Adivinos

La grafología, Europa Press y ’20 Minutos’: presentando como ciencia una arte adivinatoria

Mezcla mentiras con verdades y las primeras saldrán ganando. Es algo que ya explotaron Louis Pauwels y Jacques Bergier en la revista Planète, donde en los años 60 mezclaban ciencia y ciencia fición con pseudociencia en beneficio de esta última, y que en la actualidad rentabilizan Iker Jiménez, en Cuatro y la Cadena SER, y Bruno Cardeñosa, en Onda Cero, con la complicidad de científicos y divulgadores poco escrupulosos. Así consiguen los promotores poner al mismo nivel ante su público el conocimiento científico que la última posesión demoniaca o secuestro extraterrestre.

Reportaje sobre la grafología publicado bajo el epígrafe de 'ciencia' en '20 Minutos'.Un ejemplo de esa práctica, habitual en el mal llamado periodismo del misterio, lo dio el viernes la agencia Europa Press en un reportaje titulado “Enséñame cómo escribes y te diré cómo eres”, dedicado a la grafología. El autor presenta esa práctica como “el estudio del carácter y psicología de una persona a través de los rasgos de su escritura, lo que incluye su letra. Hay una serie de parámetros generales que se desprenden de esta ciencia y que sirven para conocer la personalidad de una persona más a fondo”. Según 20 Minutos, que ha publicado el reportaje bajo el epígrafe de ciencia, la grafología “revela el carácter y la psicología de una persona y tiene múltiples usos: selección de personal, justicia…”; “el tamaño de la letra, la existencia de márgenes, la direcciónde las líneas, la curvatura de las letras o el orden y la limpieza revelan rasgos de la personalidad”; y “la firma también es muy reveladora: poner o no los apellidos, cerrar con un círculo la firma o poner punto final dicen mucho del autor”.

El segundo párrafo de la nota merece un lugar de honor en los anales del periodismo gilipollas. Dice:

“La grafología es muy práctica ya que se usa con frecuencia en el ámbito laboral y tiene múltiples usos: se utiliza para la selección de personal, ya que ayuda a conocer las aptitudes y posibilidades de cada sujeto para un puesto de trabajo; se usa también para llegar a determinar la mano autora de firmas presuntamente falsificadas o anónimas; y sirve incluso para conocer rasgos de personajes históricos. De hecho, esta técnica, está reconocida en los tribunales de justicia para su uso”.

Cualquiera que, sin saber más, lea ese párrafo concluirá que la grafología es una ciencia porque, si no, no se usaría en la selección de personal y para autentificar firmas. De hecho, todos hemos visto anuncios de empleo en los que se pide al currículo a mano y noticias en las que expertos se pronuncian sobre la autenticidad de una firma achacada a alguien. Pero es que ese párrafo es un revoltijo al estilo de Planète, Cuarto milenio y La rosa de los vientos. Mezcla pseudociencia y ciencia -grafología y peritaje caligráfico- a mayor gloria de la primera. Porque la grafología es una arte adivinatoria como la quiromancia, la lectura de los posos del café, el tarot, la astrología y otras.

La grafología es brujería

“La grafología es simplemente una rama de un grupo de prácticas pseudocientíficas conocidas como lectura de carácter. En varias épocas, los lectores de carácter han asumido que pueden abrir una ventana hacia nuestra arquitectura psicológica al interpretar los rasgos del rostro (fisiognomía), los pliegues en la mano (quiromancia), las protuberancias de la cabeza (frenología), la forma del ombligo (onfalomancia), las arrugas de la frente (metoposcopia), las hojas de té (taseografía), la dirección de rayos de luz reflejados en las uñas de la mano (onicomancia) y, nuestro favorito, la apariencia de pastelillos de albahaca (critomancia)”, explican los psicólogos Scott O. Lilienfield, Steven Jay Lynn, John Ruscio y Barry Beyerstein en su libro 50 grandes mitos de la psicología popular (2010). Y añaden que debe su inmerecida fama a “la confusión de los grafólogos con los examinadores de documentos cuestionados”, es decir, con los peritos calígrafos, que son expertos en determinar falsificaciones y autorías de documentos mediante el análisis de la caligrafía -cuando hablamos de manuscritos y firmas-, de las tintas, del papel… Un error en el que ha caído Europa Press.

