Conspiraciones

Infectados por el conspiravirus

Cazafantasmas alardean de que fueron los únicos que vieron venir la epidemia. Devotos de la astrología descubren que una adivina la previó hace veinte años. Dotados de poderes paranormales aseguran que el virus fue creado en un laboratorio como arma biológica. Pseudoterapeutas sostienen que no existe. Un astrofísico dice que ha caído del cielo. Colectivos antiondas culpan de su expansión a las redes de 5G. El líder de la primera potencia mundial afirma que lo mejor para acabar con él es inyectarse desinfectante. Vendedores de remedios naturales promocionan la ingesta de lejía como remedio contra la enfermedad. El SARS-CoV-2, coronavirus causante de la Covid-19, ha sacado de sus madrigueras a todos los conspiranoicos…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 470, julio de 2020).

La imparable propagación del conspiravirus

Ilustración: Christopher Dombres.

“Virólogos muy reputados aseguran que no es un virus que se haya escapado de un laboratorio, pero tampoco te aseguran lo contrario”, dijo el psiquiatra José Miguel Gaona en Cuarto milenio el 1 de marzo. El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se creó en un laboratorio chino con fines militares y se transmitió a humanos “accidentalmente”, aseguró Uri Geller en Instagram nueve días después. Y, según el periodista Daniel Felipe Arranz, “estamos ante un virus agresivísimo fabricado”, aunque dice que no sabe “con qué intenciones”. El psiquiatra que fue en 2010 a grabar psicofonías al campo de exterminio de Dachau para Iker Jiménez, el doblacucharas israelí, que se comprometió en su día a parar con sus superpoderes el Brexit y a encontrar el desaparecido vuelo 370 de Malaysia Airlines, y el colaborador de Distrito TV son sólo tres de los muchos emisores de bulos alrededor de la enfermedad Covid-19…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Uri Geller difunde el conspiravirus: dice que China creó el coronavirus como arma bacteriológica

No podía faltar. En cuanto hay una crisis, Uri Geller, siempre ávido de publicidad, sale a la palestra con una tontería de las suyas. Hace seis años, aseguró en Twitter que le habían pedido ayuda para que localizara mediante visión remota el Boeing 777 de Malaysia Airlines que desapareció el 8 de marzo de 2014 cuando volaba entre Kuala Lumpur y Pekín. Ahora, ha dicho en Instagram que ha escrito a científicos estadounidenses para advertirles de que, según “información interna”, el Covid-19 “fue creado y fabricado por el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de China”.

Geller, que se hizo famoso en los años 70 por doblar cucharas con trucos que hacía pasar por poderes sobrenaturales, afirma que, cuando el MSS, responsable de la contrainteligencia china, iba a entregar el virus a Irán como arma de guerra bacteriológica, éste “fue transmitido accidentalmente a un humano”. “Ésta es la verdadera historia de la pandemia”, sentencia el ilusionista, que añade que “todavía existe controversia entre los científicos estadounidenses, sobre si el virus procede de murciélagos, serpientes o se ha creado en laboratorio”. Acaba su delirante mensaje recomendando a la gente que se lave las manos, no salude a nadie con ellas y “evite reuniones grandes”, y animando a sus seguidores a que recen “para que desaparezca (el virus) y se encuentre una vacuna para destruirlo”.

Con la difusión del conspiravirus, Geller demuestra lo que es: un charlatán sin escrúpulos.

El domingo que Fernando Jiménez del Oso anunció el fin del mundo en TVE

Fernando Jiménez del Oso dirigió dos programas en TVE, ‘Más Allá’ y ‘La puerta del misterio’.

Unos periodistas de una cadena de televisión británica que investigaban la fuga de cerebros en Reino Unido destaparon por accidente en 1977 una conspiración de alcance planetario. Es muy probable que usted no sepa nada de ella porque, aunque TVE emitió el reportaje resultado de esa investigación seis años más tarde, desde entonces ningún canal ha vuelto a programarlo. Y no porque no sea interesante. “Todo lo que en ese programa se dice merece ser escuchado con atención”, advertía con razón Fernando Jiménez del Oso al presentarlo en 1983 en la segunda cadena de la televisión pública, entonces conocida como el UHF… 

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

La conspiración lunar toma este sábado el Muncyt de Alcobendas

Fotograma de ‘Capricornio Uno’, de Peter Hyams.

El Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt) acogerá el sábado en Alcobendas la sesión De la Tierra a la Luna: desmontando mitos, dentro del ciclo Un satélite de cine, que se enmarca en el contexto del programa MOONCYT con el que la institución conmemora los 50 años del Apolo 11. El acto se celebrará a partir de las 18 horas en el auditorio de la sede del Muncyt en Alcobendas (c/ Pintor Velázquez, s/n), y la entrada será libre hasta completar aforo. La sesión consistirá en la proyección de Capricornio Uno (1977), película de Peter Hyams sobre una fallida misión tripulada a Marte, y mi charla ¿Pero de verdad llegamos a la Luna? En mi exposición hablaré de los orígenes y la historia de la conspiración lunar, y contaré detalles que pocos conocen, además de reivindicar a un personaje clave sorprendentemente ignorado. Mucha gente cree que los alunizajes fueron montajes. ¿Cuánta? Mi impresión es que cada vez más y, por eso, me alegra que una entidad como el Muncyt dedique una jornada a este asunto, además de sentirme muy honrado por la invitación.