Adivinos

¿Qué ha pasado con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines? Ningún adivino lo sabe

Bola de cristal.Se anuncian en los periódicos. Salen en la tele. Cobran por adivinar el futuro a través del teléfono. Alardean de que les consultan empresarios y gobernantes. Sin embargo, a la hora de la verdad, cuando sus dones -de existir- harían un servicio a la Humanidad, callan. Ningún vidente previó el 11-S ni el 11-M; ninguno dio la alerta del terremoto del Índico de diciembre de 2004 ni del de Japón de marzo de 2012. Sus presuntos superpoderes sólo sirven decirle al cliente lo obvio, lo que le diría cualquiera a partir de la información que da sin darse cuenta  el propio interesado, pero resultan inútiles cuando lo que está en juego son vidas humanas.

Aún así, mucha gente cree en los videntes, algunos medios de comunicación y periodistas les arropan, y los poderes públicos miran para otro lado. Si vendes leche aguada, puedes tener merecidos problemas con la Justicia. Si te ganas la vida adivinando el futuro o librando a ingenuos de maldiciones inexistentes, no te pasará nada. Podrás vaciar los bolsillos a los incautos con impunidad. No tendrás que demostrar que eres capaz de hacer los prodigios por los que cobras, bastará con que simules hacerlos, y nunca tendrás problemas legales.

¿Qué ha pasado con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desaparecido el 7 de marzo y con sus 239 ocupantes? Ningún adivino lo sabe porque no existen los adivinos. Sólo hay estafadores con bolas de cristal, cartas astrales, tarots y otros cachivaches con los que escenificar su teatro del engaño. Timadores ante los que la Justicia hace la vista gorda.

Famosa vidente estadounidense muere once años antes de lo que ella había predicho

Anuncio del crucero por el Caribe con Sylvia Browne al que la vidente ya no acudirá.La vida Sylvia Browne fue una sucesión de predicciones erróneas. La última vez que quedaron en evidencia sus inexistentes poderes fue ayer, cuando murió en un hospital de San José, California (Estados Unidos). Tenía 77 años y ella había predicho en 2003,  en una entrevista en televisión con Larry King,  que iba a vivir hasta los 88. De hecho, iba a ser la anfitriona de un crucero psíquico por el Caribe en marzo de 2014. “Me encanta ir de crucero con mis fans porque el tiempo que pasamos juntos es aún más íntimo y exclusivo que en mis actuaciones teatrales”, decía en la página web del viaje. Un fallo más en una larga y provechosa carrera dedicada a engañar a los más ingenuos, a veces con fatales consecuencias.

En 2004, Browne anunció en un programa de la televisión que Amanda Berry, una de las jóvenes rescatadas sanas y salvas en mayo pasado  en Ohio después de diez años de cautiverio, había muerto. “No está viva, cariño”, le soltó a Louwana Miller, madre de la entonces niña desaparecida, en The Montel Williams Show, programa de la CBS del cual la adivina era colaboradora. La abatida madre falleció en 2006 a causa de un fallo cardiaco y, según MSN News, su familia dijo entonces que la revelación de la vidente había hecho que muriera con “el corazón roto”.

La fallecida médium alardeaba de acertar “entre el 87% y el 90%” de las veces. Sin embargo, Ryan Shaffer y Agatha Jadwiszczok se tomaron en 2010 la molestia de revisar 115 casos criminales sobre los que Browne había hecho predicciones y descubrieron que no había acertado ni una. Las pruebas en contra de la afirmación de la adivina de que ayudaba a la Policía y a familiares de las víctimas resultaban tan “devastadoras” que los autores no podían entender “cómo alguien con un historial tan triste encabeza constantemente las listas de libros más vendidos”. A su éxito como escritora, Browne sumó una rentable carrera en la televisión -fue colaboradora en Larry King Live y The Montel Williams Show– y la radio, además de espectáculos teatrales similares a los de Anne Germain.

Creyente en la reencarnación y en que podía ver tanto vidas pasadas de sus clientes como el futuro, fue condenada en 1992 a un año de libertad vigilada y 200 horas de trabajo comunitario por fraude en inversiones. Anunció en su día que Brad Pitt y Jennifer Aniston tendrían un hijo, que Bill Clinton había sido calumniado en el caso Lewinsky y que Michael Jackson sería declarado culpable en un juicio por abuso sexual a un menor. Un error tras otro. Aceptó en 2001 el reto de La Fundación Educativa James Randi (JREF), que premia con un millón de dólares a quien demuestre tener poderes paranormales, pero nunca encontró tiempo para la prueba. El 16 de mayo de 2003,  Larry King le preguntó en la CNN: “¿Sabes cuándo vas a morir?”. “Sí, a los 88 años”, respondió ella. Se confundió por once años.