En el segundo párrafo de la nota la agencia, se presentan la interpretación de la personalidad a través de la escritura y el peritaje caligráfico como variantes de una misma práctica. Un disparate. Sería como decir que la astrología y la astronomía son dos caras de una misma ciencia. O que lo son la alquimia y la química, la ufología y las astrobiología, la parapsicología y la psicología… No existe nada parecido a una interpretación científica de la personalidad por la escritura. Si hay empresas que usan la grafología en los procesos de selección de personal -que las hay-, igual es hora de empezar a denunciar esta práctica públicamente, ¿no creen? Porque es tan discriminatoria como elegirlos según el horóscopo, las líneas de la mano, la forma del cráneo o el color de pelo.

El resto de la nota Europa Press habla de lo que, según los grafólogos, dice nuestra letra de nosotros. Una bobada tras otra con el mismo fundamento que una lectura de las líneas de la mano. Los estudios controlados han demostrado que, si no cuentan con más información que la letra impresa, los grafólogos no aciertan sobre el autor de un texto más que los legos. Es decir, lo obvio. Cuando retratan a un personaje histórico por su escritura, los grafólogos dicen lo que ya todo el mundo sabe, sólo que lo disfrazan argumentando cosas como que las efes de Franco, Hitler, Mussolini, Pinochet y Stalin revelan su crueldad, y otras tonterías por el estilo. Y también hay grafólogos, como César Vidal -sí, también dice que es grafólogo-, que usan la interpretación de la escritura para insultar al enemigo político y decir de él -en este caso de José Luis Rodríguez Zapatero- que demuestra que es un “acomplejado”, un “torpe para relacionar ideas”, un “autoritario”, un “materialista descarnado”, un “receloso -e incluso envidioso- de la gente de talla”…

¿Qué ha pasado con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines? Ningún adivino lo sabe

Bola de cristal.Se anuncian en los periódicos. Salen en la tele. Cobran por adivinar el futuro a través del teléfono. Alardean de que les consultan empresarios y gobernantes. Sin embargo, a la hora de la verdad, cuando sus dones -de existir- harían un servicio a la Humanidad, callan. Ningún vidente previó el 11-S ni el 11-M; ninguno dio la alerta del terremoto del Índico de diciembre de 2004 ni del de Japón de marzo de 2012. Sus presuntos superpoderes sólo sirven decirle al cliente lo obvio, lo que le diría cualquiera a partir de la información que da sin darse cuenta  el propio interesado, pero resultan inútiles cuando lo que está en juego son vidas humanas.

Aún así, mucha gente cree en los videntes, algunos medios de comunicación y periodistas les arropan, y los poderes públicos miran para otro lado. Si vendes leche aguada, puedes tener merecidos problemas con la Justicia. Si te ganas la vida adivinando el futuro o librando a ingenuos de maldiciones inexistentes, no te pasará nada. Podrás vaciar los bolsillos a los incautos con impunidad. No tendrás que demostrar que eres capaz de hacer los prodigios por los que cobras, bastará con que simules hacerlos, y nunca tendrás problemas legales.

¿Qué ha pasado con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desaparecido el 7 de marzo y con sus 239 ocupantes? Ningún adivino lo sabe porque no existen los adivinos. Sólo hay estafadores con bolas de cristal, cartas astrales, tarots y otros cachivaches con los que escenificar su teatro del engaño. Timadores ante los que la Justicia hace la vista gorda.

