La imparable propagación del conspiravirus

Ilustración: Christopher Dombres.

“Virólogos muy reputados aseguran que no es un virus que se haya escapado de un laboratorio, pero tampoco te aseguran lo contrario”, dijo el psiquiatra José Miguel Gaona en Cuarto milenio el 1 de marzo. El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se creó en un laboratorio chino con fines militares y se transmitió a humanos “accidentalmente”, aseguró Uri Geller en Instagram nueve días después. Y, según el periodista Daniel Felipe Arranz, “estamos ante un virus agresivísimo fabricado”, aunque dice que no sabe “con qué intenciones”. El psiquiatra que fue en 2010 a grabar psicofonías al campo de exterminio de Dachau para Iker Jiménez, el doblacucharas israelí, que se comprometió en su día a parar con sus superpoderes el Brexit y a encontrar el desaparecido vuelo 370 de Malaysia Airlines, y el colaborador de Distrito TV son sólo tres de los muchos emisores de bulos alrededor de la enfermedad Covid-19…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Descárgate gratis mi libro ‘El peligro de creer’

Vivimos tiempos complicados a consecuencia del nuevo coronavirus. Para controlar la infección, y no poner en peligro a nuestro mayores ni a los enfermos de otras patologías, debemos limitar al máximo nuestros movimientos hasta que las autoridades digan lo contrario. Y hay que pasar la cuarentena lo mejor posible. Por eso, José Antonio Menor, editor de Léeme Libros, y varios de sus autores hemos decidido regalaros lectura. No es mucho, pero, si te ayuda a sobrellevar el encierro, algo habremos conseguido. Así que aquí tienes gratis y en formato digital mi libro El peligro de creer y también Futbolistas de izquierdas, de Quique Peinado, y El poder es de las personas, de Pablo Herreros.

Prologado por Jose A. Pérez Ledo, El peligro de creer me llevó más de dos años de trabajo. Cuento en él cómo los médiums, los pseudoterapeutas y otros nos engañan, nos sacan el dinero y juegan contra nuestros sentimientos y salud. Hay médiums, parapsicólogos, zahorís, grafólogos, homeópatas, videntes, telepredicadores, quiroprácticos… y muchas víctimas de sus desmanes. Y también aparecen en escena grandes magos y hombres de ciencia. El peligro de creer está lleno de vueltas y revueltas, de saltos temporales, de conexiones que a primera vista pueden parecer extrañas, pero luego no lo son tanto. Hay en él muchas pequeñas grandes historias no porque las cuente yo, sino porque estaban ahí esperándome. 

Por favor, corre la voz de que ahora puedes descargarte gratis El peligro de creer. Feliz lectura y quédate en casa.

Uri Geller difunde el conspiravirus: dice que China creó el coronavirus como arma bacteriológica

No podía faltar. En cuanto hay una crisis, Uri Geller, siempre ávido de publicidad, sale a la palestra con una tontería de las suyas. Hace seis años, aseguró en Twitter que le habían pedido ayuda para que localizara mediante visión remota el Boeing 777 de Malaysia Airlines que desapareció el 8 de marzo de 2014 cuando volaba entre Kuala Lumpur y Pekín. Ahora, ha dicho en Instagram que ha escrito a científicos estadounidenses para advertirles de que, según “información interna”, el Covid-19 “fue creado y fabricado por el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de China”.

Geller, que se hizo famoso en los años 70 por doblar cucharas con trucos que hacía pasar por poderes sobrenaturales, afirma que, cuando el MSS, responsable de la contrainteligencia china, iba a entregar el virus a Irán como arma de guerra bacteriológica, éste “fue transmitido accidentalmente a un humano”. “Ésta es la verdadera historia de la pandemia”, sentencia el ilusionista, que añade que “todavía existe controversia entre los científicos estadounidenses, sobre si el virus procede de murciélagos, serpientes o se ha creado en laboratorio”. Acaba su delirante mensaje recomendando a la gente que se lave las manos, no salude a nadie con ellas y “evite reuniones grandes”, y animando a sus seguidores a que recen “para que desaparezca (el virus) y se encuentre una vacuna para destruirlo”.

Con la difusión del conspiravirus, Geller demuestra lo que es: un charlatán sin escrúpulos.

Cuando los pioneros de la radio escuchaban a los marcianos

“¿Tendrá Marconi éxito en su escucha de Marte?”, se preguntaba la prensa estadounidense en 1922.

“El cohete, la radio o la cámara de fotos. ¿Cuál será el primero en descubrir el secreto de Marte?”, se preguntaba el diario californiano Chico Record el 12 de octubre de 1921. Los astrobiólogos plantean hoy otro triplete de opciones para el hallazgo de vida extraterrestre: ¿la encontraremos bajo las arenas de Marte o los hielos de una luna como Europa, descubriremos su huella química en los espectros de las atmósferas de lejanos planetas extrasolares o recibiremos un mensaje de radio de ellos?, ¿qué pasará antes?…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El domingo que Fernando Jiménez del Oso anunció el fin del mundo en TVE

Fernando Jiménez del Oso dirigió dos programas en TVE, ‘Más Allá’ y ‘La puerta del misterio’.

Unos periodistas de una cadena de televisión británica que investigaban la fuga de cerebros en Reino Unido destaparon por accidente en 1977 una conspiración de alcance planetario. Es muy probable que usted no sepa nada de ella porque, aunque TVE emitió el reportaje resultado de esa investigación seis años más tarde, desde entonces ningún canal ha vuelto a programarlo. Y no porque no sea interesante. “Todo lo que en ese programa se dice merece ser escuchado con atención”, advertía con razón Fernando Jiménez del Oso al presentarlo en 1983 en la segunda cadena de la televisión pública, entonces conocida como el UHF… 

Sigue en el diario El Correo (suscripción).