Un cómico usa las redes sociales para obtener datos personales de gente y hacerse pasar por vidente

El cómico estadounidense Jack Vale ha usado Twitter e Instagram para obtener información personal de gente que no conoce, localizarla por la calle en el condado de Orange (California, Estados Unidos) y asombrarla con sus poderes de videncia. En el vídeo que ha publicado en YouTube y pueden ver aquí, llama en un restaurante a una chica por su nombre, Jessica, y ésta le responde: “¿Cómo sabes mi nombre?”. Para a otra, Stephanie, por la calle para felicitarle el cumpleaños, y la joven y su amiga se asustan. Le dice a un muchacho sentado en una terraza que su madre se llama Blanca…  “Quería demostrar lo fácil que es conseguir información personal de extraños”, explica el cómico. Elegía a sus víctimas entre quienes tenían activados los servicios de geolocalización en las redes sociales y se encontraban cerca de donde él estaba. Luego, su desparpajo y la cámara oculta hacían el resto.

El año pasado, la agencia de comunicación Duval Guillaume Modem contrató a un actor para que se hiciera pasar por adivino en una campaña publicitaria de la Federación Belga del Sector Financiero (Febelfin), la patronal bancaria del país. El vidente Dave sorprendió a los viandantes que entraban en su carpa callejera en Bruselas, contándoles cosas muy personales que, en realidad, le chivaba un grupo de personas que navegaba por Internet y extraía de la Red información sobre cada víctima. Ya saben: tengan cuidado con lo que cuentan por ahí; puede volverse contra ustedes.

Vidente neoyorquina condenada a entre 5 y 15 años de cárcel por estafar 138.000 dólares a dos clientes

La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell.La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell pasará entre 5 y 15 años en la cárcel por haber estafado 138.000 dólares, entre 2007 y 2009, a dos clientas a quienes había prometido solucionar sus problemas mediante la oración y conjuros. El fiscal del distrito había solicitado para la mujer una pena de entre 3 y 9 años de prisión, pero el juez Gregory Carro, del Tribunal Supremo del Condado de Nueva York, ha elevado la condena al considerar que la adivina se aprovechaba de personas que estaban pasando momentos difíciles para “estafarles miles y miles de dólares”. Además, deberá la condenada devolver a sus víctimas el dinero robado.

Cuando ocurrieron los hechos, Mitchell trabajaba como vidente en Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York),  cuyos precios actuales -la foto adjunta la tomé en septiembre- oscilan entre los 20 dólares de la lectura de manos y los 100 de la carta astral. La condenada iba, no obstante, mucho más allá y llegaba a cobrar miles de dólares a sus clientes más desesperadas.

Es lo que les pasó a Debra Saalfield y Lee Chong. A la primera, bailarina de salón de competición que había perdido el trabajo y a su novio el mismo día, le dijo que su desgracia se debía a que en una vida pasada había sido una princesa egipcia y había desarrollado un excesivo apego al dinero; para corregir ese defecto, tenía que darle 27.000 dólares que ella le guardaría temporalmente. “En ese momento, me sentí como en una emergencia, porque me encontraba muy inestable”, reconoció Saalfield ante el tribunal. A la segunda, ejecutiva de negocios, Mitchell le sacó 128.000 dólares a lo largo de dos años para liberarla de la energía negativa y ayudarla con un amor no correspondido. Aunque Saalfield recuperó 9.500 dólares cuando empezó a sospechar del fraude y exigió a la adivina que le devolviera su dinero, Chong se quedó sin nada a pesar de que la bruja le había prometido que se lo reintegraría todo si su magia no cambiaba su vida.

Entrada a Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York). Foto: L.A. Gámez.El abogado defensor de la ya condenada, William Aronwald, argumentó durante la vista que su cliente había prestado a las demandantes los servicios por los que habían pagado. “Vinieron a ella en busca de ayuda, y ella les dijo que iba a rezar por ellas y a realizar ciertos rituales para tratar de deshacerse de la negatividad que sentía a su alrededor”. Pero el fiscal adjunto de distrito James Bergamo dijo que la clave no era lo que creyeran o dejaran de creer las víctimas ni los servicios que habían contratado, sino que la bruja elegía a personas vulnerables para apropiarse de su dinero y, en los casos de Debra Saalfield y Lee Chong, les había prometido devolverles su dinero y no lo hizo cuando llegó el momento. “Los hechos gritan fraude”, dictaminó el fiscal. Ésa fue también la opinión del jurado, que el 11 de octubre encontró a la acusada culpable de diez cargos de gran hurto y uno de plan para defraudar. Y ha sido la del juez, quien ha impuesto a la vidente una pena mayor que la que pedía el fiscal. El abogado defensor ha dicho que recurrirá la sentencia.