Famosa vidente estadounidense muere once años antes de lo que ella había predicho

Anuncio del crucero por el Caribe con Sylvia Browne al que la vidente ya no acudirá.La vida Sylvia Browne fue una sucesión de predicciones erróneas. La última vez que quedaron en evidencia sus inexistentes poderes fue ayer, cuando murió en un hospital de San José, California (Estados Unidos). Tenía 77 años y ella había predicho en 2003,  en una entrevista en televisión con Larry King,  que iba a vivir hasta los 88. De hecho, iba a ser la anfitriona de un crucero psíquico por el Caribe en marzo de 2014. “Me encanta ir de crucero con mis fans porque el tiempo que pasamos juntos es aún más íntimo y exclusivo que en mis actuaciones teatrales”, decía en la página web del viaje. Un fallo más en una larga y provechosa carrera dedicada a engañar a los más ingenuos, a veces con fatales consecuencias.

En 2004, Browne anunció en un programa de la televisión que Amanda Berry, una de las jóvenes rescatadas sanas y salvas en mayo pasado  en Ohio después de diez años de cautiverio, había muerto. “No está viva, cariño”, le soltó a Louwana Miller, madre de la entonces niña desaparecida, en The Montel Williams Show, programa de la CBS del cual la adivina era colaboradora. La abatida madre falleció en 2006 a causa de un fallo cardiaco y, según MSN News, su familia dijo entonces que la revelación de la vidente había hecho que muriera con “el corazón roto”.

La fallecida médium alardeaba de acertar “entre el 87% y el 90%” de las veces. Sin embargo, Ryan Shaffer y Agatha Jadwiszczok se tomaron en 2010 la molestia de revisar 115 casos criminales sobre los que Browne había hecho predicciones y descubrieron que no había acertado ni una. Las pruebas en contra de la afirmación de la adivina de que ayudaba a la Policía y a familiares de las víctimas resultaban tan “devastadoras” que los autores no podían entender “cómo alguien con un historial tan triste encabeza constantemente las listas de libros más vendidos”. A su éxito como escritora, Browne sumó una rentable carrera en la televisión -fue colaboradora en Larry King Live y The Montel Williams Show– y la radio, además de espectáculos teatrales similares a los de Anne Germain.

Creyente en la reencarnación y en que podía ver tanto vidas pasadas de sus clientes como el futuro, fue condenada en 1992 a un año de libertad vigilada y 200 horas de trabajo comunitario por fraude en inversiones. Anunció en su día que Brad Pitt y Jennifer Aniston tendrían un hijo, que Bill Clinton había sido calumniado en el caso Lewinsky y que Michael Jackson sería declarado culpable en un juicio por abuso sexual a un menor. Un error tras otro. Aceptó en 2001 el reto de La Fundación Educativa James Randi (JREF), que premia con un millón de dólares a quien demuestre tener poderes paranormales, pero nunca encontró tiempo para la prueba. El 16 de mayo de 2003,  Larry King le preguntó en la CNN: “¿Sabes cuándo vas a morir?”. “Sí, a los 88 años”, respondió ella. Se confundió por once años.

Un cómico usa las redes sociales para obtener datos personales de gente y hacerse pasar por vidente

El cómico estadounidense Jack Vale ha usado Twitter e Instagram para obtener información personal de gente que no conoce, localizarla por la calle en el condado de Orange (California, Estados Unidos) y asombrarla con sus poderes de videncia. En el vídeo que ha publicado en YouTube y pueden ver aquí, llama en un restaurante a una chica por su nombre, Jessica, y ésta le responde: “¿Cómo sabes mi nombre?”. Para a otra, Stephanie, por la calle para felicitarle el cumpleaños, y la joven y su amiga se asustan. Le dice a un muchacho sentado en una terraza que su madre se llama Blanca…  “Quería demostrar lo fácil que es conseguir información personal de extraños”, explica el cómico. Elegía a sus víctimas entre quienes tenían activados los servicios de geolocalización en las redes sociales y se encontraban cerca de donde él estaba. Luego, su desparpajo y la cámara oculta hacían el resto.

