El Pentágono y los fenómenos aéreos no identificados

Más de cincuenta años después de haber dado carpetazo al Proyecto Libro Azul en 1969, el Pentágono va a volver a investigar sistemáticamente las observaciones de objetos volantes no identificados. Lo anunció el 25 de junio la subsecretaria de Defensa de Estados Unidos, Kathleen Hicks, tras la publicación de un informe de la Oficina del Director de la Inteligencia Nacional según el cual los fenómenos aéreos no identificados (UAP) «plantean un problema de seguridad aérea y pueden representar un desafío para la seguridad nacional de EE UU». Es la conclusión a la que han llegado investigadores del Departamento de Defensa (DoD) después de examinar 144 avistamientos protagonizados por pilotos militares desde 2004, de los cuales sólo han conseguido explicar uno. ¿Vuelven los ovnis? No exactamente…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 483, agosto de 2021).

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. No señor,el «fenómeno OVNI» empieza a mediados del siglo XX en Estados Unidos,y a falta de prueba alguna de ello podemos concluir en que no es una manifestación creíble de visitas de extraterrestres.
    La explicación más sencilla es que se trata de un mito popular contemporáneo.

  2. No señor.El «fenómeno OVNI» empezó a mediados del siglo XX en Estados Unidos y a falta de prueba alguna de ello no puede aceptarse como manifestación creíble de visitas extraterrestres.
    La explicación más lógica y probable es que se trata simplemente de un mito popular contemporáneo.

  3. No se por qué los escépticos insisten en negar lo evidente: el fenómeno ovni es más antiguo que nuestra propia civilización y la explicación más lógica y probable es que se trata de extraterrestres con tecnología que ni siquiera hemos todavía rozado en la nuestra. Lo demás son ganas de obcecarse y enrocarse en un escepticismo que en mi opinión, en este tema concreto, está ya hace tiempo caduco y senil.