Juan José Benítez

La noche que Armstrong y Aldrin exploraron en la Luna una base extraterrestre

Un presunto astronauta del ‘Apolo 11’ explora unas supuestas ruinas lunares en la serie documental ‘Planeta encantado’. Imagen: TVE.

Treinta y cinco años habían pasado desde que el hombre pisó la Luna cuando, en la madrugada del 12 de enero de 2004, TVE emitió por su primera cadena un perturbador y, hasta ese momento, desconocido documento sobre la hazaña. “Esta fue la verdad, la única y secreta verdad. Aquel 21 de julio de 1969, Armstrong y Aldrin se alejaron escasos metros del módulo, filmando esta increíble construcción. Esta película, de 14 minutos, jamás fue difundida por la NASA”, decía la voz en off de Juan José Benítez mientras en la pantalla un astronauta exploraba unos edificios en ruinas en el mar de la Tranquilidad. O, al menos, eso sostenía el texto sobreimpresionado, que también avisaba de que estábamos ante unas imágenes inéditas

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Encuentros en la tercera fase en Gallarta

Juan Sillero, en el puente de mando de un platillo volante. Ilustración: Colectivo Iván.Naves de otra galaxia aterrizaron repetidamente en Gallarta (Vizcaya) entre febrero y abril de 1977. Sus tripulantes venían a ayudarnos. La Tierra se estaba saliendo de su órbita e inclinando demasiado, le contaron a Juan Sillero, un ebanista de 50 años del barrio de La Florida. Los encuentros entre el hombre y los visitantes protagonizan el expediente ovni 770213 del Ejército del Aire, desclasificado en 1995 y que ahora puede consultarse en la Biblioteca Virtual del Ministerio de Defensa.

La Gaceta del Norte informaba el 24 de marzo de 1977 del hallazgo de “numerosas huellas de posibles aterrizajes de ovnis” en una escombrera de Gallarta. El ingeniero naval José Luis Lozón, director técnico de un astillero de Bilbao, aseguraba haber visto una nave de más de 20 metros de diámetro “cuando se elevaba a gran velocidad” desde el lugar. “Era como un hongo. Y tenía un tremendo brillo. Era similar al acero inoxidable”, le explicó a Juan José Benítez. El testigo no había escuchado ningún ruido según ascendía el ovni. “¿Qué tecnología pueden tener estos seres para alcanzar semejantes velocidades y en absoluto silencio?”, se preguntaba. El reportero destacaba que por las noches los vecinos de la zona eran “súbitamente despertados por unos intensos ruidos, tales como zumbidos”, procedentes de la escombrera.

Los aterrizajes

La primera noticia en la prensa sobre los ovnis de Gallarta.La información periodística llevó al Ejército del Aire a abrir un expediente con la numeración 770213, por el 13 de febrero de 1977, cuando Lozón había visto el objeto. Los militares descubrieron pronto que el avistamiento del ingeniero naval no era nada comparado con las vivencias de su suegro, Juan Sillero, que vivía cerca de la escombrera con su esposa y varios de sus ocho hijos. En su primera entrevista con el hombre, de más de dos horas, a los investigadores del Ejército del Aire les sorprendió el “tono fantástico de su relato”, que se interrumpía “muy a menudo, según él, porque ellos le impedían seguir hablando”. Su yerno les dijo que Sillero había sido una persona “completamente normal” hasta los encuentros con los alienígenas, pero que desde entonces dudaba de su salud mental.

El ebanista vio a los visitantes cinco veces. La primera, a mediados de febrero, dormía cuando sintió que una voz le llamaba por su nombre. Sus animales estaban agitados, salió de casa, ascendió por la loma hacia la escombrera, atravesó un bosquecillo, se asomó al borde del talud y, desde lo alto, vio cómo “un platillo estaba dando zumbidos y balanceándose, como buscando posición para aterrizar”. Cuando se posó, salieron de él dos seres altos enfundados en monos que dejaban al aire solo manos y cara. Estaba aterrorizado. Le dijeron que no temiera y, poco después, el ovni despegó a gran velocidad.

Recreación de uno de los avistamientos de Gallarta. Ilustración: Colectivo IvánLa noche del segundo aterrizaje, tras los mismos preliminares, los visitantes le invitan a subir a la nave. La luz “sale de las paredes”. En el puente de mando, hay enormes pantallas. El jefe le explica telepáticamente que vienen de otra galaxia y quieren ayudarnos porque la Tierra “se estaba saliendo de su órbita y se estaba inclinando demasiado”. A Sillero le llama la atención una tripulante. “¡Qué tía más buena! ¡Qué pechos tiene!”, piensa. Los visitantes se van rápidamente después de decir que les han detectado y se acercan aviones militares. En el tercer encuentro, el ovni es más grande. Ve con el jefe cómo desciende una tanquetilla de exploración. A los visitantes les interesan las piedras de la escombrera. La última noche, el platillo volante sobrevuela la casa de la familia a tan baja altura que él, desde el balcón, cree que va a chocar con el edificio. Ya en tierra, los extraterrestres le prometen un regalo que le dan un mes después: es una piedra que deslumbra a quien la mira, excepto a él.