Enrique de Vicente achaca el accidente de tren de Santiago a un “incremento de la radiación cósmica”

El accidente de tren de Santiago de Compostela del 24 de julio, en el que murieron 79 personas, tuvo como última causa “el incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra”, según Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero y habitual de Cuarto Milenio. En una entrevista publicada en Deia el domingo, de la que me ha alertado mi compañero Robert Basic, el ufólogo madrileño dice que la radiación cósmica “altera el comportamiento de la gente” y ésa es, en su opinión, la explicación a “la veintena de accidentes graves que hubo en los días previos y posteriores, choques de trenes en Canadá y Suiza, accidente de autobús en Italia, incluso incendios como el de Andratx…”. ¡Impresionante!

Entrevista a Enrique de Vicente en la última página del diario 'Deia'.Al día siguiente de la tragedia, intuí que pronto saldrían a la palestra los caraduras de siempre a pescar en río revuelto. El primero fue el adivino colombiano Omar Hejeile, quien inmeditamente se apuntó en YouTube un acierto al haber anunciado en su programa de Radio Kronos, el 8 de julio, que “tendremos un accidente de metro o trenes, pero más parece una explosión. Algo así. Eso está desde hace días flotando en el oráculo”. No dijo nada más y, cuando más de dos semanas después ocurrió el accidente del Alvia, incluyó en el vídeo la siguiente advertencia: “En el minuto 0:44 de este vídeo, se predice un accidente de tren. El día 24 de julio un tren descarrila en España (este vídeo fue subido el 8 de julio de 2013″. Hejeile es el típico charlatán que suelta vaguedades y luego va buscando noticias a las que poder adaptar sus predicciones.

Lo que yo no esperaba es que los vendedores de misterios nacionales empezaran tan pronto a decir tonterías. Más que nada, por respeto a las víctimas. Claro que si fueron capaces de hacerlo con el 11-S y el 11-M, de grabar psicofonías en un campo de exterminio nazi y de presentar a un pobre joven atropellado por el tren como un viajero del tiempo… La parte de la conversación entre la periodista Concha Lago y De Vicente en Deia  sobre el accidente de Santiago discurre como sigue:

-Habla de cambios cósmicos.

-Sí, me refiero a algunos que ya han planteado científicos como el ruso Alexey Dmitriev. Ellos dicen que el Sistema Solar está entrando en una zona cósmica de altas perturbaciones. Uno de los muchos ejemplos es la cantidad de bólidos celestes que están siendo observados.

-¿Algunos accidentes, como el de tren en Santiago, también se inscriben en este contexto?

-Sí. De hecho, el maquinista confesó que había sido un déficit de atención y, si uno analiza la veintena de accidentes graves que hubo en los días previos y posteriores, choques de trenes en Canadá y Suiza, accidente de autobús en Italia, incluso incendios como el de Andratx… vemos que algunos de sus responsables son personas que actúan de forma inconsciente. La pregunta es ¿tiene alguna explicación que haya tanta gente que se distraiga?

-Contéstese a usted mismo.

-Pues creo que está ocurriendo algo que altera el comportamiento de la gente y que tiene que ver con el incremento de radiación cósmica que llega a la Tierra y que provoca grandes alteraciones y perturbaciones en el Sol.

-¿Hay evidencias científicas?

-Sí, el más de un centenar de estudios que existen sobre los efectos que tienen las tormentas solares. Se ha comprobado que tienen efectos sobre las Bolsas y sobre las crisis económicas porque provoca más nerviosismo y más estrés.

¿Se ha registrado en los últimos años un incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra? “Sí, pero con matices -indica el astrofísico José R. Sánchez-Gallego, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Kentucky-. En los últimos años ha habido un incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra, y al interior del Sistema Solar, pero no se cree que esto sea debido a un aumento de la radiación en sí, sino a un descenso en la actividad solar. La radiación cósmica es de origen externo. No está claro cómo se produce, pero se cree que la mayor parte de los mal llamados rayos cósmicos (porque en realidad no son radiación, sino partículas) son protones y núcleos ligeros acelerados a velocidades prácticamente de la luz durante explosiones de supernovas. Es probable que haya otras fuentes de rayos cósmicos, como núcleos activos de galaxias, en donde un disco de materia se forma alrededor de agujero negro supermasivo, alcanzando temperaturas y velocidades elevadísimas”.

