes por quién?… por el mismo!. Eso no quita para que continúe vendiendo la moto a inocentes, claro.

  5. Confieso que leí (y me trapó el código), pero para mí nunca pasó de una novela, y pensar que mi primo cuando me la recomendó pensó que era producto de un estudio científico.
    Bah, menudas locuras y lo peor es que esto es la prueba de que muchas personas no han abandonado el pensamiento mágico y/o lo han recuperado en forma de filosofías/religiones nuevoereras.

Los comentarios están cerrados.