El origen de la maldición de Ochate

El campanario en ruinas de Ochate, en el Condado de Treviño. Foto: Basotxerri.
El campanario en ruinas de Ochate, en el Condado de Treviño. Foto: Basotxerri.

Toda leyenda tiene un comienzo; pero pocas veces puede datarse este con precisión. Es lo que ocurre con la maldición de Ochate, el pueblo abandonado del Condado de Treviño (Burgos). Sabemos no solo cuándo nació, sino también dónde y quién fue su creador. No en vano, muchos asistimos al alumbramiento de este mito de la España paranormal, equiparable en el norte peninsular a las caras de Bélmez en el sur…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El cáncer, en ‘Hoy por hoy’

Toni Garrido, Eduardo López Collazo, director científico del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz (IdiPAZ), J.M. Mulet, Tom Kallene y yo hablamos el miércoles pasado del cáncer, en la vigesimoctava entrega de la temporada de mi colaboración en Hoy por hoy, en la Cadena SER.

A vueltas con la sábana santa

No hay año sin un nuevo hallazgo sobre el sudario de Turín, preferentemente publicado alrededor de la Semana Santa, cuando los cristianos conmemoran la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Es lógico. Ese lienzo es para muchos creyentes la prueba de que Jesucristo sobrevivió a su crucifixión. Ya lo decían los titulares de Prensa de finales de los años 70: “Cristo resucitó. Sensacionales descubrimientos de la NASA”. ¿Qué pintaba la NASA estudiando una reliquia? Nada. De hecho, la agencia espacial nunca hizo ningún análisis de la tela…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 456, mayo de 2019).

Así nos engañan los adivinos

El tarot, como la bola de cristal, es un Macguffin. No importa las cartas que salgan en una tirada; el adivino dirá lo que quiera. Foto: Daniel Albany.
El tarot es un Macguffin. No importa las cartas que salgan en una tirada; el adivino dirá lo que quiera. Foto: Daniel Albany.

“Disfruta de más facilidades para desarrollar su trabajo, sobre todo para expresar su creatividad y alentar buenos tratos”. Es lo que hace unos días pronosticaba la astróloga Guiomar Eillor a todos los escorpio. Es decir, más o menos a una duodécima parte de la Humanidad. Porque hay doce signos del Zodiaco que se reparten a partes iguales entre los doce meses del año. Así, los escorpio son los nacidos del 23 de octubre y al 21 de noviembre. Da igual el año y el lugar. Todos. Incluidos los desempleados –que ya me dirán cómo pueden expresar su creatividad en el puesto de trabajo–, los operarios de cadenas de montaje, los conductores de autobús, los recolectores de la fresa, los profesores de universidad, los… El mismo día, esa misma astróloga auguraba a los libra “semanas de un entendimiento más cariñoso con la pareja”. Vale, ¿y si no la tienen?…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).