Casi todo lo dijo antes Charles Fort

Una “cosa negra” que parecía “un cuervo de terroríficas dimensiones” se posó sobre la Luna el 27 de junio de 1912. Gigantes que visitaron nuestro planeta en el pasado levantaron Stonehenge. En 1829, al cortar en placas un bloque de mármol extraído de una cantera de Filadelfia, se descubrieron inscritas en su interior las letras i y u. En la medianoche del 24 de febrero de 1885, una “enorme bola de fuego” salió del mar en el Pacífico Norte y sobrevoló el buque Innerwich antes de sumergirse en el océano “con un ruido ensordecedor”. “Trozos de una sustancia que parecía carne de vaca” llovieron sobre Olympian Springs (Kentucky) el 3 de marzo de 1876…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 465, febrero de 2020).

George Adamski, el emisario de los hermanos del espacio

George Adamski, con un recorte de prensa sobre sus encuentros con los extraterrestres. 

Hubo un tiempo en que marcianos, saturnianos y venusianos caminaban entre nosotros. Fue en Los Ángeles a principios de los años 50 del siglo pasado. Y allí estaba para hablar con ellos un tipo que cocinaba hamburguesas en un restaurante en la carretera del observatorio astronómico de Palomar. Se llamaba George Adamski (1891-1965) y el 18 de febrero de 1953 se encontró en el angelino hotel Clark con dos hombres que decían venir de Marte y Saturno. Indistinguibles de un humano vulgar y corriente, le llevaron en coche hasta un platillo volante estacionado en el desierto de California, a bordo del que viajó a una nave nodriza que estaba en órbita terrestre…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El inocente juego de la güija

La pequeña Regan le muestra a su madre cómo funciona la güija, en ‘El exorcista’. 

Seguro que ha oído hablar de la güija o, como les gusta decir a los traficantes de misterios, el “mal llamado juego de la güija”. Es más, posiblemente hasta haya jugado con ella y se haya sorprendido con los movimientos del puntero entre las letras y los números del tablero. ¿Qué lo empuja? ¿Se comunica alguien con nosotros? ¿Jugar con la güija puede ser peligroso, como sostienen muchos expertos en lo paranormal? Si le pica la curiosidad, siga leyendo. Si prefiere confiar en el Más Allá, despliegue el tablero, ponga el dedo índice sobre el puntero, haga las preguntas y espere a que le respondan…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Triángulos volantes sobre Bélgica

Ovni triangular supuestamente fotografiado sobre Petit-Rechain en abril de 1990.

Miles de testigos y centenares de avistamientos. Desde finales de 1989 hasta mediados de 1991, Bélgica sufrió una invasión de triángulos voladores. Es lo que se conoce en el mundillo ufológico como la oleada de ovnis belga. Los objetos se veían de noche y en una ocasión dos F-16 despegaron a su caza. Sin éxito. La Sociedad Belga para el Estudio de los Fenómenos Espaciales (SOBEPS) registró durante dieciséis meses 450 casos que reunió en dos gruesos volúmenes. Al final, los triángulos volantes se fueron como habían venido, de repente, y 30 años después todavía no está claro lo que pasó. Es un caso abierto…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El caso del aristócrata madrileño que decía tener rayos X en los ojos

Undécimo marqués de Santacara, caballero de la Orden de Malta y director general de Cinematografía y Teatro de 1952 a 1955, Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio (Madrid, 1905-Bilbao, 1987) protagonizó en su juventud uno de los episodios más chuscos de la parapsicología española. Solo equiparable al tardofranquista de las caras de Bélmez, que todavía colea en el siglo XXI por la necesidad de hacer caja de los que Carl Sagan llamaba traficantes de misterios, pícaros cuyo éxito popular es inversamente proporcional al rigor con que se aproximan a los supuestos enigmas…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 464, enero de 2020).