Los pseudoterapeutas quieren sentar a sus críticos en el banquillo

Los defensores de las mal llamadas medicinas alternativas quieren conseguir en los tribunales lo que nunca han logrado en los laboratorios ni en los ensayos clínicos: que parezca que lo suyo funciona. Por eso han emprendido en España una campaña de denuncias contra quienes advierten a la opinión pública de que prácticas como la homeopatía, la acupuntura, la quiropráctica, el reiki, la bioneuroemoción y otras carecen de efectividad, y además pueden poner en peligro la vida de quienes confíen en ellas. Su objetivo es silenciar a los críticos, aplastándoles bajo una avalancha de denuncias y las consiguientes molestias y gastos en asistencia legal…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 468, mayo de 2020).