La investigación

Benítez cuenta las andanzas de Sillero en el diario Ya el 15 de mayo de 1977. Las da por buenas. No así los militares. El juez informador atribuye el 27 de junio los hechos a la imaginación del ebanista, quien parece estar “algo fuera de lo normal”. En agosto, el jefe de la 3ª Región Aérea comunica al Estado Mayor del Aire que la información proporcionada por Lozón y Sillero no es creíble, y que el estado del segundo “no ofrece garantías de equilibrio mental”. Es la conclusión a la que llega también el colectivo Iván, un grupo de investigadores del fenómeno ovni dirigido por el ingeniero de telecomunicaciones Félix Ares.

Juan Sillero, con miembros del colectivo Iván. Foto: Colectivo Iván.En las nueve veces que visitan al testigo -“siempre estaba de baja laboral” por úlceras de estómago–, los miembros del colectivo Iván detectan contradicciones en su relato. Lo que más les extraña, sin embargo, es que nadie más ha visto nada. Ni la mujer y los hijos de Sillero -aunque los platillos volantes han llegado a sobrevolar su hogar-, ni ningún vecino. “Si hubiera ocurrido algo así, lo habrían visto desde alguna de las casas próximas”, apunta Ares, sorprendido por tener que volver a hablar del caso tantos años después. Tampoco vieron nada los conductores de los camiones de transporte de escombros que, día y noche, pasaban al lado del lugar de los aterrizajes ininterrumpidamente. Los hijos del ebanista achacaban los encuentros con extraterrestres de su progenitor a fabulaciones consecuencia de sus problemas con el alcohol. “Mi padre nunca ha visto nada”, dijo uno a los investigadores. Tampoco Sillero enseñó nunca a Ares y su equipo la piedra que le habían regalado los visitantes porque, decía, les dejaría ciegos. ¿Y las huellas?

“Las supuestas huellas de naves extraterrestres no eran tales. Eran irregulares y, al lado de muchas, había piedras cuya forma coincidía con la del agujero”, recuerda Ares. Preguntando por el vecindario, dieron con Adrián Tramón, un operario de una retroexcavadora que les explicó que las había hecho él al extraer piedras de mineral. Sillero acabó admitiendo por escrito el 18 de mayo de 1980 que las huellas cuyas fotos había publicado Benítez en La Gaceta del Norte y Ya eran obra de Tramón. Ingenuamente, añadió que las auténticas las había borrado él.

La confesión de Juan Sillero. Foto: Colectivo Iván.Aunque los militares y el colectivo Iván, cada uno por su cuenta, dieron carpetazo al caso como una invención del principal protagonista, Benítez se negó a aceptar esa conclusión. Cuando Ares y su equipo la publicaron en la revista Stendek, del Centro de Estudios Interplanetarios (CEI) de Barcelona, les respondió airadamente en Mundo Desconocido, acusándoles de investigar de oídas y “confundir el tocino con la velocidad”. El colectivo Iván replicó a Benítez, quien al final presentó como prueba de los aterrizajes de Gallarta una carta del jefe de la 3ª Región Aérea en la que el militar le decía que, en tres noches de febrero y marzo de 1977, se habían detectado ecos de radar no identificados sobre Vizcaya y cazas habían salido dos veces en misión de interceptación. Aunque Sillero nunca precisó las fechas de sus encuentros con los visitantes y a pesar de que los investigadores militares consideraron siempre su relato producto de la imaginación, para Benítez los ecos de radar y las salidas de los cazas demostraban la realidad de los hechos. Todavía hoy, cierto sector de la ufología española, que ha ocultado siempre a su público la delicada situación mental del testigo, considera las vivencias de Juan Sillero auténticas.

“El caso Gallarta es el único encuentro en la tercera fase del País Vasco, y la investigación dirigida por Ares dejó claro en 1980 que fue un fraude”, dice el estudioso del tema Juan Carlos Victorio, autor del blog Misterios del Aire. Para el ufólogo valenciano Vicente-Juan Ballester Olmos, impulsor de la desclasificación ovni en España, lo llamativo es que todavía haya “gente que explota este caso de forma sensacionalista” cuando se sabe casi desde el principio que fue “fruto de una mente poco equilibrada”. Lozón, por su parte, era miembro del Centro Estudios Fraternidad Cósmica, un grupo de adoradores de los extraterrestres fundado por el contactado italiano Eugenio Siragusa. Por eso, no era un testigo fiable y la realidad de su avistamiento hay que ponerla más que en cuarentena. ¿Qué llevó a Sillero a inventarse su increíble historia? Posiblemente, la notoriedad que alcanzó su yerno al salir en los medios con la observación del despegue de un ovni fue lo que animó al ebanista a intentar superarle con sus encuentros en la tercera fase. Ése fue el origen del único expediente X ovni vasco.

