El presidente de la OMC dice que la homeopatía es un proceso “ilusorio y engañoso” sin base científica

Juan José Rodríguez Sendín. Foto: OMC.El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, considera que la homeopatía es un proceso “ilusorio y engañoso” que no cuenta con “ningún tipo de evidencia científica” a su favor y pertenece “al mundo de las creencias”, según informa Europa Press. “No sólo es el máster de la Universidad de Barcelona [suspendido la semana pasada],  sino que también hay otros e, incluso, secciones de homeopatía dentro de los propios colegios de médicos. Se trata de ir convenciéndolos de que no tiene ningún sentido tener una estrategia que es engañosa y que no tiene ninguna evidencia científica”, ha añadido.

Rodríguez Sendín asegura que no se puede sancionar a los médicos que practican la homeopatía porque la ley la permite, y ha indicado que es necesario ir convenciendo a esos médicos homéopatas “con absoluto respeto”, puesto que están convencidos de que esa pseudoterapia “funciona”. Además, ha mostrado su satisfacción porque España no haya desarrollado la directiva europea que regula el uso de la homeopatía, ya que, en su opinión, esta normativa es un “disparate” porque sólo está “movida” por intereses económicos.

Es de agradecer que el presidente de la organización que regula la práctica médica en España se desmarque de la ambigüedad que hasta ahora ha caracterizado a los máximos responsables de la profesión. Sólo falta que todos los colegios de médicos eliminen sus correspondientes secciones de homeopatía; la UNED, la Universidad Camilo José Cela y la Universidad Católica de Murcia, entre otras, supriman sus cursos sobre esta práctica; y la OMC haga cumplir su código deontológico, que establece, en su artículo 26, que “el médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente” y que “no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida”.