“Completamente ridículo”

Enrique de Vicente. Foto: Marcos Vega.“La actividad solar -continúa el investigador- afecta a la cantidad de rayos cósmicos que llegan al Sistema Solar. Esto es así porque, dado que las partículas que forman los rayos cósmicos no son neutras, se ven afectadas y desviadas por el campo magnético del Sol. En épocas como la actual, en que el Sol se encuentra en una fase de baja actividad, este campo magnético es fuerte, y se ha visto un aumento en la cantidad de rayos cósmicos fuera de la atmósfera. Hay que tener en cuenta que la actividad solar está creciendo (los ciclos duran aproximadamente 11 años y el mínimo anterior ocurrió en 2009), por lo que es probable que ya se haya registrado alguna disminución de la cantidad de rayos cósmicos fuera de la atmósfera”. Es decir, cuando el Sol está tranquilo nos llega más radiación cósmica, que procede de fuera del Sistema Solar, y cuando está más activo, menos. Y, además, el campo magnético y la atmósfera terrestres, de los cuales De Vicente se olvida, nos protegen de ella. “Por eso, muy pocos rayos cosmicos llegan a la superficie, y los que lo hacen es con energías relativamente bajas. Mientras que la radiación cósmica es un factor importante para los astronautas, es irrelevante para los que estamos en la superficie; al menos, comparada con otros tipos de radiación solar”.

Afirmar, como hace el ufólogo, que los rayos cósmicos provocan “grandes alteraciones y perturbaciones en el Sol” es “completamente ridículo”, sentencia Sánchez-Gallego. “La cantidad de rayos cósmicos que llega al Sol es mucho más reducida que la que llega a la Tierra, ya que su campo magnético y su tamaño es mucho mayor. Que yo sepa, no hay ninguna teoría que vincule la radiación cósmica con la actividad solar (al menos, para los niveles comparativamente bajos de radiación cósmica que recibimos) ni observaciones al respecto”. Y también “es ridículo” hablar de una relación entre la radiación cósmica y alteraciones en el comportamiento humano. De Vicente asegura que hay “más de un centenar de estudios” sobre los efectos de las tormentas solares, pero es que éstas no tienen nada que ver con lo que él dice: son algo diferente a la radiación cósmica y no hay ninguna investigación que haya comprobado que las tormentas solares tengan algún efecto sobre las Bolsas y  las crisis económicas porque provoquen “más nerviosismo y más estrés”. Es pura fantasía nuevaerista.

Además, la vinculación de los bólidos con “una zona cósmica de altas perturbaciones” es “un disparate absoluto”, añade el experto, y su presunto aumento, una falsedad. “No ha habido ningún incremento en el número de bólidos, más allá de las habituales lluvias de meteoros. Los bólidos no son más que meteoros muy brillantes y, como todos éstos, están producidos por partículas de polvo -para un bólido, quizá del tamaño de un grano de arena de playa- que se queman en la atmósfera a muy altas temperaturas. Su origen es, fundamentalmente, material expulsado por cometas cuando se acercan al Sol y se derriten”.

El director de Año Cero hace en esta entrevista lo que lleva haciendo desde que tengo uso de razón: da por buenas todas las locuras, mezcla cosas sin ton ni son, se agarra a afirmaciones de los científicos y pseudocientíficos más extravagantes, y presenta las especulaciones más disparatadas como si fueran estudios serios. Dice en Deia que “Francisco será el último papa” porque se traga las falsas profecías de san Malaquías, y añade que “hay realidades alternativas”, que “en Roswell cayó algo extraterrestre”, que sobre el 11-S “no se ha dicho la verdad” y se dinamitó uno de los edificios, y que “la Tierra está sometida a un profundo proceso de transformación”. ¿Sorprendente? Sí, pero en su línea. No en vano, sostiene que nuestro planeta “podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica”; que a John F. Kennedy se lo cargó el Gobierno estadounidense en la sombra; y que, en los altos niveles de los grupos que en realidad gobiernan el mundo, hay alienígenas y “otros tipos de criaturas incomprensibles, ultradimensionales”.

Enrique de Vicente es el mismo que en 2010 decía que dos círculos del cereal aparecidos en Reino Unido contenían en clave una cuenta atrás para la apertura de puertas dimensionales antes de 2012…