Cuando Louis Pauwels, Antonio Ribera y Juan José Benítez eran ‘científicos de lo desconocido’

Anuncio a toda página del ciclo de charlas 'El mundo de lo fantástico', celebrado en Barcelona en 1976.40 años de dictadura franquista acababan de terminar cuando, a comienzos de 1976, Barcelona acogió el ciclo de charlas El mundo de lo fantástico. Entre sus protagonistas, destacaban dos grandes figuras del movimiento -Louis Pauwels, coautor de El retorno de los brujos, y Antonio Ribera, considerado el padre de la ufología española-, pero también estaban un joven Juan José Benítez, que acababa de publicar dos libros a cual más delirante –Existió otra Humanidad y Ovnis: SOS a la Humanidad– y el parapsicólogo Francisco A. Rovatti, un habitual de la escena paranormal catalana.

El ciclo esotérico era una iniciativa del diario La Vanguardia, que lo anunciaba de un modo que hoy nos resultaría chocante. “Científicos de lo desconocido” decía en referencia a los participantes. Arqueólogos, parapsicólogos, médiums, ovnis, científicos, periodistas, realizadores cinematográficos, pintores, hipnotizadores, en exclusiva para los adheridos al Club de Vanguardia en esta iniciativa única”, se leía sobre las fotos de los ponentes, los ojos de cada uno tapados por su nombre y el asunto del que iba a hablar. No había ni un arqueólogo ni un científico y, si había un director de cine, era porque Rainer Erler había filmado un falso documental sobre una conspiración ufológica, La delegación (1970).

En la segunda mitad de los años 70, los platillos volantes salían en las primeras páginas de los periódicos, la parapsicología tenía una pátina de ciencia en ciernes y todo lo esotérico parecía rompedor y digno de atención en un país todavía en blanco y negro. Fue la época dorada de la ufología en nuestro país, la de la colección Otros Mundos de Plaza & Janés -que publicó los clásicos del llamado realismo fantástico-, la del programa Más allá de Fernando Jiménez del Oso en TVE, la del espacio Medianoche de Antonio José Alés -inventor de las alertas ovni– en la Cadena SER, la de las revistas Karma.7 y Mundo Desconocido, la del Centro de Estudios Interplanetarios de Barcelona y su revista Stendek, la de los primeros congresos internacionales… Una España enigmática muy parecida a la que se ve en Platillos volantes (2003), la interesante película de Óscar Aibar sobre José Félix Rodríguez Montero y Juan Turu Vallés, dos personajes trágicos de la ufología nacional.

Los científicos de lo desconocido no han avanzado nada en su conocimiento -quizá fuera más oportuno decir que han ahondado en su ignorancia- desde 1976. Sigue sin haber pruebas de que nos visiten extraterrestres o lo hicieran en la Antigüedad y de que haya gente con poderes paranormales, por no hablar de la utilidad predictiva del tarot, la sanación espiritual y la convivencia del ser humano con los dinosaurios. Las afirmaciones de los Pauwels, Ribera, Benítez, Von Däniken y compañía forman parte del mundo de los sueños y, hoy en día, fuera de los círculos esotéricos, nadie considera que lo dicen tenga algo que ver con la ciencia. Ni de lejos.

“El ébola lo han lanzado militares norteamericanos sobre África”, dice Juan José Benítez

“Apuesto lo que quiera a que algún día, dentro de 50 años, claro, o 100, se demostrará que el ébola lo lanzaron los militares norteamericanos sobre África, igual que el sida y (la intoxicación alimentaria por) el aceite de colza en Madrid (España), entre otros”, ha dicho Juan José Benítez en unas declaraciones a la agencia Efe con motivo de su participación en la X Feria Internacional del Libro de Panamá. Y no se ha quedado ahí, sino que ha ampliado el foco conspiranoico a la gripe aviar y al mal de las vacas locas para sentenciar que todas las enfermedades citadas “siempre han tenido un origen militar de guerra biológica”. ¿Pruebas? Por favor, no pidan algo así al ufólogo.

