Muere John A. Keel, el padre del hombre polilla

EL PADRE DE LA CRIATURA. John A. Keel, el reportero de lo paranormal que hizo famoso al hombre polilla. Foto: AP.

El escritor John A. Keel, creador del hombre polilla, falleció el viernes, a los 79 años, en el hospital Monte Sinaí de Nueva York. Vivía desde hace meses en una residencia próxima a su apartamento de Manhattan, según contaba ayer el criptozoólogo Loren Coleman, uno de sus amigos. Con la muerte de Keel, desaparece uno de los grandes autores de lo paranormal, un hombre que se movió en la frontera de la credulidad y el escepticismo.

“En posteriores desventuras [a las andanzas en Point Pleasant detrás del hombre polilla] tuve experiencias con numerosas fuerzas demoníacas y, aun en mi ignorancia, soy muy consciente de que nuestro planeta entero está ocupado por cosas que sólo vemos por casualidad y que parecen capaces de alucinar nuestras mentes e incluso de controlar nuestros pequeños y débiles cerebros”, escribió en 2001 en un epílogo para la reedición de su clásico The mothman prophecies (1975). Parecía una firme declaración de credulidad, pero un párrafo después añadía: “Nosotros hemos embrujado este planeta; sus habitantes se limitan a combatir el aburrimiento llenando de monstruos nuestros mares y nuestros cielos”. Y antes había escrito que “el resultado final [de las búsquedas de monstruos como el hombre de las nieves, Nessie y el chupacabras] fueron millones de dólares tirados por el retrete, mientras cientos de malas películas y programas de televisión aún peores se producían en serie, al tiempo que se publicaban enormes montones de libros malísimos que aún se utilizan para apuntalar mesas en las comunidades más pobres”.

Dudo mucho de que el autor de ese epílogo se creyera al final de su vida la mayoría de las cosas que había escrito en sus libros. Más bien, pienso que John A. Keel jugaba a creérselo, a la ambigüedad como una manera de no mentir abiertamente, pero tampoco desentrañar el misterio. Para mí, el escritor que era aprovechaba el material en bruto que le proporcionaban los testigos de hechos aparentemente extraordinarios para recrear la realidad al gusto forteano; es decir, repleta de las anomalías que cautivaron en su día a Charles Fort. Supongo que alguna de las biografías que no tardarán en publicarse ahondará en las contradicciones que revela el epílogo de The mothman prophecies.

Paraufólogo

Nacido como Alva John Kiehle el 25 de marzo de 1930, John Keel comenzó su carrera literaria como guionista de radio y televisión. En su primer libro, Jadoo (1957), desmontó trucos de los faquires y santones indios como el de la cuerda trepadora, y persiguió al hombre de las nieves. Después de escribir una novela y artículos para la revista Flying Saucer Review, se volcó en lo paranormal. Escribió sobre ovnis y se convirtió en uno de los pioneros de la paraufología, que rechaza que los ovnis sean naves de otros mundos. “Abandoné la hipótesis extraterrestre en 1967 cuando mis propias investigaciones de campo desveló un sorprendente solapamiento entre los fenómenos psíquicos y los ovnis”, puede leerse en su entrada de las diferentes ediciones de The ufo encyclopedia, de Ronald D. Story.

En su opinión, “los objetos [se refiere a los platillos volantes] y apariciones no necesariamente se originan en otro planeta y puede que ni siquiera existan como construcciones permanentes de la materia. Es más probable que veamos lo que queremos ver e interpretemos esas visiones de acuerdo a nuestras creencias contemporáneas”. Los ovnis eran en su universo forteano una manifestación más de esas entidades que están en nuestro mundo sin estar en él y controlan nuestras mentes. otras manifestaciones serían las hadas, las apariciones religiosas, los milagros, los monstruos, las aeronaves misteriosas, los fenómenos psíquicos… Según su amigo Jerome Clark, era un radical del origen ultraterrestre de los platillos volantes, entendiendo como tal un fenómeno cambiante “procedente de otro orden de existencia”.

El hombre polilla le hizo famoso fuera del mundillo paranormal gracias a Mothman, la última profecía, película en la que su personalidad de Keel se desdoblaba en la del personaje de Richard Gere, que daba vida a un periodista, y la del de Alan Bates, un profesor de Física de apellido Leek -Keel, al revés- que estaba al tanto de las andanzas del monstruo de ojos rojos. John A. Keel sufrió un infarto en octubre de 2006 y su estado de salud le obligó en los últimos meses a vivir en una residencia de ancianos de Nueva York. “Si ve un monstruo de ojos rojos, normalmente significa que va a morir en seis meses”, advertía Keel hace siete años en el número 156 de la revista sobre fenómenos extraños Fortean Times.