El año pasado, la agencia de comunicación Duval Guillaume Modem contrató a un actor para que se hiciera pasar por adivino en una campaña publicitaria de la Federación Belga del Sector Financiero (Febelfin), la patronal bancaria del país. El vidente Dave sorprendió a los viandantes que entraban en su carpa callejera en Bruselas, contándoles cosas muy personales que, en realidad, le chivaba un grupo de personas que navegaba por Internet y extraía de la Red información sobre cada víctima. Ya saben: tengan cuidado con lo que cuentan por ahí; puede volverse contra ustedes.

Vidente neoyorquina condenada a entre 5 y 15 años de cárcel por estafar 138.000 dólares a dos clientes

La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell.La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell pasará entre 5 y 15 años en la cárcel por haber estafado 138.000 dólares, entre 2007 y 2009, a dos clientas a quienes había prometido solucionar sus problemas mediante la oración y conjuros. El fiscal del distrito había solicitado para la mujer una pena de entre 3 y 9 años de prisión, pero el juez Gregory Carro, del Tribunal Supremo del Condado de Nueva York, ha elevado la condena al considerar que la adivina se aprovechaba de personas que estaban pasando momentos difíciles para “estafarles miles y miles de dólares”. Además, deberá la condenada devolver a sus víctimas el dinero robado.

Cuando ocurrieron los hechos, Mitchell trabajaba como vidente en Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York),  cuyos precios actuales -la foto adjunta la tomé en septiembre- oscilan entre los 20 dólares de la lectura de manos y los 100 de la carta astral. La condenada iba, no obstante, mucho más allá y llegaba a cobrar miles de dólares a sus clientes más desesperadas.

Es lo que les pasó a Debra Saalfield y Lee Chong. A la primera, bailarina de salón de competición que había perdido el trabajo y a su novio el mismo día, le dijo que su desgracia se debía a que en una vida pasada había sido una princesa egipcia y había desarrollado un excesivo apego al dinero; para corregir ese defecto, tenía que darle 27.000 dólares que ella le guardaría temporalmente. “En ese momento, me sentí como en una emergencia, porque me encontraba muy inestable”, reconoció Saalfield ante el tribunal. A la segunda, ejecutiva de negocios, Mitchell le sacó 128.000 dólares a lo largo de dos años para liberarla de la energía negativa y ayudarla con un amor no correspondido. Aunque Saalfield recuperó 9.500 dólares cuando empezó a sospechar del fraude y exigió a la adivina que le devolviera su dinero, Chong se quedó sin nada a pesar de que la bruja le había prometido que se lo reintegraría todo si su magia no cambiaba su vida.

Entrada a Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York). Foto: L.A. Gámez.El abogado defensor de la ya condenada, William Aronwald, argumentó durante la vista que su cliente había prestado a las demandantes los servicios por los que habían pagado. “Vinieron a ella en busca de ayuda, y ella les dijo que iba a rezar por ellas y a realizar ciertos rituales para tratar de deshacerse de la negatividad que sentía a su alrededor”. Pero el fiscal adjunto de distrito James Bergamo dijo que la clave no era lo que creyeran o dejaran de creer las víctimas ni los servicios que habían contratado, sino que la bruja elegía a personas vulnerables para apropiarse de su dinero y, en los casos de Debra Saalfield y Lee Chong, les había prometido devolverles su dinero y no lo hizo cuando llegó el momento. “Los hechos gritan fraude”, dictaminó el fiscal. Ésa fue también la opinión del jurado, que el 11 de octubre encontró a la acusada culpable de diez cargos de gran hurto y uno de plan para defraudar. Y ha sido la del juez, quien ha impuesto a la vidente una pena mayor que la que pedía el fiscal. El abogado defensor ha dicho que recurrirá la sentencia.