La última vez que Benítez aportó pruebas de una de sus sorprendentes afirmaciones fue todo demasiado ridículo. En enero de 2004, reveló en Mirlo rojo, un episodio de la serie Planeta encantado, que en 1969 Neil Armstrong y Buzz Aldrin habían descubierto en la Luna una base extraterrestre de miles de años de antigüedad y la habían explorado, y que Estados Unidos había destruido después las ruinas con bombas atómicas. Como prueba, presentó a los espectadores de TVE una película protagonizada por unos supuestos astronautas sobre cuyas imágenes aparecía sobreimpresionada la leyenda “Imágenes inéditas”. Y el periodista decía: “Ésta fue la verdad, la única y secreta verdad. Aquel 21 de julio de 1969, Armstrong y Aldrin se alejaron escasos metros del módulo, filmando esta increíble construcción. Esta película, de 14 minutos, jamás fue difundida por la NASA”. Esto último era cierto. La NASA no difundió la película porque no la conocía, ya que Benítez se la había encargado a Dibulitoon Studio SL, una empresa de animación vasca, para su serie de televisión. Vean este momento cumbre del periodismo del misterio:

Me apuesto lo que quieran a que lo que Benítez afirma sobre el ébola, el sida, el mal de las vacas locas, el síndrome tóxico y la gripe aviar tiene el mismo fundamento que su base extraterrestre lunar y otras tonterías que ha dicho, como, por ejemplo, que hay pruebas de que el hombre convivió con los dinosaurios, que un poder mágico permitió transportar las estatuas de la isla de Pascua hasta su ubicación definitiva, que Jesús se sentó en el Coliseo romano, que seres de Orión levantaron las pirámides de Egipto, que el Arca de la Alianza era un arma de destrucción masiva y, por supuesto, que nos visitan extraterrestres.

“Soy un científico porque busco la verdad”, dice Juan José Benítez

Lo que faltaba. Juan José Benítez, el hombre que cree en viajes en el tiempo, que los extraterrestres prácticamente se pasean por nuestras calles, que nuestros antepasados convivieron con los dinosaurios y muchas otras tonterías por el estilo, se cree un científico. “Científico es una persona que busca la verdad. Y yo la busco. Por tanto, soy científico”, sentencia en una reveladora entrevista publicada en El Correo por mi compañero Pascual Perea, la primera que recuerde en la que alguien se atreve a poner en duda en un gran medio la credibilidad de este ufólogo.

“Si hay un caballo capaz de descabalgar a J.J. Benítez nos es precisamente el de Troya, sino el de la credibilidad. El escritor ha sido acusado infinidad de veces de mentir, fabular y tergiversar con tal de dar visos de credibilidad a sus teorías de ciencia ficción, ya sean abducciones alienígenas, sucesos paranormales o saltos espacio-temporales”, escribe el periodista en un apoyo al cuerpo principal de la información, dedicado a Caballo de Troya. Y, seguidamente, empieza a preguntar al protagonista por cosas como el montaje televisivo de las ruinas lunares de Planeta encantado, a lo que el entrevistado replica con su habitual larga cambiada de que él jamás dijo que las imágenes fueran reales y sí eran inéditas porque la recreación nunca se había visto. El reportero le pide pruebas de la existencia de las construcciones alienígenas, y Benítez no se las da porque no las tiene, y se refugia en testimonios y en el secreto periodístico para no revelar sus fuentes. Las que sabemos todos que tuvo fueron un contactado peruano y un espía que no era espía. Y llega mi pregunta favorita:

¿Se considera usted un científico?

-Científico es una persona que busca la verdad. Y la busco. Por tanto, soy científico.

Olvídense del método científico. Benítez cree que basta con recoger testimonios para ser científico, algo que comparte con todos esos discípulos suyos que van pomposamente por ahí autocalificándose de investigadores sólo por grabar entrevistas y hacer fotos. En fin… El entrevistador vuelve a la carga pidiéndole las pruebas de lo que dice y le acusa de dar “por bueno cualquier testimonio sobre cualquier suceso. Basta con que sea paranormal“. Y el ufólogo replica que ellos -se refiere a él y sus colegas, supongo- son científicos porque facilitan las pruebas físicas “a la universidad y ella los investiga”. Vale, ¿y en qué revista científica se han publicado los resultados de alguno de esos estudios universitarios realizados a partir de muestras recopiladas por él y otros ufólogos? Se lo voy a decir: en ninguna.

“Investigar y probar son cosas diferentes”, replica su interlocutor, y Benítez se va por los cerros de Úbeda, acusando de todo tipo de males a quien “se sienta delante del ordenador, monta una página y dice que es mentira (lo que él cuenta) sin moverse del sillón. Eso no es ser científico. Eso es ser muy listo”. Ni otros escépticos ni yo que no somos científicos hemos dicho nunca que lo seamos. Además, no hace falta ser científico, ni muy listo, para desmontar las toscas afirmaciones de los vendedores de misterios. Como colofón, el periodista le pregunta por los desaparecidos ovnis, y Benítez le replica que volverán a ser noticia “cuando se produzca una oleada”. Esperen sentados…

Nota: La entrevista, cuya parte principal está dedicada a Caballo de Troya, no está disponible en Internet: sólo puede leerse en la versión impresa del diario El Correo.